Un blog de actualidad, periodismo, cultura, salud., ciencia, investigación, arte... y la vida

Etiqueta: Gobierno de Aragón

26 años del Camping Las Nieves

Fotografía: @YouTube

Hoy se cumplen veintiséis años de una de las peores tragedias naturales que ha sufrido España, y previsiblemente, la mayor que ha sufrido Aragón.

Ocurrió un 7 de agosto de 1996 cuando Aragón rezumaba turismo por todos los poros de su piel, en especial el Pirineo. Una crecida extraordinaria y súbita del Torrente de Aras arrasó el Camping de Las Nieves, en la localidad de Biescas. En esa tragedia alrededor de noventa personas perdieron la vida, y cerca de otras doscientas resultaron heridas.

Esta fecha me acompaña desgraciadamente año a año por dos motivos importantísimos; uno personal y otro profesional. Ese mismo día, a primera hora a primera hora de la tarde, bajé a Zaragoza desde la localidad oscense de Senegüé (muy próxima a Biescas), tras concluir unos días de descanso vacacional.

Fotografía: @COPE

Esa misma noche, desde primeras horas de la madrugada participé,  directa e indirectamente, en el gabinete de crisis que el Gobierno de Aragón , que presidía el popular Santiago Lanzuela,  activó tras conocer la magnitud de la tragedia.

Esa fatídica tarde, alrededor de las 19:30, la lluvia dejó hasta quinientos litros por metro cuadrado durante cerca de diez minutos. ¿Nos imaginamos por sólo un instante qué significa esto a su paso por un camping?

El agua arrastró piedras, troncos barro… todo lo que cogió a su alcance, desbordando la canalización construida y barriendo por completo el camping, en el que había en ese momento más de seiscientas personas.

Y ante la magnitud de esa catástrofe, evidentemente los primeros en llegar fueron los vecinos de Biescas que dieron lo mejor de ellos mismos no sólo para socorrer a las víctimas, sino para organizarse y para organizar avituallamiento comida, ropa, bebidas, enseres de higiene personal y cualquier otra necesidad que fuese precisa…. E incluso para acoger en sus propias casas a quienes el agua había dejado absolutamente sin nada.

Fotografía: @diariovasco

Una vez más, la sociedad civil, en este caso, la aragonesa, mostró sus mejores ‘caldos’, que diría mi madre, poniéndose a trabajar horas y horas incansablemente junto a los servicios de protección civil y emergencias en un único equipo.

Recuerdo aquella noche cómo los teléfonos no dejaron de sonar en toda la madrugada. Cientos de instituciones públicas y privadas dando lo mejor de sí mismos y poniéndose a disposición del Gobierno de Aragón y del Ayuntamiento de Biescas. La solidaridad de toda España fue unánime… y también miles de llamadas anónimas preguntando por personas alojadas en el camping.

Una imagen dramática fue el Palacio de Hielo de Jaca,  que se habilitó para albergar los cuerpos fallecidos a la espera de su identificación por parte de las familias.

No voy a entrar en la parte legal ni judicial, porque considero que no me corresponde. Cada 7 de agosto, únicamente toca recordar una de las mayores tragedias naturales que ha sufrido España y la mayor de Aragón. Recordar a las víctimas, aprender correctamente la lección para evitar errores pretéritos y pensar que ya en 1996, la sociedad aragonesa nos dio toda una lección de solidaridad, de unidad, de compromiso…

Fotografía: @periodicoaragon

Durante esos días, y posteriormente, durante los funerales de lasTorrente d víctimas hubo millones de imágenes, pero hay una imagen que guardo en mi retina y que me acompaña siempre. La visita de Sus Majestades don Juan Carlos y doña Sofía al lugar de la catástrofe, acompañados del Presidente de Aragón Santiago Lanzuela (que los recibió en mangas de camisa) y del resto de autoridades que se encontraban en Biescas y en Jaca. Y todos de barro y lodo «hasta arriba». Un gesto más que evidencia que, en muchas ocasiones, la prioridad son las personas, por delante de las formas.

Ha transcurrido ya más de un cuarto de siglo de una catástrofe, que nos debe llevar a una reflexión: hasta qué punto somos justos con la naturaleza y hasta qué punto hacemos las cosas bien con el medio natural. La ola de incendios que está sacudiendo España este verano es un claro ejemplo de que, en muchas ocasiones, no aprendemos nada. A pesar de que, en momentos como el aniversario del camping Las Nieves, ejerzamos de piadosos y de sensibles.

 

(Fotografía de portada: El Español)

 

Impactos: 18

Recordando a Manuel Giménez Abad

Fotografía: @periodicoaragon

Hoy se cumplen veintiun años de aquella terrorífica tarde primaveral de domingo en Zaragoza, cuando el entonces Presidente del Partido Popular de Aragón Manuel Giménez Abad caminaba, junto a su hijo Borja, por las calles zaragozanas en dirección al estadio de fútbol de La Romareda. Unos malnacidos terroristas de ETA cambiaron sus planes, los de su familia, y los de la familia del propio Partido Popular de Aragón. Cayó moribundo en plena calle, abatido a tiros por dos etarras malnacidos.

El año pasado, con este mismo motivo, y en este mismo espacio, publiqué un artículo titulado: «En el aniversario de Manuel Giménez Abad». Entonces escribí:

«Hoy se cumplen veinte años de aquel asesinato despiadado y es obligatorio recordarle. También hay que recordar la figura de un gran constitucionalista, una de las grandes figuras que nos ha regalado la política aragonesa de las últimas décadas.

Fotografía: @el_pais

Quienes, de una forma u otra,  conocimos a Giménez Abad sabemos que este ‘navarrico’ criado en Jaca y afincado en Zaragoza tenía un denominador común con el Presidente Santiago Lanzuela, de cuyo Gobierno ocupó el Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales.  Su prioridad, Aragón y España. Siempre bajo el paraguas de la Constitución de 1978 y del Estatuto de Autonomía de Aragón. Sus señas de identidad eran la decencia, la ética, la responsabilidad,  la honradez, la ejemplaridad… No entendía otro lenguaje. No conocía otro modus vivendi. Esta hoja de ruta la aplicó siempre. Como Consejero del Gobierno de Aragón. Como Diputado en las Cortes de Aragón. Como Senador en las Cortes Generales. Como Presidente del Partido Popular de Aragón.

Como jurista fue todo un referente de carácter nacional. Sus reflexiones sobre Administración Pública se vieron reflejadas en diversos trabajos, que se plasmaron en publicaciones de gran calado: la Revista Española de Derecho Administrativo, Documentación Administrativa, Revista Vasca de Administración Pública, Autonomies (Revista Catalana de Derecho Público) o la Revista Aragonesa de Administración Pública. De esta última fue miembro de su Consejo de Redacción. En otro orden de cosas, fue coordinador de la obra colectiva Derecho de las Instituciones Públicas Aragonesas. En esta última publicó dos trabajos: El Presidente y el Gobierno de Aragón y La Administración de la Comunidad Autónoma d

e Aragón. Como se observa era un jurista nato cuyos estudios y trabajos impregnaron toda su actividad institucional, política y legislativa».

Fotografía: @cinconoticias

A la vuelta de veintiuno años, su familia, sus amigos, sus compañeros de partido y quienes le conocimos hemos asistido al penúltimo insulto del Presidente del Gobierno. Ha traspasado todos los límites de la ética y la responsabilidad como Presidente del Gobierno. En una ocasión, el sociólogo y jurista alemán Max Weber dijo: «El político debe tener: amor apasionado por su causa; ética de su responsabilidad; mesura en sus actuaciones».

Cambiar votos en el Hemiciclo del Congreso por un sillón en la Comisión de Secretos Oficiales del propio Congreso de los Diputados es, cuando menos, vergonzoso. Pero aún es mucho más mugroso si el protagonista de esta película es EH Bildu.

¿Qué frágil es nuestra memoria? ¿Qué pronto se nos olvidan aquellos años que, prácticamente a diario, nos desayunábamos con atentados de la banda terrorista ETA? ¿Acaso el Presidente Felipe González o el fallecido Alfredo Pérez Rubalcaba hubieran permitido una desfachatez así?

Fotografía: @eldiarioes

Veintiún años después de su muerte, de su cruel muerte, su trabajo como constitucionalista y sobre todo, como aragonesista ha quedado para siempre intramuros del Palacio de la Aljafería y del Edificio Pignatelli de Zaragoza; un legado que este año, en el 40º aniversario del Estatuto de Autonomía de Aragón se hace más evidente que nunca.

Impactos: 4

40 años de Autonomía no son nada… ¿o sí?

Fotografía: @Youtube

El pasado día 17 de este mismo mes, el periodista zaragozano Conrad Blasquiz publicaba en El Periódico de Aragón un excelente artículo que llevaba por título «La voz de más de un millón de aragoneses». Estábamos ante una magnífica disección de estas cuatro décadas de autonomía plena que hoy festejamos los aragoneses, desde que Antonio Embid presidió las primeras Cortes de Aragón en 1983.

Hoy, en Aragón estamos de enhorabuena. No sólo conmemoramos el Día de Aragón, sino, como dice habitualmente Pablo González, que también, conmemoramos cuatro décadas haciendo camino. Hombres y mujeres de diferentes ideologías y formas de pensar que han construido con su trabajo, generosidad, compromiso, esfuerzo, y tesón el Aragón actual: moderno y vanguardista, integrador y tecnológico, desarrollado y ecológico.

Sería materialmente imposible redactar un listado de todos estos hombres y mujeres que entonces empezaron a caminar. Como ya he dicho en alguna ocasión en este mismo espacio, cuando en el año 1982 se aprobó el Estatuto de Autonomía de Aragón, como decía Machado, no había camino, sólo estelas en la mar. Hoy, gracias a todos ellos, los aragoneses tenemos el compromiso de hacer camino al andar. Quizás si tuviéramos que citar a algunos que iniciaron ese camino tendríamos que citar a quienes hoy recogerán la Medalla Aragón, los fundadores del conocidísimo ‘Andalán’, pero también al Presidente Juan Antonio Bolea Foradada, a los cantautores José Antonio Labordeta, Joaquin Carbonell, y el grupo La Bullonera, o el profesor Guillermo Fatas, entre una lista que no tiene fin y que también contiene nombres como los Presidentes Santiago Marraco, Santiago Lanzuela o Hipólito Gómez de las Roces, o quien fuera alcalde de Zaragoza, José Atarés.

Como bien señala en su artículo Conrad Blasquiz, el salón San Jorge de las Cortes de Aragón ha sido, es testigo mudo, de infinidad de pactos. Aragón es tierra de pactos. El Palacio de la Aljaferia, sede del mejor parlamentarismo aragonés,  está siendo el escenario perfecto para escenificar el mejor compromiso entre diferentes en busca de un Aragón mejor.

Fotografía: @arainfonoticias

Una demostración de esta idiosincrasia se ve en una imagen que ya he analizado en este mismo espacio. Ésta. La sintonía que existe, desde la diferencia ideológica, entre el Presidente del Gobierno de Aragón y el Presidente del Partido Popular de Aragón y actual alcalde de Zaragoza demuestra son capaces de aparcar las siglas para poner sobre la mesa los verdaderos problemas que afectan a los ciudadanos de Aragón. Si en los feudos de Ramón y Cajal o Ramón de Pignatelli, cabe esta imagen, ¿por qué no cabe en otras comunidades? En muchos territorios falta voluntad política, compromiso, y, sobre todo, ganas de hacer política con mayúsculas.

En estos cuarenta años de autonomía, los aragoneses han vivido una decena de legislaturas y otros tantos presidentes: desde el citado Antonio Embid al actual Presidente Javier Sada. Y siempre, siempre, el eje central de todo han sido los aragoneses y su futuro.

Fotografía: @eldiarioes

Pero siguiendo el hilo argumental de Conrad Blasquiz, en este salón parlamentario no todo han sido días de rosas y risas. También hubo días de lágrimas. El salón San Jorge acogió las capillas ardientes de José Antonio Labordeta, Chesús Bernal y Manuel Giménez Abad. Todas ellas, muy dolorosas, pero especialmente la del Presidente del Partido Popular de Aragón muerto vilmente a manos de la banda terrorista ETA.

Las actuales Cortes de Aragón no sólo son las más plurales de estas cuatro décadas con ocho grupos parlamentarios representados, sino que son un foco de atracción turística. El edificio es el único testimonio conservado de un gran edificio del arte hispanomusulmán de la época de las taifas. Sus muros atesoran siglos y siglos de historia y de parlamentarismo que los aragoneses sabemos y conservamos con devoción.

