otros temas

Nada es porque sí

El pasado viernes el BOE publicaba el patrimonio de todos los miembros del Gobierno, incluidos Pablo Iglesias e Irene Montero. Las cifras publicadas han revuelto los cimientos del partido morado, porque las cifras presentan un ahorro neto de más de 100.000 euros cada uno, además del valor de la hipoteca que comparten de su vivienda y dos fondos de pensión que también generan mucha sorpresa y que elevan ese patrimonio por encima de los 300.000 euros. Las dudas de cómo han podido ahorrar tanto dinero no se han hecho esperar y la sombra de una posible ‘caja b’ morada no se ha hecho esperar. Las sospechas y las dudas están ahí. El avispero está inquieto.

Lo dije en algunas ocasión y hoy lo vuelvo a reiterar, Pedro Sánchez es un poco –sólo un poco- más audaz que Pablo Iglesias. El hecho de que el BOPA haya publicado estos datos en medio de pre campaña electoral de Madrid tiene su aquél y no es casualidad, especialmente después de las últimas encuestas que daban al candidato morado una derrota magistral. Nada es porque sí. Las casualidades no existen. La publicación de estas informaciones es una intencionada detonación a la línea de flotación de Pablo Iglesias para desgastar su imagen y con la de él, la de Montero y Echenique. Unidas Podemos queda muy tocado. Ellos mismo lo han reconocido: Estas cosas hacen mucho daño”. Se teme, de puertas adentro del partido estos datos puedan inclinar la balanza el próximo 4 de mayo entre el electorado de Más Madrid y Unidas Podemos. Dicho de otro modo, estas cifras fagociten al electorado de Podemos en favor de Mas Madrid.

Según el documento oficial, Iglesias y Montero tienen ahorros por más de 100.000 euros cada uno, además de otros centenares de miles de euros en bienes inmuebles (que incluyen la hipoteca del chalet de Galapagar) y otros 187.000 euros por fondos de pensión y seguro de vida. Los datos demuestran que la pareja se encuentra entre los miembros más ricos del Consejo de Ministros, aunque su entorno lo niega argumentando que los datos no son reales porque se contabiliza el valor del chalet de Galapagar, cuando todavía deben pagar la hipoteca. Pero el mosqueo en Unidas Podemos es mayúsculo. Y el sector crítico no ha tardado ni un día en decir lo que pensaba. Un miembro del partido alejado durante una de las purgas que azotaron la formación desde 2017 ha sido contundente: “Es cierto que la casa no es suya hasta que paguen la hipoteca, pero está claro que han hecho negocio con la política”. Piensa, y previsiblemente no le falte razón, que sin esa trayectoria política hubiera sido más difícil recibir el préstamo bancario para pagar el chalet.

Y en paralelo hay otro dato que sorprende. Irene Montero declaró en el año 2017 la cantidad de 16.000 euros en varias cuentas bancarias. Y es normal que el aumento de esta cantidad genere dudas, interrogantes y sospechas, a pesar de envolverse con frecuencia en la bandera de la decencia y la dignidad. Y en esta línea, uno de los válidos de Pablo Iglesias en la Comunidad de Madrid da una de cal y otra de arena. No duda de ese de este aumento de patrimonio pero pide que se explique su origen para poder exigir transparencia. Algo no cuadra. Ese sí pero no huele mal.

 Otros dirigentes morados van más allá del exsecretario del partido en Madrid. Se preguntan cómo puede incrementarse tanto el patrimonio de los líderes del partido si los estatutos obligan a cobrar un máximo de tres salarios mínimos mensuales y donar a la formación el excedente. Antes de la reforma del Gobierno la suma de tres salarios mínimos ascendía a poco más de 2.100 euros mensuales. Ahora supera los 2.700 euros, y según los miembros del partido es “imposible” con esas cifras alcanzar hipotecas tan caras y ahorrar más de 100.000 euros. Dicho de otro modo, este incremento de patrimonio huele muy mal. Y pinta peor al publicar estos datos coincidiendo con la salida de Iglesias del Gobierno. En este puzzle faltan piezas por encajar que, posiblemente, la Fiscalía Anticorrupción, las encaje antes o después.

Vuelve así la sospecha sobre la caja b del partido, tal y como han denunciado el ex abogado y otros representantes de Podemos. E incluso que exista otra caja, todavía por descubrir. Hasta ahora todas las sospechas han apuntado a la Caja de Resistencia, una cuenta paralela de Podemos en el banco Caja de Ingenieros (el mismo que otorgó la hipoteca a los líderes morados) en la que se dirigían las donaciones y se financiaban proyectos sociales, que ahora está investigando la Justicia.

Sea como sea, lo cierto es que Iglesias y Montero son los únicos miembros del Consejo de Ministros que han despertado la caja de los truenos de las sospechas dentro y fuera de su partido, dentro y fuera del Gobierno, dentro y fuera de la sociedad. Muchas cosas no encajan, y antes o después tendrán que dar explicaciones y aclarar esta situación. Unidas Podemos está muy herido, y el BOE viene a traer la morfina necesaria para sedar al partido. El paso siguiente será encontrarnos al partido en estado de exitus letalis. Y Echenique en silencio. Sospechoso.  

Visitas: 0

Deja un comentario