Un blog de actualidad, periodismo, cultura, salud., ciencia, investigación, arte... y la vida

Etiqueta: economía

El aeropuerto de Teruel, un modelo a imitar

El aeropuerto de Teruel abrió sus puertas hace ahora diez años.

Fotografía: @periodicoaragon

Teruel es uno de los territorios con menos densidad de población de toda Europa; apenas roza los 9 habitantes por kilómetro cuadrado. Pero ello, en vez de verlo como una amenaza, desde el principio se convirtió en una fortaleza. Y nunca han desaprovechado las oportunidades, tanto en la ciudad como en la propia comunidad aragonesa. Una de esas oportunidades es, sin duda, su aeropuerto que abrió sus puertas hace una década.

Abrir un aeropuerto en un ‘territorio olvidado’ podía ser una locura. Pero aquella ‘chifladura’ el tiempo ha demostrado que era una idea brillante, y está generando riqueza, puestos de trabajo y oportunidades para Teruel y para Aragón. Y eso es lo que verdaderamente debe primar en el ADN de cualquier político a la tomar de tomar decisiones: las personas.

Fotografía: @heraldoes

Desde hace varios meses, la provincia turolense está enfrascada en varias líneas de negocio, algunas de proyección internacional, otros procurando mejorar la red de infraestructuras provinciales. Pero en todos los casos, hay un denominador común: una pelea incansable hacía la despoblación que se presenta para los turoleneses en forma de empleo y mejora de los servicios y que permite a muchos poder quedarse en el lugar que siempre ha sido su hogar.

Uno de sus proyectos más destacados es su aeropuerto, el cual genera cada día más riqueza y proporciona más puestos de trabajo. Con un objetivo muy claro: tener en su plantilla 500 trabajadores operando en sus instalaciones antes de 2025, el doble de los que trabajan actualmente. Ahora estas instalaciones tienen capacidad para estacionar 200 aeronaves pero ya está en marcha el plan que prevé aumentar la cifra hasta los 400.

Pero esto tiene su caldo cocinado a fuego lento y con mucho mimo, gracias a la llegada de multinacionales que quieren operar en las instalaciones turolenenses. Entre ellas la más destacada y la más reciente es Sceye, una macrocompañía tecnológica, propiedad de un filántropo millonario danés que establecerá en Teruel el lugar donde realizar sus pruebas para vuelos estratosféricos.

Fotografía: Ecos de Teruel

No cabe ninguna duda de que el aeropuerto de Teruel es un foco de atracción de inversiones ligadas al sector aeroespacial. Estamos ante en referente mundial en el mantenimiento, reparación y operaciones de aeronaves, consolidándose como uno de los principales vectores de desarrollo y empleo en la provincia.

Las posibilidades del sector aeroespacial a través de Arex, de nuevos proyectos promovidos por empresas como IAC o Sceye, garantizan la continuidad de este crecimiento y el posicionamiento de esta infraestructura como estratopuerto.

Ayer, coincidiendo con la celebración de este décimo aniversario, y en el marco de una jornada aeroespacial en la que además de las autoridades autonómicas, también estuvieron presentes los responsables de empresas punteras del sector como Sceye, PLD Space, Elson Space Engineering o International Aerospace Coatings (IAC). Pero lo más destacado, se prevé que el aeropuerto pueda alcanzar los 2.800 empleos directos e indirectos en su escalada espacial. Y también  se ha anunciado el perte aeroespacial, al que quieren optar empresas instaladas en el propio aeropuerto turolense.

Fotografía: @hoyextremadura

Datos que evidencian un canto a la esperanza, una bofetada a la despoblación, y sobre todo, un firme compromiso con el territorio en favor de la creación de empleo y de la inversión. Pero este logro no hubiera sido posible sin un factor absolutamente necesario: el acuerdo entre las diferentes administraciones públicas, siempre poniendo al propio territorio y, en este caso, a los turolenses en el centro de las políticas. Es el camino. El aeropuerto de Teruel es un ejemplo. No en vano se ubica en tierra de pactos.

Impactos: 4

«Lo que bien se hace, bien parece»

Fotografía: Minicar

Desde muy niño siempre recuerdo una frase de mi padre que nos decía a mis hermanos y a mí: «Lo que bien se hace, bien parece».

Cuando yo tenía unos doce años aproximadamente, una tarde de primavera, en un gran pinar de Zaragoza, mi hermano y yo nos brindamos a limpiarle su entonces ‘flamante’ Simca 1200. Pero pronto los dos reparamos que aquella tarea era mucho más ardua de lo que pensábamos. Por eso empezamos a tomar decisiones propias de la edad: no era necesario limpiar los faros –ni delanteros ni traseros porque al dar las luces nadie se daría cuenta si estaban o no sucios-, ni aquellos parachoques tan antiguos que llevaba. Y… por supuesto, también decidimos que el interior del coche tampoco había que limpiarlo… Bastaba con repasar –literalmente- las puertas el capó el portón del motor y un poco el techo del coche. Es decir, la comodidad a nuestro alcance…

Fotografia:@pixabay

Mi padre, al ver aquel cúmulo de decisiones de dos zagales de doce y de nueve años respectivamente, tomadas unilateralmente bajo el lema de ‘la ley del mínimo esfuerzo’, nos sentó a su lado y nos dio toda una lección de vida. He de reconocer que fue de las pocas veces que ejerció de padre sin inmutarse, sin enfadarse, y, sobre todo, sin levantar la voz y, lo mejor, sin sacar la mano de paseo…

Nos explicó que en la vida las cosas había que hacerlas bien, independientemente del esfuerzo que costara hacerlas así, o de lo que ello conllevara en otros contextos. Para él, una cosa bien hecha, siempre estuvo bien. Y está máxima le acompañó durante 73 años.

Curiosamente, esta frase me viene acompañando en mis ‘taitantos’ años, porque también considero que aquello que se hace bien, bien resulta.

Fotografia:@pixabay

Por eso hay que actuar bien en tu esfera personal y profesional, en tu entorno social… en todos los ámbitos… porque si se actúa bien, el resultado será óptimo y positivo.

Por eso me repatea que, sin ir más lejos, en la esfera profesional existan profesionales (de cualquier ámbito) que siempre vayan con su corona de ‘buenos’ y ‘dignos’, pero, sin embargo, no sean capaces de hacer su trabajo con rigor, profesionalidad y ética. Y no lo hacen, no porque sean malas personas ni perniciosas. Ni mucho menos. Únicamente aplican la “ley del mínimo esfuerzo”.

Cada vez me encuentro más personas en esta situación. Personas que hacen su trabajo para ‘cubrir el expediente’, pero no porque sienten y aman lo que hacen, y, por tanto, hacen bien su trabajo.

Fotografia:@pixabay

En el trabajo, como en la vida, como en cualquier otro ámbito, hay que dar siempre lo mejor de cada uno. Sólo así, desde el rigor, la profesionalidad y la ética, contigo mismo y con los demás, las cosas pueden tener un éxito rotundo. En este mismo espacio, el pasado fin de semana reconocía el trabajo serio, riguroso, concienzudo y eficaz de nuestro voluntariado. Si no hicieran un buen trabajo, no podríamos estar orgullosos de ellos. Lamentablemente no podemos decir lo mismo cuando a diario te tropiezas con profesionales que hacen su trabajo de forma mediocre, sin interés y sin espíritu. No podremos estar orgullosos de ellos. Ni ayer ni hoy ni mañana.

(Fotografía de encabezado: Pixabay)

Impactos: 6

España, ardiendo de norte a sur

Fotografía: @publico_es

Esta semana que termina hemos asistido un reguero de incendios forestales en diferentes puntos de la geografía nacional. Durante toda la semana hemos visto cómo en la mayoría de las comunidades autónomas el fuego devoraba nuestros bosques y nuestros montes, y en alguna ocasión incluso, engullía viviendas, coches, y todo lo que cogía a su alcance. Aragón, Castilla León, Galicia, Cataluña, Canarias, Andalucía, Castilla La Mancha, Comunidad de Madrid, Asturias son algunas de las comunidades que se han visto afectadas por unos fuegos voraces, rápidos y virulentos que han hecho que se activase de inmediato la Unidad Militar de Emergencias.

Sin ningún género de dudas, este año ya se ha convertido en el peor del siglo en España. El fuego ya ha devorado casi 200.000 hectáreas de bosque, según las estimaciones del sistema de información de incendios forestales europeos (EFFIS), teniendo en cuenta los incendios de más de 30 hectáreas. En menos de siete meses, la superficie quemada ya supera a la que abrasó en todo 2012, hasta ahora el peor año desde que hay registros.

Fotografía: @el_pais

En julio, la segunda ola de calor ha supuesto otra oleada de incendios que continúa. Más de la mitad de la superficie que ha ardido en España en lo que va de año ha sido en este mes que aún no ha terminado. La sierra de la Culebra ha sido, lamentablemente, un denominador común en ambos meses de verano. Tanto el incendio de junio como el de julio han dejado cifras extremas en la provincia. El fuego que comenzó en Losacio, que acaba de declararse estabilizado, superaría las cerca de 30.000 hectáreas que arrasó el incendio de las Minas de Riotinto en 2004, hasta ahora el peor registrado en este siglo.

Pero tampoco perdamos de vista el incendio que ha devorado las comarcas aragonesas de Ateca y Calatayud. Las llamas han afectado a un perímetro de catorce mil hectáreas; y aunque los casi dos mil vecinos desalojados ya han podido regresar a sus hogares, el paisaje el tremendamente desolador, porque para algunos (para muchos más bien), «las llamas han arrasado lo que era su forma de vida».

Fotografía: @el_pais

Esto es un mero ejemplo. Pero si recorremos la geografía nacional, estoy seguro que veremos más. Montes arrasados por el fuego; el trabajo de agricultores y ganaderos, pasto de las llamas, árboles ennegrecidos –en el mejor de los casos-, y en otros quemados.

Un auténtico drama medioambiental, forestal, económico, social y humano.

No soy jurista. Por tanto, no caeré en el error de hacer una valoración jurídica ni penal de estos incendios, a pesar del convencimiento personal de que en algunos casos puede existir ciertas responsabilidades de diversos tipos. Pero eso se lo dejo a los juristas, que para eso son los expertos en Derecho, y a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, que son los mejores expertos para descifrar este tipo de jeroglíficos.

Fotografía: @heraldoes

Y en medio de este caos, cuando es más necesario que nunca el político que toma decisiones con sentido de Estado y con responsabilidad más allá de las siglas, y no aquel que sale en la fotografía con discursos grandilocuentes pero vacios de contenido humano y político, el Presidente del Gobierno se ha paseado por diferentes zonas afectadas. ¿Para qué? ¿No hubiera sido más eficaz un anuncio de que llamaba al líder de la oposición para hacer un plan estratégico conjuntamente con las comunidades autónomas y evitar que esta desgracia vuelva a suceder? Diversos Presidentes autonómicos están pidiendo una cumbre para tomar medidas porque España está ardiendo de norte a sur, y no nos lo podemos permitir.

Fotografía: @OndaCero_es

No hay que buscar culpables. Es el momento de las soluciones. De aparcar las siglas, y pensar qué hay en juego: no solo la supervivencia medio ambiental, forestal, y ecológica de nuestro medio natural, sino el día a día de nuestros agricultores y ganaderos. Y eso no nos los podemos permitir. Pero, claro, es más fácil hacerse una foto y hacer declaraciones huecas, que tener sentido de Estado y comprometer tu periodo estival y el de tu Gobierno en favor de tus ciudadanos. Eso sí, tenemos tiempo para salvar las naves de Ferraz. Para eso sí hay tiempo. Como diría el conde de Romanones: «Joder, qué tropa».

