ciencia

En el aniversario de Ramón y Cajal, el gran científico aragonés

petilla de aragón
Fotografía: @VisitNavarra

Petilla de Aragón es una pequeña localidad navarra. Se integra dentro de la merindad de Sangüesa, en la comarca de Sangüesa. Pertenece al partido judicial de Aoiz y a la mancomunidad de Servicios de la Comarca de Sangüesa. Este enclave navarro en tierras aragonesas ha pasado a la Historia. Allí, hace 172 años nació el Nobel Santiago Ramón y Cajal tal día como hoy, 1 de mayo.

Redactar una glosa de este petillense reconvertido en aragonés en unas pocas líneas es, realmente, una tarea difícil. El año pasado, en esta misma fecha, en este portal se escribió un artículo titulado: «Ramón y Cajal, el gran científico aragonés». En él se escribía: «No hay ninguna duda. Como el otro día decía Ignacio Morgado Bernal muy acertadamente, en el diario El País, reunió todos los ingredientes de la genialidad: fue inventor y descubridor, pero también, por encima de todo, fue un gran pensador, uno de los mayores científicos teóricos de todos los tiempos.

Estamos muy acostumbrados a verlo frente al microscopio. Pero su grandeza no radica en ver lo que vio, sino en intuir lo que pudo deducir a partir de ello, sin que las técnicas disponibles en su tiempo se lo permitieran.

Cuando comenzó sus estudios de medicina en la Universidad de Zaragoza apenas había información del sistema nervioso. Tampoco de la trascendencia que tendría su actividad. Ramón y Cajal se adentró en su estudio que fue como penetrar en una jungla. Al mirar al microscopio cualquier porción del tejido nervioso lo que se observaba era una confusa y fascinante maraña de enrevesadas y complejas estructuras.

El científico italiano Camillo Golgi había descubierto una importante técnica para teñir ese tejido y hacer que sus componentes individuales fuesen más visibles al microscopio. Sus observaciones y las de otros científicos de la época le hacían creer que el sistema nervioso era como una malla o red de infinidad de elementos fibrosos que se continuaban unos en otros. Ramón y Cajal conoció en Valencia ese método de tinción celular de Golgi de la mano del también neurocientífico y psicólogo Luís Simarro. Lo mejoró. Lo aplicó en tejido nervioso de diferentes animales.

Las observaciones que realizó Ramón y Cajal estaban dirigidas por su obsesión de conocer no sólo la forma y estructura del sistema nervioso, sino también su funcionamiento. Con extremada habilidad mejoró el método Golgi y lo aplicó al tejido de embriones de aves, cuando el cerebro está todavía formándose. De sus propias conclusiones concluyó que entre célula y célula habría un espacio real, de tal manera que el sistema nervioso lejos de ser una red estaría formado por miles de millones de células individuales muy próximas entre sí. Toda una revolución en el mundo de la neurología y la neurociencia. Es lo que posteriormente se llamaría sinapsis, el minúsculo espacio a través del cual una neurona se comunica con otra.

Fotografía: @BIOGRAFÍAS

Uno de sus momentos ‘cumbres’ tuvo lugar en Londres en 1884. Se trasladó hasta allí invitado por la Royal Society. Habia acudido a la capital británica a impartir la Croonian Lecture, su principal conferencia anual sobre biología. Allí, ante una audiencia integrada por eminentes científicos, postuló que el aprendizaje podría ser el resultado de un enriquecimiento de las conexiones nerviosas entre las neuronas y de la aparición de nuevos brotes e incluso de nuevas terminaciones en las células del cerebro. El “poder intelectual”, dijo, podría depender no tanto del tamaño o número de células de cerebro como de las conexiones entre ellas, de la riqueza de los procesos conectivos.

En aquel momento aquella tesis era sólo una hipótesis muy atrevida y difícilmente contrastable. Pero encandiló al mundo científico europeo. Era la primera vez que alguien intuía y se atrevía a proponer lo que puede pasar en el cerebro para que seamos capaces de aprender y recordar».

No cabe ninguna duda de que Santiago Ramón y Cajal fue mucho más que un médico y que un científico. Estamos ante un sabio de la anatomía microscópica. Fue todo un hombre de ciencia, amante de las tertulias, fotógrafo y teórico de la fotografía, literato, patriota liberal y aragonés universal.

