Un blog de actualidad, periodismo, cultura, salud., ciencia, investigación, arte... y la vida

Etiqueta: Palacio de La Moncloa

25 años sin Miguel Ángel Blanco

Fotografía: @elmundoes

Se cumplen veinticinco años del asesinato de Miguel Ángel Blanco, aquel joven concejal de Ermua, que cayó asesinado a manos de ETA solamente por defender la libertad y la convivencia en el País Vasco.

El asesinato de Miguel Ángel no fue uno más de la terrorífica y macabra lista de ETA. Fue un asesinato diferente, y lo fue por una serie de circunstancias que lo hicieron ‘diferente’. En primer lugar su secuestro, para intentar chantajear al Gobierno del entonces Presidente José María Aznar; exigencia que el Gobierno de España lógicamente no podía cumplir. Pero aquel secuestro también arrastró un movimiento social sin precedentes en democracia en el País Vasco y en el resto de España. La sociedad vasca, harta de tanta sangre vertida, de tanta viuda, huérfano, y de tanto dolor, se movilizó en contra de la banda terrorista para decir «¡Basta Ya!».

Las calles y plazas de Ermua, pero también en prácticamente todas localidades vascas y en infinidad de puntos de la geografía española, fueron un clamor popular de la sociedad española, unida por la rabia, la impotencia y el dolor, gritando por la vida del joven concejal ermuense. Los españoles, y especialmente, los vascos, estaban hartos de tanto crimen y de tanto secuestro impune. Y salieron a la calle, no sólo pidiendo la libertad de Miguel Ángel Blanco, sino exigiendo a ETA el cese inminente de la violencia.

Fotografía: @el_pais

Lamentablemente aquel movimiento social espontaneo y apolítico no sirvió para nada. ETA cumplió su hoja de ruta. A las 48 horas del secuestro del joven concejal, el edil popular apareció con dos disparos mortales, que acabaron con su vida. Una vida, la de un joven de 29 años, que cuando fue asesinado por ETA, acababa de encontrar su primer empleo como economista y planeaba comprarse un coche y casarse con Marimar, su novia de toda su vida. Hijo de inmigrantes gallegos; llegó a la política de la mano de un amigo de la universidad cuando pocos se atrevían y las listas se llenaban con gente de fuera. El partido cuadriplicó sus votos y entró en el consistorio de Ermua. Un joven normal que acabó convirtiéndose en el asesinado número 778 de la banda terrorista.

Fotografía: @diariosevilla

Su muerte no fue en vano. Hizo explosionar el llamado ‘espíritu de Ermua’, un punto de inflexión en la historia de la banda terrorista, pero sobre todo, una profunda respuesta ciudadana frente al terrorismo. La sociedad española se plantó frente al tiro en la nuca, frente a la extorsión, frente a ETA.

La sociedad vasca, y especialmente, de Ermua, pero también la de toda España, no sólo mostró su solidaridad con la familia de Miguel Ángel, sino que plantó cara a la barbarie terrorista que venía sembrando el terror impunemente por toda la geografía española desde hacía décadas.

Miguel Ángel Blanco se ha convertido en el símbolo de todas las víctimas del terrorismo; de quienes murieron y resultaron mal heridos, y de sus familias, que con el devenir de los años muchos quedaron en el olvido, pero también de aquellos que aunque la garra terrorista no logró su objetivo, si hubo dolor y sufrimiento, y de sus familias, que también somos muchas, y que siempre lo hemos vivido en silencio, con discreción y desconsuelo.

Fotografía: @FundMABlanco

Ha pasado un cuarto de siglo desde aquellas fatídicas cuarenta y ocho horas en las que todo el mundo se posicionó, y la sociedad española demostró hasta qué punto puede hacer cosas grandes cuando se une desde la solidaridad, la unidad y el respeto.

Después de un cuarto de siglo, la sociedad española asiste estupefacta y desconcertada a la mayor humillación y desvergüenza que se puede permitir desde un Gobierno. Quienes en el año 1997 cobijaron, defendieron y justificaron acciones como el asesinato de Miguel Ángel Blanco, hoy pisan moqueta en el Congreso de los Diputados. Pero lo más grave, no sólo no han pedido perdón, sino que el Gobierno que preside Pedro Sánchez compadrea con ellos un día si y otro también para mantenerse en La Moncloa cual soldado invicto que va ganando batallas.

Fotografía: @LaGacetaSA

¿Dónde queda el respeto por las victimas del terrorismo, y sus familias? ¿Dónde queda la dignidad y la responsabilidad del Gobierno?

Hoy más que nunca se necesita otro ‘Espiritu de Ermua’, pero en esta ocasión en contra de Pedro Sánchez y sus compañeros de viaje. Hay actitudes que no es que den vergüenza, son humillantes para la sociedad española. Pero poco se puede esperar de quien prefiere compadrear con filoterroristas e independentistas, antes que con políticos con experiencia, trayectoria en la gestión, y, sobre todo, proyección de futuro.

Fotografía: @elconfidencial

Un cuarto de siglo después la memoria de Miguel Ángel Blanco y del resto de víctimas del terrorismo es la memoria viva y verdadera de justicia y recuerdo, como ayer dijo en Ermua, precisamente, el presidente del Partido Popular, Alberto Nuñez Feijóo. Su recuerdo nunca puede caer en el olvido, aunque ahora algunos intenten reescribir la Historia, su Historia. No la de todos los españoles.

Impactos: 1

Cuando se da la espalda a la libertad

Fotografía: @DiarideGirona

El pasado fin de semana el presidente del Partido Popular de Cataluña, Alejandro Fernández, acompañado por otros compañeros de partido, sufrió un ataque en Vic al más puro estilo kale borroca.

Unas doscientas personas lo recibieron de forma ‘pacífica’, mientras esas hordas salvajes y antidemocráticas les increpaban al grito de «fascistas» y los Mòssos se las veían y se las deseaban para que la situación no fuera a más.

Pero el ambiente ya estaba muy calentito durante toda la semana. El Ayuntamiento de Vic, en manos Junts, ejerciendo ‘la democracia’ en todo el amplio sentido de la palabra, prohibió instalar carpas informativas al PP catalán en su municipio. Toda una demostración de lo que ahora Perè Aragonés y sus diversos compi yoguis entienden por ‘libertad’ y ‘democracia’.