Impactos: 2

Reflexionando sobre El Día Mundial de la Salud

Fotografía: @pixabay

El pasado jueves día 7 de abril celebramos el «Día Mundial de la Salud», una fecha que nos debe llevar a una reflexión seria y profunda. La pandemia de la Covid-19 ha dejado al descubierto no sólo lo frágil que es una sociedad, sino la carencia y el déficit que tiene en innumerables aspectos de su día a día que nos pasan totalmente desapercibidos.

El año pasado, el propio día 7 de abril publiqué en este mismo espacio un artículo titulado «En el Día Mundial de la Salud». En él ponía de relieve el trabajo que, desde que empezó la pandemia, estaban haciendo un grupo de urgenciólogos, epidemiólogos, cirujanos, inmunólogos, neumólogos, internistas, especialistas en atención primaria, y otros especialistas en diversas patologías en un programa de televisión en una hora de máxima audiencia. Fue un trabajo de divulgación científica, de comunicación médica y sanitaria, y de calidad médica y de investigación excelente. Ponían blanco sobre negro ante noticias poco dudosas, rumores de redes sociales, y titulares de esos nuevos divulgadores sin oficio ni beneficio que se cobijan bajo un perfil social y bajo una columna periodística, pero con poco rigor científico y menos clínico y sanitario.

Y no les dolían prendas en atizar a todo lo que se meneaba: desde el desaparecido y todopoderoso Fernando Simón hasta el primero que pasaba por la acera con la última tontería de turno.

Fotografía: @laSextaTV

Esta pandemia sanitaria no sólo ha dejado al descubierto a estos nuevos voceros a golpe de tweet sin oficio ni beneficio que tan maravillosamente este equipazo puso en su sitio con las armas de la evidencia científica y sanitaria, el respeto y la educación. Hay más. Esta pandemia ha dejado traspasar las gravísimas carencias de medios materiales, presupuestarios, y humanos que padece nuestro sistema sanitario y nuestros equipos de investigación.

Cuando observas que las enfermeras y las auxiliares se tienen que aprovisionar de bolsas de basura para protegerse, que en el mundo rural no hay un médico que atienda a esa población, o que el transporte sanitario, en ocasiones, brilla por su ausencia es evidente que algo falla en el sistema. Y es evidente también que esto no se resuelve saliendo al balcón cada tarde a las ocho de la tarde a aplaudir. Urge dotar económicamente a nuestro estado del bienestar para que nuestros servicios de salud tengan recursos suficientes para atendernos con los medios necesarios. Pero tampoco vale abrigarse con las mantas de que para eso hay que seguir subiendo los impuestos. Eso es palabrería barata y una absoluta carencia de voluntad de asumir responsabilidades.

Fotografía: @NiusDiario

Mención aparte merecen nuestros equipos de investigación que, a diario se dejan la piel en los laboratorios, buscando respuestas cuando la farmacología ya no tiene respuestas. Sin investigación no hay futuro. En el año 2021, en la ceremonia de entrega de los Premios Nacionales de Investigación Su Majestad don Felipe VI fue muy claro: «La ciencia supone un espacio para la esperanza. Representa una herramienta verdaderamente poderosa que nos permite acercarnos al conocimiento de la forma más fiel posible a través de un lenguaje universal que no conoce fronteras». Y es que para quienes padecen una enfermedad crónica o autoinmune, efectivamente, la ciencia es el espacio para la esperanza… prácticamente el único.

Hoy también quiero poner en valor el trabajo de una de “mis familias”: la familia de ANISALUD (Asociación Nacional de Periodistas Sanitarios).

Fotografía: @anisalud

Con motivo de esta efeméride, el Ministerio de Sanidad ha concedido y entregado a ANISALUD  la Cruz Simple por la labor de periodistas y comunicadores de salud durante la pandemia de la Covid-19. De nuevo se reconoce el trabajo bien hecho, especialmente cuando se comunica bien, cuando se desmontan bulos, cuando se arrinconan y se sepultan noticias falsas, y se ponen en valor noticias que aportan valor y rigor científico, clínico y sanitario. Un trabajo de todos y para todos.

El «Día Mundial de la Salud» deberían ser los trescientos sesenta y cinco días del año, porque la salud es un bien preciado que debemos cuidar individual y colectivamente. Pero especialmente debemos cuidar y atender a quienes se preocupan porqué nuestra salud esté bien atendida y para eso necesitan recursos. Nombres como el neurovirólogo José Antonio López Guerrero; el urgenciólogo César Carballo; el inmunólogo y catedrático Alfredro Corell; la neumóloga Olga Mediano; el cirujano Julio Mayol; el también urgenciólogo Juan Armengol; el internista Juan Torres Macho; el especialista en Atención Primaria Julián Ezquerra;  el también cirujano e investigador Francisco Vizoso; el oncólogo Luis Paz-Ares; el cardiólogo Josep Brugada; el también especialista en Atención Primaria Miguel Ángel Prieto; el ginecólogo Juan José Vidal Peláez; el oftalmólogo Luis Fernández-Vega Sanz; el traumatólogo Luis Ripoll Pérez de los Cobos; o el neurocirujano Luis Ley son una pequeña muestra de lo de lo que mejor que tenemos en nuestra sociedad: nuestra comunidad sanitaria y científica. Un inmenso colectivo que, literalmente, se están dejando ‘el alma, el corazón y la vida’ por ganar la guerra a la Covid-19.

Fotografía: @eldiarioes

Como bien dijo Aroa López, enfermera supervisora del Servicio de Urgencias del Hospital Valld’Hebrón de Barcelona durante la ceremonia de Homenaje de Estado a las víctimas de la Covid-19 «Quiero agradecer de corazón aquellos aplausos que nos dedicaba la ciudadanía, y quiero pedir, también, de corazón, que no se olviden de aquello, respetando las recomendaciones sanitarias. Quiero que piensen en los que fallecieron, y también en los profesionales sanitarios, que dejaron sus vidas en la lucha. Por favor, que su esfuerzo nunca sea en vano. Quiero pedir a los poderes públicos que defiendan la sanidad de todos, que recuerden que no hay mejor homenaje a quienes nos dejaron que velar por nuestra salud y garantizar la dignidad de nuestras profesiones, y que todos respondamos a una sencilla pregunta: ¿Quién cuidará de nosotros si la persona que nos cuida no puede hacerlo?» .

Impactos: 7

La visión global de la comunicación

Fotografía: @popularesgijon

En abril del año pasado, con motivo del nombramiento de Cristina Villanueva, como secretaria general del Partido Popular de Gijón, publiqué en este mismo espacio un artículo titulado «Ilusión, ganas y mucha frescura». En el mismo desmenuzaba, desde mi perspectiva, la importancia que tiene el hecho de que en cualquier organización hay que estar siempre ‘en la calle’. Palpar el día a día de los vaivenes de la sociedad en cualquiera de sus estructuras es absolutamente necesario. Desde ese día, hace ya prácticamente un año, el Partido Popular de Gijón, con su presidente Pablo González al frente viene haciendo, y cumpliendo uno de sus lema ‘a pie de calle’.

Pero esta teoría no sólo se aplica a los partidos políticos. Se debe aplicar a todas las organizaciones, tengan la naturaleza que tengan, y sean del tipo que sean: asociaciones, fundaciones, clubes de fútbol, empresas, instituciones (de todo tipo y condición).

Fotografía: @pixabay

Para llegar a esta cima, se necesitan una serie de herramientas imprescindibles. Resulta absolutamente necesario aplicar unos tratamientos ineludibles sin los cuales nada funciona como tiene que funcionar. Y más pronto que tarde todo huele a fracaso, a error, a desilusión, a decepción.

Para que una organización sea puntera y ejerza su liderazgo social y profesional, resulta totalmente necesario que reúna a los mejores. Aglutinar al mejor equipo, en los mejores puestos de responsabilidad es imprescindible. Pero eso no puede ser a cualquier precio. A cada cual hay que darle la responsabilidad que mejor sabe ejercer. Sólo y exclusivamente desde esa atalaya, y sumando desde la individualidad en favor de la colectividad, se lograrán los mejores resultados para las siglas que se representan.

Y para alcanzar esto, hay que empezar desde los cimientos, aplicando el mejor tratamiento. Construir un edificio desde el tejado implica un claro riesgo de derrumbe, y esto sucede frecuentemente.

Fotografía: @pixabay

Para empezar, hay que hacer una más que buena política de comunicación. La política de comunicación de cualquier entidad –la que sea- siempre se tiene que dirigir desde la experiencia, de forma limpia, transversal, transparente, teniendo muy en cuenta que cualquier organización no vive en soledad aislada en la sociedad, e incluso dentro o fuera del país. Vive interconectada con otras entidades de diferentes tipos y condiciones. Por eso, hay que comunicar interna y externamente correctamente.  Comunicar bien implicar potenciar tu marca. Comunicar mal implica destruir tu marca. Por eso cualquier entidad debe hacerse eco de aquellas realidades del día a día que preocupan al conjunto de la sociedad. Obviar esto no sólo es un error, es una falta de respeto y una manera muy torticera de comunicar.

Pero esto sucede cuando se permite que la gestión de la comunicación caiga en manos inexpertas, personas inhábiles para ejercer esta gestión interna y externa que es imprescindible para catapultar o enterrar la imagen de marca de tu entidad. No puedes dar cargos de responsabilidad a personas que desconocen cómo gestionar esta acción tan importante y estratégica, sólo para que cada día te pasen la mano por la espalda, diciéndote que ‘todo lo haces muy bien’.  Pero tampoco puedes dejar las riendas de la comunicación en manos de ‘palmeros’, especialmente si no saben qué llevan entre manos. Esas decisiones tan desafortunadas pueden ser la puerta al fracaso más estrepitoso que jamás hemos visto.

Fotografía: @pixabay

Del éxito o fracaso de la gestión de la comunicación dependerá que la marca de tu entidad se catapulte o caiga a un pozo, cuyo foso no se ve dada la profundidad que tiene.

Y este éxito tiene que venir también de la mano de dos herramientas fundamentales: una web potente que visibilice todas las actividades y toda la información de la entidad, y un buen equipo de redes sociales que sea proactivo, profesional, riguroso, objetivo, serio, implicado. Si fallan cualquiera de estas dos ‘muletas’, también nos abocamos al fracaso. Qué una entidad, sea del tipo que sea, no tenga una web ‘útil’ y eficaz, o su equipo de redes sociales no sean profesionales, es una patada a la marca de la entidad que no se puede consentir, porque eso únicamente es la antesala del fracaso.

En la web y en las redes sociales se debe comunicar de forma limpia, transversal, transparente, visibilizando todo lo que hace la entidad, pero también todo lo que le puede afectar directa o indirectamente. Una entidad no puede comunicar exclusivamente mirándose el ombligo. Hay que comunicar potenciando tu marca. Potenciar tu marca implica relacionarse digitalmente con otras entidades y manteniendo, también en redes sociales, unas más que excelentes relaciones institucionales con tu entorno social.