Si algo hay que destacar de estas cuatro décadas de autonomía en Aragón es su vertiginosa modernización y su vertiginoso despegue en todos los campos. A modo de anécdota, recuerdo hace muchos años, una vieja anquilosa red de tranvías en Zaragoza que apenas podían circular. Hoy, la ciudad de Zaragoza, cuenta con una excelente red de tranvías: modernos, cómodos, tecnológicamente avanzados, rápidos, propios de una ciudad del siglo XXI.

Fotografía: @expansioncom

Esta evolución, fruto de una ‘madurez democrática’, como bien dijo recientemente la Consejera de Presidencia del Gobierno de Aragón, Mayte Pérez, se refleja en todos los ámbitos de la sociedad aragonesa, desde el turismo, la vivienda, la protección ambiental o el desarrollo económico e industrial. Por eso es importante el desarrollo autonómico y el mejor parlamentarismo para lograr el mejor acuerdo en favor de los aragoneses.

Estos cuarenta años también han servido para otro objetivo fundamental para cualquier territorio: el afianzamiento de sus instituciones. No tiene nada que ver el Gobierno de Aragón de hoy con la Diputación General de Aragón que en 1978 se constituyó en la Iglesia de San Pedro de los Francos en Calatayud. Pero tampoco son las mismas Cortes de Aragón las actuales a las que se reunieron por primera vez en el Palacio de La Lonja de Zaragoza en 1983. La sociedad aragonesa ha madurado y, con ella, sus instituciones. Mucho se ‘han chipiado’ los aragoneses desde entonces. Y afortunadamente, hoy disfrutan de un Aragón mejor, aunque lógicamente, siempre queda camino por andar.

Fotografía: @elmundoes

El año pasado, en esta misma fecha y en este mismo espacio, publiqué un artículo titulado «Aragón es tierra de Reyes». En este artículo escribí:

Es tierra de Francisco de Goya, Fernando el Católico, de Joaquín Costa, de Ramón de Pignatelli, de Miguel Fleta, de Baltasar Gracián, de Juan de Lanuza, de Luis Buñuel, de María Moliner, de Ramón J. Sender, de José Antonio Labordeta, de Joaquín Carbonell… de miles de aragoneses. Desde la época de Ramiro I ellos y muchos más hacen (hacemos) camino al andar.

Un Aragón hospitalario que promete. El mejor Aragón está todavía por escribir. Sin duda no faltan voluntarios desde todas las capas sociales. De forma anónima, silenciosa y discreta.  Y hoy es el mejor momento para empezar a redactar el primer capítulo de ese libro. Un libro sin final. Un libro del que muchos estaremos orgullosos en aportar siquiera una línea.

Hoy, en esta fiesta tan singular de nuestro cuarenta cumpleaños, muchos estamos seguros que desde lo alto José Antonio Labordeta estará feliz. Se están haciendo realidad las primeras estrofas de su querido «Canto a la libertad». Hoy, los aragoneses hemos levantado la vista, y hemos visto un Aragón viviendo en libertad.

Impactos: 8

Hablando de discursos…

Cualquier institución, por pequeña que sea, tiene que medir sus actos y sus acciones públicas y privadas bajo el prisma del valor de la comunicación y de la Responsabilidad Social Corporativa.

Con motivo del fin de año, los presidentes autonómicos se han dirigido a sus respectivos ciudadanos, en sus ya más que tradicionales discursos de fin de año. Me he permitido el lujo de ver, a través de redes sociales, varios de ellos: el de los Presidentes Alberto Núñez Feijoó (Galicia), Adrián Barbón (Asturias), Javier Lambán (Aragón), Pere Aragonés (Cataluña), Juanma Moreno (Andalucía), Ángel Torres (Canarias), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León).

En la mayoría de ellos he observado que se cuida el lenguaje no verbal, y los símbolos, a pesar de que en alguno de ellos se observa una clara ignorancia del uso de los símbolos y del lenguaje no verbal.

En cualquier mensaje institucional, y especialmente, en los mensajes de los presidentes autonómicos, hay que cuidar hasta el más mínimo detalle, porque se comunica con todo, a la vez que un error por minúsculo que sea, da al traste toda la labor del mensaje que se quiere transmitir.

Veamos varios ejemplos que ilustran mis palabras.

Fotografía: @COPE

Desde un balcón avilesino, el mensaje del Presidente Barbón es un mensaje absolutamente plano, sin recorrido y sin trascendencia, que no comunica absolutamente nada. Con una ausencia total de símbolos que comuniquen, que pongan en valor la comunidad que representa,. y sin reconocimiento alguno de errores por parte, del gobierno que representa  es un mensaje que no dice nada. Un mensaje que no está a la altura ni de contenido ni de continente.

A la vez, otro Presidente de su mismo partido, como es el canario Ángel Torres, ha enviado un mensaje excelente. Para empezar, la ubicación: en la casa – museo de Benito Pérez Galdós, haciendo un más que evidente guiño a la pareja del escritor, la también escritora Emilia Pardo Bazán, que en el año 2021 se conmemoraba el centenario de su fallecimiento. Para seguir, el tono del lenguaje empleado. La comunidad autónoma canaria sufrió el año pasado la peor catástrofe natural de su historia, y su Presidente se acerca a sus vecinos, como un ciudadano más: en tono cordial, amable, cercano…

Fotografía: @heraldoes

En esta línea, otro presidente socialista, el ejeano Javier Lambán se ha dirigido a todos los aragoneses desde el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza, muy cerca de las estatuas de personalidades ilustres de la Historia de Aragón como fueron el Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal y el Justicia, Juan de Lanuza. Y todo ello, ‘adornado’ con el aviso a la conmemoración que se celebrará el día  10 de agosto: el cuarenta aniversario del Estatuto de Autonomía de Aragón. Pero no contento con eso, toda la escenografía estaba decorada con los colores amarillo y rojo; un claro guiño a las banderas de España y de Aragón. Toda una declaración de intenciones del Gobierno de Aragón.

También es importante valorar las escenografías de los discursos de los populares: Alberto Nuñez Feijoó y Juanma Moreno. Si el primero se dirigía a todos los gallegos desde los últimos kilómetros del Camino de Santiago, (creo, desde Monte Do Gozo), en una clara reivindicación del Camino, el segundo lo ha hecho defendiendo el valor económico y social de la hosteleria. La Taberna Granados, en Granada, ya centenaria, es el lugar elegido por la Junta de Andalucía para que su Presidente se dirigiera a todos los andaluces.

Fotografía: @AhoraGranada

Otra más que evidente declaración de intenciones.

Hoy no toca entrar en valoraciones políticas, aunque también las hay como los puñetazos, incluso dentro de las mismas siglas políticas.

Lo que sí hay que reivindicar hoy, y siempre, es el papel imprescindible del lenguaje no verbal y de la comunicación como expresión de la imagen y marca de la entidad. Más allá de la ideología, me ha quedado claro un detalle: hay Presidentes que sí han sabido comunicar con sus palabras y con su escenografía, y otros han hecho un espantoso ridículo.

Cuando las entidades, grandes o pequeñas, y quienes las gobiernas, sean conscientes que la comunicación y el lenguaje no verbal en todos sus eventos es la mejor carta de presentación para la imagen y marca de la institución, será el instante de que esa marca se catapulte interna y externamente. La mejor demostración la he visto con los discursos de Navidad de los presidentes autonómicos. Unos han sido muy buenos, y otros han pasado totalmente desapercibidos. Dicho de otro modo, mientras unos han comunicado en positivo, los otros han sido un error garrafal de imagen y marca. Y esto no va de siglas. Va de personas. Como otras muchas cosas de la vida.

 

Impactos: 4

La imagen

Durante mi reciente viaje a Zaragoza he podido recoger la opinión de muchas personas de mi entorno más cercano, y otras no tanto, en relación a la vida política aragonesa. Todo el mundo coincide en lo mismo: la buena sintonía que existe a nivel institucional entre el Presidente del Gobierno de Aragón, el socialista Javier Lambán, y el alcalde de Zaragoza, el popular Jorge Azcón. Desde la discrepancia política e ideológica, saben aparcar las siglas para poner sobre la mesa los verdaderos problemas que afectan a los ciudadanos de Aragón y, especialmente de Zaragoza.

La discrepancia política e ideológica no debe afectar a los problemas que afectan a la sociedad. Los dos grandes partidos constitucionales, PP y PSOE, están para hacer política, para resolver los problemas de los ciudadanos, para buscar soluciones a los desafíos de la sociedad. Y esto no es una opción.

Lamentablemente, en muchas ocasiones algunos no lo ven así. Poner un cordón y desoír todas las propuestas que se hacen desde el principal partido de la oposición no es ético. Es incendiar las calles de la política, y eso ni es decente ni es ético.

La imagen y la actitud del alcalde Azcón y del Presidente Lambán es un canto de esperanza a que otra forma de hacer política es posible. Basta con emplear, en palabras del Profesor Emilio Lledó, unos “grumos” de voluntad, compromiso, diálogo, y respeto institucional.

En el Día de la Constitución, algunos tendrían que darse cuenta que escuchar y sentarse con él principal partido de la oposición no sólo no es una opción, sino que debería ser la única forma de hacer política. Pero si no saben hacer política, ya saben cuál es la solución. No es necesario que yo lo especifique, ¿o sí?

Impactos: 11

Ejea huele a protocolo

Ni me acuerdo ya los años que hace que nos conocemos Javier Carnicer y yo. Creo que ni habíamos nacido los dos que ya éramos amigos de verdad. Aunque él nació unos días antes; por eso es un poco más ‘viejico’; por eso ya peina canas.

Fotografía: @diariodeteruel

Desde el principio de los tiempos, como bien señala Ángel Pérez en su perfil de Facebook, en la época que Javier se dedicaba a jugar al fútbol con pelotas de papel en el hall del viejo edificio del Gobierno de Aragón de la zaragozana Plaza de los Sitios, Javier ya me demostró no sólo que tenía “muy buen caldo” (que diría mi madre), sino que apuntaba maneras para esto del Protocolo.

Pero desde aquella época siempre me he encontrado -vuelvo a referirme a mi madre-, una cabeza muy bien amueblada, que sabía muy bien que quería en el plano personal -evidentemente, su Marian del alma-, y en el profesional -su protocolo, que lleva tatuado, hasta en su corazón-. Y es que Javier es todo eso… y mucho más.

Javier es protocolo y ceremonial en estado puro. Pero también es comunicación y liderazgo. Es marca e imagen. Es humildad y determinación a partes iguales. Es valores y experiencia en cantidades industriales. Es presente y proyección de futuro. Es adelantarse a los acontecimientos antes que sucedan. Es organización, lógica, y sentido de la responsabilidad en estado puro… y otros mil valores más como persona y como profesional que no enumero para no cansar, pero quienes le conocemos de verdad sabemos que las aplica las veinticuatro horas del día y los trescientos sesenta y cinco días del año.

Fotografía @CARTV_

He sido un privilegiado. He sido testigo de excepción, y he vivido desde la barrera su fulgurante trayectoria profesional de la que me siento tan orgulloso como si fuera la mía propia, porque el hecho de que mi mejor amigo haya tenido está proyección profesional, me hace sentirme tan feliz y tan orgulloso como si la hubiera tenido yo mismo.

Pero también desde esa misma barrera he asistido a cientos de actos en los que él era el director de orquesta (permitidme la licencia). Y esa profesionalidad, ese buen hacer, ese trabajar “tras la cortina” (como él mismo dice), no sólo es envidiable, sino que es un espejo y un modelo para las generaciones que vienen detrás pisando fuerte y, lógicamente, para todo el sector.

Todo, absolutamente todo lo que he aprendido de ‘este mundo’ se lo debo. A su forma de trabajar. A sus opiniones, siempre sinceras y honestas, A su manera de ser y de actuar. Recuerdo como anécdota, cuando le anuncié que daba el salto a la junta directiva del Partido Popular de Gijón que me dijo: «ya sabes que cuando lo hagas mal te lo voy a decir». De momento voy librando…

Este ejeano emigrado a Zaragoza, cuyo color “pasional” es el azul, ya ha demostrado que es un referente en el sector, un referente con mayúsculas, que en su trayectoria profesional ha sabido no sólo trabajar pluscuamperfectamente bien, a pesar de estar sometido “a la dictadura del error”, sino tener excelentes relaciones profesionales con todos los lideres políticos aragoneses desde “antes de Pedro IV”. Y es que como dijo en su momento quien fuera el Jefe de Protocolo de la Casa del Rey, Alfredo Martínez Serrano, «el protocolo sirve para evitar tensiones». Y Javier lo ha llevado hasta su máxima expresión.