Fotografía: @LaSextaTV

Ésta es la democracia y la libertad que se ejerce en muchos municipios catalanes. Mientras tanto, Pedro Sánchez, calla y otorga. Ni un triste mensaje de solidaridad y apoyo. Pero lo peor no es eso. Lo más mezquino es la actitud de Salvador Illá, que también se ha puesto de perfil. El principal partido de la oposición en el Parlamento de Cataluña gira la cabeza ante estos atropellos. Vergonzoso.

En una democracia consolidada y seria como la española, los dos grandes partidos constitucionales deben ir de la mano ante los grandes desafíos que se presentan día a día. Pero eso no está en la hoja de ruta de Pedro Sánchez. Sí en la de Pablo Casado. Lo acabamos de ver en la crisis entre Ucrania y Rusia. A Casado le ha ha faltado tiempo para salir anunciando que respaldaba cualquier medida que adoptara el Gobierno de España. ¿Hubiera hecho lo mismo Pedro Sánchez si gobernara el Partido Popular? No, rotundamente, no. Esta es la diferencia entre unos y otros. Entre el sentido de Estado y quien gobierna con compi yoguis sin oficio ni beneficio.

El desafío catalán es un problema serio y muy grave, que no es canjeable a cambio de un puñado de escaños en el Congreso de los Diputados para mantener un Gobierno incapaz de gestionar una pandemia como la de la Covid-19 y mucho menos lograr una recuperación económica, socio sanitaria, social y laboral de un país frente a una de las mayores crisis a las que jamás se enfrentó.

El pasado domingo el Presidente del Partido Popular Pablo Casado durante la clausura del Congreso del Partido Popular de Canarias se preguntó si la actitud de Pedro Sánchez frente a los independentistas y nacionalistas es el modelo de reconciliación que pretende Moncloa para los españoles.

Lo sucedido el pasado fin de semana en Vic es una vergüenza, fruto de un Gobierno, el de Sánchez, arrodillado frente a separatistas, independentistas, ninis, y otras razas similares, que sólo busca mantenerse en el poder a costa de lo que sea.

Fotografía: @NiusDiario

Pero también es responsabilidad de otro Gobierno, el de la Generalitat, fragmentado internamente, pero muy compacto externamente. Un Gobierno que sólo tiene una hoja de ruta: lograr que Cataluña alcance la independencia, aunque en su fuero interno sepa que no lograra su objetivo. Y mientras tanto fragmente a la sociedad catalana en mil pedazos, cada vez más dificil de unir y cicatrizar.

Llevamos casi medio siglo de democracia, desde que murió el viejo general, y jamás en todos estos años, nunca vimos un Gobierno de España tan polarizado y tan poco respetuoso con la mayor parte de los españoles.

En el discurso de Navidad, Su Majestad el Rey don Felipe VI fue más que claro. Pidió respeto para la Constitución.

Fotografía: @rtve

Pero me temo que, de nuevo, volvió a ‘pregonar en el desierto’. Sus palabras volvieron a derretirse en el mar del olvido, empezando por el propio Presidente del Gobierno. Pedro Sánchez no puede permitir ataques a la democracia como el sufrido el pasado fin de semana por el PP de Cataluña y Alejandro Fernández. Ni en Cataluña ni en ninguna otra comunidad. El Gobierno tiene instrumentos suficientes para poner punto y final a estas derivas a ninguna parte en Vic o en ninguna parte de España. Y tampoco vale esconderse bajo el paraguas de que las competencias en materia de seguridad ciudadana son competencia de la Generalitat. ¿Para qué está, entonces, la coordinación entre las diferentes administraciones, de la que tanto presumen desde Moncloa?

Un Presidente del Gobierno de España con sentido de Estado y con responsabilidad debe parar este frenesí de delirios independentistas. El asiento del Congreso de los Diputados no puede ser moneda de cambio de estas tropelías ni de otras similares. Se trata de responsabilidad política, de sentido de Estado, de respeto a la Constitución, de lealtad con el resto de comunidades autónomas. Pero también de decencia y de dignidad. Y Pedro Sánchez me temo que desconoce estos sustantivos. Y así estamos.

Impactos: 2

Manuel Fraga, diez años después

Fotografía: @LaRegion_Int

La Historia de España, como la de cualquier otro país,  se escribe a base de los trazos de las personas que, con su esfuerzo, trabajo, generosidad, lealtad y compromiso, hicieron -y hacen- camino para que hoy los españoles disfrutemos del grado de democracia que disfrutamos. Por consiguiente, del grado de libertades que gozamos, aunque algunos crean lo contrario.

Manuel Fraga Iribarne es uno de los hombres que trabajaron infatigablemente para que hoy España goce del nivel de libertad y democracia que tiene. Sin ningún género de dudas, Manuel Fraga es un personaje único en la Historia España del pasado siglo XX;  con una capacidad de trabajo incombustible, y con una personalidad arrolladora, fue, por encima de cualquier otro calificativo, un político decente y honrado. Un espejo en el que algunos, que hoy pisan moqueta, deberían fijarse.

De su dilatadísima hoja de servicios a España, yo resaltaría dos aspectos, uno institucional, y el otro más honorifico, además de la Presidencia de la extinguida Alianza Popular y el actual Partido Popular. Fue presidente de la Xunta de Galicia entre los años 1990 y 2005; y fue uno de los llamados ‘padres de la Constitución’.

Fotografía: @zonaretiro

Como bien señala mi buen amigo David Cuesta García en su perfil de Facebook:  «Una vida entera dedicada al servicio de España, desde su primer nombramiento como secretario general del Instituto de Cultura Hispánica con poco más de treinta años; hasta cuando, ya octogenario, infatigable, seguía recorriendo todos y cada uno de los pueblos de Galicia, inclusive las aldeas más remotas, escuchando y solucionado los problemas de sus paisanos». ´

Éste es el modelo autentico de hacer política. El trabajo continuo, diario, sin descanso… y siempre poniendo a los ciudadanos en el eje de la acción política. Pero hay más.