Fotografía: Adietine

Y todo estos valores, toda esta estrategia es responsabilidad del director de comunicación. El profesor Joan Costa lo define como «el líder de la reputación de la marca corporativa y de los valores de la empresa. Por eso, el dircom tiene una visión global y transversal de la empresa». (minuto 4,26’)

Comparto íntegramente las palabras del Profesor Joan Costa, porque el trabajo del director de comunicación es absolutamente necesario. De él depende esta estrategia y será el encargado de que la visión global de la empresa se engarce, no sólo con sus valores, sino con su marca. Por este motivo, las decisiones del director de comunicación son incuestionables porque es el estratega en materia de comunicación, de marca, de imagen, de reputación. De igual modo que las decisiones del director financiero, o tesorero, tampoco pueden cuestionarse porque de él dependerá la viabilidad económica y el futuro de la entidad en cuestión.

Fotografía: @pixabay

La comunicación es fundamental para que una marca despegue o se hunda. Se trata de gestionar los valores, la marca, la reputación de nuestras siglas. O sea el ‘todo’… Pero hay muchas personas que no lo ven. Y sólo tienen ojos para su ombligo y…ello sólo es  el NO-DO de esa gran película llamada ‘fracaso’,

Impactos: 37

No se puede atacar a la discapacidad

Fotografia: @elcomerciodigit

En la edición del diario  La Nueva España del pasado sábado 15 de enero, leo una declaraciones de Mónica Oviedo, presidenta de  la Unión de Discapacitados del Principado de Asturias (UMA) y de la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe), que suscribo íntegramente.

Gijón siempre fue un referente en solidaridad y respeto hacia personas con discapacidad, pero eso ha cambiado desde la llegada de la socialista Ana González a la Casa Consistorial gijonesa.

Hasta ahora Gijón, como el resto de ayuntamientos asturianos, tenían exentos de pago a quienes ya tienen la tarjeta Europa de estacionamiento para personas con movilidad reducida. Pero con el nuevo Reglamento de Movilidad, las cosas han cambiado de manera brusca y totalmente insolidaria. La nueva norma establece que los poseedores de esa tarjeta saquen también la de residente si quieren aparcar en zona ORA. Para ello tienen que estar empadronados en Gijón o tener su puesto de trabajo en la zona regulada. Quienes visiten Gijón tendrán que pagar. Pero esto no sucede en otros ayuntamientos.

Fotografia: @lanuevaespana

De nuevo, otra desfachatez de este equipo de gobierno municipal que maneja los destinos de los gijoneses de ocurrencia en ocurrencia, y sin respeto a nada ni a nadie. Solo a sus nefastas ocurrencias.

Priorizando  al colectivo de personas con movilidad reducida con respecto al resto de residentes con dos matices: su tarjeta les servirá para aparcar en todas las zonas reguladas y podrán gestionarse dos tarjetas de residente en la misma vivienda, una vinculada a la residencia y otra a la posesión de la tarjeta de estacionamiento para personas con movilidad reducida. Siempre que sea para dos matrículas distintas.

Parece inconcebible que un equipo de gobierno que a diario supuestamente se envuelve en la bandera de la igualdad, de los derechos, y defiende causas indefendibles, deje ‘a los pies de los caballos’, al colectivo de personas con discapacidad. ¿Dónde están los valores e ideales de solidaridad de estos gestores? No vale el café para todos. Si no vale en casi ningún aspecto de la vida, menos todavía en este asunto que afecta tan directamente al día a día de este colectivo tan vulnerable.

Fotografia: @consumidores

Lamentablemente asistimos a un nuevo despropósito de Ana González y los suyos. Un equipo municipal a la deriva que no tiene una hoja ruta y solo saber gobernar a base de ocurrencias y payasadas. El personal empieza a estar muy hartito y cada vez más saturado de falta de empatía que existe intramuros de la Plaza Mayor gijonesa.

Desde que en 1979 José Manuel Palacio Álvarez tomó posesión como alcalde de la Villa de Gijón, por esta alcaldía han pasado ya cuatro alcaldes contando a la actual. Ninguna corporación ha sido tan sectaria, tan radical, tan fanática en sus hechuras y en su proceder como la actual. Y esto no es lo que quiere la gente.

La sociedad necesita que se haga política de verdad, dando solución a sus problemas, y no generando problemas donde no existen. Mucho menos polarizando y incendiando el ambiente. Esto no es hacer política. Es otra cosa. Mucho más propio de otras zonas geográficas. Claro, quien sabe, si Ana González y Aurelio Martin perdieron el avión, o no les dejaron pasar del aeropuerto de llegada.

Sea como fuera, lo cierto es que el calendario corre, y sus hojas se van cayendo. En nada, nos adentraremos en periodo electoral. Será entonces cuando cada palo aguantará su vela. Eso sí, con las bendiciones de las urnas. Y con la memoria de los gijoneses.

 

Impactos: 33

Garzón es a dimisión como Sánchez a nulidad

El pasado martes el famoso escritor, columnista y amigo mío Juan Bolea publicó en su característica columna diaria de El Periódico de Aragón; publicaba un artículo de opinión de esos, de pedigrí, de esos que se escriben con raza y con cariño, dedicado textualmente al «Español, ministro y tonto».

No le falta un ápice de razón al gaditano afincado en Zaragoza. Ciertamente, no tuvo ninguna luz el de IU para meterse en semejante jardín, sabiendo de antemano que no iba a dejar indiferente a nadie, y que iba a tener enfrente incluso a quien él considera colegas cada martes, aunque la realidad sea bien distinta.

La ganadería es uno de los sectores económicos más notables de nuestra economía, y que el ministro con menos ocupaciones en el Ejecutivo se dedique un día sí, y otro también a incendiar el ambiente es cuando menos de tontos. Y lo es porque un ministro, salvo que hable en su ámbito familiar y más íntimo, siempre habla en nombre del Gobierno que representa. Pero el riojano no tiene ni idea de economía, menos de ganadería, y desconoce por completo el significado de expresiones como «imagen», «marca», «reputación» o «Responsabilidad Social Corporativa». Le vienen grande todas estas cosas y otras muchas. Como decía mi madre, de quien de cura llega a Papa y no es ni siquiera un obispo, no se puede esperar ni los ‘buenos días’.

Fotografía: @europapress

Lleva toda la razón Juan Bolea en su artículo cuando dice que al ministro ‘le han engañado como a un chino taiwanés’. Efectivamente, Pablo Iglesias ha sido mucho más inteligente que él. En un pispas, mordió a Izquierda Unida y la volatizó del panorama político español. Dicho de otra manera, Izquierda Unida como marca política ni está ni se le espera. El comunismo más rancio y más casposo que representa Podemos, ahora al timón de Yolanda Díaz, succionó a IU, absorbiendo no sólo la ideología, sino que el electorado, que es lo verdaderamente importante en política.

No es la primera vez que Garzón pisa un charco. Tampoco es la primera vez que embarra el terreno de juego. Sus estupideces y sus boberías son de cátedra; de cátedra de la incompetencia más absoluta. Un ministro no puede enfangar así el terreno de juego. Menos aún si hablar desde el más absoluto desconocimiento. Y ello da lugar, por un lado a que el personal, esté calentito, y haya mucha gente a la expectativa, a ver cuál será la siguiente gansada con la que nos desayunamos mañana.

Fotografia: @elperiodico

Pero la película continua. Nadie, con dos dedos de frente, que diría mi madre, entiende por qué Pedro Sánchez no le ha cesado ya de forma fulminante y sin contemplaciones. Un ministro sin oficio ni beneficio (en el amplio sentido de la palabra) que se dedica a decir sandeces día tras día, y a incendiar a los sectores más notables de nuestro tejido económico sólo se ocupa de generar polémicas innecesarias. Pues no, el Presidente calla y otorga. Continúa tocando el arpa y mirando a través de la ventana de Moncloa. Tanto monta monta tanto.

Pedro Sánchez no es consciente del daño que ha hecho Garzón al sector ganadero y a la industria cárnica. Tampoco el propio riojano.  No sólo ha cuestionado a estos tejidos económicos, sino que ha perjudicado muy seriamente la muy bien llamada «Marca España».

Fotografía: @valenciaplaza

Habría que explicarle al de Izquierda Unida que un porcentaje importante de esa industria cárnica se exporta y, por tanto, ha hecho mucho daño a la imagen de España más allá de los Pirineos. Pero esto a él le importa poco o nada. Y está visto que, a Sánchez, menos todavía.

Es evidente que el daño está hecho, y nadie está dispuesto a pedir perdón, y menos a morderse la lengua. Por eso, si el personal tuviera un mínimo de ética y de decencia, Garzón ya debería haber puesto su cargo a disposición de Pedro Sánchez y también debería haber renunciado a su acta de diputado en el Congreso. Pero claro, para eso hay que tener respeto y dignidad por su responsabilidad institucional y un compromiso hacía el pueblo español. Y ni uno ni el otro conocen esas palabras. Disfruten lo votado.

Impactos: 10

Es el camino

Me duelen las muñecas de tanto escribir en este portal que el político nunca puede ser el principal problema de los ciudadanos. Su función pasa invariablemente por resolver los problemas de sus vecinos, de todos: de quienes le votaron y de quienes depositaron el voto en otros cestos. Debe de trabajar para todos, siempre teniendo en cuenta que su objetivo es ‘morder’ electorado a la oposición mediante gestos y acciones que se guarden bajo un amplio paraguas.

Fotografía: @mil21tuits

Pero es lógico que esa manera de actuar tiene que sustentarse sobre los pilares de la sensatez, la escucha atenta, la moderación, la transversalidad y el respeto.

Ayer, el alcalde de Zaragoza visitó la farmacéutica Teva, una de las mayores empresas farmacéuticas españolas que se encuentra ubicada en la capital aragonesa. Esta multinacional ha anunciado una inversión de cuarenta millones de euros y una ampliación de su plantilla en más de sesenta personas hasta el año 2025.

Durante esa visita, Jorge Azcón hizo un llamamiento al sector empresarial para que sepa que en Zaragoza se quiere crear empleo y crear riqueza; y por esta razón anunció que las próximas ordenanzas serán atractivas para crear empleo, inversiones, y facilitar la creación de empresas, y por consiguiente, de empleo  en la capital del Ebro.

Es obvio que los impuestos y la fiscalidad resultan absolutamente necesarios para el mantenimiento de nuestros servicios públicos: para conservar una sanidad, una educación, una justicia o unos servicios sociales competitivos y de calidad. Pero también es absolutamente cierto que a los emprendedores y a las empresas hay que ayudarles y apoyarles porque son ellos la herramienta social que genera empleo. Por el mero hecho de ser empresario no se debe ‘crujir’ con impuestos y más impuestos. Considero que deben pagar lo que corresponda, pero no más de eso.

Fotografía: @CARTV_

Si machacamos a los emprendedores y a los empresarios con impuestos, lo único que conseguiremos es disminuir la generación de empleo, y éste creo que no es el camino adecuado. Hay que facilitar las cosas, hay que hacer que el empresario y el emprendedor no se eternice en una burocracia perpetua previa al inicio de la actividad. Una herramienta imprescindible, ya implantada en Aragón y en Galicia, es la Ley de Simplificación Administrativa, pero ésta tendría que ir acompañada de ayudas económicas y fiscales. Es el camino. No hay otro.

La pandemia de la Covid19 nos está dejando muchas lecciones sobre la mesa que debemos aplicarnos. A cuál más interesante. Una de ellas, pasa por unirnos en la recuperación de elementos absolutamente esenciales como es la creación de empleo. Si no somos capaces de generar empleo, el destruido y el nuevo, y no somos capaces mirar en la misma dirección en situaciones básicamente imprescindibles… mi madre nos diría: «mala burra hemos comprado». No existe una pócima mágica… o sí, la de ayudar a quien de verdad se arriesga para crear empleo. Si no creamos empleo, si no potenciamos la recuperación de lo que nos arrebató la Covid -al menos de aquello, que podemos recuperar-, ¿Qué nos queda?