Pero su mente cana es tan lúcida que ha sido capaz de hacer magia y parir aplicaciones informáticas para hacer más cómodo el trabajo propio y de sus compañeros. En Aragón, en Asturias, y en el resto de España, a eso se le llama sumar. Lo demás son tonterias.

Fotografía @RProticolo

Su trayectoria vital y profesional se ha visto recompensada este pasado mes de octubre por toda una vida -y lo que le queda-, dedicada al protocolo y al ceremonial. Su Majestad el Rey Felipe VI le distinguió con la Cruz de Oficial de la Orden de Isabel la Católica. Este reconocimiento, más que merecidísimo, lo recogió -como él mismo ha señalado- «con orgullo y en nombre de sus compañeros». Otro valor en su DAFO personal y profesional. Para Javier, el trabajo en equipo es prioritario. Sumar desde la individualidad a la colectividad para lograr el éxito es otro de sus ‘santo y seña’.

Podría seguir escribiendo líneas y líneas sobre Javier, y este texto no tendría no tendría fin. Pero no lo voy a hacer. Quiero acabar estas líneas con un deseo inalcanzable. Ojalá que cada institución privada, que cada Administración Pública (cada ayuntamiento, cada comunidad, cada ministerio…), sea capaz de poner un Javier Carnicer en su vida. Les irá mejor. Pero el Gobierno de Aragón es privilegiado. Tiene un intangible. Su Jefe de Protocolo. Un valor en alza.

Y algunas personas tenemos otro: disfrutar de su amistad con mayúsculas. Otro valor que, por cierto, hemos logrado que no cotice en Bolsa. Otro privilegio.

 

 

Impactos: 87

Es el camino

Me duelen las muñecas de tanto escribir en este portal que el político nunca puede ser el principal problema de los ciudadanos. Su función pasa invariablemente por resolver los problemas de sus vecinos, de todos: de quienes le votaron y de quienes depositaron el voto en otros cestos. Debe de trabajar para todos, siempre teniendo en cuenta que su objetivo es ‘morder’ electorado a la oposición mediante gestos y acciones que se guarden bajo un amplio paraguas.

Fotografía: @mil21tuits

Pero es lógico que esa manera de actuar tiene que sustentarse sobre los pilares de la sensatez, la escucha atenta, la moderación, la transversalidad y el respeto.

Ayer, el alcalde de Zaragoza visitó la farmacéutica Teva, una de las mayores empresas farmacéuticas españolas que se encuentra ubicada en la capital aragonesa. Esta multinacional ha anunciado una inversión de cuarenta millones de euros y una ampliación de su plantilla en más de sesenta personas hasta el año 2025.

Durante esa visita, Jorge Azcón hizo un llamamiento al sector empresarial para que sepa que en Zaragoza se quiere crear empleo y crear riqueza; y por esta razón anunció que las próximas ordenanzas serán atractivas para crear empleo, inversiones, y facilitar la creación de empresas, y por consiguiente, de empleo  en la capital del Ebro.

Es obvio que los impuestos y la fiscalidad resultan absolutamente necesarios para el mantenimiento de nuestros servicios públicos: para conservar una sanidad, una educación, una justicia o unos servicios sociales competitivos y de calidad. Pero también es absolutamente cierto que a los emprendedores y a las empresas hay que ayudarles y apoyarles porque son ellos la herramienta social que genera empleo. Por el mero hecho de ser empresario no se debe ‘crujir’ con impuestos y más impuestos. Considero que deben pagar lo que corresponda, pero no más de eso.

Fotografía: @CARTV_

Si machacamos a los emprendedores y a los empresarios con impuestos, lo único que conseguiremos es disminuir la generación de empleo, y éste creo que no es el camino adecuado. Hay que facilitar las cosas, hay que hacer que el empresario y el emprendedor no se eternice en una burocracia perpetua previa al inicio de la actividad. Una herramienta imprescindible, ya implantada en Aragón y en Galicia, es la Ley de Simplificación Administrativa, pero ésta tendría que ir acompañada de ayudas económicas y fiscales. Es el camino. No hay otro.

La pandemia de la Covid19 nos está dejando muchas lecciones sobre la mesa que debemos aplicarnos. A cuál más interesante. Una de ellas, pasa por unirnos en la recuperación de elementos absolutamente esenciales como es la creación de empleo. Si no somos capaces de generar empleo, el destruido y el nuevo, y no somos capaces mirar en la misma dirección en situaciones básicamente imprescindibles… mi madre nos diría: «mala burra hemos comprado». No existe una pócima mágica… o sí, la de ayudar a quien de verdad se arriesga para crear empleo. Si no creamos empleo, si no potenciamos la recuperación de lo que nos arrebató la Covid -al menos de aquello, que podemos recuperar-, ¿Qué nos queda?

Impactos: 15

Teresa Perales, sin más…

Ayer el jurado del Premio Princesa de Asturias de los Deportes concedía este galardón a la nadadora aragonesa Teresa Perales, una nadadora paraolímpica que recoge el testigo de otro grande del deporte nacional e internacional, de Carlos Sáinz.

Fotografía: @elcomercio

La nadadora zaragozana perdió la movilidad de cintura para abajo con 19 años a causa de una neuropatía. Esta ‘mañica’ tiene en su haber una más que dilatada hoja de servicios deportivos que pasan por haber ganado 26 medallas en los Juegos Paralímpicos de verano. Perales ya había sido nominada al Premio Príncipe de Asturias en varias ocasiones y en 2013 fue finalista, siendo superada por un voto por el golfista José María Olazábal. La zaragozana tiene un brillante palmarés no solo en los Juegos Paralímpicos sino también en los Europeos, donde ha logrado 44 medallas, y en los Mundiales, con 22 metales y 5 récords.

También ha sido reconocida en otras múltiples ocasiones. En el 2002 fue Aragonesa del Año en la categoría de deportes y, en el 2013, Aragonesa del Año en los premios que otorga El Periódico de Aragón. Asimismo ha sido nombrada miembro de la Real Orden al Mérito deportivo en categoría de Gran Cruz 2012 (antes lo fue de Oro y Bronce): ha sido Premio Nacional del Deporte Infanta Sofía en el año 2016; ha recibido la Medalla de Oro al mérito en el trabajo en 2017; ha sido nombrada Hija Predilecta de Zaragoza en 2008; y fue pregonera de las Fiestas del Pilar en 2012, entre otras muchas cosas.

Pero este galardón tiene mucha más trascendencia de lo que parece. Es un reconocimiento a una trayectoria y a unos valores como ser humano. Estamos ante el reconocimiento a unos méritos como deportista, como ejemplo para la sociedad, y, especialmente para las generaciones que vienen pisando fuerte por detrás…  En resumen, el Premio Princesa de Asturias de los Deportes de esta edición es un orgullo no sólo para quien lo recibe. También para cualquier español que mirando a Teresa se ve reflejado en el espejo de la superación personal, la humildad, el trabajo, la honradez, la motivación y, sobre todo el esfuerzo y el tesón por la vida. O sea, el aragonesismo en estado puro. Teresa Perales, sin más.

 

Impactos: 9

Cuando se quiere, se puede

Fotografía: @periodicodearagon

Leo en la edición de ayer de El Periódico de Aragón cómo a partir de hoy el Gobierno de Aragón comenzará a vacunar en cinco comarcar aragonesas a más de dos mil temporeros que tienen por delante toda la ‘temporada de la fruta’ en Aragón. Varias de las comarcas aragonesas, muy fértiles en fruta, necesitan de los temporeros en estas fechas para recoger la fruta. Y el Gobierno de Aragón quiere evitar problemas y vacunará a esta mano de obra para garantizar un trabajo esencial seguro y con garantías. Es decir, cuando se quiere, se puede. Es cuestión una vez más de voluntad de política.

El Gobierno de Aragón, pilotado por el socialista Javier Lamban, vuelve a ejercer su responsabilidad, su sentido de Estado, y su sentido común ante uno de los recursos económicos –y agrarios- más fuertes de la comunidad autónoma. Y no le han dolido prendas por hacer las filigranas que hayan tenido que hacer para conjugar la vacunación de estos temporeros con la vacunación correspondiente a la franja de edad que toque. Sabe positivamente lo que supone económica, social y laboralmente la ‘temporada de la fruta’ en Aragón.

Fotografía: @elconfidencial

La gestión será tan eficiente que han combinado la inmunización para que se realice en los centros de salud y en las propias empresas, al objeto de realizarla a la mayor brevedad posible y con la mayor seguridad posible. Y todo coordinado desde Atención Primaria, desde dónde debe pilotarse este tipo de actuaciones.

En muchas ocasiones los gobiernos tienen que tomar decisiones ágiles, rápidas, de respuesta eficaz, que miren en una única dirección: la población, y garanticen su seguridad. Pero debe existir una voluntad para llegar allí, porque si no hay voluntad de gestión no hacemos nada.

El caso de Javier Lamban y el Gobierno de Aragón es un claro ejemplo de voluntad política. Y el caso del Presidente de Asturias, de Adrián Barbón es el más claro ejemplo de la inoperancia.

Fotografía: @consalud_es

Y esta ineficacia Adrian Barbón la demuestra diariamente con las conexiones aéreas, con el Plan de Vías, con el empleo, con la fiscalidad,… ¡con mil asuntos!

Cuando hay voluntad para gestionar se buscan los recursos, se sortean las dificultades legales, se coordinan acciones conjuntamente con el sector privado, la administración se organiza y actúa rápida y eficaz. Cuando no hay voluntad y somos inoperantes, nos dedicamos a pisar moqueta en Youtube.

 

Impactos: 3

50 años de vida

Fotografía: @enjoyzaragoza

Ayer sábado se celebró la gala para conmemorar el quincuagésimo aniversario de la puesta en marcha del Hospital Infantil de Zaragoza. Ese hospital nacía procedente de lo que popularmente todo el mundo conocíamos en Zaragoza como “la Casa Grande”.

Mi madre fue una de las pioneras de lo que entonces fue el “Servicio de Nidos”, y que a los pocos años se transformó en el Servicio de Neonatología. Mi vida, desde niño siempre fue desarrollándose al compás de la propia vida de “la Casa Grande”. Aunque poco a poco se fuera transformando en el gran macro hospital de referencia que es hoy es el Hospital Miguel Servet.

Acudir al Hospital Infantil durante la década de los años setenta y ochenta era un carrusel de sensaciones. Apenas nadie te paraba para preguntarte a dónde ibas; y cuándo alguien te paraba y le decías a dónde ibas, tenías vía libre.

Recuerdo en una ocasión que en el umbral de un ascensor, me pararon dos enfermeras, a las cuales no había visto jamás. Una de ellas me preguntó:

-¿A dónde vas?

La otra salió a mi rescate:

-¿No le conoces? ¿Es el hijo mayor de ‘La Navalón’?

Fotografía: @joseajarne

Esta anécdota demuestra hasta qué punto mi madre era conocida en el Hospital Infantil, más allá de su propio Servicio. No en vano, fueron muchos años que, su arrolladora personalidad y forma y manera de entender la enfermería, dio lugar a que muchas de sus compañeras fueran amigas. Esto es una forma de trabajar, de relacionarse, de vivir y entender una profesión.

No es habitual, menos todavía en la actualidad, que haya enfermeras a las que sus pacientes las paren por las calles y les den las gracias y agradezcan su trabajo. Gracias a ese esfuerzo esos niños, hoy ya no tan niños, han podido llegar hasta ese momento. Este tipo de situaciones las viví en infinidad de ocasiones en Zaragoza. Y la cara de satisfacción de mi  madre era extraordinaria.

Hoy conmemoramos las cinco décadas del Hospital Infantil, un hospital de referencia, un hospital que ha dado excelentes profesional de la medicina y de la enfermería. Un hospital que lleva mucho más de cinco décadas insuflando vida a la vida, posibilitando que generaciones y generaciones de niños puedan hacer su propia vida. Seguir cincelando, a pequeños y grandes retazos, la sociedad zaragozana y aragonesa.