Su altura de miras como político y como líder de la entonces Alianza Popular, le llevó en los albores de la Transición a poner la luz larga, a mirar y pensar en el futuro de España por delante de sus intereses y de los de su formación política. Y fue uno de los artífices de esa reconciliación política, entre los diferentes, para que lo que habían vivido nuestros padres y nuestros abuelos, no lo volviéramos a vivir nosotros.

Fotografía: @elperiodico

Procuró ‘ese abrazo’ y ‘ese olvido’ para que los españoles dejásemos de mirar hacia atrás, y empezásemos a mirar hacía adelante. Sin olvidar nuestro pasado, pero olvidando y perdonando; mirando al futuro con firmeza y esperanza. Esa actitud solo puede salir de una persona con la responsabilidad política y con la altura intelectual y moral de Manuel Fraga.

Manuel Fraga fue un hombre de ley y de autoridad, sí, pero también de consenso, de diálogo, y de cesiones, porque sólo desde estas atalayas, al final de la década de los setenta se lograban estos objetivos. Fue un político con mayúsculas, que siempre antepuso el bien general por delante de los intereses de su partido. Desde el año 1962 que asumió la cartera del entonces denominado Ministerio de Información y Turismo hasta el año 2011 que acabó siendo senador en las Cortes Generales. Y en este intervalo de tiempo, lo fue todo en la política española. Un referente incuestionable por su buen hacer y, algo que no está de moda, por su decencia y su honradez personal.

Fotografía: @lavozdegalicia

Mucho ha llovido desde entonces. Muchos políticos, y politiquillos, han pasado por el escenario político español. Pero muy pocos de la talla política, intelectual, y humana de este gallego universal cuyo objetivo no era otro que mejorar la vida de los españoles y, especialmente, de los gallegos.

Se acaban de cumplir diez años de su desaparición, y su figura se sigue recordando por su ejemplaridad y su honestidad. Valores de los que hoy día poquísimos políticos pueden presumir.

Manuel Fraga es una referencia incuestionable de la mejor política española. Un ejemplo para muchos.

Otros muchos también lo son. Pero de la peor. De la más nefasta, de la que no merece ni media línea ni en este blog ni en ninguno. Sin embargo, Manuel Fraga se merece todas las líneas. Es la diferencia entre los políticos honrados y los indecentes. Y como él diría, ‘haberlos hailos’. Por desgracia, demasiados.

 

Impactos: 9

Garzón es a dimisión como Sánchez a nulidad

El pasado martes el famoso escritor, columnista y amigo mío Juan Bolea publicó en su característica columna diaria de El Periódico de Aragón; publicaba un artículo de opinión de esos, de pedigrí, de esos que se escriben con raza y con cariño, dedicado textualmente al «Español, ministro y tonto».

No le falta un ápice de razón al gaditano afincado en Zaragoza. Ciertamente, no tuvo ninguna luz el de IU para meterse en semejante jardín, sabiendo de antemano que no iba a dejar indiferente a nadie, y que iba a tener enfrente incluso a quien él considera colegas cada martes, aunque la realidad sea bien distinta.

La ganadería es uno de los sectores económicos más notables de nuestra economía, y que el ministro con menos ocupaciones en el Ejecutivo se dedique un día sí, y otro también a incendiar el ambiente es cuando menos de tontos. Y lo es porque un ministro, salvo que hable en su ámbito familiar y más íntimo, siempre habla en nombre del Gobierno que representa. Pero el riojano no tiene ni idea de economía, menos de ganadería, y desconoce por completo el significado de expresiones como «imagen», «marca», «reputación» o «Responsabilidad Social Corporativa». Le vienen grande todas estas cosas y otras muchas. Como decía mi madre, de quien de cura llega a Papa y no es ni siquiera un obispo, no se puede esperar ni los ‘buenos días’.

Fotografía: @europapress

Lleva toda la razón Juan Bolea en su artículo cuando dice que al ministro ‘le han engañado como a un chino taiwanés’. Efectivamente, Pablo Iglesias ha sido mucho más inteligente que él. En un pispas, mordió a Izquierda Unida y la volatizó del panorama político español. Dicho de otra manera, Izquierda Unida como marca política ni está ni se le espera. El comunismo más rancio y más casposo que representa Podemos, ahora al timón de Yolanda Díaz, succionó a IU, absorbiendo no sólo la ideología, sino que el electorado, que es lo verdaderamente importante en política.

No es la primera vez que Garzón pisa un charco. Tampoco es la primera vez que embarra el terreno de juego. Sus estupideces y sus boberías son de cátedra; de cátedra de la incompetencia más absoluta. Un ministro no puede enfangar así el terreno de juego. Menos aún si hablar desde el más absoluto desconocimiento. Y ello da lugar, por un lado a que el personal, esté calentito, y haya mucha gente a la expectativa, a ver cuál será la siguiente gansada con la que nos desayunamos mañana.

Fotografia: @elperiodico

Pero la película continua. Nadie, con dos dedos de frente, que diría mi madre, entiende por qué Pedro Sánchez no le ha cesado ya de forma fulminante y sin contemplaciones. Un ministro sin oficio ni beneficio (en el amplio sentido de la palabra) que se dedica a decir sandeces día tras día, y a incendiar a los sectores más notables de nuestro tejido económico sólo se ocupa de generar polémicas innecesarias. Pues no, el Presidente calla y otorga. Continúa tocando el arpa y mirando a través de la ventana de Moncloa. Tanto monta monta tanto.

Pedro Sánchez no es consciente del daño que ha hecho Garzón al sector ganadero y a la industria cárnica. Tampoco el propio riojano.  No sólo ha cuestionado a estos tejidos económicos, sino que ha perjudicado muy seriamente la muy bien llamada «Marca España».

Fotografía: @valenciaplaza

Habría que explicarle al de Izquierda Unida que un porcentaje importante de esa industria cárnica se exporta y, por tanto, ha hecho mucho daño a la imagen de España más allá de los Pirineos. Pero esto a él le importa poco o nada. Y está visto que, a Sánchez, menos todavía.

Es evidente que el daño está hecho, y nadie está dispuesto a pedir perdón, y menos a morderse la lengua. Por eso, si el personal tuviera un mínimo de ética y de decencia, Garzón ya debería haber puesto su cargo a disposición de Pedro Sánchez y también debería haber renunciado a su acta de diputado en el Congreso. Pero claro, para eso hay que tener respeto y dignidad por su responsabilidad institucional y un compromiso hacía el pueblo español. Y ni uno ni el otro conocen esas palabras. Disfruten lo votado.