Impactos: 15

Cuando se quiere, se puede

Fotografía: @periodicodearagon

Leo en la edición de ayer de El Periódico de Aragón cómo a partir de hoy el Gobierno de Aragón comenzará a vacunar en cinco comarcar aragonesas a más de dos mil temporeros que tienen por delante toda la ‘temporada de la fruta’ en Aragón. Varias de las comarcas aragonesas, muy fértiles en fruta, necesitan de los temporeros en estas fechas para recoger la fruta. Y el Gobierno de Aragón quiere evitar problemas y vacunará a esta mano de obra para garantizar un trabajo esencial seguro y con garantías. Es decir, cuando se quiere, se puede. Es cuestión una vez más de voluntad de política.

El Gobierno de Aragón, pilotado por el socialista Javier Lamban, vuelve a ejercer su responsabilidad, su sentido de Estado, y su sentido común ante uno de los recursos económicos –y agrarios- más fuertes de la comunidad autónoma. Y no le han dolido prendas por hacer las filigranas que hayan tenido que hacer para conjugar la vacunación de estos temporeros con la vacunación correspondiente a la franja de edad que toque. Sabe positivamente lo que supone económica, social y laboralmente la ‘temporada de la fruta’ en Aragón.

Fotografía: @elconfidencial

La gestión será tan eficiente que han combinado la inmunización para que se realice en los centros de salud y en las propias empresas, al objeto de realizarla a la mayor brevedad posible y con la mayor seguridad posible. Y todo coordinado desde Atención Primaria, desde dónde debe pilotarse este tipo de actuaciones.

En muchas ocasiones los gobiernos tienen que tomar decisiones ágiles, rápidas, de respuesta eficaz, que miren en una única dirección: la población, y garanticen su seguridad. Pero debe existir una voluntad para llegar allí, porque si no hay voluntad de gestión no hacemos nada.

El caso de Javier Lamban y el Gobierno de Aragón es un claro ejemplo de voluntad política. Y el caso del Presidente de Asturias, de Adrián Barbón es el más claro ejemplo de la inoperancia.

Fotografía: @consalud_es

Y esta ineficacia Adrian Barbón la demuestra diariamente con las conexiones aéreas, con el Plan de Vías, con el empleo, con la fiscalidad,… ¡con mil asuntos!

Cuando hay voluntad para gestionar se buscan los recursos, se sortean las dificultades legales, se coordinan acciones conjuntamente con el sector privado, la administración se organiza y actúa rápida y eficaz. Cuando no hay voluntad y somos inoperantes, nos dedicamos a pisar moqueta en Youtube.

 

Impactos: 3

El Día de Europa

Cuando en 1950 dio sus primeros pasos el embrión de lo que hoy todos conocemos como Unión Europea, nadie se imaginaba que a la vuelta de varias décadas, esta arquitectura supranacional iba a ser tan necesaria y tan útil. El mundo se enfrentaba a una pandemia global, ante un enemigo desconocido e invisible y los países debían enfrentarse al reto económico y geopolítico de proporcionar material sanitario en cantidades gigantescas para hacer un cortafuegos a su sanitarios. Eso solo se podía hacer desde la unidad internacional. Y para eso sirvió la Unión Europea. Igual que sirvió posteriormente para llegar al mercado de la vacunación.

Fotografía: @el_pais

Hoy es el Día de Europa. Es el día de la reflexión de los éxitos alcanzados, y los errores que hayamos cometido. Hoy, el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea lanzan juntos la Conferencia sobre el Futuro de Europa: se invita a todos los ciudadanos a que se expresen acerca de su futuro y el que desean para la UE. Las conclusiones se darán a conocer durante la presidencia francesa, a partir del 1 de enero de 2022.

Estas setenta décadas de unión entre europeos han dado lugar a la época de paz más larga de la historia del continente, a la etapa de solidaridad entre Estados más fértil.

Hace unas semanas, se resentían los cimientos europeos, cuando Reino Unido abandonó esta casa común, pero el mundo siguió girando y la economía europea siga siendo robusta y respetada más allá de sus fronteras.

Fotografía: RAISG

Pertenecer a la Unión Europea es un privilegio. Es una herramienta imprescindible. Es la herramienta política, geoplítica y economía, a pesar de sus debilidades, perfecta que nos sustenta a todos los europeos con seguridad y firmeza. Ayer sin ir más lejos, la Unión Europea anunció la compra de novecientos millones de dosis de la vacuna de Pfizer hasta el año 2023. ¿Qué país de forma individualizada es capaz de gestionar una compra de estas características?

Hoy, en el Día de Europa es el momento de celebrar todo lo que une, y reflexionar sobre todo lo que podemos mejorar bajo esa bandera azuk que une a tanto millones de personas en el viejo continente. Gracias a la Unión Europea como España, hemos sido capaces de despegar y alcanzar el vuelo. Fuera de Europa no hubiéramos sido nada. Por eso, sobran los motivos para celebrar el Día de Europa, siendo conscientes que siempre hay que hacer camino al andar. Tal y cómo decía Machado.

Impactos: 4

Política económica y movilidad territorial

Para que una comunidad sea una locomotora económica necesita que muchos vientos soplen a su favor.

En primer lugar es preciso una clase política de altura que ponga a los ciudadanos en el eje central de sus políticas, que piense más allá de su ombligo, que se deje de dimes y diretes y que actúe pensando cuales son las necesidades reales de la sociedad.

Fotografía: @lavozdeasturias

Pero también es necesario que los ciudadanos y, por ende, los autónomos, las empresas –grandes y pequeñas-, la sociedad en su conjunto tenga unas excelentes comunicaciones internas y externas, que estén acompañadas de unas políticas económicas, de fiscalidad, de movilidad, y financieras que atraigan la inversión. Pero también faciliten la exportación. Es imprescindible facilitar a la empresa la gestión de su negocio dentro y fuera del territorio nacional, porque ello favorecerá nuestra economía en su conjunto.

No se puede asfixiar a quienes generan riqueza, a quienes crean empleo, a quienes son el motor de la economía. A los empresarios y autónomos no se les puede ahogar más de lo que ya están. Al contrario. Hay que proporcionarles la generación de empleo, el emprendimiento, y la potenciación de sus recursos. Y eso es obligación de las Administraciones Públicas. Va ímplicito en la nómina de nuestros gestores.

Por eso resulta inadmisible que ahora, se nos venda un ‘impuestazo’ por el uso de autovías y carreteras. Eso sólo tiene un nombre y comienza por atraco. Nadie ha pensado en el transporte por carreteras, en el transporte de viajeros. No se ha tenido en cuenta a los miles y miles de personas que necesariamente por su trabajo deben trasladarse a diario por carretera con su vehículo  de una ciudad a otra. Es una desvergüenza institucionalizada. Así no se incentiva la economía. De esta forma se desacelera el desarrollo económico de cualquier país y, lógicamente, de cualquier territorio por pequeño que sea. Y tampoco sirve eso de que “quien lo usa lo pague”. Esto es un hachazo a la economía de los contribuyentes, sean millonarios o vivan gracias a una pensión no contributiva. Es un golpe a la economía de todos los españoles. Son unas ganas inmensas de pegar un bocado al bolsillo del español de a pie. También al turismo.

Pero me sorprende a su vez el silencio premeditado y burdo de algunos que, de su intención de asaltar los cielos, han conquistado las alcantarillas. Y también las de otro partido que todavía no ha abierto el diccionario de la Real Academia Española por la página de las palabras «responsabilidad», «compromiso» y «decencia». Se creen que repitiendo hasta la saciedad las palabras «moderación» y «centro», el personal les va a hacer caso. Van listos. Ya han enseñado la patita…

Una región, una comunidad autónoma, un país no puede progresar jamás con tajos de este tipo. Es una medida totalmente impopular y aberrante. Solo arrastrará más pobreza, y traerá bajo el brazo una economía más debilitada y atrasada. Así, cada vez seremos menos creíbles y menos ‘europeos’. Nuestros productos se encarecerán, y nuestros mercados se debilitarán.

Fotografía: @elcomercio

Además, esta brecha, viene con ‘sorpresa’. En algunas comunidades, como Asturias o Extremadura, a este problema, se añade otro más grave si cabe: sus conexiones aéreas y ferroviarias.

Centrándonos en Asturias. Es una manifiesta desvergüenza las conexiones ferroviarias que tenemos. Si alguien quiere viajar a Bilbao, ¿puede hacerlo? Pues no, ya que no hay tren a Bilbao. ¿Y A Coruña? Pues tampoco. Y ya no hablamos de las más de doce horas de viaje hasta Barcelona, o las casi seis horas a Madrid –siempre a horas poco gratificantes-, y confiando que el Alvia no se averíe a su paso por el Puerto de Pajares. Esta situación es indigna. Y aún resulta más obscena cuando escuchas a ciertos líderes políticos, casualidades, todos ubicados en el mismo palo, decir que «no van a dejar a nadie atrás». Si no fuera una indecencia, sería una falta de respeto. Pero en boca de algunos, se dan ambas cosas.

Mención aparte merece el análisis de las conexiones aéreas asturianas. ¿Alguien se imagina un vuelo Asturias – Barcelona con escala en Tenerife de… hasta cuarenta y cuatro horas? ¿O encontrar un vuelo por setecientos euros…? Pues eso sucede en Asturias. Esas ofertas las he visto yo estos últimos días; y como éstas, otras muchas parecidas…  Pero nuestro ‘empoderado’ gobierno autónomo sigue mirando para otro lado. Las conexiones aéreas asturianas son tercermundistas, y los son porque Asturias no tiene un gobierno autónomo con los ‘arrestos’ necesarios para sentarse en la mesa con los operadores aéreos y ferroviarios y con el Ministerio, y dar solución a este problema de una vez por todas. ¡Por Dios, no se vayan a enfadar intramuros del Palacio de La Moncloa! ‘¿Cómo voy a enfadar al faraón Sánchez I?’, pensará alguno de cuyo nombre no quiero acordarme…

Y ya no digo nada de la estación ferroviaria de Gijón, del sobado Plan de Vías, que ahora alguna quiere avinagrarlo –como todo lo que toca-. Una obscenidad más.

Fotografía: @elmundoes

Esta situación tan apocalíptica sólo tiene un nombre: tercermundismo. Y con este escenario es tremendamente difícil que la economía asturiana y, lógicamente, el empresariado pueda competir en igualdad de condiciones con sus colegas de otras comunidades tanto a nivel nacional como internacional.

En un mundo globalizado como el actual, las comunicaciones ferroviarias, aéreas y por carretera deben ser excelentes, para facilitar las relaciones económicas.  Lo demás, es vender humo a precio de saldo. Despreocuparse de lo esencial de la sociedad, de los ciudadanos y de quien genera empleo. Como decía Ana María Matute, «la vida no se queda con nada; siempre pasa factura». En política, cada cuatro años. En las urnas. El mejor ejemplo ha sido Madrid, aunque algunos se empeñen en no reconocerlo. Pero la realidad es tozuda. Tan terca como los ‘mañicos’.