Fotografía: Clinica Marco Rived

Y esto sólo se ha podido lograr gracias al tesón y el esfuerzo de un equipo de profesionales que, cada cual desde su atalaya personal y profesional, han remado en la misma dirección para ganar batallas al dolor, a la enfermedad… incluso a la muerte.

La ciudad de Zaragoza, y, por derivación, Aragón, tiene el privilegio de tener el Hospital Infantil (hoy, dentro del propio Hospital Miguel Servet), como hospital de referencia en pediatría. Sus profesionales son un lujo. Su historia, y los que la hicieron posible, se merecen nuestro reconocimiento y nuestro agradecimiento.

Nunca nada nace, crece, y se desarrolla sin esfuerzo y trabajo. Y el Hospital Infantil ha llegado hasta aquí gracias a un ejército anónimo de médicos y enfermeras que, con muchísimos menos recursos que en la actualidad, desde hace más de cinco décadas vienen haciendo posible lo imposible. Son nuestros héroes. Al menos, los míos.

Impactos: 14

En el aniversario de Manuel Giménez Abad

Fotografía: @Twitter

Eran las 18,45 horas del domingo 6 de mayo de 2001. Como de costumbre, el entonces Presidente del Partido Popular de Aragón, Manuel Giménez Abad acudía al Estadio de La Romareda para presenciar un partido del Real Zaragoza. Como siempre, le acompañaba su hijo Manuel.  Pero unos terroristas malnacidos (a los cuales, ahora el Gobierno de Pedro Sánchez les invita a café, copa y puro), tenían otros planes para él. En plena calle, sin mediar palabra, le asestaron tres disparos: dos en la nuca y otro en el estómago. Su muerte fue prácticamente instantánea. Los zaragozanos volvimos a enmudecer de nuevo. De nuevo, el zarpazo, traidor y asesino de ETA volvía a imponer su ley en nuestra ciudad.  ETA no terminaba de entender que no tenía cabida en Aragón.

Hoy se cumplen veinte años de aquel asesinato despiadado y es obligatorio recordarle. También hay que recordar la figura de un gran constitucionalista, una de las grandes figuras que nos ha regalado la política aragonesa de las últimas décadas.

Fotografía: @el_pais

Quienes, de una forma u otra,  conocimos a Giménez Abad sabemos que este ‘navarrico’ criado en Jaca y afincado en Zaragoza tenía un denominador común con el Presidente Santiago Lanzuela, de cuyo Gobierno ocupó el Departamento de Presidencia y Relaciones Institucionales.  Su prioridad, Aragón y España. Siempre bajo el paraguas de la Constitución de 1978 y del Estatuto de Autonomía de Aragón. Sus señas de identidad eran la decencia, la ética, la responsabilidad,  la honradez, la ejemplaridad… No entendía otro lenguaje. No conocía otro modus vivendi. Esta hoja de ruta la aplicó siempre. Como Consejero del Gobierno de Aragón. Como Diputado en las Cortes de Aragón. Como Senador en las Cortes Generales. Como Presidente del Partido Popular de Aragón.

Como jurista fue todo un referente de carácter nacional. Sus reflexiones sobre Administración Pública se vieron reflejadas en diversos trabajos, que se plasmaron en publicaciones de gran calado: la Revista Española de Derecho Administrativo, Documentación Administrativa, Revista Vasca de Administración Pública, Autonomies (Revista Catalana de Derecho Público) o la Revista Aragonesa de Administración Pública. De esta última fue miembro de su Consejo de Redacción. En otro orden de cosas, fue coordinador de la obra colectiva Derecho de las Instituciones Públicas Aragonesas. En esta última publicó dos trabajos: El Presidente y el Gobierno de Aragón y La Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón. Como se observa era un jurista nato cuyos estudios y trabajos impregnaron toda su actividad institucional, política y legislativa.

Fotografía: @AragonNoticias_

Al día siguiente de su asesinato, la ciudad de Zaragoza salió en masa a la calle. Más de trescientas cincuenta mil personas en una única voz de repulsa. Bajo una unidad política sin fisuras. Una condena unánime de toda la sociedad aragonesa ante el asesinato de un hombre bueno, un político imprescindible, un político necesario.

Su funeral, y posterior entierro en Jaca, en dónde había pasado una buena parte de su juventud, fue otro baño de multitudes. Presidido por el Presidente José María Aznar, y al que también asistió el entonces Ministro del Interior Mariano Rajoy, volvió a ser una nueva manifestación de repulsa de la sociedad aragonesa ante la barbarie terrorista. Una más.

Han transcurrido ya veinte años de la muerte de Manuel Giménez Abad. Su recuerdo sigue muy vivo. Además de sus trabajos como jurista, se creó la Fundación Manuel Giménez Abad de Estudios Parlamentarios y del Estado Autonómico, fundada por las Cortes de Aragón, el Ayuntamiento de Jaca, Ibercaja y la Caja Inmaculada; las Cortes de Aragón le impusieron a título póstumo la Medalla de la Institución; en la ciudad de Zaragoza se inauguró el Puente Manuel Giménez Abad sobre el Ebro; el Real Zaragoza entregó a sus hijos la máxima distinción del club: la insignia de oro y brillantes, concedida a su padre a titulo póstumo…

Fotografía: @NoticiasdeAlava

Hoy, veinte años después se van a celebrar tres actos de homenaje organizados por otras tantas entidades. El Ayuntamiento de Zaragoza le recordará con el descubrimiento de un placa conmemorativa en la zaragozana calle de Cortes de Aragón, en el punto exacto en el cayó asesinado a manos de los terroristas de ETA; las Cortes de Aragón, junto a la Fundación Manuel Giménez Abad, como ya es tradicional, celebrarán un homenaje en el marco del ya tradicional ‘Homenaje a la Palabra’, que este año será más significativo si cabe; y el Partido Popular de Aragón está trabajando también en un homenaje, posterior a estos dos actos, en los que participará la familia, líderes de la dirección nacional del Partido Popular, y de aquellos que le acompañaron en su trayectoria.

Como ya he dicho en varias ocasiones, parafraseando a Lisardo de Felipe, Manuel Giménez Abad era un “político útil” para Aragón. Yo añado, y decente. Algo que escasea bastante en la actualidad.

Impactos: 31

La voluntad política

Fotografía: @rtve

La semana pasada se publicaba la noticia de que el Gobierno de España había destinado en Aragón alrededor de setecientos millones para trabajadores en desempleo o en ERTE desde abril del año pasado a marzo de este año. Al leer esta noticia, lo primero que he sentido, es una mezcla de rabia y de envidia.  Precisamente, como dicen en Aragón, ‘pelusa’. Al comprobar cómo gestionan dos presidentes de un mismo partido político. Mientras uno se preocupa por los problemas de sus ciudadanos, otro, el presidente de Asturias sigue en su particular Castelgandolfo asturiano, enviando videos cada fin de semana para no decir ni hacer nada.

Esta noticia me lleva a otra reflexión más seria y más profunda. Lo he repetido infinidad de veces. Pero vuelvo a insistir. La pandemia cogió con el pie cambiado a todo el mundo, sin excepción. Pero después de más de un año de pandemia, muchas autoridades locales, autonómicas, algunas nacionales (las menos), y supra nacionales, se han activado y han reaccionado para dar respuesta a la sociedad.

Que nadie pierda la perspectiva. Estamos ante la mayor y peor crisis sanitaria, económica, social, y geo política de las últimas décadas. Ante una crisis así, los ciudadanos quieren respuestas, nunca gresca. Necesitan soluciones, jamás polarización. Esto sólo se logra con un ingrediente: la voluntad. Dejando a un lado, la pelotera política y las luchas políticas. Siempre poniendo en el eje de todas las políticas a los ciudadanos. Pero con el mismo denominador común: la voluntad de que querer resolver los problemas, al margen de quien es tu interlocutor. Incluso de querer adelantarse a los posibles problemas que pueden llegar.

Pero no. Para muchos representantes de nuestra clase política eso no va con ellos. Para algunos se gestiona dependiendo de quién es mi interlocutor político. Eso no es ético. No tiene nada de decente.

Fotografía: @El_Plural

Podría poner evidentes ejemplos que nos ilustrarían de quien muy decentemente está poniendo en el centro de sus políticas a los ciudadanos por encima de sus ideologías, y quien gestiona al margen de los ciudadanos. Éstos últimos miran a quienes están enfrente, y dónde se sitúan ideológicamente en el mapa político, anteponiéndolos a los ciudadanos. Eso se llama egoísmo en estado puro.

La voluntad política es esencial para resolver los problemas de los ciudadanos. Y esto debe ser una prioridad absoluta por delante de la ideología política. La voluntad política es parte de la solución de los problemas de los ciudadanos. Nunca se puede convertir en el propio problema de los problemas. Pero lamentablemente a diario nos enfrentamos a esta situación. La voluntad es el problema de todos los problemas, y eso no puede ser. No tiene sentido. Pero para muchos es así. Y es así, porque como diría mi madre «tienen el riñón bien cubierto».

Fotografía: @heraldoes

A lo largo de este año largo que llevamos de pandemia, el mejor ejemplo de cómo algunos líderes políticos se han convertido en el problema de todos los problemas, es la gestión de la pandemia por parte de los diferentes presidentes autonómicos. Mientras los presidentes de Aragón o Castilla-La Mancha se han remangado, y han sumado al margen de quien tenía enfrente, otros, como el Presidente de Asturias se han dedicado a hacer crucigramas y hacer sopas de letras. Eso no tiene nada de ético, y menos de decente.

El tiempo pondrá a cada uno en su sitio. Pero es evidente que, después de tantos meses de pandemia, con los miles y miles de fallecidos, y familias damnificadas a todos los niveles, nadie puede negar que un cargo institucional, (un alcalde, un presidente autonómico o un ministro) tiene la obligación de dar respuesta los problemas de la sociedad. De lo contrario, como dice el Profesor Emilio Lledó, nos encontramos  ante «indecentes con poder». Y esta especia tan común que pisa moqueta, resulta tan inmoral como degradante.

Impactos: 1

Aragón es tierra de Reyes

Fotografía: @zgzguia

Hoy es el Día de Aragón. Como de costumbre, el Patio de Santa Isabel del Palacio de la Aljaferia será el escenario elegido conjuntamente entre Gobierno de Aragón y las Cortes de Aragón para convocar a las principales autoridades de la Comunidad Autónoma y a lo más granado de la sociedad aragonesa. El objetivo no es otro que hacer entrega del Premio Aragón 2021 y de la Medalla de las Cortes de Aragón.

Desde que en el año 2020 se decretara el primer Estado de Alarma muchos aragoneses han partido a causa de la pandemia, entre ellos los Presidentes Santiago Lanzuela y Juan Antonio Bolea Foradada. Otros se han visto azotados de forma cruel por la crisis social y económica que se deriva de la crisis sanitaria. Pero en ningún caso, nadie ha reblado ante el chandrio que el virus ha dejado desde los Pirineos al Matarraña, desde Cerler a Sarrión. Si algo predomina en la personalidad de los aragoneses es su terquedad. Se han propuesto (nos hemos propuesto) que la Covid19 y sus efectos colaterales no va a poder con ellos. Por eso, y ante la magnitud de lo que se venía encima, lo primero que hicieron fue ejercer otra de sus virtudes: pactar. Ponerse de acuerdo para llegar a acuerdos, y controlar más pronto que tarde la pandemia.

Cuando el Presidente Bolea impulsó el mejor aragonesismo, y ‘utilizó’ los pactos para dar sentido al más amplio significado de las palabras «consenso» y «concordia», no se imaginaria que esa reivindicación de territorio era la simiente del mejor Aragón.

Fotografía: @periodicoaragon

El año 2018 fue un año mágico para la Historia de Aragón. Se cumplían cuatro décadas de la constitución de la denominada ‘Diputación General de Aragón’, hoy Gobierno de Aragón.  Se organizó un acto para celebrar el arranque de la pre autonomía aragonesa. En ese contexto el Presidente Bolea Foradada explicó a los medios de comunicación lo que sintió al poder lucir la bandera de Aragón por primera vez en Calatayud. Sus palabras en este video, gentileza de Heraldo de Aragón, son más que expresivas y transmiten un mensaje aragonesista y de pacto:

https://www.heraldo.es/multimedia/videos/aragon/bolea-poner-aragon-en-marcha-fue-lo-mas-emocionante-para-mi/

Hoy, en 2021, Aragón mira al futuro con ilusión. En el Año de Goya, en el que desde Sus Majestades don Felipe y doña Letizia hasta el último aragonés pusieron en valor al pintor más universal. Un futuro que también se escribe a golpe de líneas de ferrocarril. No en vano, hace pocos días la comarca de Canfranc vibraba y se alteraba. Sus gentes recibían emocionados la llegada del primer tren a su nueva estación de pasajeros.