Impactos: 8

Manoseando el español

El idioma español es el cuarto idioma más hablado del mundo con más de quinientos millones de personas hablantes en los cinco continentes. Se estudia en más de un centenar de países, siendo cada vez más personas las que muestran su interés por nuestra lengua.

Fotografía: @Fundeu

Estos datos se deben en una buena parte a instituciones como la Real Academia Española, el Instituto Cervantes o la Biblioteca Nacional de España que se dejan la piel para que nuestra lengua madre sea una de las lenguas más universales a lo largo y ancho del mundo.

Como diría un ‘nini’ que se lleva cada mes cinco mil eurazos exclusivamente por intentar destruir lo que nuestros padres y nuestros abuelos construyeron con su sangre, su trabajo y su esfuerzo, “esto no lo digo yo”, esto son datos constatables y referénciales.

Nuestro idioma es una de las mejores demostraciones de la llamada ‘marca España’. Como dijo Su Majestad don Felipe VI en el acto de conmemoración del 70º aniversario de la Asociación de Reales Academias «nuestra lengua común es el valor que más nos identifica y que suscita verdadero respeto y admiración en el mundo». Estas palabras del monarca, por sí mismas tendrían que llenarnos de orgullo y ser el mejor baluarte para defender nuestro idioma hasta en el rincón más minúsculo de España.

Si cada vez hay más ciudadanos en el mundo interesados por aprenderlo, ¿qué motivos hay para que los españoles, con independencia de nuestro lugar de residencia y de nuestro origen, no lo defendamos y lo protejamos?

Pero evidentemente esto es una utopía, ya que hay determinados lideres políticos que se dedican a jugar a virreyes de la época de Felipe II, y cada mañana nos regalan una estupidez nueva en forma de traición a nuestro idioma, y a nuestra Historia. En consecuencia, a nuestra cultura.

El escenario es poco decente por no decir nada, y muy mugriento,

Fotografía: @libertadddigital

Por un lado, tenemos a ese niñato llamado Gabriel Rufián, al que le gusta mucho los numeritos de circo en el Congreso de los Diputados. En estas haciendas es único; se las pinta sólo para montar el circo un día sí, y otro también. En un arrebato de arrogancia y soberbia inconmensurables, consciente por otro lado, que Pedro Sánchez y sus palmeros van a comer en su mano, pone una exigencia obscena para apoyar los Presupuestos Generales del Estado:  las plataformas digitales (Netflix, HBO, y otras) tienen que emitir el 6% de sus contenidos, doblaje y subtitulación en lenguas cooficiales. Y Sánchez cede…  asegurándose así, seguir calentando el asiento del Palacio de La Moncloa, al menos, un año más. Antes que sentarse con el Partido Populary escuchar su opinión, prefiere sentarse con los que un día sí y otro también dan patadas a la Caonstitución y escupen a la figura del Jefe del Estado y a los simbolos de nuestra nación. Ése es el nivel.

Fotografía: @expansioncom

En paralelo a esto, el compi yogui de Rufian que mangonea en Cataluña con los que en 2017 dieron una patada en la cara a la Constitución de 1978 dejan a los pies de los caballos a una familia de Canet. Pere Aragonés vuelve la espalda a una familia catalana, que sólo ha cometido un delito: defender el derecho legal de su hijo de cinco años a recibir el 25% de las asignaturas en castellano. Aragonés les ha negado este derecho y Pedro Sánchez les ha vuelto la espalda a cambio del respaldo de ERC para sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado. Ésta es la decencia de unos y otros.

Y en medio de esta situación tan bucólica otro virrey autonómico quiere liarla manoseando el español, también por un puñado de votos. Hablo de Adrián Barbón, Presidente de Asturias, que quiere imponer una ‘cooficialidad amable’. Dicho en cristiano: quiere imponer una lengua que no existe. Otro que no se entera de nada. Y en este punto me acuerdo de lo que en 2017 dijo aquel agente de los Mossòs a un independentista. Pues eso…

Fotografia: @ESDiario_com

Una cooficialidad nunca puede ser amable. Según el diccionario de la Real Academia, en su primera acepción, define esta palabra como «digno de ser amado» y en su segunda acepción «afable, complaciente, afectuoso». ¿Alguien se imagina un idioma afectuoso? Otro ejemplo de la manera de actuar de los compis yoguis de Sánchez y de la ya jubilada Adriana Lastra…

La imposición de un idioma no es ética ni tampoco decente. Lo que está sucediendo en Asturias es vergonzoso a todas luces. Al igual que lo que está sucediendo en Cataluña. Es un atropello a las libertades.

Pero lo más grave de Asturias es que para conseguir este logro tan corto como maloliente, Adrian Barbón, lo está intentando por la puerta de atrás. Para eso busca el apoyo de otro partido, de corto recorrido, que está en fase de liquidación. Foro Asturias ni está ni se les espera, a pesar de que mientras llega ese momento enredan, y enredan, y vuelven a enredan para enfangar todo lo que hay en su entorno. Barbón ha permitido que Foro tenga grupo parlamentario propio, con tan sólo dos diputados -que en realidad es uno, porque apenas se cruzan un triste ‘buenos días’  siquiera por whatsapp de escaño a escaño- dando una solemne patada a la norma que dice que no es posible que la Junta General tenga grupos parlamentarios con menos de tres diputados.

Pero para el Presidente de Asturias esta norma no existe. Todo a cambio de un puñado de votos. Todo a cambio del un mangoneo tan mohoso como deshonesto. A ver si se entera de una ve. En Asturias sólo vale la Ley de uso y promoción del bable/asturiano de 1998. Lo demás son ganas de enredar y de manipular.

Fotografía: @expansioncom

Da asco, y vergüenza, que se mercadee con un idioma como el español, a cambio de un puñado de votos, negociados en cuartos oscuros para seguir manteniendo calentito un sillón.

