El grado de polarización de la política española sobrepasa con creces la campaña electoral a la Asamblea de la Comunidad de Madrid.

Se siguió calentando los ambientes el pasado viernes en el debate organizado por la Cadena Ser y transformado en arrabal barriobajero por Pablo Iglesias y por Rocío Monasterio. Y ayer la situación aún se enrareció más cuando a Ministra Reyes Maroto recibió una navaja ensangrentada.

Fotografía: @eswikipedia

Las amenazas de muerte al Ministro del Interior, a la directora general de la Guardia Civil y a Pablo Iglesias sólo vinieron a confirmar lo que la sociedad española ya sabía. Se está dinamitando el consenso y el espíritu de la Transición; aquel momento histórico en él que hombres tan opuestos como Manuel Fraga y Santiago Carrillo fueron capaces de mirarse a la cara, aparcar sus intereses y priorizar los intereses de los españoles.

Fotografía: @elespanolcom

Pintan bastos. La situación es más complicada cada vez, y cada día que pasa está más enquistada por parte de todas las formaciones políticas.Todo el mundo quiere tener razón y, lo más grave, su minuto de gloria. Pero curiosamente nada, absolutamente nadie, piensa por un momento en el ciudadano. Nadie se plantea siquiera por un instante qué se le pasa por la cabeza al ciudadano al contemplar cómo resulta completamente invisible para la clase política ñ. Eso sí, se acordarán de él para pedirle el voto.

Estas situaciones tan híper surrealistas tienen que acabar de una vez. Una sociedad moderna, democrática, plural, avanzada no puede permitirse un grado permanente de polarización por parte de la clase política. ¡Basta ya! Creo que ha llegado el momento de que los líderes políticos, empezando por el propio Presidente Pedro Sánchez, los líderes de todos los partidos políticos (y cuando digo ‘todos’ es ‘todos’ los partidos).

Fotografía: @marca

La sociedad no puede continuar con en este grado de polarización. No se puede continuar por un camino que solo lleva al precipicio. No se puede seguir por estos derroteros. Nuestra clase política debe sentarse alrededor de un Mesa y dejar a un lado sus intereses personales. Poner en centro de todas las políticas a los ciudadanos debe ser la prioridad de todos, sin excepción. Es gravísimo que un cargo institucional o un líder sea amenazado de muerte igual que resulta una salvajada que se boicotee conscientemente un acto político por parte de simpatizantes de otro partido. No es democrático. No es decente. Es tan mezquino como delictivo.

Fotografía: @marca

Queda trabajo por delante. De todos. Pero para hacer las cosas bien. quien tiene que dar ejemplo es quiénes tienen responsabilidad de Gobierno. Pedro Sànchez, y su gobierno, tienen una responsabilidad y una obligación consigo mismo y con la sociedad Esta obligado a dar los primeros pasos para rebajar la tensión. Y eso sólo se hace olvidando el interés propio a favor colectivo. No es tan difícil de entender.

Impactos: 4