Impactos: 18

El ‘Amazon’ de los monasterios

Fotografía: Ayuntamiento de Dueñas

De siempre se tiene la idea de que los monasterios, y quienes los habitan, son lugares como mínimo varados en la época del Císter. Lugares y moradores que no han evolucionado, y que puertas adentro de esos robustos muros el mundo se detiene, y no existe más realidad que el silencio y la oración. Y una parte, ciertamente es así. Pero otra no. En España, los monasterios, alrededor de ochocientos, ciertamente son lugares de culto y de silencio. Pero también son lugares de arte, de gastronomía, de Historia… Y ahora, gracias a la implicación de la Fundación Contemplare, también de venta online.

Como no podía ser de otra manera los monasterios españoles, gracias a la Fundación Contemplare, se han subido al tren de la tecnología y de la innovación. Han puesto en marcha una plataforma de venta online (muy similar a Amazon) en la que están aglutinados todos los monasterios que promueven productos artesanos y de gastronomía, aunando esfuerzos y sumando recursos.

Fotografía: @eswikipedia

La idea me parece espectacular. Y lo es por varios motivos. En primer lugar, moderniza y transforma a esa parte de la Iglesia que está tan unida con la clausura y la artesanía en todas sus variantes. Pero también posibilita que estas comunidades religiosas sean visibles en un mundo en el que si no estás presente en el escaparate online, no existes. Ellas por sí mismas, no cuentan ni con las herramientas ni con la capacidad, ni con los recursos para llegar al mundo digital. Gracias a la Fundación Contemplare son visibles en el mundo 5.0, y su proyección exterior se catapulta.

A su vez, esta proyección digital les permite una generación de ingresos que les ayuda a sujetar su frágil economía. Hace más de veinte años conocí un monasterio en la provincia de Zaragoza, cuya ínfima comunidad de religiosos (apenas cuatro frailes de clausura) hacían pastas y las vendían a través de una página web muy precaria que había activado uno de ellos, que tenía unos conocimientos muy elementales de creación de páginas web. Pero aquella aventura apenas duró cinco años. Por diversos avatares, aquella comunidad desapareció… ¿Nos imaginamos que hubiera sido de aquella aventura si aquellos religiosos hubieran tenido a su alcance una plataforma como ésta?

Fotografía: Extremadura

Es absolutamente necesario que cualquier tipo de proyecto tenga su visibilidad en la red. Y el hecho de que más de un centenar de monasterios españoles se hayan aglutinado bajo el paraguas una fundación como Contemplare es imprescindible para dar a conocer su trabajo y sus productos. De otra forma, su proyección sería ridícula. Con la pandemia de la Covid-19, su futuro correría serio peligro.

A veces los grandes proyectos, pasan por ideas sencillas que tienen una gran notoriedad y efecto, La idea de Contemplare es un lujo; ayudar a estas comunidades, un orgullo, y apoyar a la artesanía en todos sus niveles, una obligación de todos. Si tanto nos envolvemos en palabras como «patria» o «pais», hagámoslo siempre. No sólo en un mitin electoral o para echar de un estudio de radio a un rival político. Siempre.

 

 

 

 

Impactos: 16

Diseñadores e ilustradores en su Día Mundial

El pasado martes se celebró el Día Mundial del Diseño Gráfico. Es el momento perfecto para dar visibilidad a un colectivo profesional absolutamente imprescindible actualmente. Un colectivo que a diario pasa excesivamente desapercibido. Muy inadvertido.

Fotografía: @enterate24

El diseño gráfico es una disciplina que interactúa con otras con el objetivo de comunicar, a través de un mensaje visual, expresiones de todo tipo para generar impacto en el público. El diseño gráfico también fusiona lo audiovisual con elementos textuales, imprescindibles para atraer y mantener la atención de la gente.

No olvidemos que no existiría el Día Mundial del Diseñador Gráfico sin la creación de la imprenta. Mucho hay que agradecerle a Gutemberg, el inventor de este fascinante método en el siglo XV, por su contribución tecnológica que dio lugar a diversas técnicas de impresión y reproducción de imágenes, textos y documentos.

Los diseñadores gráficos y los ilustradores son absolutamente necesarios en el sector editorial. Pero también en empresas y en grupos de comunicación y en las empresas editoras de diarios. Es en este momento me vienen a la cabeza nombres de sellos editoriales de literatura infantil y juvenil, que son santo y seña en el sector. Gracias en una buena parte al trabajo de sus diseñadores gráficos y de sus ilustradores. Nombres como Kalandraka o Pintar Pintar dan brillo y esplendor al panorama editorial gracias a estos profesionales. Sin el trabajo de estos profesionales,  los volúmenes de estos sellos no tendrían ningún sentido. Gracias a los ilustradores, sus libros son maravillosos.

Hablar de ilustradores es hablar de hablar de creativos, expresivos, apasionados, innovadores, observadores… estas son algunas de las características que definen a los diseñadores gráficos. Hoy en día, también resulta necesario contar con competencias tecnológicas para manejar diferentes plataformas digitales y programas para desplegar las ideas en el campo laboral.

Fotografía: Foto de Cottonbro en Pexels

Pero el trabajo de los ilustradores y los diseñadores gráficos también resulta absolutamente imprescindible en el otros escenarios empresariales. En los gabinetes de comunicaciones de grandes, y no tan grandes, marcas es esencial el trabajo de estos profesionales para visibilizar la actividad empresarial. Y también lo es, por ejemplo en las empresas de comunicación: en periódicos o diarios, o televisiones.

Vivimos en un una época en la que la palabra es importante, pero lo es mucho más cuando va acompañada de una imagen. El mundo de la imagen comunica más que la propia palabra, y si la imagen es creativa, mejor. ¿Quién mejor que un ilustrador para crear uma imagen gráfica de calidad, que ilustre y comunique en positivo?

En medio de una de las peores crisis que jamás ha vivido la sociedad, la necesidad de que el sector editorial tenga en plantilla ilustradores y diseñadores gráficos es más necesario que nunca. Además de generar riqueza y crear puestos de trabajo, que no es moco de pavo. La impronta que un diseñador imprime a un trabajo es más que trascendental. Por eso su trabajo en el sector editorial es más que imprescindible, si cabe.

Por eso, hoy y siempre, los creativos, los ilustradores son tan necesarios. La imagen lo es. Sin ellos. No hay imagen. No hay creación. Así de simple.

 

 

Impactos: 7

La voluntad política

Fotografía: @rtve

La semana pasada se publicaba la noticia de que el Gobierno de España había destinado en Aragón alrededor de setecientos millones para trabajadores en desempleo o en ERTE desde abril del año pasado a marzo de este año. Al leer esta noticia, lo primero que he sentido, es una mezcla de rabia y de envidia.  Precisamente, como dicen en Aragón, ‘pelusa’. Al comprobar cómo gestionan dos presidentes de un mismo partido político. Mientras uno se preocupa por los problemas de sus ciudadanos, otro, el presidente de Asturias sigue en su particular Castelgandolfo asturiano, enviando videos cada fin de semana para no decir ni hacer nada.

Esta noticia me lleva a otra reflexión más seria y más profunda. Lo he repetido infinidad de veces. Pero vuelvo a insistir. La pandemia cogió con el pie cambiado a todo el mundo, sin excepción. Pero después de más de un año de pandemia, muchas autoridades locales, autonómicas, algunas nacionales (las menos), y supra nacionales, se han activado y han reaccionado para dar respuesta a la sociedad.

Que nadie pierda la perspectiva. Estamos ante la mayor y peor crisis sanitaria, económica, social, y geo política de las últimas décadas. Ante una crisis así, los ciudadanos quieren respuestas, nunca gresca. Necesitan soluciones, jamás polarización. Esto sólo se logra con un ingrediente: la voluntad. Dejando a un lado, la pelotera política y las luchas políticas. Siempre poniendo en el eje de todas las políticas a los ciudadanos. Pero con el mismo denominador común: la voluntad de que querer resolver los problemas, al margen de quien es tu interlocutor. Incluso de querer adelantarse a los posibles problemas que pueden llegar.

Pero no. Para muchos representantes de nuestra clase política eso no va con ellos. Para algunos se gestiona dependiendo de quién es mi interlocutor político. Eso no es ético. No tiene nada de decente.

Fotografía: @El_Plural

Podría poner evidentes ejemplos que nos ilustrarían de quien muy decentemente está poniendo en el centro de sus políticas a los ciudadanos por encima de sus ideologías, y quien gestiona al margen de los ciudadanos. Éstos últimos miran a quienes están enfrente, y dónde se sitúan ideológicamente en el mapa político, anteponiéndolos a los ciudadanos. Eso se llama egoísmo en estado puro.

La voluntad política es esencial para resolver los problemas de los ciudadanos. Y esto debe ser una prioridad absoluta por delante de la ideología política. La voluntad política es parte de la solución de los problemas de los ciudadanos. Nunca se puede convertir en el propio problema de los problemas. Pero lamentablemente a diario nos enfrentamos a esta situación. La voluntad es el problema de todos los problemas, y eso no puede ser. No tiene sentido. Pero para muchos es así. Y es así, porque como diría mi madre «tienen el riñón bien cubierto».

Fotografía: @heraldoes

A lo largo de este año largo que llevamos de pandemia, el mejor ejemplo de cómo algunos líderes políticos se han convertido en el problema de todos los problemas, es la gestión de la pandemia por parte de los diferentes presidentes autonómicos. Mientras los presidentes de Aragón o Castilla-La Mancha se han remangado, y han sumado al margen de quien tenía enfrente, otros, como el Presidente de Asturias se han dedicado a hacer crucigramas y hacer sopas de letras. Eso no tiene nada de ético, y menos de decente.

El tiempo pondrá a cada uno en su sitio. Pero es evidente que, después de tantos meses de pandemia, con los miles y miles de fallecidos, y familias damnificadas a todos los niveles, nadie puede negar que un cargo institucional, (un alcalde, un presidente autonómico o un ministro) tiene la obligación de dar respuesta los problemas de la sociedad. De lo contrario, como dice el Profesor Emilio Lledó, nos encontramos  ante «indecentes con poder». Y esta especia tan común que pisa moqueta, resulta tan inmoral como degradante.

Impactos: 1

Autores, libreros y editores en el Día del Libro

El viernes se celebró el Día del Libro. Fue una fecha de reivindicación de un sector que en esta pandemia no ha resultado demasiado dañado. La venta online ha frenado lo que podía haber sido un gran cataclismo para muchas librerías. Sin embargo no es cuestión de voltear las campanas al son de himnos victoriosos. Ni mucho menos.

Fotografía: @periodicoaragon

Grandes grupos editoriales con sus líneas de distribución y librerías propias siguen marcando el territorio. Y esto perjudica gravemente a las pequeñas librerías. A esas librerías, abrazadas al comercio de proximidad. Estas librerías no pueden competir en igual de condiciones con estas grandes marcas que acaparan un importante porcentaje de ventas por capacidad, distribución, medios y, sobre todo, poder.

Por esta razón, en el aniversario del fallecimiento de Cervantes y Shakespeare es el momento de  analizar diferentes cuestiones de vital importancia para un sector que, globalmente, si ha resultado muy perjudicado. No perdamos la perspectiva que detrás de muchas ‘marcas’ hay un autónomo o una Pyme.

Hay que partir de la base de que la inmensa mayoría de las librerías son librerías pequeñas, con una facturación inferior a los 90.000 euros al año. Son comercio de proximidad. Comercios que se concentran en las comunidades más pobladas. Existe una mayor densidad de librerías en el norte de España. Esto unido al crecimiento de las librerías independientes nos sitúa ante un nuevo modelo de negocio. Con menos peso del libro escolar y universitario y más visibilidad en el mundo digital. Otro dato significativo es que el 45% de los libreros señalan que su problema principal estriba en la concentración de las ventas online por parte de grandes plataformas de venta en internet como Amazon, y en el cambio de hábitos en la población en relación con la lectura y la compra de libros en librerías.