Fotografía: @MagicosPirineos

Los aragoneses siguen escribiendo su Historia a base de logros históricos. Pasó hace dos siglos y vuelve a pasar ahora. Es una puerta abierta al futuro de la comarca Canfranc, de Jaca, de Aragón, de España, y del mundo porque como decía un oriundo en la propia estación «Canfranc es Europa».

Hoy, en el Patio de Santa Isabel, la escritora Irene Vallejo entrará en ese club ilustre de personas e instituciones galardonadas con el Premio Aragón, los mejores embajadores de la marca. Lo más granado. La flor y nata del mejor aragonesismo.

Aragón es tierra de Reyes, de bosques y de desiertos. Es la tierra del Tambor y el Bombo, del Jamón de Teruel, de la Jota, y de la Virgen del Pilar… Es tierra de agua y de viento, de castillos, que hicieron Historia, y de blasones…Son cumbres nevadas y valles verdes… Digitalización y tecnología… Es economía verde, pero también tradiciones y cultura.

Fotografía: @eswikipedia

Es tierra de Francisco de Goya, Fernando el Católico, de Joaquín Costa, de Ramón de Pignatelli, de Miguel Fleta, de Baltasar Gracián, de Juan de Lanuza, de Luis Buñuel, de María Moliner, de Ramón J. Sender, de José Antonio Labordeta, de Joaquín Carbonell… de miles de aragoneses. Desde la época de Ramiro I ellos y muchos más hacen (hacemos) camino al andar.

Un Aragón hospitalario que promete. El mejor Aragón está todavía por escribir. Sin duda no faltan voluntarios desde todas las capas sociales. De forma anónima, silenciosa y discreta.  Y hoy es el mejor momento para empezar a redactar el primer capítulo de ese libro. Un libro sin final. Un libro del que muchos estaremos orgullosos en aportar siquiera una linea.

Impactos: 17

‘Jaca, mi ciudad, mi gente’

Fotografía: @periodicoaragon

La ciudad de Jaca es el centro del Pirineo aragonés; polo de atracción para el turismo de nieve y también para el turismo de verano. Punto neurálgico para las unidades especiales de nuestro Ejército de Tierra y también de la Guardia Civil. Tiene todo que puede tener una ciudad media, pero con sabor a  mundo rural. Una ciudad apacible y acogedora, que con un rico pasado histórico que mira al futuro con fuerza. Es una ciudad con embrujo. Enamoran sus callejuelas alrededor de su catedral románica; te atrapa su naturaleza salvaje; te cautivan sus gentes de palabra y de pacto. Te envuelve toda ella como ciudad, santo y seña del turismo aragonés. También del turismo de otras comunidades y de otros países. Apenas le separa 50 kilómetros de la recién resucitada estación de Canfranc, salvoconducto de tierras francesas.

Jaca es la cuna de los Reyes de Aragón, que reposan en el Monasterio de San Juan de la Peña. Y también es arte a través de diferentes templos como San Adrián de Sasabe en Borau; Santa María de Iguácel, en Castiello de Jaca; la Iglesia de San Caprasio en Santa Cruz de la Serós… La lista es interminable.

Es el Camino de Santiago, a través del Camino Francés. Jaca es la Ciudadela y el Fuerte de Rapitán. Por encima de todo, la capital del Alto Aragón: es naturaleza en estado puro, a través de Parque Cultural de San Juan de la Peña y Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel. Y también hay una ciudad modernista del siglo XX, sustentada económicamente en el turismo. A ella se acude durante todo el año de forma diversa y transversal.

Fotografía: @TripadvisorES

Metrópoli cosmopolita y plural, cuenta con un intangible desde hace muchos años: el colegio Escolapios. Un centro concertado, en dónde forman a nuestros más jóvenes para que construyan una sociedad más equilibrada y mejor.

Dicen que los niños no se enteran de lo que ocurre en su entorno. Que sólo se preocupan de sus asuntos, pero la realidad es bien distinta. En este colegio, la chavalería es consciente de lo que está suponiendo la crisis de la Covid-19. No solo desde un punto de vista sanitario, sino desde una perspectiva económica. No en vano, muchos de ellos, residentes en la capital jacetana o en su entorno han sido testigos de cómo la pandemia y los sucesivos confinamientos que, entre otras medidas, han obligado al Gobierno de Aragón, a prohibir la apertura de las estaciones de esquí. Esta medida tiene un hondo calado en la comarca. Todas las estaciones de esquí están próximas a Jaca. Su cierre ha dado al traste a todo un sector económico muy potente durante el invierno y ha puesto en serio riesgo a muchas economías y a muchas familias.

Los chavales del colegio de Escolapios se han activado de inmediato para aportar un grano de arena y ayudar a la economía de la zona.

Fotografía: @eswikipedia

Han puesto en marcha una campaña bajo el lema ‘Jaca, mi ciudad, mi gente’. Mediante este proyecto pretenden activar y apoyar el comercio local. Así, han activado un mapa interactivo para dar a conocer a los comercios, y comerciantes de Jaca. A la vez que están realizando una actividad de gamificación para potenciar la compra en el comercio local, y el consumo de productos de proximidad. Dicen ellos mismos que con  esta idea pretenden potenciar consumo en el comercio local y visibilizar estos comercios, con el fin de «poner cara y nombre a las personas y familias que hay detrás de cada uno de ellos».

Desde Escolapios hacen un llamamiento para todo aquel que tenga un negocio abierto en Jaca, se ponga en contacto con el centro educativo, y colabore en esta campaña de concienciación y visibilizarían del comercio local. Una vez recibida la solicitud, el centro escolar contacta con cada establecimiento y los comerciantes reciben la visita de los propios estudiantes en su lugar de trabajo para contar quiénes son, a qué se dedican, un poco de su historia… A veces, los jóvenes nos dan lecciones de responsabilidad y de ética. Los alumnos de Escolapios de Jaca son un claro ejemplo.

Impactos: 11

Un año sin Lanzuela

Fotografía: @abc_es

Hoy hace un año que Aragón perdía a uno de sus hombres más útiles, que diría el periodista Lisardo de Felipe. Hoy hace un año que Aragón perdía al Presidente Santiago Lanzuela, un hombre moderado, un Presidente necesario, un político de altura. En resumen, un gestor eficaz que durante su trayectoria política e institucional le tocó lidiar en no pocas plazas complicadas. Siempre puso la decencia, la ética, la política con mayúsculas, a Aragón y a España por delante cualquier otro interés.

Éste era su ADN político. Su modo de entender la gestión política tanto a nivel autonómico como a nivel nacional. Bajo estos parámetros estuvo al frente del Gobierno de Aragón entre 1995 y 1999. Fue el gran impulsor del desarrollo económico y social de la comunidad y. más particularmente, el propulsor más tenaz de la tan famosa y más que necesaria Autovía Múdejar entre Zaragoza, Huesca y Teruel; un nudo de comunicaciones por carretera que vertebra la comunidad y la transforma, sacando a la provincia de Teruel del ostracismo que supone el hecho de estar aislada por autovía.

Como se dice vulgarmente, Lanzuela no daba puntada sin hilo, y cualquier acción siempre la encaminaba al mismo objetivo: Aragón y España. En su prolífica hoja de servicios podemos destacar para Aragón y los aragoneses que fue fundador del Instituto Aragonés de Fomento en 1990, del que fue su primer presidente. Impulsó y presidió el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Aragón. También fue el primer presidente de la Fundación Santa María de Albarracín. Entre otros reconocimientos, fue nombrado Hijo adoptivo de Albarracín, recibió la Orden del Mérito Civil (Encomienda de número) y la Orden de Rubén Darío de Nicaragua.

Fotografía: @heraldoes

No hay ninguna duda de que este cellano es lo que popularmente se llama “un hombre bueno”, un tipo dialogante. No en vano, Aragón es tierra de pactos. El pacto es la identidad de los aragoneses y él lo llevaba en los genes. Un año después de su partida se le sigue echando de menos porque Lanzuela pertenecía a ese club exclusivo de personas que dejaban huella allí por dónde pasaran debido a su talante, a su forma de trabajar, de entender la política, el territorio, su partido, el Partido Popular que llegó a presidir en Aragón, y por otras muchas cuestiones cuya lista sería interminable. Como decía el Presidente Lambán en su perfil de twitter con motivo de su fallecimiento «fue con mucha dignidad el Presidente de todos los aragoneses».

La pandemia de la Covid19 nos ha arrancado infinidad de personas de nuestro entorno, unas muy próximas y otras no tanto. Pero, en términos generales, siempre nos unían vínculos afectivos, familiares, profesionales… de cualquier índole. A mí, con el Presidente Lanzuela me unió un vínculo profesional. Y, aunque parecía una persona distante, la verdad es que no lo era. Ya lo he comentado, y no me duelen prendan en repetirlo. De él, guardo en mi retina una imagen para el recuerdo.

Fotografía: @periodicoaragon

Fue en el año 1996, durante la riada del camping Las Nieves, en la localidad oscense de Biescas. Recibió a Sus Majestades don Juan Carlos y doña Sofía en mangas de camisa y, como se dice coloquialmente, ‘de barro hasta las orejas’. Lo importante, las victimas, sus familias y la magnitud de catástrofe, que se había cobrado alrededor de noventa victimas mortales y doscientos heridos.

Hoy, un año después de su adiós es importante reivindicar la figura política y el legado de Santiago Lanzuela. Su impronta ha quedado bajo las paredes del Edificio Pignatelli, esa antigua Casa de Misericordia, luego transformada en Hospital Real, y hoy convertido en la sede institucional del Gobierno de Aragón.

Nuestra memoria es frágil. Pero no conviene perder la perspectiva del tiempo. En el año 1982 se aprobó el Estatuto de Autonomía de Aragón. Entonces, como decía Machado, no había camino, sólo estelas en la mar. Hoy, gracias a hombres como Santiago Lanzuela, los aragoneses tienen el compromiso de hacer camino al andar.

Impactos: 753

El Rey, sobre Goya: «observador profundo y genio siempre»

Fuendetodos es un pueblo de la provincia de Zaragoza, situado en la comarca del Campo de Belchite, que le separa apenas 50 kilómetros de la capital. Un pueblo eminentemente agrícola y ganadero, sacudido como otros muchos por el revés de la tan manoseada ‘España vaciada’. Durante siglos, las canteras de piedra caracoleña, exclusiva de Fuendetodos y la industria del hielo proporcionaron importantes ingresos. Hoy en día ha adquirido más importancia la producción de energía eólica y sobre todo los servicios derivados del turismo, con una cifra de unos 20.000 visitantes anuales. Pero… ¿a qué se debe este carrusel incesante de turistas durante todo el año?

Hoy hace 275 años precisamente que allí vino al mundo Francisco de Goya y Lucientes, quien fuera el pintor más universal, el pintor de corte, el pintor de pintores, nuestro referente de la pintura por excelencia. Su obra abarca la pintura de caballete y mural, el grabado y el dibujo. Su estilo evolucionó desde el rococó, pasando por el neoclasicismo, hasta el prerromanticismo, siempre interpretados de una forma personal y original, y siempre con un rasgo de naturalismo, del reflejo de la realidad sin una visión idealista que la endulce ni desvirtúe, donde es igualmente importante el mensaje ético. Para Goya la pintura es un vehículo de instrucción moral, no un simple objeto estético. Sus referentes más contemporáneos fueron Giambattista Tiepolo y Anton Raphael Mengs, aunque también recibió la influencia de Velázquez y Rembrandt.

Francisco José de Goya y Lucientes, el penúltimo de los seis hijos de José de Goya y Gracia Lucientes, nació en 1746 en este lugar que por entonces apenas rondaba el medio centenar de vecinos. Su llegada al mundo en Fuendetodos se debió a que el hogar familiar en Zaragoza fue reedificado y sus padres se trasladaron temporalmente a la casa del hermano de su madre.

