(Fotografía: @LaVanguardia)

Hoy se cumplen 20 del asesinato de Ernest Lluch a manos de la banda terrorista ETA. Catedrático de Economía en la Universidad de Valencia y de Historia de Doctrinas Económicas de la Universidad Central de Barcelona, fue una persona de grandes valores humanos que siempre antepuso a su ideología. Ministro de Sanidad de 1982 al 1986 con un Gobierno presidido por Felipe González, fue el artífice del actual Sistema Nacional de Salud.

Y hoy, veinte años después, sus compañeros de partido pactan con sus verdugos con tal de mantenerse en la poltrona al precio que sea. La decencia y la dignidad que siempre demostró Ernest por desgracia ya no tienen hueco en el PSOE de Lluch, de Mújica o de Pérez Rubalcaba Sólo tiene cabida la indecencia y el mantenimiento del caos y de la butaca.de Pedro Sánchez y sus palmeros apoltronados

(Fotografía : @NoticiasNavarra)

¿Alguien se hubiera imaginado que hubiera sucedido en esta pandemia con un sistema de salud como estaba concebido con anterioridad al año 1980? Si ayer, en este mismo foro, hablaba de que la autora asturiana Verónica García-Peña había afirmado  que Amazon había democratizado el sector del libro, el malogrado Ernest Lluch democratizó el Sistema Nacional de Salud universalizando y haciéndolo posible para todos los ciudadanos sin distinciones sociales o económicas. Éste es un hito de la grandeza de la democracia. Y sobre todo es un paso de gigante en la universalización del Estado de Derecho.

Por desgracia, ahora unos voceros de su partido, sin oficio ni beneficio, carentes de escrúpulos, y sin el más mínimo atisbo de dignidad intentar pulverizar su legado y su recuerdo. Pero no lo conseguirán. Son más los españoles decentes que, sin tardar mucho, a esta caterva de forajidos los pondrán en su sitio. Pomadita, diría alguno.

 

Impactos: 0