ciencia, investigación

El Hospital Clinic planta cara al mieloma múltiple

Fotografía: @GacetaMedicaCom

El mieloma múltiple es un tipo de cáncer de la médula ósea, en el que existe una proliferación anormal de células plasmáticas. Dichas células de la sangre producen los anticuerpos (inmunoglobulinas) que defienden al organismo de infecciones y otras sustancias extrañas (antígenos). Se engloba dentro de los cuadros denominados gammapatías monoclonales. En el mieloma, se produce ―de manera continua y en cantidad mayor a la habitual― un anticuerpo o componente monoclonal (proteína M) que se puede detectar en el suero o en la orina del paciente.

Para los pacientes que padecen esta enfermedad y no responden o recaen tras la quimioterapia tradicional, la aparición de la terapia con células CAR-T, células de su propio sistema inmunitario modificadas en el laboratorio para reconocer y atacar las células cancerígenas, ha supuesto un avanza notable y un canto a la esperanza. No obstante, no todos los pacientes responden a este tipo de terapia celular. Una recaída temprana suele ser el anuncio de un mal pronóstico.

En la actualidad, un equipo de investigadores liderado por el Clínic-Idibaps (y del que forman parte el University Medical Center Hamburg-Eppendorf, el US Myeloma Innovations Research Collaborative de Kansas City y la Hebrew University of Jerusalem), ha presentado el primer modelo que permite predecir e identificar los pacientes de mieloma múltiple que más se van a beneficiar de la terapia con CAR-T. Así, se puede ofrecer una terapia más personalizada y eficaz.

Fotografía: @sehh_es

El hematólogo del Hospital Clinic Carlos Fernández De Larrea es el jefe del grupo sobre mieloma, amiloidosis, macroglobulinemia y otras gammapatías del Idibaps, y uno de los coordinadores de este proyecto. A este respecto, ha manifestado que “a pesar de la gran revolución que supuso el tratamiento con CAR-T para los pacientes con mieloma múltiple, todavía no existía un modelo internacional y validado para predecir la respuesta de los pacientes”. Ha explicado que con este proyecto se puede dividir a los pacientes en grupos en función de las probabilidades de que dejen de responder al tratamiento con células CAR-T. “Estos datos tienen la ventaja que nos facilitan escoger el mejor momento para iniciar esta terapia celular en cada paciente de mieloma múltiple”, ha remarcado el doctor Fernández De Larrea.

Este modelo se ha publicado en la revista Journal of Clinical Oncology y se ha presentado en el marco del congreso EBMT-EHA 6th European CAR T-cell Meeting, celebrado en Valencia. Estamos ante un modelo que se basa en cuatro indicadores independientes, cuya presencia incrementa el riesgo de recaída tras la terapia con CAR-T: la presencia de células cancerígenas en la sangre o en tumores fuera de la la médula ósea, que el paciente previamente haya dejado de responder a la quimioterapia con lenalidomida, datos de genética adversa en las células tumorales, y el aumento de la proteína que almacena el hierro.

Este primer modelo se ha generado a través de un estudio retrospectivo de más de 260 pacientes procedentes de Europa y Estados Unidos. A este respecto el propio hematólogo del Hospital Clinic, el doctor Fernández De Larrea, ha manifestado que ha sido un gran esfuerzo colaborativo en el que hemos participado muchas instituciones de todo el mundo. Desde el Clínic-idibaps hemos incluido la información de pacientes tratados tanto con CAR-T comerciales, así como aquellos que habían recibido un CAR-T académico desarrollado en nuestra institución, ARI-0002, además del desarrollo del modelo en conjunto con los investigadores de otras instituciones de varios países.

Fotografía: @el_Periodico

En este modelo, los pacientes se dividen en tres grupos de riesgo de reaparición del cáncer después de la terapia con células CAR-T en función de cuantos de los cuatro biomarcadores presenta cada paciente. Aquellos que no presentan ningún indicador o sólo uno se consideran de bajo riesgo, aquellos que presentan dos o tres se consideran de riesgo intermedio, y los que presentan los cuatro de riego alto.

La validación de este modelo con las cohortes europeas y estadounidenses muestra que sólo en el 7% de pacientes de bajo riesgo reaparece el cáncer después de las CAR-T. Si hablamos de los pacientes de riesgo intermedio este porcentaje sube hasta el 27%. En el grupo de alto riesgo hasta el 53% de los pacientes.

Visitas: 0

2 Comments

  1. Gracias por tus palabras y tu fidelidad, Paco. Efectivamente, la investigación es importantísima para hacer frente a ese conjunto de enfermedades que la industria farmaceútica, en muchas ocasiones, empieza a no dar respuesta.

  2. Que importante es la investigación para hacer frente a cualquier tipo de cáncer.

Deja un comentario