Podría seguir poniendo otros ejemplos de indecencia política, en donde el virrey de turno hace y deshace a cambio de un puñado de votos. Mientras tanto Pedro Sánchez sigue comiendo en sus manos, y sigue tocando el arpa muros adentro de La Moncloa. No lo voy a hacer. Estos ejemplos son suficientes para ilustrar hasta qué punto se manosea el español y se usa como un trapo sucio que se tira a la cara al más puro estilo barriobajero.

Cada cual puede hablar en la lengua que quiera pero sin imposiciones y con total libertad. En el momento que tropezamos en el piedra de la imposición y de la prohibición se vuela por los aires cualquier aroma de libertad que debe prevalecer en una democracia de verdad. Y esto tendría que tenerlo muy claro, y aplicarlo Pedro Sánchez, y todos los Presidentes autonómicos. Un ejemplo de esa libertad es Galicia, en donde mayoritariamente se habla gallego pero desde el respeto y la libertad.

Toda imposición lingüística sin argumentación cultural y jurídica es un atropello a los valores constitucionales del 78. Es una forma política de crear ‘chiringuitos’ y agradecer los servicios prestados a los amigos de turno. Pero lo más grave es una manifiesta falta de respeto a los más de quinientos millones de personas que hablan el español en el mundo, y a quienes se dejan la piel por cuidar, divulgar y enseñar nuestra lengua. Lo dijo nuestro monarca, lo han refrendado numerosos académicos de la Real Academia, “uno de nuestros valores como nación es nuestro idioma”. Para algunos es la diana perfecta para dividir y enfrentar a la sociedad.

También a las familias. Pero quienes dividen y separan no se dan cuenta de un pequeño detalle: la gente tiene memoria, especialmente a la hora de votar. Siempre se acuerda de quien ha aglutinado y ha trabajado en torno a los valores constituciones, y quienes han sembrado la división y la separación. Y hoy por hoy, Sánchez y sus palmeros dividen más que aglutinan. Es más,  sólo saben fragmentar y enfrentar. Únicamente por mantener calentito el asiento del Falcón.

Impactos: 7

La democracia no es “quemar vivo” a nadie

Cuando mi padre regresó de San Sebastián (allá por los años ochenta y tantos), en la época en que ETA era implacable e inmisericorde, después de sufrir sus secuelas , siempre le escuché lo mismo: «El problema vasco tiene que acabar de una vez porque España no se puede permitir otros mil muertos, aunque la solución no guste a nadie». El tiempo ha acabado dándole la razón. Ha acabado y de una forma que no gusta a nadie, al menos a los demócratas. ETA ha dejado de matar pero sus cachorros siguen cabalgando a sus anchas sin que nadie, especialmente desde algunos escaños del Congreso de los Diputados hagan absolutamente nada por detener este huracán de odio, antipatía y asco a todo lo que no represente al pueblo vasco.

Fotografía: @elmundoes

Es una absolutamente vergüenza lo que le ha sucedido a Mikel Iturgaiz, hijo del Presidente del PP Vasco, Carlos Itúrgaiz, cuándo practicaba deporte. Amenzarlo con ‘quemarlo vivo’, entre otros ‘piropos’ se define por si solo. Esta situación, además de merecer la repulsa y condena del total de la sociedad española, no deja de ser una evidencia más de que el problema vasco no ha terminado. Sigue latente. Sigue vivo. El odio se sigue paseando de manera desbocada por las calles del País Vasco sin que nadie le frene. Y esto resulta peligroso, porque nos retrotrae a épocas pasadas que algunas generaciones no vivieron, y otras que sí vivimos, deseamos olvidar.

La democracia consiste en llegar a acuerdos con quien no piensa como tu, a consensuar opiniones diferentes para lograr una sociedad mejor, más justa y libre. Igual que sucedió en los años setenta y muchos, en los albores de la democracia. Pero lo que no es aceptable, lo  que no es normal, lo que se sale de toda frontera democrática es que alguien amenace a otra persona con ‘quemarla viva’ porque no piensa con ella. Además de antidemocrático, eso es constitutivo de delito. Estas actitudes no caben en un país civilizado y moderno. No pueden formar parte de una sociedad civilizada, moderna, que apuesta por la investigación, por la ciencia, por el diálogo. Se autoexcluyen, y se marginan por sí solas.

Lo  que le ocurrió a Mikel Iturgaiz le ocurrió, décadas pasadas, a cientos y cientos de valientes, que vistiendo o no, de gris, de marron, de azul, de verde, o de cualquier otro color, defendían la libertad y la democracia en todos los rincones del País Vasco. Y esta gesta es una demostración del sentimiento de odio que todavía anida en la sociedad vasca hacía todo lo que no sea vasco o hacia aquel que no piense como ellos.

Fotografía: @elmundoes

Pero esto aún es más grave si comprobamos que el Gobierno de España se sustenta en los ‘lideres’ de estos cachorros. Dicho de otro modo, quienes callan y otorgan, porque en el fondo aplauden hasta con las orejas con estas tropelías son los que alimentan la continuidad de Pedro Sánchez y su Gobierno intramuros del Palacio de la Moncloa. Esto no es ético. Tampoco honrado por parte de nadie. Menos aún decente.

Echo de menos un mensaje de condena por parte del Gobierno ante estas amenazas. Al revés ya se hubiera pronunciado, Pablo Casado y el Partido Popular Pero esta política de callarse y ponerse de perfil ante determinadas cuestiones para no enfadar a los compañeros de mesa no es digna de un Presidente y de un Gobierno responsable.

La democracia española necesita un PSOE y un PP fuertes, cohesionados, serios, que se den la mano –y se olviden de las siglas- ante los grandes desafíos nacionales, ya que hay cuestiones que afectan a todos los españoles. Solo se pueden coser desde Génova o desde Ferraz. Pero siempre con unidad política y sin equidistancias absurdas. Se necesita más perspectiva política e institucional. Siempre.

Impactos: 7

Marchando una de indultos…

Fotografía: @rtve

Después de varias semanas desaparecido de este espacio por razones estrictamente familiares y personales, regreso hoy domingo en los inicios de un verano atípico a todos los niveles.

Y retomo este carrusel de opiniones, dando mi sentir –como siempre, sin anestesia-, sobre el espectáculo al que hemos asistido esta semana relativa a la concesión de los indultos a los condenados en el tan manoseado “proces”.

