colaboraciones, días mundiales

Analizando las cardiopatías congénitas en su día internacional

El 14 de febrero, conocido mundialmente por celebrar el amor y la amistad, también marca una fecha de gran importancia en el ámbito de la salud: el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas.

Fotografía: @Corazonyvida

Esta conmemoración no solo nos recuerda la prevalencia de estas condiciones desde el nacimiento, sino que también nos invita a reflexionar sobre los impresionantes avances médicos que han transformado el pronóstico de quienes las padecen.

Las cardiopatías congénitas, que afectan a aproximadamente 8 de cada 1,000 recién nacidos, representan una variedad de anomalías estructurales del corazón presentes desde el nacimiento.

Estas condiciones, que alguna vez fueron consideradas casi insuperables, han visto un cambio radical en su manejo gracias a los avances en tratamientos farmacológicos, técnicas quirúrgicas innovadoras y procedimientos de cateterismo menos invasivos. Además, el campo del trasplante cardíaco ha evolucionado, ofreciendo nuevas esperanzas donde antes había pocas.

En las últimas décadas, la medicina ha hecho progresos significativos en la detección temprana y el tratamiento de las cardiopatías congénitas. Los avances en la ecografía fetal han permitido diagnósticos precisos incluso antes del nacimiento, lo que facilita una planificación y preparación más efectivas para el tratamiento inmediato postnatal cuando sea necesario. Esta detección temprana, combinada con el desarrollo de fármacos específicos y técnicas quirúrgicas avanzadas, ha mejorado notablemente las tasas de supervivencia y la calidad de vida de los pacientes.

La cirugía cardíaca, que una vez estuvo plagada de riesgos y complicaciones, ha visto mejoras notables en seguridad y eficacia. Las técnicas quirúrgicas modernas, como las correcciones intracardíacas y los procedimientos mínimamente invasivos, han reducido significativamente el tiempo de recuperación y han mejorado los resultados a largo plazo.

Además, el cateterismo cardíaco, que permite la reparación de ciertas anomalías sin la necesidad de cirugía abierta, ha revolucionado el tratamiento de muchas cardiopatías congénitas, ofreciendo una opción menos invasiva con excelentes resultados.

Fotografía: @ccvhiba

El trasplante cardíaco, aunque sigue siendo un recurso para los casos más graves, ha experimentado avances en la compatibilidad de donantes, técnicas quirúrgicas y manejo postoperatorio, lo que ha mejorado las tasas de éxito y supervivencia.

La investigación continua en el área de la inmunosupresión ha ayudado a reducir el riesgo de rechazo del órgano trasplantado, extendiendo la vida útil de estos corazones donados.

Sin embargo, es crucial reconocer que, para muchos pacientes, las cardiopatías congénitas se convierten en una condición crónica que requiere manejo a lo largo de la vida. Aquí es donde nuestro enfoque debe ampliarse más allá de la mera supervivencia. La calidad de vida y la integración social de estos pacientes son aspectos fundamentales que merecen nuestra atención.

La transición de la atención pediátrica a la atención para adultos, el manejo de comorbilidades, la salud mental y el apoyo psicosocial son esenciales para garantizar que estos individuos no solo vivan más tiempo, sino que también vivan bien.

Fotografía: @cuidacorazon

La educación y el apoyo continuo a los pacientes y sus familias son cruciales. Los programas de rehabilitación cardíaca, el asesoramiento nutricional y el apoyo psicológico pueden marcar una diferencia significativa en la vida diaria de estos pacientes.

Además, la promoción de la inclusión y la concienciación en las escuelas, lugares de trabajo y en la sociedad en general pueden ayudar a romper las barreras que enfrentan estas personas, permitiéndoles llevar una vida plena y activa.

En este Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas, celebremos los avances que han transformado el tratamiento de estas condiciones y reafirmemos nuestro compromiso de apoyar no solo la supervivencia sino también la calidad de vida de los afectados.

La colaboración continua entre cardiólogos, cirujanos, especialistas en trasplantes, pediatras, psicólogos y trabajadores sociales, junto con el apoyo de la comunidad, es esencial para avanzar en este objetivo. Juntos, podemos asegurar que el corazón de estos pacientes no solo lata más fuerte, sino que también encuentre su lugar en el mundo, lleno de amor, apoyo y comprensión.

 

 

Federico Gutiérrez-Larraya MD, Ph.D.

Jefe de Servicio de Cardiología Pediátrica

Hospital Universitario La Paz

Hospital Universitario Ruber Internacional

Visitas: 0

One Comment

  1. Qué trabajo tan importante está haciendo Federico Larraya en La Paz y la Ruber, le admiro como cardialogo y sobre todo como persona

Deja un comentario