Esto nos lleva a una conclusión: el monopolio de ventas online que lidera Amazon tiene que ser controlado y vigilado de cerca. Esto redundará en beneficio de todos. De autores, que verán como los procesos editoriales online son más transparentes; y de libreros, que no se verán tan amenazados por el gigante del comercio electrónico.

Fotografía: MAPS123

En el día que la UNESCO decidió crear el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, es importante poner el foco también sobre el sector editorial cuya problemática se asemeja en buena parte a la de los libreros. Muchos son autónomos o pymes. En otras palabras, carecen de la capacidad empresarial que tienen los grandes grupos editoriales con sellos de todos conocidos. Hay que poner en valor a esas editoriales independientes, pequeñas, no exentas de riesgos y de dificultades. Pero que, a pesar de eso, siguen apostando por nuevas voces narrativas. Como los agricultores que, a pesar del pedrisco, siguen mimando sus tierras y las trabajan día a día, en busca de un mañana mejor.

Los editores independientes son esos pequeños héroes de la cadena del libro, muchas veces invisibles, sin cuya apuesta personal y económica (no nos olvidemos),  muchos manuscritos seguirían durmiendo para siempre en un cajón o en el disco duro de cualquier ordenador. Su trabajo es notable, porque en el mejor de los casos, detrás de ellos, hay una suerte de profesionales ‘invisibles’ que logran que el libro se convierta en objeto de codiciado deseo. Me refiero a correctores, ilustradores, maquetadores… cuyo trabajo es imprescindible en la cadena de edición. En la mayoría de los casos su trabajo queda entre bambalinas cuando no debería ser así. De sus procesos, de su esmero y cuidado, depende una buena parte del resultado final del libro. Por eso, el sector de las editoriales independientes es tan importante. Genera muchos puestos de trabajo y mucha riqueza. Y, sobre todo, crea cultura. Algo imprescindible.

En esta conmemoración tampoco podía olvidarme de analizar otro sector: el de los autores. Un sector en plena efervescencia continúa. Vivimos un momento de eclosión editorial, en el que todo el mundo quiere editar su obra al precio que sea, y cómo sea. En muchos casos, primando las ventas por encima de la calidad. Craso error. Hoy todo el mundo se auto denomina ‘escritor’. Eso es una falacia, un argumento casposo, una forma ignorante de insultarse a uno mismo. También de insultar a quienes llevan ya un dilatado recorrido a sus espaldas como autores, con contratos editoriales, con varios títulos editados, con visibilidad por parte de la crítica y del público. El mero hecho de publicar un libro (en el mejor de los casos, bajo una auto edición poco ética y menos legal), no te convierte en escritor.

¿Dónde está el contrato el contrato editorial? ¿Y las pruebas del ‘editing’? ¿Y el cruce de correos electrónicos con el corrector y maquetador de la editorial? Si no hay nada de eso, y encima no has puesto dinero, agradece al santo del día que no te hayan estafado. Pon una vela porque la editorial, o supuesta editorial, siga existiendo. En muchas ocasiones detrás de una supuesta ‘marca’ editorial hay empresas de servicios editoriales que en reiteradas ocasiones juegan con las ilusiones, el esfuerzo, y el dinero de los autores. Y una vez cubiertas sus expectativas económicas, sin ningún tipo de pudor ni respeto, se volatilizan sin dejar rastro. Eso sólo tiene un nombre, y no es el de editorial, precisamente.

No digas lo que no es. No presumas de lo que no eres. Se prudente, o la vida te obligará a serlo.

Fotografía: @grupotecnoweb

Al igual que el médico, cuando acaba sus estudios, hace el MIR para poder ejercer la Medicina y la Cirugía legalmente, la persona que quiera dedicarse formalmente al viejo oficio de escritor debe formarse y conocer a fondo el mundo del libro. Debe aprender a escribir, conocer técnicas y trucos, saber documentarse, leer muchísimo, advertir cuando un texto ‘está rematado’ y cuando precisa una corrección, conocer la legislación en materia de derechos de autor y propiedad intelectual…  Esto es imprescindible en el proceso creativo.

Y luego están las segundas partes. Lo lógico es que la calificación como ‘escritor’ te la pongan. Nunca te la auto pongas. Lo sensato y prudente es que te la pusieran desde el sector editorial, desde la crítica, desde los medios de comunicación. Pero que una persona se auto denomine escritor por el mero hecho de auto publicarse –en el mejor de los casos en Amazon- es un insulto y una falta de respeto.

No se puede publicar cualquier texto por el mero hecho de alimentar el ego personal. Para eso, el personal tiene otras herramientas como Tinder. Para que un texto llegue a las manos de un lector existen dos premisas imprescindibles: la calidad literaria de la obra y la perfecta edición de la propia obra. Sin estas condiciones estamos construyendo demasiados castillos de arena. Y últimamente percibo excesivos egos superlativos en redes sociales y en los escaparates que acabarán estrellándose más pronto que tarde.

Fotografía: Librería Acuarel

“Para ser un buen escritor, hay que escribir por el mero hecho de escribir sin ansias de publicar”, decía un conocido poeta aragonés. Pero parece ser que esta teoría no va con  los que a diario te inundan tus perfiles sociales y tus buzones de correo, anunciándote que compres la mejor obra literaria jamás publicada. O sea su libro. No se dan cuenta que cada vez que pulsan el botón de ‘enviar’, con este tipo de hazañas están un paso más cerca del ostracismo más absoluto. Ya lo decía Agatha Christie: «Cuando no hay humildad las personas se degradan». Es la radiografía más evidente de muchos que se autodenominan escritores.

En el Día del Libro es el momento de continuar recorriendo el camino juntos editores, autores y libreros, sin vetos estúpidos (como hacen algunos). Sólo así, desde la unidad y desde la humildad más absoluta este colectivo conseguirá vencer los grandes retos que tiene por delante. Desde el trabajo conjunto. No podemos estar satisfechos con lo logrado hasta ahora. Queda mucho por hacer. Pero sólo se saborearán las mieles del éxito si los tres colectivos trabajan en un único objetivo. Dejando a un lado egos personales. Como dicen los gallegos, haberlos haílos. Especialmente por quienes siendo unos ‘don nadie’ se creen dioses. Urge humildad y decencia a partes iguales en vena.

 

 

 

Impactos: 22

Aragón es tierra de Reyes

Fotografía: @zgzguia

Hoy es el Día de Aragón. Como de costumbre, el Patio de Santa Isabel del Palacio de la Aljaferia será el escenario elegido conjuntamente entre Gobierno de Aragón y las Cortes de Aragón para convocar a las principales autoridades de la Comunidad Autónoma y a lo más granado de la sociedad aragonesa. El objetivo no es otro que hacer entrega del Premio Aragón 2021 y de la Medalla de las Cortes de Aragón.

Desde que en el año 2020 se decretara el primer Estado de Alarma muchos aragoneses han partido a causa de la pandemia, entre ellos los Presidentes Santiago Lanzuela y Juan Antonio Bolea Foradada. Otros se han visto azotados de forma cruel por la crisis social y económica que se deriva de la crisis sanitaria. Pero en ningún caso, nadie ha reblado ante el chandrio que el virus ha dejado desde los Pirineos al Matarraña, desde Cerler a Sarrión. Si algo predomina en la personalidad de los aragoneses es su terquedad. Se han propuesto (nos hemos propuesto) que la Covid19 y sus efectos colaterales no va a poder con ellos. Por eso, y ante la magnitud de lo que se venía encima, lo primero que hicieron fue ejercer otra de sus virtudes: pactar. Ponerse de acuerdo para llegar a acuerdos, y controlar más pronto que tarde la pandemia.

Cuando el Presidente Bolea impulsó el mejor aragonesismo, y ‘utilizó’ los pactos para dar sentido al más amplio significado de las palabras «consenso» y «concordia», no se imaginaria que esa reivindicación de territorio era la simiente del mejor Aragón.

Fotografía: @periodicoaragon

El año 2018 fue un año mágico para la Historia de Aragón. Se cumplían cuatro décadas de la constitución de la denominada ‘Diputación General de Aragón’, hoy Gobierno de Aragón.  Se organizó un acto para celebrar el arranque de la pre autonomía aragonesa. En ese contexto el Presidente Bolea Foradada explicó a los medios de comunicación lo que sintió al poder lucir la bandera de Aragón por primera vez en Calatayud. Sus palabras en este video, gentileza de Heraldo de Aragón, son más que expresivas y transmiten un mensaje aragonesista y de pacto:

https://www.heraldo.es/multimedia/videos/aragon/bolea-poner-aragon-en-marcha-fue-lo-mas-emocionante-para-mi/

Hoy, en 2021, Aragón mira al futuro con ilusión. En el Año de Goya, en el que desde Sus Majestades don Felipe y doña Letizia hasta el último aragonés pusieron en valor al pintor más universal. Un futuro que también se escribe a golpe de líneas de ferrocarril. No en vano, hace pocos días la comarca de Canfranc vibraba y se alteraba. Sus gentes recibían emocionados la llegada del primer tren a su nueva estación de pasajeros.

Fotografía: @MagicosPirineos

Los aragoneses siguen escribiendo su Historia a base de logros históricos. Pasó hace dos siglos y vuelve a pasar ahora. Es una puerta abierta al futuro de la comarca Canfranc, de Jaca, de Aragón, de España, y del mundo porque como decía un oriundo en la propia estación «Canfranc es Europa».

Hoy, en el Patio de Santa Isabel, la escritora Irene Vallejo entrará en ese club ilustre de personas e instituciones galardonadas con el Premio Aragón, los mejores embajadores de la marca. Lo más granado. La flor y nata del mejor aragonesismo.

Aragón es tierra de Reyes, de bosques y de desiertos. Es la tierra del Tambor y el Bombo, del Jamón de Teruel, de la Jota, y de la Virgen del Pilar… Es tierra de agua y de viento, de castillos, que hicieron Historia, y de blasones…Son cumbres nevadas y valles verdes… Digitalización y tecnología… Es economía verde, pero también tradiciones y cultura.

Fotografía: @eswikipedia

Es tierra de Francisco de Goya, Fernando el Católico, de Joaquín Costa, de Ramón de Pignatelli, de Miguel Fleta, de Baltasar Gracián, de Juan de Lanuza, de Luis Buñuel, de María Moliner, de Ramón J. Sender, de José Antonio Labordeta, de Joaquín Carbonell… de miles de aragoneses. Desde la época de Ramiro I ellos y muchos más hacen (hacemos) camino al andar.

Un Aragón hospitalario que promete. El mejor Aragón está todavía por escribir. Sin duda no faltan voluntarios desde todas las capas sociales. De forma anónima, silenciosa y discreta.  Y hoy es el mejor momento para empezar a redactar el primer capítulo de ese libro. Un libro sin final. Un libro del que muchos estaremos orgullosos en aportar siquiera una linea.

Impactos: 17

¿Y ahora, qué?

Fotografía: @publico_es

Quedan pocos días para que finalice el Estado de Alarma. Desde hace varios días no son pocos los presidentes autonómicos, alcaldes, y otros cargos institucionales que han puesto en la mesa esta pregunta. ¿Y ahora qué? Es evidente que el Gobierno de Pedro Sánchez no tiene un plan, salvo coartar los derechos fundamentales de los españoles.