Hace muchísimos años, cuando mi padre regresó de San Sebastián, después de padecer en su cuerpo y en su alma las secuelas emocionales de la banda terrorista ETA en una época que ésta era implacable e inmisericorde, siempre decía lo mismo: «El problema vasco acabará algún día, y acabará de una manera que no guste a nadie, pero acabará, porque España no se puede permitir otros mil muertos». El tiempo acabó dándole la razón.

Y con el problema catalán sucede otro tanto. Tiene que acabar de una vez, y tiene que acabar de una forma que no gustará a nadie. Y volviendo a parafrasear a mi padre, España no puede permitirse el lujo de otra voladura de la Constitución por los aires ni de intentos bananeros de autodeterminación territoriales que únicamente conducen al enfrentamiento entre españoles.

Fotografía: @abc:_es

Pero tampoco es sensato dar una patada a las sentencias del Tribunal Supremo, y en aras de que «yo lo valgo porque soy el Gobierno, y necesito apoltronarme», conceder indultos a quien no los merece. Me he cansado de decirlo, y me reitero. Cualquier cargo institucional, desde el Presidente del Gobierno de España hasta el concejal del pueblo más pequeño siempre deben ser la solución a los problemas de los españoles. Jamás el problema de sus problemas. Y lamentablemente, el Gobierno de Pedro Sánchez, en una buena parte de sus decisiones, desde que pisaron moqueta en El Palacio de La Moncloa se han convertido en el principal problema de los españoles. Como diría el niñato de Gabriel Rufián, «no lo digo yo», lo dice la propia hemeroteca…

Volvamos a Cataluña. El problema catalán no se resuelve ni con indultos, ni con mesa de diálogo, ni recibiendo –como es su obligación, dicho sea de paso-, al President de la Generalitat en Moncloa. Este problema requiere otra arquitectura más compleja y más quirúrgica.

Para conceder un indulto, especialmente de estas características, se requiere un consenso social y político absolutos. No procede ni es ético conceder un indulto, cuando una buena parte de la sociedad, y de la clase política –incluso militantes de tu propio partido- los tienes en contra. No es serio. Pero no procede, además, porque más de uno de los indultados, ya han avisado de que no están arrepentidos de sus hazañas y que volverán a hacerlo tan pronto como puedan.

Fotografía: @elcomercio

Es evidente que tampoco ha servido el movimiento de peones dentro del PSC, en las últimas elecciones catalanas, ni el puntapié que le dieron a Iceta catapultándolo al Ministerio de Política Territorial y Función Públicas. Las costuras entre España y Cataluña siguen rotas.

Nadie tiene la pócima milagrosa ni la varita mágica, porque aunque estemos ante un problema político, la fractura social dentro de la sociedad catalana es más que notable. Y esto se ha visto muy claro ante las últimas declaraciones del empresariado y el obispado catalán.

Mientras la sociedad catalana siga fragmentada y dividida poco se podrá hacer. Más bien nada. La prioridad es ésta, por delante de indultos, mesas de dialogo y zarandajas varias… Por eso, lo sensato, lo prudente es empezar a coser y a dialogar desde el corazón mismo de la sociedad catalana, de la sociedad civil, a pie de calle. Volver a unir a familias, a la sociedad es prioritario. Es fundamental. Lo demás es humo. Y el humo puede acabar en fuego. Como ya sucedió en 2017. Atentos.

 

Impactos: 14

Taparse la cara como los monos

Fotografía: @elmundoes

En un nuevo ejercicio de insolencia, de falta de respeto y mala de educación sin límite, ayer la vocera oficial del Gobierno, María Jesús Montero, volvió a hacer de las suyas en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Eso de «o estás conmigo o estás en contra de mí» lo saben aplicar de maravilla.  Esta tropa desconoce por completo el significado de palabras como ‘diálogo’, ‘moderación’  o ‘respeto’. Según pasan los días, cada vez el chapapote es mayor y el hedor más repugnante.

¿Cómo se atreve la Ministra Portavoz del Gobierno a insultar a una parte de la militancia del PSOE simplemente porque no piensan como el propio Ejecutivo? ¿Qué hubiera ocurrido si esas mismas palabras hubieran salido  de la boca del Presidente del Partido Popular hacia un grupo de militantes populares? Una buena parte de informativos nacionales durante semanas y semanas estarían habían abriendo sus telediarios con esta noticia, pero como lo dijo María Jesús Montero hay que reírle la gracia. Pues no… Las palabras de la andaluza hay que denunciarlas públicamente. Son un atropello y un insulto a la inteligencia.

Una ministra no puede insultar públicamente a una parte de la militancia de su partido, y por que el Presidente del Gobierno calla y no sale en público a pedirle explicaciones para, a continuación, cesarla de inmediato.

Las palabras de la Ministra son una manifiesta falta de respeto, una ausencia total de empatía hacía quienes discrepan de la Ejecutiva del PSOE, una burla intolerable. En resumen, una desvergüenza más, que no tiene medida…

Pero aún es más preocupante, y si cabe más grave, la deriva que está adoptando este Gobierno sólo por mantener el sillón. Le importa nada España, la Transición Española, el abrazo de reconciliación que nos dimos los españoles para cerrar las heridas del pasado, el Estado de Derecho y la separación de poderes. Sólo les importa mantenerse en el poder a costa de lo que sea y cómo sea, porque no se atreven a convocar elecciones generales.

Fotografía:@_infoLibre

Los vientos  no son buenos, y el personal está muy cansado y muy cabreado. Saben que pueden sufrir una cogida mortal, que les devuelva a los chiqueros (hablando en términos taurinos). Un Gobierno decente ante tan creciente impopularidad, ante tan nefasta gestión de la pandemia, ante tanta mentira y manipulación, con dos dedos de decencia, convocaría elecciones anticipadas y permitiría que los ciudadanos hablasen.

Pero la banda de Sánchez tiene miedo. Ha visto el batacazo que han tenido en las Elecciones de la Comunidad de Madrid, y sabe que este resultado es extrapolable a nivel nacional. Por eso huye de las urnas y se aferra al sillón de Moncloa. Y lo más grave, calla y otorga ante el cúmulo de errores y de desatino que a diario su banda lleva a término sin rubor y sin escrúpulos.