Quizás sería importante reflexionar sobre su figura y preguntarse si el Nobel de Medicina en 1906 sigue de actualidad o, por el contrario, pertenece a la Historia.

La respuesta es evidente. Buero Vallejo, como bien señala Antonio Campos en un artículo publicado en plena Guerra Civil de 1936, profetizó que Cajal era a la histología del sistema nervioso, oscuro e impenetrable, lo que Einstein fue para la física de Newton y Velázquez para la pintura de Rafael, genios renovadores y visionarios.

Hoy Cajal sigue siendo citado y tiene proyección en la ciencia actual. Es el autor clásico más referenciado en los estudios de neurología y su obra Textura del sistema nervioso del hombre y los vertebrados 1899-1904, publicada originalmente en fascículos, siendo la traducción francesa de 1899-1911, es la que le procuró fama. Hoy se edita periódicamente en idiomas varios y se la compara a los Principia, de Newton, o al Origen de la especies, de Darwin. Es más, junto a La Celestina y al Quijote, representa una de las cimas más altas de nuestra cultura.

Cajal escribió acerca de la inferioridad hispana para la ciencia, nosotros “los indios de Europa”, necesitábamos alguien que nos redimiese del atraso y de nuestra mala fama.

El Nobel ha sido manipulado por los distintos gobiernos según venía a cuento. Desde el franquismo que lo pregona, cuando quiere, como el santo patrón de la ciencia española y los siguientes, pero con resultado pobre. Aún hoy falta el gran centro emblemático con su nombre y su obra. Se merece el lugar emblemático, más allá del reconocido centro hospitalario madrileño, como Cervantes, Goya, Velázquez, Lorca o Picasso.

No es exagerado afirmar que la obra de Cajal ha sido citada en el siglo XX más que Darwin o Eisntein, pues logra mezclar observaciones penetrantes para conocer la estructura y función de las neuronas, la base de nuestra memoria, del conocimiento, la degeneración celular, la plasticidad del cerebro, la formación de imágenes en la vigilia y en el sueño. La belleza del cerebro se palpa en las imágenes y dibujos que ofreció Cajal, experto en fotografía y tinciones histológicas.

Fotografía: Ilustraciencia (Blog)

Coincidiendo con el 170º aniversario de su nacimiento se escribió, también en este mismo portal: «Hoy es el cumpleaños del padre de la Neurociencia, y en un momento en el que España cada vez está más teñido de equipos de investigación científica y biomédica, muchas de los trabajos científicos que hoy se gestan en nuestros laboratorios tienen su caldo de cultivo en los estudios originarios de Ramón y Cajal.

Sin ningún género de dudas, sus trabajos son fuente de inspiración y de documentación para muchas de las publicaciones científicas que han dado respuestas a enfermedades que últimamente están siendo agresivas y crueles para el ser humano. Para el Profesor Severo Ochoa, Ramón y Cajal fue el científico más grande que ha tenido España.

Como científico, desde niño siempre fue una persona inquieta y, según su padre «era corto y encogido de expresión». ¡Menos mal que era corto y encogido de expresión…!

Aragón cuenta con un panel de hombres y mujeres ilustres que, a lo largo de su Historia, han escrito las mejores páginas desde la “nobleza baturra” con tesón y sin ‘reblar’. Santiago Ramón y Cajal es uno de ellos.

La mejor ciencia que hoy se escribe se le debe a él. Un valor para Aragón y para España. En un momento que se tiende a despreciar lo que realmente importa, figuras como Ramón y Cajal, que no viven en twitter, tienen más valor que nunca, y es imprescindible reivindicar su legado y su obra. Fue un revolucionado de la medicina, a quien hay que recordar hoy y siempre. Su legado es infinito, y hoy la neurociencia ha llegado hasta dónde ha llegado gracias a él y a sus trabajos».

Visitas: 28

2 Comments

  1. Muy interesante artículo sobre este gran hombre y científico! ???? Lástima que no hubiera más como él en España. Muchas gracias por compartir! Saludos! ????‍♂️????‍♀️

  2. El padre de la Neurociencia y de la neurología como la conocemos hoy…

Deja un comentario