Es evidente que la pandemia de la Covid-19 cogió con el pie cambiado a todos. Pero un año después es tiempo para aprender la lección, especialmente cuando se observa que otros países se han aplicado y están gestionando bien esta pandemia.

Sánchez y su muchachada está gobernando a golpe de lo que el sociólogo polaco Zygmunt Bauman definió como «política líquida»: es decir, una política sin valores, sin programa, sin proyecto, sin rumbo, sin liderazgo. Que nadie se llame a engaño. Pedro Sánchez no lidera su Gobierno. Es un peón más dentro del tablero del Gobierno que preside él. Pero que gestiona de forma omnipotente el Doctor Bacterio.

Esta forma de gobernar, muy típica de los gobierno sin estructura y sin proyecto, exige que las comunidades autónomas se vean obligadas a gestionar en solitario. No hay nada de co gobernanza. Esa tan manoseada expresión a la que tanto aluden Sánchez y Montoro.

Fotografía @elperiodico

No perdamos de vista que estamos en plena pandemia mundial, y, por tanto, las medidas a adoptar no pueden mantenerse al margen de otras administraciones. Tampoco a espaldas de Bruselas. La sociedad ha quedado muy herida a consecuencia pandemia. Ha sufrido daños de salud, pero también daños, morales, sociales, económicos, cuya reconstrucción económica y social requiera una unidad institucional que va más allá de las siglas políticas. Pero Pedro Sanchez esto no lo entiende. Y emplea aquello de «o conmigo o en contra de mi». No se da cuenta de que un país no se reconstruye entre buenos y malos, o altos y bajos. Se repara entre todos, y aportando cada uno lo mejor que puede aportar.

Desde el año 2020, Pedro Sánchez se ha dedicado exclusivamente a escuchar sólo a los suyos, despreciando todo lo que procedía del resto de partidos. Ya no hablemos de sectores como el sanitario, con el que ni siquiera ha tenido el gesto de crear un comité técnico de expertos independientes que pudieran asesorarle, como han hecho la mayoría de los países. Su prepotencia y su despotismo le impiden ver el bosque.

Fotografía: @rtve

El resultado lo hemos visto todos. Las consecuencias están ahí. Una dejación absoluta de funciones que aboca a la pérdida de derechos fundamentales en el propio Estado de Derecho. No legislar en condiciones implica esto. Y legislar ‘medidas cuquis’ para captar votos también. No sirve con legislar sólo para limpiar la imaginar y en un plano electoral. En una situación de pandemia mundial, hay que legislar en clave sanitaria, social y económica. Siempre con el mismo objetivo. Qué tus ciudadanos no se hundan más de lo que les hunde la propia pandemia sanitaria y económica.

Ha quedado evidentemente demostrado que el Gobierno de Pedro Sánchez es un manifiesto fracaso sin futuro y sin proyecto. Como decía antes, política líquida. Ni siquiera han sido capaces de crear un marco jurídico para legislar ante nuevas emergencias sanitarias.

Ante esta situación, el próximo día 9 que finalizará el Estado de Alarma, muchos españoles se preguntan eso: ¿y ahora, qué? Como decía antes, esta misma pregunta se la hacen presidentes autonómicos, alcaldes, y otros cargos institucionales. Observan cómo han muerto más de cien mil españoles a causa de la pandemia, más cien mil empresas cerradas, el número de autónomos que han tenido que cerrar se ha disparado… pero el Gobierno de Sánchez sigue jugando al Candy Crush de forma miserable.

Ha quedado demostrado que no hay una autoridad sanitaria responsable que coordine esta pandemia a nivel territorial, tanto entre comunidades autónomas como a nivel internacional.

Fotografía: @elespanolcom

En medio de todo ello, no atienden propuestas sensatas realizadas, por ejemplo, desde el Partido Popular. Propuestas que pasan, en el plano sanitario, por la creación por una agencia nacional de salud pública o la transformación del Sistema Nacional de Salud, que pase inexorablemente por su digitalización. Y así se de lugar a la historia clínica digital y única. A la población hay que hacerle la vida fácil. No tiene ningún sentido que en una situación de normalidad, haya movilidad entre comunidades y, ante un problema de salud, un médico no tenga acceso a la historia clínica de un paciente por no encontrase en su ciudad de empadronamiento.

El día 9 acabará el Estado de Alarma y si Pedro Sánchez no reacciona antes, España, de nuevo, se enfrentará a un nuevo caos jurídico, sanitario, y económico sin precedentes. Será una anarquía absoluta. Con un protagonista principal: Pedro Sánchez, cuya gestión es una demostración de desvergüenzas, torpezas y fracasos absolutos. Y le seguirán votando. Siempre hay un ofuscado para un inservible.

Impactos: 4

‘Yo vendo Zaragoza online’

Ayer, El Periódico de Aragón publicaba una noticia más que interesante relacionada sobre la venta online del pequeño comercio, en particular del pequeño comercio de Zaragoza. Pero está situación, y las medidas adoptadas, se pueden extrapolar a cualquier otra ciudad. Es cuestión de voluntad politica. Un elemento esencial para resolver problemas y buscar soluciones más allá de ideologías y siglas.

Fotografía: @periodicoaragon

Desde el año 2019 está quedando claro que el gobierno municipal de Zaragoza que tan acertadamente está liderando Jorge Azcón lo está haciendo magníficamente bien. Basta ver cómo está la ciudad, sus cifras macro económicas, la opinión de sus habitantes, y, algo fundamental desde un plano de comunicación política: cómo es recibido allí en dónde hace acto de presencia: sea una empresa, una asociación cultural, un hospital, o una tienda de barrio. No en vano, el ciudadano de a pie, el votante anónimo, no es tonto y reconoce la buena gestión política de la gestión política beligerante, radical, mentirosa y mugrienta.

Con la situación catastrófica de la pandemia, el pequeño comercio se ha reinventado, y ha aprovechado la visibilidad que le ofrece a diario las redes sociales para catapultar sus productos de forma online, y posibilitar así también un nuevo modelo de negocio que es perfectamente compatible con la tienda física, a pesar de las dificultades que esta opción le plantea. Las cifran hablan por sí mismas.  Según el informe Digital In 2020, 29 millones de personas en España -más de la mitad de la población- utilizan diariamente las redes sociales y pasan unas seis horas al día en internet. Hasta el punto que resulta complicado encontrar a una persona que no tenga presencia en alguno de los canales social media. No cabe ninguna duda que para el pequeño comercio es una puerta abierta de posibilidades estratosféricas para hacer llegar sus productos a sus clientes de forma rápida y eficaz sin perder en ningún momento recursos ni estrategia empresarial. Este nuevo nicho de negocio, que en el fondo no es tan nuevo –y si alguien tiene dudas, que pregunte en plataformas como Amazon, El Corte Inglés, o Fnac-, ha venido para quedarse.  Pero sobre todo para facilitar las cosas al pequeño comercio que no tiene la logística de las grandes plataformas y que, por tanto, le impide competir en igualdad de condiciones.

Fotografía: @camarazaragoza

Y justamente por estas desigualdades, el Ayuntamiento de Zaragoza junto a la Cámara de Comercio ha dado un paso más en un proyecto novedoso, atractivo, y útil. A través de la iniciativa ‘Yo vendo Zaragoza online’, se espera atraer a los negocios y comercios locales al entorno digital. Una apuesta firme y decidida por el pequeño comercio que está resultando tan mal parado en esta crisis sanitaria. A través de este proyecto se les está intentando preservar su seguridad económica. Nadie tiene la culpa de que está pandemia esté tan desbocada, pero los que menos culpa tienen son los autónomos. Por eso, medidas así sólo contribuyen a seguir incentivando la actividad económica de los zaragozanos y a evitar más sangrías en el tejido productivo de la ciudad, combinando así salud y económica de forma modulada y eficiente.

Esto, sencillamente, es hacer políticas poniendo a los ciudadanos en el centro de las decisiones. Sin estridencias ni griterío. Actuaciones así sólo ofrecen confianza y seguridad en el gestor, y refuerza su imagen pública e institucional. Los comerciantes de Zaragoza están de enhorabuena. ‘Yo vendo Zaragoza online’ es una muestra más de un buena gestión del gobierno municipal de Zaragoza. ¡Qué envidia!

 

Impactos: 5

Herso cumple 75 años

Herso es una mítica librería de Albacete que está de cumpleaños. Celebra sus bodas de diamante aportando buena literatura y sobre todo generando riqueza a mi ciudad, que tanta falta le hace con la que está cayendo a causa de la pandemia de la Covid-19. Desde hace muchísimos años recuerdo cómo mi madre siempre hablaba de Herso con cariño, devoción, y respeto a la vez, No en vano es una de esas libreras que no pasan desapercibidas en cualquiera ciudad. Pero los albacetenses hemos tenido la fortuna de tenerla en nuestro paisaje urbano. Herso forma parte de esas tiendas auténticas que son testigos fieles del día a día de las ciudades, de la vida de sus habitantes, del devenir de la vida… Tal y cómo ha dicho Antonio García en La Tribuna de Albacete, estamos ante una librería “guiada por el firme timón de los hermanos Herreros, que continúan la travesía inaugurada por su padre, José Herreros”. Una librería épica y mítica. Con sabor y olor.

No hay ningún secreto para que un negocio triunfe y depende de muchos factores. Sin embargo, el éxito de una librería tiene truco. Hay muchas variables que hacen inclinar esta balanza: desde el trato al lector hasta el hecho de su posicionamiento en el sector y la gestión de sus actividades. Herso es una gran librería-papelería, en la que se conjuga aquel famoso bolero de “alma, corazón y vida”, y yo me atrevería a añadir e historia… porque Herso es historia viva de Albacete. No se entendería la actividad cultural y literaria de la capital manchega sin Herso.  No estamos ante una librería-papelería al uso. Entrar en Herso es adentrarse en la historia más reciente pero también en la más vetusta de Albacete.

Cuando una librería cumple un hito de estas características es una inyección de luz y de riqueza para el entorno en el que se mueve el negocio, y no cabe ninguna duda que los 75 años de Herso simbolizan un carrusel de alegría, vida y sobre todo futuro para el sector literario albaceteño. Cuando un negocio se cuida bien, cuando se trabaja con esmero, cuando se mima a clientes, proveedores y producto el éxito está asegurado.

Todas mis felicitaciones y mis mejores deseos para los hermanos Herreros, en la confianza de que ‘mañana’ puedan celebrar el centenario de esta librería, y ‘pasado mañana’ otros 75 años ofreciendo a la capital de la cuchillería otro carrusel mezcla de riqueza, cultura y vida. Siempre, al traspasar el umbral de cualquier librería hay vida. Hay historias que leer y que contar, personajes que descubrir, historias por vivir…a través de las páginas de los libros que en ellas se acumulan.  Y Herso no es una excepción a esta regla. Al contrario. Es un orgullo para los albaceteños de dentro y de fuera. Para mí, mucho, muchísimo. Y si mi madre se enterase, también. La sangre manchega cunde demasiado. Con mucho orgullo.

Impactos: 1

Un año de cambios

Hoy hace un año que se reunía el Consejo de Ministros en sesión extraordinaria para decretar el Estado de Alarma ante el estallido de la pandemia de la Covid-19.