Le guste o no a Sánchez, a Montero y al resto de la tropa, los monos también piensan, y antes o después actuarán. Y lo harán en las urnas. En las mismas que esta banda no quiere poner ahora. Pero que cuando las pongan, todo el mundo los pondrá en su sitio. También los monos.

Impactos: 12

Por un barranco

Detrás de un líder político, de un cargo institucional, o del presidente de una entidad, siempre tiene que haber una persona de su absoluta confianza que coordine, aglutine, supervise, agende, y, en su caso, destense las situaciones cuando se avecinen tormentas. Pero esa persona debe saber manejar bien entre bambalinas, sin dejar huella, hacer bien su trabajo sin dejar rastro. Siempre, a ser posible, en la más absoluta discreción

Fotografía: @marca

Lo que habitual y profesionalmente se denomina «director de gabinete» debe ser por encima de todo una figura fiel, leal, pero sobre todo, profesional y sincera. A veces, demasiadas, a los lideres políticos, a los cargos institucionales  o a los presidentes de las grandes entidades públicas y privadas no les gusta (o no ven con buenos ojos) que alguien les diga que han cometido un error, que han fracasado, o que su idea, que originariamente creía extraordinariamente maravillosa, ha resultado un fiasco y encima ha costado dinero al erario público.

Y esa función solo es capaz de hacerla esa persona que está a su lado, que le conoce bien, que conoce la institución como la palma de la mano, que conoce la agenda y los contactos como si fueran suyos, y sabe cuál es el momento adecuado porque sabe cuándo es momento conveniente en el que “el jefe” (o la jefa) están más receptivos para asumir un error.

La labor del director de gabinete es una función imprescindible y requiere de mucha cirugía de precisión y sobre todo, de discreción y como dijo en una ocasión Sabino Fernández Campo, “irse con tus silencios”.

Desde la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa, esta figura en la persona de Iván Redondo ha resultado cuando menos esperpéntica y ridícula. Cuando uno no sabe desarrollar un trabajo de tan alta responsabilidad, si se tiene un mínimo de ética y de decencia, lo normal es o no aceptar el puesto, o si se acepta presentar la dimisión de inmediato. De tus errores, depende el futuro de tu jefe y, lo peor, la imagen y la reputación social y corporativa de la institución a la que prestas servicio.

Pero esto no vale para el vasco. Su gestión ha sido vergonzosa porque la gestión del director de gabinete apenas debe ser pública. Ivan Redondo se ha ocupado de hacerla pública para demostrar su valía, demostrando así, su inutilidad y su torpeza a nivel de comunicación política.

Y el colmo de este carrusel de estupideces sucedió ayer en el Congreso de los Diputados cuando llegó a afirmar en sede parlamentaria que estaría dispuesto “a tirarse por un barranco” por el Presidente Pedro Sánchez. Sin duda, es el mayor gesto de petulancia y chulería de quien siempre debería estar en la sombra, en un segundo plano, de forma inadvertida. Pero no necesita los titulares y los flashes para sobrevivir. Qué tropa.

Fotografía: @marca

En la otra cara de la moneda, tenemos otras personas como el actual director de gabinete de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel Rodríguez (con su reconocido aval por su trayectoria política) prefiere pasar inadvertido, en la sombra.

Queda claro en qué lugar quedan la humildad, la decencia, la discreción, y en qué lugar el ego, la prepotencia, y las ganas de protagonismo. Es evidente que el éxito de un líder político, de un cargo institucional, o del presidente de una entidad dependen de la gestión de la institución que representan, pero también de cómo gestione entre bambalinas su mano derecha. Y es evidente que algunos tienen más interés en potenciar los egos personales y su protagonismo,  que el interés general. A pesar de que nos intentes convencer de lo contario. Pero se les ve venir de lejos.

Impactos: 6

Indigno e indecente sin paliativos

Nos contaba ayer el Ministro de Justicia que los indultos de los condenados por ‘el proces’ había que verlos con naturalidad. Y se quedó tan tranquilo. Lo dice el máximo responsable de jueces y fiscales en España. Esta frase avergüenza y abochorna a partes iguales.

Fotografía:: @heraldoes

Y ayer también, el Presidente del Gobierno, el todopoderoso Pedro Sánchez aún dio un paso más en el más que vergonzoso peaje a los independentistas catalanes a cambio de un puñado de votos. Pero, ¿qué es eso de construir la concordia con quienes reventaron por los aires la Constitución y el Estado de Derecho, y están dispuestos a repetirlo? ¿Qué tontería es esta? ¿Simplemente refrendar las palabras del Ministro de Justicia? Es vergonzoso y humillante a partes iguales.

El Gobierno de Sánchez ya está en el pódium. En el pódium de la desfachatez, de la desvergüenza, del descaro. Sin duda, es el peor Gobierno que ha tenido España desde los albores de la democracia, allá por el 1975 del siglo pasado. El Gobierno más sectario, más radical, más torpe, más zafío que jamás podíamos imaginar.

¿Desde cuándo un Gobierno valida a quienes dan un golpe de Estado? ¿Desde cuándo un Gobierno es capaz de llegar a indultar a cambio de unos votos para mantener la poltrona? No hay calificativo posible para esta hazaña en el Diccionario de la Real Academia Española máxime cuando el recién nombrado Presidente de la Generalitat de Cataluña habla de “aliviar el dolor de los presos políticos”. Indigno e indecente sin paliativos. Todos.

Impactos: 6

La estupidez del 2050

Llevamos cuarenta y seis años de democracia, y en este tiempo hemos pasado diferentes crisis de todo tipo y condición. Pero cómo esta crisis sanitaria, social y económica de la Covid19 creo que no hemos asistido a ninguna a otra. De igual manera que hemos visto en todos estos años ningún otro Gobierno tan nefasto ante una situación tan crítica como la actual.

Fotografía: @lavozdegalicia

Comparto íntegramente la teoría de que esta pandemia ha cogido a todos con el pie cambiado, sin hoja de ruta, sin experiencia, y durante las primeras semanas todo el mundo tuvo que improvisar. Pero de esa improvisación al carrusel de errores continuos y desatinos sin fin a los que nos ha sometido el Gobierno de Pedro Sánchez hay un abismo.