Y en una conmemoración así, el Gobierno de Aragón, el Ayuntamiento de Fuendetodos, en coordinación con la Diputación de Zaragoza y la Fundación Fuendetodos Goya, y otras instituciones, como el Museo del Prado, la Biblioteca Nacional, la Real Academia Española, la Fundación Casa de Alba, y más, han echado el resto. Y ayer, a las 11:30 horas llegaban a la puerta de la casa natal del pintor Sus Majestades don Felipe y doña LetIizia acompañados del Ministro de Cultura. Visitaban la localidad goyesca para inaugurar los actos conmemorativos en honor al pintor de la Corte. Y era la primera vez en la Historia que los fuendetodinos recibían una visita real.

Desde hace más de tres décadas, la Diputación de Zaragoza y el Ayuntamiento de la localidad trabajan de la mano para que este pequeño pueblo siga siendo un lugar de peregrinación sobre Goya y su extraordinario legado.

La casa natal de Goya fue descubierta hace poco, en el siglo XX, por el pintor Zuloaga y mantiene una errata en la placa conmemorativa, pues señala que Goya nació un 31 de marzo, cuando vino al mundo el 30 de marzo de 1746 y fue al día siguiente cuando le bautizaron. Lamentablemente el edificio sufrió graves daños durante la Guerra Civil. En 1946 se restauró y en 1982 fue declarado monumento histórico nacional. El edificio posee todos los atributos y cualidades propias de una casa de labradores. Consta de planta baja, con zaguán, cuadra y cocina. Unas sólidas escaleras de piedra conducen al piso superior, formado por la sala y dos alcobas, y en una tercera altura está el granero. Resulta interesante para el viajero, como lección histórica viva, poder contemplar un ambiente rural en su auténtica dimensión de austeridad y pobreza.

Ayer Fuendetodos fue un hervidero de servicios de seguridad, personal de protocolo de diferentes instituciones y de medios de comunicación pero también una carrusel de aplausos, vivas y piropos que les acompañó la visita real durante todo el recorrido por el pueblo.

Todo en Fuendetodos recuerda a Goya: calles y plazas llevan nombres con motivos goyescos y en la iglesia se conserva la pila en la que fue bautizado. Dos bustos honran al genial pintor, pero además la localidad ha hecho una importante apuesta por el arte urbano con murales que sorprenden al turista por todo el casco urbano.

Pared con pared con la casa natal de Goya está la sala de exposiciones Ignacio Zuloaga, que se ubica en las antiguas escuelas de Fuendetodos, construidas bajo el patrocinio del pintor guipuzcoano. Este espacio cultural fue rehabilitado en los años 90 y desde su inauguración en 1996 se ha convertido en un referente internacional del grabado contemporáneo.

Si callejeamos por el pueblo, a pocos metros de la casa natal del pintor, nos tropezaremos con el Museo del Grabado de Goya. Para Goya el grabado comenzó siendo una simple distracción de convaleciente y un método para aprender de su maestro Velázquez, pero pronto se dio cuenta de las posibilidades creativas que ofrecía. El conjunto de su obra impresa es una parte fundamental de su legado en la que Goya dio rienda suelta a su mundo más personal y subjetivo.En este edificio se expone una selección de estampas de las cuatro fabulosas series de grabados que Goya dejó para la posteridad: los ‘Caprichos’, los ‘Desastres de la guerra’, la ‘Tauromaquia’ y los ‘Disparates’.

El visitante que quiera seguir la estela de Goya en su tierra natal puede visitar además las pinturas del genial artista aragonés en la iglesia de San Juan Bautista de Remolinos, en la ermita de la Virgen de la Fuente de Muel, en la iglesia de San Juan el Real de Calatayud, en la casa de cultura de Alagón y en el palacio de la duquesa de Villahermosa de Pedrola. La obra de Goya en Aragón la completa la ciudad de Zaragoza con el Museo de Zaragoza, el Museo Goya, la basílica del Pilar y la cartuja del Aula Dei. En resumen, igual que Gaudi está intrínsecamente vinculado a la Historia de Barcelona, la Historia de Aragón no se entendería sin Goya. La vida de Francisco de Goya y su obra están indisolublemente unidas a la Aragón Fuendetodos fue su trampolín. Bendito trampolín.

Impactos: 3

La Semana Santa zaragozana implica respeto

Uno de los elementos destacados de la vida zaragozana es su Semana Santa. No en vano, cada año aumenta el número de cofradías y hermandades que se estrenan y se echan al asfalto zaragozano para, durante el triduo sacro, procesionar sus correspondientes estaciones de penitencias. La Semana Santa zaragozana, cada día con más cofrades, forma parte indisoluble de la vida social, religiosa, turística, económica y popular de los zaragozanos de dentro y de fuera. Deseando estoy ya que pase esta pandemia para regresar a la bilbilenaria Cesaraugusta y volver a empaparme de sus cofradías y hermandades y sus variopintos recorridos.

Ayer, la prensa recogía el choque existente entre la Diputación de Zaragoza, propietaria de la iglesia de San Cayetano en donde guardan un buen número de los pasos, y la Hermandad de la Sangre de Cristo; aunque a tenor de la verdad, ésta no está sola. Le respaldan la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén; la Cofradía del Prendimiento del Señor, la Cofradía de las Siete Palabras, la Cofradía del Descendimiento de la Cruz, la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad y del Santo Sepulcro, y la Hermandad de San Joaquín y de la Virgen de los Dolores.

El ‘conflicto”, que en realidad no es tal conflicto sino una falta de respeto a las tradiciones (un atropello más de los lugartenientes del Doctor Bacterio), viene motivado por el silencio  de la administración territorial ante la petición de los cofrades de que el famoso templo de San Cayetano se abra en grupos reducidos de 60 personas para que cofrades, los fieles y los ciudadanos pueden venerar los monumentos y puedan ver los pasos e imágenes. Ya conocemos la cacería sociata y populista a nuestras tradiciones. Al parecer, la única respuesta que han tenido obtenido los cofrades pasa por negarse en rotundo a abrir el templo en estas fechas, emplazando la apertura a otra época del año, ya que lo consideran actividad no esencial. Este argumento si no fuera ridículo, sería absurdo. No veo a ningún zaragozano en traje de baño. Ni en bikini, a venerar una imagen de Semana Santa. Desatinado del todo.

Situémonos. Si en el mes de marzo y abril no es una actividad esencial, ¿lo va a ser en el mes de agosto, en septiembre o en octubre? ¿Tampoco, verdad? Por tanto, el argumento no se sostiene. A la cohorte de Sánchez se les ve venir de lejos porque son tan ignorantes que no saben ni argumentar. Sólo saben prohibir.

No tengo ninguna duda, que las medidas sanitarias, preventivas, de salud pública, y de seguridad deben ser prioritarias a cualquier otra medida, pero hay que explicarlo desde el sentido común, desde el razonamiento lógico, y, en este caso y otros similares, desde la argumentación científica y sanitaria. Los demás es construir castillos de arena sobre el agua; activar problemas donde no los hay, y enfrentarse a la sociedad zaragozana ante un problema inexistente.

También es el momento de decirles a las cofradías y hermandades que es el momento de subirse al tren de la tecnología y la innovación. Si algo bueno nos está dejando está pandemia es el hecho de adaptarnos a una velocidad vertiginosa a las plataformas que permiten conectarnos a través de videoconferencia. Quizás si lo piensan un poco,  Youtube. Facebook o Zoom podrían ser la solución a este problema.

Pero más allá de esta alternativa digital, la administración debe ser más seria y cuando argumenta una explicación debe hacerlo adecuadamente. No vale hacerlo con manifestaciones más propias de los tebeos de Mortadelo y Filemón, que de una administración territorial seria y responsable.

La Semana Santa de Zaragoza merece un respeto. Igual que la junta de hermandades de cofradías y la sociedad en general. Pero a la vez no podemos perder de vista la evolución de la pandemia y esta cuarta ola que, a hurtadillas, cada vez está más cerca.

Si siempre es importante el diálogo, en este momento de pandemia más todavía. No vale para nada las posiciones radicalizadas,. pero también es papel mojado los argumentos huecos y sin base sólida. Cuando se justifica algo, hay que hacerlo desde la explicación sensata, seria, moderada, y, sobre todo, evitando conflictos. Pero algunos, siempre los míos, están siempre más cómodos en la polarización y el enfrentamiento continuos. Así les va. El problema es que nos afecta a los demás. Sea como sea, espero que los zaragozanos puedan disfrutar, en la medida de las posibilidades de esta tradición. Si no puede ser, nada sería más agradable que se argumentara y se razonara desde la ciencia y desde la sanidad. Está comprobado que lo que se dice desde algunos despachos es papel mojado. No sirve. No saben ni argumentar. Un espejo rancio como algunos que pululan por Madrid y por Asturias.

Impactos: 1

Juan Antonio Bolea, aragonesista y constitucionalista a partes iguales

A través del perfil social del diputado oscense Mario Garcés me entero esta mañana del fallecimiento del Presidente Juan Antonio Bolea Foradada.

Fotografía: @periodicoaragon

Luego me llegan varios mensajes al móvil, entre ellos el de mi gran amigo, y hermano, Javier Carnicer, jefe de protocolo del Gobierno del Aragón. Y una bofetada en mi rostro me sacude como si estuviera viviendo un mal sueño.

Y es que el Presidente Juan Antonio Bolea Foradada forma parte de ese club tan exclusivo de personas que no deseas que desaparezcan nunca porque siempre resultan imprescindibles y, hagan lo que hagan, dan brillo y esplendor a todos y cada uno de sus movimientos.

La muerte de Bolea Foradada es motivo más que suficiente para que rompa el ritmo habitual de publicaciones en este blog, y le dedique una publicación extraordinaria. A él me unían varios lazos.  No sólo fue el primer Presidente de la entonces llamada ‘Diputación General de Aragón’, hoy Gobierno de Aragón, sino que me vincula personalmente a través de su hijo Juan Bolea, director del Festival Aragón Negro, columnista habitual en El Periódico de Aragón, y, sobre todo, uno de las plumas más destacadas que tenemos en el panorama literario español, y cuya amistad –como el buen vino- reposa y con los años se hace mejor y de más calidad.

Habitualmente el periodista zaragozano Lisardo de Felipe habla de lo que él denomina «hombres útiles» en Aragón; hombres y mujeres que por su trayectoria vital o profesional son –o han sido- decisivos para la comunidad autónoma aragonesa. No cabe ninguna duda que Juan Antonio Bolea ocupa uno de los primeros puestos de esta lista de prohombres. No en vano, fue el artífice de que Aragón se constituyera como comunidad autónoma, impulsor del mejor aragonesismo y, sobre todo, un magnifico jurista y un hombre de diálogo y de pacto. En la ‘palabra’ entendía el amplio significado del consenso y la concordia. Pero también de la reivindicación como territorio, como cuando se opuso al minitravase del Ebro en Tarragona y rompió la disciplina de voto en el Senado. Aragón y los aragoneses, lo primero, Su prioridad, siempre.

Fotografía: @elmundoes

Aragón pierde a uno de sus hombres más ilustres y mejores. Un hombre imprescindible cuyo legado personal, humano, intelectual, político, y jurídico, quedan para siempre impregnado en los genes de los aragoneses y en los cimientos de las instituciones aragonesas.

Comparto íntegramente las palabras de la actual delegada del gobierno en Aragón, la socialista Pilar Alegría: la historia más reciente de Aragón no se entendería sin Juan Antonio Bolea. Él fue quién comenzó a redactar los primeros párrafos de la  Historia de Aragón más reciente, y convencido hasta la médula de las oportunidades de esta tierra recia no rebló un instante en sus convicciones por un Aragón mejor. Como dice el Presidente Lambán, “un hombre clave dando lecciones de bonhomía y aragonesismo”… siempre.

En el año 2018, coincidiendo con el 40º aniversario de la constitución de la denominada ‘Diputación General de Aragón’ se organizó un acto para celebrar  el arranque de la pre autonomía aragonesa. En ese acto Juan Antonio Bolea Fodarada explicó a los medios de comunicación lo que sintió al poder lucir la bandera de Aragón por primera vez en Calatayud. Sus palabras en este video, gentileza de Heraldo de Aragón, son más que expresivas y transmiten un mensaje aragonesista y de pacto. Exactamente, lo qué es Aragón: una tierra de pactos:

https://www.heraldo.es/multimedia/videos/aragon/bolea-poner-aragon-en-marcha-fue-lo-mas-emocionante-para-mi/

Fotografía: @rtve

Aragón pierde un constitucionalista convencido que jamás renunció a que Aragón jugara en la liga de los grandes dentro del partido territorial autonómico español. Él siempre lo tuvo claro: Constitución y reivindicaciones territoriales son compatibles. Lo eran en 1979 cuando fue Presidente de Aragón, y tienen que serlo hoy, en pleno siglo XXI. Juan Antonio Bolea era ese político, ese hombre grande habitado de un gran hombre –como bien dice Daniel Pérez Calvo- que todas las comunidades autónomas hubieran deseado tener y, afortunadamente, sólo tenemos en Aragón.