Fotografía: @EconomíaED_

Y aquel día todo cambió en nuestras vidas y en nuestro entorno. Nos dimos cuenta que éramos tremendamente vulnerables, que podíamos fracasar y caer. Incluso entonces dudamos si éramos capaces de levantarnos… Percibimos nuestra fragilidad. Dijimos adiós a los abrazos, a las tardes de cafés en las terrazas, a las escapadas de fines de semana, a las salidas de cena con amigos… a los paseos vespertinos con nuestras parejas. Sin querer, como una caricia helada, nos enfrentamos a un eterno carrusel de despedidas de los nuestros, en donde no podíamos decir adiós. Y otros, de uniforme o con batas y EPIs desde la UCIs,  lo hacían por nosotros. Una tragedia de dimensiones estratosféricas. Desafiábamos al futuro sin hoja de ruta. Tocaba readaptarse a pasos agigantados. Evolucionaba todo vertiginosamente. Nadie sabía qué hacer, ni cómo, ni dónde, ni cuándo, ni por qué. Únicamente salir a las 8 de la tarde a aplaudir a los balcones. Sabíamos quien sí y quién no. Percibíamos quien vestía mono y a diario estaba en el lío y quien seguía con su ropa de lujo sentado en su sofá mirando a las musarañas.

Fotografía: @EconomíaED_

Nuestros seres queridos se seguían yendo en soledad. En silencio. Sin alternativa farmacológica. Nuestro tejido productivo caía estrepitosamente porque estábamos caminando con un solo pie, y los ojos vendados, al borde del precipicio. Cada vez había más señales de alarma. El abismo estaba más cerca. Nunca salía el sol. Las lágrimas, el dolor, la rabia, la impotencia, las preguntas y la incertidumbre lo inundaban todo. No había futuro. El presente no existía.

En ese instante de zozobra, de desesperación y de dolor, una fuerza centrífuga de esperanza y de ánimo nos unió a toda la sociedad española, estrechando los lazos con el resto de sociedades europeas y mundiales. Esa fuerza se llama solidaridad, que vino acompañada de la tecnología y la innovación. De repente, nos conectamos entre nosotros, y la soledad empezó a ser menos soledad. Fruto de esta inflexión llegaron las sinergias a todos los niveles. Nos dijimos a nosotros mismos, como un grito de guerra, que nadie podía devolver la vida a la que se habían marchado y a los que se iban a diario, pero que como sociedad teníamos que parar esta sangría.

Fotografía: @bbcmundo58

Empezamos a dar lo mejor de nosotros mismos, nos reinventamos; floreció la solidaridad, y el apoyo mutuos. Las empresas se reinventaron. La ciencia dio un paso gigantesco hacía adelante. Era la gran esperanza. Hoy, un año más tarde,  tenemos ya aprobadas por la Organización Mundial de la Salud y la Agencia Europea del Medicamento, tres vacunas que se están poniendo a la población española.

Nadie podrá devolver la vida a los que marcharon. Será difícil revertir el daño económico, social, y político. Pero en este último año, los españoles hemos demostrado que somos un gran país, y que no nos amilana un virus como la Covid-19. Hemos de aprender la lección, especialmente los “tontos de turno” que a diario la lían parda en la calle, en pisos particulares o en bares. Esta pandemia no ha terminado, ni a los que se abrazan a teorías estúpidas y huecas. Tenemos que seguir siendo responsables. Además de las vacunas del coronavirus, es imprescindible que todos, sin excepciones, nos pongamos otra no menos importante: la vacuna de la responsabilidad, la sensatez, la moderación y el compromiso como país. Muchos ya la hemos puesto, y los efectos están ahí. Sin embargo, hay un porcentaje de impresentables que no. Son un tumor para la sociedad. Peor que la Covid-19. Mucho peor.

Impactos: 0

José Luis Sampedro y el arte de comunicar

Tal día como hoy, en el año 1917, nació José Luis Sampedro, escritor, economista, académico de la Real Academia Española, pero sobre todo, un comunicador nato que en sus intervenciones públicas era capaz de embelesar al más pintado con sus mensajes, estuviera o no próximo desde un punto de vista ideológico.

Fotografía: @RTVE

Afortunadamente, él no fue el único referente que comunica con sus palabras. Hay muchos otros nombres, como Emilio Lledó, Valentín Fuster, Fernando Onega o la difunta Margarita Salas. Todos ellos tienen un denominador común: son autenticas autoridades a novel nacional e internacional en su espacio profesional.

Pero hoy quiero hablar de José Luis Sampedro. No pude conocerlo, pero si he podido leer «La sonrisa etrusca», y es un libro que sólo lo podía haber escrito él.

Por encima de cualquier otro calificativo, José Luis Sampedro fue un humanista comprometido con los problemas de su tiempo, profundamente preocupado por la sociedad en que le tocó vivir. En este sentido, defendió siempre una economía más humana y solidaria que fuera de desarrollar la dignidad de los pueblos.

Para conocer en profundidad la figura y obra de este gran escritor, humanista, intelectual, profesor, economista y académico, os invito a ver el siguiente video:

https://www.youtube.com/watch?v=q3eYMVCwg3I&t=10s

Gracias a TVE por este magnífico programa.

 

Impactos: 0

Una burla

Partiendo de la base de que el comercio y la industria son pilares esenciales para que la economía de un territorio no quiebre, sí es cierto que la situación económica a la que nos está llevando esta segunda ola en España es realmente muy preocupante.

(Fotografía: @voz_populi)

La cifra de afectados que se publicó ayer fue demoledora, y nuestros servicios sanitarios se encuentran cada vez más colapsados. Por eso, creo que sólo queda un camino a pesar de que el Gobierno chapucero de Sánchez se resiste. Entiendo que volver a confinar a todo un país, y volver a echar el candado a toda la economía no es una decisión sencilla, y arrastra unas repercusiones de diferente índole que hay que analizar muy fríamente. Pero a la vez también muy fríamente debemos analizar qué queremos: seguir eternamente “de ola en ola” porque la pandemia no tendrá fin hasta que no haya una vacuna en condiciones, a pesar de los cantos de sirena de Pfizer, o escuchar a las sociedades médicas que saben mucho de ciencia y de medicina.

No podemos seguir así. El Gobierno tiene que dejar de mirar de perfil a la pandemia, y coger las riendas de la pandemia. Tiene que tomar decisiones, tiene que escuchar que escuchar a la comunidad científica, y olvidarse de comités científicos fake que sólo sirven para alimentar la llama de la propaganda oficial “Redondo & Oliver and cia”.

Hay que ser serios, y pensar en la comunidad científica y sanitaria, y en la sociedad, porque Sánchez y sus ministros ahora sólo piensan en compartir mesa y mantel con independentistas, y blanqueadores de terroristas. Toda una burla para los españoles de bien.

Impactos: 1

Dia de las librerias

Popular Libros (Albacete)

El huracán #Covid19 es poliédrico. La arista más dura es la sanitaria y de salud, que está dejando en España, a fecha de hoy, cerca de setenta mil vidas en el camino y miles de personas afectadas.

Pero esta borrasca tiene otras facetas, como la económica, que posiblemente tenga consecuencias tan dramáticas como las sanitarias. No en vano, hay muchos sectores profesionales, muy diversos, que se han visto afectados de forma directa o indirecta por las consecuencias de esta pandemia.

Hoy es el Dia de las librerías. Y este sector es uno de los más perjudicados. Cuando me refiero a librerías, me estoy refiriendo a pequeñas librerías de barrio que tienen que hacer auténticos malabarismos para llegar a fin de mes, y para cubrir gastos. En su inmensa mayoría son autónomos, cuyos establecimientos no están considerados esenciales, aunque el libro sea un “producto esencial” desde la óptica psicológica y de salud.

Roy Librería (Gijón)

Partiendo de la base de que las librerías se nutren de otro sector no menos dañado que ellos, que son las editoriales, y cuya cartera anual de productos quedó totalmente congelada a principios de 2020.

Lógicamente, si las editoriales no apuestan por autores, y no editan, tampoco distribuyen, y en consecuencia, las librerías no pueden vender. La ecuación es muy simple y muy sencilla.

Las librerías son esos pequeños oasis en medio del caos,  en donde el librero se convierte en tu amigo, y te conoce, y le conoces. Y conoce tus gustos de lectura, y antes que le preguntes, te recomienda el libro correcto, y puedes cambiar impresiones sobre novedades editoriales o sobre críticas literarias.

Pero ahora, en este momento en el que las nuevas tecnologías se convierten en compañero inseparable e imprescindible de viaje de las librerías, este sector ha levantado la voz para visibilizarse más si cabe y poner sobre la mesa los graves problemas que este sector tiene sobre la mesa.

Que nadie pierda la perspectiva de que estamos ante un sector que facturó en España en los nueve primeros meses del año 232 millones de euros.

Librería Paris (Zaragoza)

Por estos datos, y el papel sociológico tan decisivo que juegan las librerías, es imprescindible volver a recuperar el hábito de compra en la librería de barrio. Este gesto tiene su trascendencia. Por un lado, ayudas al pequeño comercio; por otro, potencias el hábito de lectura como instrumento de formación del individuo; y tener un buen libro entre las manos es el único ejercicio de libertad que hoy por hoy le queda al ser humano.

En consecuencia, apoyar hoy, Dia de las liberias, pero también mañana y dentro de un mes, y dentro de un año, a estos comercios no sólo es un acto de compromiso con la lectura y la cultura, es la mejor manera que existe para culturizarse y para evitar que estos comercios echen el cierre, y así evitamos que las ciudades sean más tristes.

Impactos: 0

¡Adiós, Barcelona adiós!

Hemos asistido esta tarde al abono del peaje de una nueva factura del independentismo catalán.

Gracias al “buen hacer” de Carles Puigdemont y demás, está tarde ha quedado constatado que en política no vale todo. Cuando alguien toma una deriva inadecuada y desoye a cuántos le dicen que está equivocado, las consecuencias, tarde o temprano llegan. Y hoy, en Bruselas han llegado para España.

La sede de la Agencia Europa del Medicamento se ha ido a Ámsterdam.

Si alguien se creía que la deriva independentista no iba a traer su lastre más allá de los Pirineos, lo llevaba claro. A pesar de ser la ciudad de Barcelona, técnicamente, la favorita los oleajes abruptos a los que hemos asistido han pasado factura.

Todos teníamos nuestra pequeña gran esperanza de que la Unión Europea nos diera un voto de confianza. El hecho de estar en Bruselas la ministra Montserrat así lo percibíamos, pero desde la serenidad, también es positivo que las autoridades manden este recadito a quiénes creían que con la DUI iba a ser todo maravilloso y Cataluña se iba a adentrar en un mundo feliz y maravilloso, epicentro de la riqueza y prosperidad mundiales.

Ojalá esta decisión de la Unión Europea nos sirva de lección y aprendamos que todas las acciones políticas, sociales o económicas que se realizan desde nuestros ayuntamientos o desde nuestras comunidades autónomas tienen su proyección en Europa. España no puede vivir al margen de la Unión, ni debe por otro lado. Y, en consecuencia, ciertas declaraciones en los medios de comunicación internacionales, ciertos comportamiento en el Parlament y en las calles de Barcelona nos han pasado factura a todos los españoles. Como pasa siempre, hemos pagado justos por pecadores. Sólo espero que el 21 de diciembre se le oportuna factura. Sería lo justo.

Hace años conocí a una persona muy conocida en el deporte internacional que hablando precisamente de la humildad de los deportistas olímpicos decía: “De vez en cuando necesitan salir del pódium y someterse a un buen baño de humildad”. Hago mías estas palabras, y espero que eso mismo les suceda a unos cuántos de cuyo nombre no quiero acordarme en las próximas elecciones autonómicas al Parlament de Cataluña.  Se lo merecen por todo el daño causado no sólo a la sociedad catalana, sino a la española.

Impactos: 0

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: