ciencia, investigación

El comportamiento del cerebro de los adolescentes

David Bueno
Fotografía: @elperiodico

David Bueno es doctor en biología y profesor e investigador de la Sección de Genética Biomédica, Evolutiva y del Desarrollo de la Universidad de Barcelona. Desde octubre de 2019 dirige la Cátedra de Neuroeducación UB-EDU, la primera en todo el mundo que se dedica exclusivamente a esta temática. Su brillante trayectoria profesional y académica se ha desarrollado principalmente en Barcelona. Está centrada en la genética del desarrollo y la neurociencia, y su relación con el comportamiento humano, especialmente durante los procesos de aprendizaje. También ha sido investigador en la Universidad de Oxford, y ha realizado estancias en el European Molecular Biology Laboratory de Heidelberg, en Alemania, en la Universidad de Innsbruck, en Austria, y en el Cold Spring Harbour Laboratory de Nueva York.

En relación al cerebro de los adolescentes señala que para ellos es un cambio radical, porque pasan de ser niños y depender de sus padres para todo, a ser jóvenes (adultos), que se van a enfrentan a su propia vida por su propia cuenta. Es un proceso impresionante de maduración para el cerebro. Es una época en la que se produce el ‘podado neuronal’, como cuando se podan las ramas que sobran de un árbol…, el cerebro analiza todas aquellas conexiones que no usa, y las elimina.

Este ´podado’ significa que hay que actitudes y pensamientos que, de repente desaparecen y da la sensación de que están desorientados, pero les falta crear esas nuevas conexiones cerebrales y neuronales más maduras. Es la época en que madura la capacidad de raciocinio, el control emocional. Aunque quizás nos pensemos que control emocional y adolescentes no encajan mucho. El descontrol emocional que demuestran nos indica que están madurando emocionalmente. Por eso, es importante preguntase: ¿cómo madura el cerebro? Por ensayo y error. Por tanto, ante cualquier circunstancia ‘ensayan’ una respuesta emocional.  Y si esa respuesta es bien valorada por su entorno, especialmente por los adultos, queda implantado en el cerebro.

emociones cerebrales Al cabo de un rato, de unas horas, o de días, se produce otra circunstancia, se produce otro ensayo emocional, y puede resultar fallido. En ese momento, todo el entorno se alarma porque poco tiempo antes había actuado consecuentemente.

Lo importante de todo este proceso, no es descontrol emocional. Lo importante es que a medida que van pasando los años, cada vez haya menos descontrol y se vaya ciñendo a los comportamientos adultos.

Pero en todo esto, hay un riesgo importante. Como decía antes, ellos perciben que maduran bien por su interactuación con el entorno: los padres, los maestros, y sus compañeros. Ello significa que si los compañeros valoran bien una respuesta emocional, que en los adultos no funcionará, esta respuesta puede quedarles implantada. Por eso es importantísimo el trabajo del ‘profesor como líder de su aula’. El profesor es el líder su aula y debe ser el ejemplo. De ahí, la gran tarea del profesor de evitar reforzar comportamientos emocionales que no son provechosos para ellos.

Estas palabras del Profesor Bueno son toda una hoja de ruta para entender a una generación que, en muchas ocasiones se caracteriza, precisamente, por eso: porque, según ellos, los adultos ‘no les entendemos’.

Pero también es verdad que pensar en la adolescencia es pensar en problemas como alcohol, mal humor, abuso de las nuevas tecnologías y redes sociales, primeras relaciones sexuales, drogas, embarazos no deseados, peleas… Es pensar en una etapa complicada que los adultos difícilmente recordamos.

Adolescencia
Fotografía: @LaVanguardia

Ser adultos en contacto con adolescentes también supone un reto. Entender cómo ven el mundo, por qué hacen lo que hacen o qué les empuja a comportarse de una determinada manera supone un importante ejercicio de ponerse en su lugar. Además de comprender qué claves del desarrollo están detrás de desafíos tan complejos como definir la identidad personal y sexual, aprender a formar parte de un grupo de iguales que les ayudará a construir su identidad social, o desvincularse emocionalmente de los padres para dejar que sean los amigos quienes cubran necesidades como la búsqueda de apoyo o de intimidad.

Por esta razón, como bien explicaba el Profesor Bueno, es necesario entender ese proceso de maduración de los adolescentes para comprender sus comportamientos y, lo fundamental,  según vayan  produciéndose esa respuestas emocionales estar a su lado y comprender esos comportamientos, en ocasiones, tan ilógicos.

Visitas: 0

Deja un comentario