 

Impactos: 3

Hombres útiles y el paso del tiempo

Fotografía: @eswikipedia

Desde que estoy viviendo en Gijón, me he enterado del fallecimiento de varias personas –demasiadas- que conocía, y con las que tenía trato,  en Zaragoza; lógicamente, con unas más que con otras, pero casualmente, con muchas de ellas teníamos un vínculo en común: el Gobierno de Aragón, por una vinculación o por otra.

Este último año 2020 fue especialmente duro en la pérdida de personas conocidas a causa de la guadaña implacable y cruel de la Covid. Han sido demasiadas las pérdidas, muchas son ya las ausencias. Y siempre me sucede lo mismo. Siempre que hay un “adiós”, irremediablemente hecho la vista atrás, a aquella época de finales de los años ochenta a principio de los dos mil, y recuerdo muchos momentos vividos. Me vienen a la cabeza cientos de recuerdos…

Me ha sucedido con varias personas: con mi amigo Luciano Varea y su querida esposa Ana; con el malogrado Presidente Santiago Lanzuela; con el doctor Fernando Solsona, con la soprano Pilar Torreblanca, con el cantautor Joaquín Carbonell… y hace pocos días con Marta Eizaguirre, una mujer única para manejar la política autonómica entre bambalinas. Y es en estos momentos cuando me doy cuenta de la velocidad a la que pasa la vida, y lo vertiginoso que es el devenir de los días.

Quiero agradecerle a  Lisardo de Felipe, uno de los referentes del periodismo aragonés indiscutible e imprescindible, el detalle de transformar sus perfiles sociales en un altavoz de la vida diaria aragonesa, especialmente zaragozana; y a los que estamos lejos, nos va contando el devenir de la más que bilbilenaria Cesaraugusta. Con su agilidad periodística, y su forma de ver el paso de los días, nos va contando la actualidad zaragozana, aragonesa, con maestría, con serenidad y, sobre todo, poniendo en valor lo que él llama “hombres útiles” a  Aragón.

Fotografía: @heraldoes

Pero esta posición de Lisardo no excluye en absoluto lo que me remueve cada vez que él anuncia que un nuevo ‘hombre útil’ se nos va; especialmente si ese hombre –o mujer- tuvo una vinculación personal o profesional conmigo. No deja de ser un mazazo que, poco a poco, cada vez cuesta más de digerir. Dijo Abraham Lincoln que «al final, no son los años en nuestra vida lo que cuenta, sino la vida en nuestros años». Y es ahora cuando me doy cuenta que, en un plano profesional, aquellos años, en el fondo, tuvieron más ráfagas de luces de que de sombras, aunque las sombras siempre se notan. Me tropecé con gente ilustrada, con personas de las que aprendes cada minuto de tu vida. De los inútiles e ignorantes –que los había por docenas-, ni me acuerdo.

Fotografía: @SPENDINmagazine

Y, como no, hoy, dos décadas después me acompaña cada minuto de mi vida las enseñanzas, los consejos, la opinión, la palabra y la obra de mi hermano, de mi compañero, de mi amigo del alma: Javier Carnicer, a quien quiero como persona, admiro como profesional y respeto por su fulgurante trayectoria. Javier siempre ha estado, y sigue estando ahí personal y profesionalmente. De igual manera que él sabe que cualquier cosa que necesite de Asturias… o de dónde sea, no habrá minutos en el día, ni día en la semana o en el mes hasta que lo consiga.

Así se van escribiendo los capítulos de la vida, entre la desaparición de los hombres útiles y las mascarillas. Al estilo de Lisardo, desde nuestras propias atalayas. Y antes que Lisardo nos cuente un nuevo chandrío, vamos a disfrutar minuto a minuto,  día a día de la vida, y a chipiarnos de todo lo bueno que nos ofrece cada segundo. Tiempo habrá para volver a esbafar una nueva pérdida de un hombre útil por boca de Lisardo.

Impactos: 1

Javier Lambán, un presidente culto en una encrucijada salvable

Un político, sea municipal, autonómico o nacional, debe reunir muchas cualidades para desarrollar su tarea con éxito, considerando que a diario no resulta nada fácil estar expuesto a los golpes de los ciudadanos, de otros políticos, también de tus compañeros de partido, de diferentes capas de la sociedad, y de los medios de comunicación. A esta retahíla de sentencias, ahora hay que añadir también a la jauría tuitera, esa manada de jueces inmisericordes que todo lo saben y cuyo escenario es exclusivamente las redes social, pero cuyo nivel cultural y social deja muchísimo que desear.

Fotografía: @el_pais

Todo esto es el pan nuestro de cada diría, que diría mi madre. Pero lo que no es habitual, es encontrarte con un político, en este caso, con un presidente autonómico, que cuando sus obligaciones institucionales se lo permiten, utiliza su perfil de twitter para exponer pequeñas píldoras literarias de sus últimas lecturas, y nos va descubriendo autores y obras literarias de una calidad notable, o nos comenta cualquier otro detalle que considera de interés para sus ciudadanos y para su comunidad.

Cualquier político debe tener un valor añadido, además de ser un hombre (o mujer) últil, como dice el periodista aragonés Lisardo de Felipe, es el hecho de ser un hombre culto: un amante de la lectura, del arte, de la música, del cine, del teatro… de cualquier manifestación cultural o artística, o de todas. Esta maleta no sólo enriquece la calidad del propio ser humano, sino que otorga un valor intangible al cargo institucional, a la “cara pública”, Como decía el escritor británico W. Somerset Maugham “la lectura no da al hombre sabiduría; le da conocimientos”. Qué a nadie le quepa la menor duda, cualquier cargo institucional, desde el concejal del pueblo más pequeño de España a nuestro Rey Felipe VI, todos debe tener conocimientos y formación para ejercer mejor su labor institucional. Y la lectura es una fuente inagotable de conocimientos para descubrir mundos distintos a los que nos transporta cada libro de forma totalmente inconsciente.

En este sentido, el Presidente del Gobierno de Aragón, el ejeano Javier Lambán  es un gran lector, y basta con repasar el timeline de su perfil de twitter para darnos cuenta de la vasta trayectoria lectora que lleva sobre sus espaldas. Y no le duelen prendas en alabar un libro cuando le gusta. Política y lectura no son incompatibles. Al contrario. Se percibe en sus parlamentos este torrente de lecturas que lleva en consonancia con su edad y su bagaje formativo. Me gusta mucho comprobar cuando un político hace gala, sin estridencias ni sudor, de su bagaje cultural públicamente y sin ruido. Javier Lambán es uno de ellos.

Probablemente más de uno que lea estas líneas se sorprenderá ante  estas palabras, pero Lambán es un político de ésos de raza, que conoce la política desde sus entresijos más pequeños, como es ser concejal y, posteriormente alcalde de su pueblo, Ejea de los Caballeros, la capital de la comarca zaragozana de las Cinco Villas hasta llegar a ocupar el despacho de la Presidencia del Gobierno de Aragón en el Edificio Pignatelli, sede del Gobierno. Esta trayectoria, su  Doctorado en Historia, y su carácter, estoy seguro que ha configurado su vida política y le ha hecho tener una visión más global, y más constitucionalista de la política española, y, lógicamente aragonesa. La cultura, la lectura, estoy convencido, que fue uno de los mejores compañeros de viaje para ayudarle a tener una visión más profunda de las situaciones y de las personas en muchos momentos vitales. Decía un escritor norteamericano que “en muchas ocasiones la lectura de un libro ha hecho la fortuna de un hombre, decidiendo el curso de su vida”. Estoy completamente seguro que es lo que habrá sucedido al Presidente Lamban en reiteradas ocasiones.

Y en medio de todo esto, la semana pasada, en el Hospital Miguel Servet, al que tanto cariño tengo por razones familiares, le detectaron un cáncer de colon. Y ayer, en un ejercicio de responsabilidad institucional, de transparencia, de humanidad, y. sobre todo, de sentido común, convocó una comparecencia de prensa para anunciar la noticia.

La vi en directo, a través de La Sexta. Y, una vez más, vi al Lambán más humano, más sincero, más honesto –consigo mismo, con su Gobierno y con Aragón-, y más honrado también.

Javier Lambán forma parte de esa hornada de políticos que, estés o no de acuerdo con su ideología, pero lo cierto es que cae bien. No en vano, no había acabado la rueda de prensa en el Edificio Pignatelli que twitter, uno de sus medios naturales, ya echaba humo. Y no había siglas políticas: Pablo Casado, Jorge Azcón, Luis M. Beamonte, Inés Arrimadas, Daniel Pérez Calvo, Pedro Sánchez, Isabel Díaz-Ayuso, Emiliano García-Page, Ana Pastor, Edmundo Bal, Concha Andreu, Salvador Illá, Adrián Barbón, María Navarro Viscasillas, Maritxell Batet, Mario Garcés, JuanMa Moreno… la lista es eterna. Pero también personas de la sociedad civil han mostrado su respaldo, su solidaridad y han enviado palabras de ánimo al presidente aragonés.

Fotografía: @heraldoes:

Y es en estos momentos cuando te das cuenta de los políticos que son útiles y los que no lo son. Lambán se encuentra en el primer grupo. Ahora está librando una de las peores batallas de su vida, pero juega con una ventaja importante: tiene el apoyo de los suyos –de su familia-, de su equipo de Gobierno, y de sus más estrechos colaboradores, entre los que siempre se encuentra una persona que brilla con luz propia desde hace… ni se sabe cuántos años (el referente,  el ‘maestro’ de todos),  y, además,  lleva consigo la confianza ciega en la sanidad pública, y una maleta cargada de conocimientos y de cultura. Todos los vientos le soplan a su favor.

Desde aquí le deseo toda la suerte y todo el ánimo del mundo, y estoy convencido que le irá bien. En este tipo de batallas hay algo importante para ganarlas, y Lambán lo tiene: la detección temprana, por un lado. Y a su vez, siempre tendrá a mano un objeto muy preciado  que, aunque ayer no lo tenía, estoy convencido, que si llegan malos momentos, le ayudará a superarlos en paz y con tranquilidad: un libro… o varios.

La vida acaba de atizar un revés a Lambán, a un buen tipo; estés o no de acuerdo ideológicamente con él, lo cierto es que estamos ante un político necesario, e insisto, útil a Aragón y a los aragoneses. Y lógicamente, a España. Podía haberse retirado de escena, a sus cuarteles de inviernos a Ejea de los Caballeros, y dedicarse exclusivamente a cuidarse y a luchar contra el cáncer, entre lecturas varias.  Pero en su ADN está seguir trabajando para vencer a la Covid y sacar a los aragoneses de la crisis más pronto que tarde. Esa es la diferencia de su DAFO personal e institucional. Por eso, en algunos aspectos envidio a los aragoneses. La diferencia entre unos presidentes y otros es notable, y se nota en detalles como éste. Se llama responsabilidad. Y Lambán lo es. Y también es honrado.

Impactos: 1

Aragón, Joaquín Costa y Francisco de Goya. Dos nombre y un destino

Ayer, en este mismo espacio, me refería a Miguel Delibes como un hombre ilustrado del siglo XX.

Afortunadamente, no es el único. El devenir de la historia nos ha dejado muchos nombres ilustrados de cuyas fuentes hay que beber continuamente si queremos construir una sociedad mejor.

Fotografías: http:// www.biografiasyvidas.com

Este año 2021 Aragón está de enhorabuena. Está de conmemoración doble. Dos grandes aragoneses ilustrados son noticia de este año. Por un lado, el lunes día 8 se cumplieron 110 años del fallecimiento del jurista Joaquín Costa en Graus, y el 30 de marzo se cumplirán 275 años del nacimiento de Goya en Fuendetodos. Son dos nombres, dos fechas, dos localidades enraizados hasta la médula con Aragón y sus gentes.

Dos aragoneses ilustrados, que tanto y tan bueno, aportaron a la Historia de Aragón y de sus gentes. Pero también a la Historia de España. Dos hombres preclaros, entre muchos nombres ilustres, que se merecen un lugar de honor por todo lo que sumaron por un Aragón mejor; en suma, por una España mejor. Dos nombres que aportaron más y mejor educación, arte, cultura, legislación, y cien mil cosas más de las que hoy la sociedad bebe y profundiza.

Dos figuras, que no deben ser politizadas por ningún partido político, y sí tener el reconocimiento de la sociedad aragonesa en su conjunto y de la española en global.

Fotografía: @Fundacion_Acin

Desde esta atalaya en los próximos días y en las próximas semanas iré contando pinceladas de ambos ilustrados, porque todo el mundo sabe quién es Goya, qué hizo, qué pinto…. Pero , quién es  Joaquín Costa, además de un jurista, historiador, político, intelectual y un referente social de la época?

Invito a descubrirlo en el siguiente video:

https://bit.ly/3q5UFbk

No dejará de sorprenderles y les invitará a descubrir y a bucear más y mejor en la figura del montisonense.

Impactos: 0

Haciendo balance…

Hay una buena amiga mía que siempre dice lo mismo: en la vida sumas o sobras. Yo añado que sumas o sobras en todos los planos. En el plano personal, en profesional, en el de la familia, en el del ocio… en cualquier aspecto de la vida. Y así, desde esta óptica, sabes de sobra con quien cuentas de verdad, en el día a día, y con quién no, y solo está a tu lado por su interés, y para ver qué consigue de ti.

Estamos en unas fechas en la que todo el mundo hace balance del año, de este horribilis año que termina mañana. Y yo, parafraseando a Raphael, voy a hacerlo «a mi manera».

En primer término, voy a agradecer públicamente a las doce personas que más han sumado a mi vida en este 2020, tanto en el plano personal como profesional, por un motivo o por otro. A las seis más han sumado, lógicamente, lo voy a explicar. Y a las restantes, no voy a explicarlo para no hacer un post “tipo biblia”.

Lógicamente este ranking lo encabeza una mujer que por sus venas corre una mezcla dulce de sportinguismo en estado puro y de amor a los libros y al mundo editorial; una mujer que es feliz con un libro en sus manos pero también ayudando a que un autor encuentre su camino, mientras con otro ojo permanece atenta al resultado de su equipo en el estadio de Enrique Castro, Quini-El Molinón. Efectivamente, me refiero a Covi Sánchez. Me resulta muy difícil hablar de Covi y de todo lo que me aporta en el día a día, dentro y fuera de la Asociación de Escritores Noveles. Muchas veces tener diferentes perspectivas de un mismo proyecto, no lo hace diferente. Al contrario, lo enriquece y lo fortalece. Pero lo importante es que exista una coincidencia común en la idea original del proyecto (como así sucede), y eso existe, con independencia de que luego el cuadro en su conjunto lo veamos desde diferentes ópticas. Y fuera de la asociación… es una historia muy larga de contar en tan pocas líneas. Sólo diré, como diría Manolo Preciado, «mañana saldrá el sol». O como diría mi madre, no hay tormenta que no escampe. El año 2021 creo que nos traerá buenas noticias.

En el segundo escalafón de este pódium se encuentran dos personas, una relacionada con la política y otra con el sector del protocolo, que al igual que Covi, se han convertido en imprescindibles en mi vida. Me refiero a Pablo González, portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en la Junta General del Principado de Asturias, y Javier Carnicer, Jefe de Protocolo del Gobierno de Aragón. He puesto este orden, pero perfectamente podía haber sido al revés. Los dos se encuentran al mismo nivel de admiración, cariño, respeto, lealtad, confianza y aprendizaje en el día a día.

A Pablo González lo conozco hace varios años, y siempre lo he considerado un político íntegro, honesto, cabal, ‘que escucha’. Vuelvo a referirme a mi madre, «con la cabeza muy bien amueblada»… Cuando me tendió la mano, pude comprobar in situ, en el día a día, que mis pensamientos sobre él eran completamente ciertos.  y estoy –estamos-, ante un gran tipo como persona, pero sobre todo, ante un político de raza que le quita el sueño “su” Gijón y que le gusta más consensuar y sumar desde la moderación que aplicar lo que algunos llaman «más madera». Le agradezco infinitamente que haya confiado en mí para  sumar en el proyecto del PP de Asturias y en todo lo que pueda ser útil. Como le dije hace muy pocos días, espero que juntos sigamos pasando páginas a ese gran libro que compramos en marzo de 2017 y empezamos a leer conjuntamente en octubre de este mismo año.

Hablar de Javier Carnicer es sinónimo de protocolo, de ceremonial, de discreción y prudencia en estado puro, de respeto, de profesionalidad, de adaptación, de formación, de experiencia, de innovación, de no sé cuántas cosas más llevadas al terreno profesional. Pero no quiero ocuparme de ello ahora. Nos conocemos hace la friolera de treinta y muchos años, que se dice pronto. Y en él siempre he encontrado lo mismo: una amistad y un compañero inquebrantable –en este orden-, pero a la vez un aprendizaje continuo. Escucharle hablar es una continua lección magistral de protocolo y ceremonial sin final, que durante este 2020 ha quedado plasmado en los encuentros que los profesionales hemos  tenido cada martes en el Observatorio Profesional. He de reconocer que estaba deseando que cada martes tomara la palabra para escucharle, para analizar sus reflexiones, para aprender y, no lo negaré, para presumir de amistad, Es un referente nacional, orgullo para cualquiera de los que nos dedicamos a esto del “protoloco”, como él señalaba bromeando hace unos años. Es un profesional como pocos que respeta su profesión y todo lo que la rodea. Y tiene la virtud de adelantarse a los posibles acontecimientos y prever, así,  todos los escenarios posibles para que la palabra «error» o la expresión «ponerse colorado», como él mismo suele decir, no tengan espacio en su curriculum. Y no lo tienen. Estamos ante un profesional que juega en la Champion League del Protocolo a nivel nacional. Su formación, su trayectoria, sus méritos y, sobre todo, su forma de entender y gestionar el sector del Protocolo le avalan. Todo, absolutamente, todo lo que sé del sector se lo debo a él, porque, como decía, escucharle es una espléndida lección sobre la materia, siempre adaptada a las circunstancias y a la vida.

Hay personas que llegan a la vida de una personas (sea en el plano que sea), y se transforma en una relación plana, hueca, sin sentido. Apenas hay ningún vínculo más allá del estrictamente necesario. Sin embargo, otras personas llegan, conectan contigo y se establece tal vinculo de amistad que se convierten en imprescindibles. En esta lista de “mis imprescindibles” del 2020, hay otro nombre a destacar: Rodolfo Rubio, cuya relación profesional muchas veces traspasa a la esfera profesional. Rodolfo no sólo es un gran profesional de entornos informáticos, sino que además tiene dos cualidades que son indispensables hoy día: es muy buena persona y facilita el trabajo al cliente al máximo. Estamos ante un profesional que siempre está cuando se le necesita y cuando no se le necesita también está. Desgraciadamente, estas cualidades personales y profesionales escasean actualmente en muchas empresas. Esta actitud da calidad profesional a quien la ejerce y fortalece la RSC de la marca y de su CEO. Si me apellidase Alaiza, os aseguro que no dormiría la mitad de las noches del orgullo que tendría al tener un tipo así en mi empresa.  A su vez, estas cualidades convierten a Rodolfo en una persona imprescindible en la propia empresa y en su entorno profesional. La zaragozana Diaple Networking S.L. puede estar orgullosísima del trabajo de Rodolfo y, de cómo lidera el trabajo de los demás, coordinando, organizando, ejecutando… En resumen, poniendo en valor su trabajo para que el cliente esté satisfecho. Siempre. El éxito de una empresa, además de un buen producto, consiste en tener buenos profesionales que lo sepan poner en valor, y lo ejecuten con éxito en tiempo y forma. Rodolfo es el capitán del equipo que da brillo y esplendor en Diaple. Estoy completamente seguro que habrá otros profesionales tan brillantes como él, y no les quito un ápice de su trabajo ni de su mérito. Pero Rodolfo es Rodolfo.

Otra persona que se ha convertido en imprescindible es Gabriela Peña, cuya amistad viene ya desde hace… quince o dieciséis años. Hace ya muchos años que no nos hemos visto, entre la distancia y los diferentes vaivenes de la vida de cada uno de nosotros, y, aunque perdimos el contacto durante un largo periodo de tiempo, las redes sociales nos reencontraron hace ya un par de años y desde entonces el teléfono es nuestro canal de comunicación. Este año hemos hablado en  infinidad de ocasiones, hemos comentado la evolución de la pandemia en nuestras respectivas comunidades, y nos hemos preocupado de nuestros entornos personales y familiares más próximos cuando el inexorable paso del tiempo comienza a hacer de las suyas. Gabriela es una de mis mejores amigas, y lo será siempre. Me lo ha demostrado infinidad de veces. Este año. Y en otros momentos. Y espero que ella también lo haya percibido así. Seremos amigos siempre. Vuelvo a parafrasear a #LaNavalón «mientras a mí me brille un ojo», porque Gabriela no deja indiferente. Su personalidad, su vitalidad, su forma de entender la vida son arrolladoras. Como su sonrisa. Sin más.

Y quiero terminar esta lista de “mis imprescindibles” con otro nombre que es referencia en el sector de la comunicación y el periodismo dentro y fuera de Asturias. Me refiero a César Cajete. Con César me sucede algo similar a lo que me sucede con Javier Carnicer. Hablar con él, es una excelente lección de comunicación y de periodismo, de lo que hay que hacer y de lo que no hay que hacer. Además de la amistad personal, también lo considero un referente y siempre digo lo mismo: «que César ve al otro lado de las montañas» en el mundo de la comunicación. Con una habilidad excelsa para sintetizar y dar un mensaje con cuatro palabras –por ejemplo-, en vez de con ocho, César tiene la virtud de decirte las cosas por su nombre (te gusten o no) y siempre de frente, sin dobleces, ni tonterías. Domina como nadie el sector de la comunicación corporativa y es un referente del que se aprende cada día más y mejor tanto del mundo del periodismo como del sector social media, como en la vida misma. Y ya en un plano personal, tengo que agradecerle las muchas veces que me ha recomendado las famosas «tres f: fé, familia y fortaleza», y que siempre han surtido efecto. César es un gran periodista que tiene siempre el término adecuado para el titular perfecto pero sobre todo tiene el consejo y la palabra apropiada para el amigo que se lo pide.

Además de éstos, hay otras seis personas que también merecen ser nombrados en este post. Personas que no han sido indiferentes en mi vida en este cruel y terrorífico 2020, y que también merecen ser nombrados, y no pasar inadvertidos. Me refiero a Carmen Sanfeliz, David Boto, David Cuesta, Begoña González, Covi Ovin y Pilar Ferreras. No voy a explicar los motivos de cada uno de ellos. Supongo que si ellos leen este texto, entenderán perfectamente por qué los nombro. Creo que es justo y obligado.

Y acabo este balance del año analizando, de forma resumida, lo que más me impactó –fuera de la pandemia- durante este 2020: se trató del homenaje a Miguel Delibes que la Asociación de Escritores Noveles organizó con motivo del centenario de su nacimiento. El hecho de conocer a un autor, como Delibes, mucho más en profundidad, que por sus libros, es todo un descubrimiento. Pero si este descubrimiento, además, va de la mano de la fundación que lleva su nombre, se transforma en el escaparate perfecto que te da la mano cuando quieres hacer un acto de estas características. Merece la pena descubrir la Fundación Miguel Delibes no sólo por descubrir al autor –que también-, sino porque es una entidad que suma y no resta nunca.

Que el 2021 sea un poquito mejor que este año 2020. Lógicamente no nos devolverá a los muchos que marcharon tan injustamente en el frente del Covid; ni a los que han quedado maltrechos (especialmente, nuestros mayores), será difícil devolverles una sonrisa y la salud, pero nos queda la esperanza de la responsabilidad y, como diría el Presidente Núñez Feijoó, el «sentidiño». Dicho de otra forma, que el 2021 nos haga escuchar más a nuestras comunidad científica y a nuestras sociedades médicas y sanitarias, y menos a los voceros de turno. Nos irá mejor.

Impactos: 0

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: