enfermedad renal crónica, enfermedades

El paciente trasplantado, un paciente de extremos cuidados

Hoy en día los trasplantes se han convertido en una práctica médica muy extendida con múltiples beneficios para los pacientes. De otra forma no tendrían una segunda oportunidad.

El trasplante es uno de los grandes hitos en la historia de la medicina. Particularmente, en la historia de la cirugía.

Fotografía: @UHmallorca

Según indica la ONT (Organización Nacional de Trasplantes) en su web, «la donación es un gesto altruista, considerado como el mayor acto de bondad entre los seres humanos. En la actualidad hay miles de personas que para seguir viviendo o mejorar su calidad de vida necesitan un trasplante. La realidad es que las listas de espera para recibir órganos y tejidos seguirán aumentando si no se logra aumentar el número de donaciones. La única forma de resolver este problema es ser donante de órganos y animar a otros a que también lo sean; cuantos más donantes haya, mayor será el número de vidas que podrán salvarse».

Durante el año pasado en España se realizaron un total de 5.383 trasplantes. Esto supone un aumento del 13 % con respecto a 2021.

España realizó 5.383 trasplantes en 2022, un 13% más que en 2021, y recupera cifras pre pandemia. Se sitúa con cifras similares a las del año 2019. Todo un éxito.

Esto significa que se realizaron 15 trasplantes al día durante el año 2022, alcanzando una tasa de 113,4 por millón de población (p.m.p.), frente a los 100,9 del año 2021.

El aumento del número de trasplantes ha sido generalizado en todos los tipos de donaciones de órganos. En concreto, se practicaron más de tres mil cuatrocientos trasplantes de riñón; un 15% más con respecto a 2021. Alrededor de mil doscientos de hígado; (un 8% más). Más de cuatrocientos de pulmón, que implica un aumento de un 15%. Más de trescientos cardiacos. Ello significa que han aumentado un 3%. Alrededor de un centenar de páncreas y cuatro intestinales.

Y en medio de todo esto, existe un elemento que merece un abordaje especial: el paciente trasplantado. Tras un trasplante de órgano, los pacientes se enfrentan a una nueva realidad. Se enfrentan a nueva situación vital en la que deben recibir tratamiento farmacológico crónico. También están obligados a seguir hábitos de vida saludables. Por eso se considera fundamental que tengan conocimientos adecuados al respecto.

Fotografía: Enfermera 21

España es líder mundial en trasplantes. Sin embargo, la proporción estimada de pacientes trasplantados con falta de adherencia a su tratamiento inmunosupresor oscila entre el 20% y el 54%. Unas cifras altísimas y muy preocupantes. Ello significa que hasta 1 de cada 2 pacientes puede llegar a abandonar su tratamiento. La escasa adherencia resulta la principal causa de rechazo del órgano trasplantado.

No hay discusión posible. Hay que sumar esfuerzos para que esta falta de adherencia disminuya considerablemente. Y, si puede ser, desaparezca. De nuevo, la investigación es hacer absolutamente necesaria.

Por eso me parece excelente la idea que impulsan desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos y desde Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (avalada por la ONT). El proyecto JunTOS es excelente. Y en esta línea también comparto íntegramente las palabras de Juan Carlos Julián, director general de la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha contra las Enfermedades del Riñón (Alcer), cuando señala que es muy importante que el farmacéutico nos ayude, especialmente en los primeros momentos tras el trasplante y en la vuelta a la vida cotidiana, ya que son profesionales sanitarios que tenemos muy cerca y a los que recurrimos con mucha frecuencia; sin duda son un apoyo imprescindible para el paciente trasplantado.

Estamos ante un dato incontestable. La mitad de los pacientes que han superado un trasplante de órgano termina abandonando su medicación después de la intervención. Una investigación ha determinado que los problemas de adherencia para este grupo de enfermos oscilan entre un 20 y un 52 %, algo que afecta fundamentalmente a las personas más jóvenes. Esta guía de actuación conjunta que orientará tanto el trabajo de los profesionales como a los propios enfermos.

El trabajo conjunto desde las sociedades médicas, de la mano de los colegios profesionales, es esencial para disminuir esta falta de adherencia. También para guiar en esa nueva etapa que comienza cuando salen del quirófano. Hoy, en el Día del Paciente Trasplantado es importante reconocer el trabajo de todos los profesionales sanitarios. También de estos pacientes y de sus familias, que a diario pelean por arañar una vida más saludable y mejor.

 

(Fotografía de cabecera: Enfermera 21)

 

Visitas: 0

Deja un comentario