Su gestión es nefasta. No hay por dónde cogerla. No sólo han dejado abandonados a los sanitarios y a los médicos, sino que ya no hablamos de los autónomos, o de los discapacitados. Tampoco nombro a las residencias de mayores, en donde el ex vicepresidente a la fuga, ni siquiera puso los pies en ninguna. ¿Y qué me dicen ustedes del sector de la cultura, abandonado a su suerte o verdad? ¿o los transportistas, tirados en las carreteras y autovías, sin información, sin lugares acondicionados en donde asearse o en dónde comer o comer? Mientras tanto, naturalmente todo hijo de vecino tenía que seguir pasando por caja porque… ¿cómo íbamos a condonar a los autónomos cualquier impuesto? No, hombre, no…

Eso que decían que no iban a dejar a nadie atrás. Y en medio de todo eso, ni había comité de expertos, ni había coordinación, ni había decencia, ni había humildad… ni perspectivas de que lo hubiera. Y cómo guinda de este pastel, el carrusel de mentiras del Presidente del Gobierno y sus acólitos se cuentan por miles.

En medio de este panorama tan bucólico cuyo despropósito más absoluto está siendo el final del Estado de Alarma y la vacunación en dónde las comunidades autónomas se han encontrado abandonadas a su suerte, confiando en si mismas y en sus homónimos, ya que de La Moncloa no podían esperar ni “los buenos días”.

Fotografía: @elespanolcom

En medio de todo esto, ahora Pedro Sánchez nos presenta un Plan de Recuperación con los ojos puestos en 2050. Hay que ser torpe y incompetente. No ha sido capaz de gestionar la pandemia y sus efectos sociales y económicos en el 2021, ¿y me viene a hablar del 2050? ¿Se cree que los españoles tenemos el mismo nivel intelectual que él?

Pedro Sánchez pasará a la Historia de España por ser el Presidente más mediocre y más imprudente. Le falta humidad, decencia, respeto, y responsabilidad, entre otros muchos valores. Le sobra chulería y ego. En otras palabras, estamos ante el peor Presidente de las últimas décadas. Lo del 2050 es un insulto, una falta de respeto a los españoles, a todos los que de una manera u otra nos hemos visto afectados por la pandemia, a la vez que abandonados por el Gobierno; un Ejecutivo únicamente preocupado por su ombligo. Una indecencia. Como para hablar del 2050. ¿Por qué no se preocupan de los verdaderos problemas de los españoles? Sencillamente… porque no saben. Ni cuáles son ni cómo gestionar.

Impactos: 17

El tsunami Ayuso

Fotografía: @expansioncom

La jornada de ayer en la Comunidad de Madrid pasará a la historia de nuestra democracia por diversos motivos. Uno de los más significativos: la participación. La gente acudió en masa a ejercer su derecho constitucional de ejercicio del voto. Desde primera hora de la mañana, las imágenes de las televisiones y de las redes sociales hablaban por sí mismas. A la vez, nos daban un mensaje implícito en clave de comunicación política. Cuando un gestor político toma decisiones, aunque se equivoque en ocasiones, si en términos generales, la sociedad está satisfecha con su gestión, va a responder a su llamada. Y la sociedad madrileña mayoritariamente ha acudido a las urnas tras a la llamada a la participación de todos los partidos políticos, pero especialmente del Partido Popular y de la Presidenta y candidata a la Presidencia de la Comunidad de Madrid Isabel Díaz-Ayuso.

La noche electoral de ayer nos dejó varias claves políticas importantes, que conviene analizar con la serenidad que corresponde.

Fotografía: @AgenciaAtlas

En primer término, Ciudadanos bordea el precipicio de la desaparición. La formación naranja que lidera Arrimadas se queda fuera de la Asamblea de la Comunidad de Madrid. Seis años después de irrumpir en la política nacional, se han convertido en una fuerza absolutamente irrelevante. De 26 diputados que tenía a cero diputados. Una debacle mayúscula. Pero como ya nos tiene acostumbrados la Cruella de Vil de la política española, en ese partido no dimite nadie. Demasiado orgullo. Muy poca humildad, y ninguna autocritica. Pésima hoja de ruta.

En otra casa que pintan bastos y que están muy necesitados de autocritica y de «bajar los decibelios» es Ferraz. El batacazo de Gabilondo ha sido mayúsculo. Los ciudadanos le han cobrado en una única factura los continuos desastres de la gestión de la pandemia de la Covid19. Le han enviado un recadito a Sánchez, que no ha tenido la decencia de poner los pies en Ferraz arropando a su candidato. Los errores en política se pagan en caro. Y los ciudadanos se cobran las facturas en las urnas. Aunque Sánchez siga tocando el arpa y mirando a otro lado. A lo lejos ya se escuchan los tambores de guerra en Aragón y en Castilla La Mancha. Contentos están los barones

Fotografía: @NiusDiario

Hace unos días, en pleno fragor de la batalla de la campaña electoral, bromeaba la Presidenta Díaz-Ayuso de que se tuviera cuidado con lo que se hacía «a ver si España le iba a deber tres». Y anoche se cumplió porque el resultado de Podemos fue tan estrepitoso que su ‘amado’ líder huye, en vez de hacer frente al fracaso; no tiene el valor de remangarse y hacer frente a la situación del partido. Para Pablo Iglesias, lo más cómodo es dimitir. Lo responsable, lo ético, lo decente hubiera sido hacer frente a la situación. Pero hay palabras que no entran en el lenguaje del ex vicepresidente. Lo fácil es evadirse.

Aumentar.42.000 votos en una convocatoria electoral como la madrileña es insignificante. Asumiendo que Vox aumentó un diputado, en términos generales perdió relevancia. Y esto es otro mensaje en clave política. La gente no quiere extremos, huye de la polarización. Necesita la moderación, y eso sólo lo puede ofrecer el Partido Popular. No obstante, es importante este aumento porque permitirá que Díaz-Ayuso gobierne desahogadamente. Sin sobresaltos naranjas ni boberías.

El revolcón –literal- que Mónica García le ha dado a Gabilondo sin que éste ni se haya inmutado es estratosférico. No en vano, Más Madrid entraba en el ring electoral con una ventaja añadida en su DAFO particular. Para muchos, la anestesista es la mejor candidata del bloque de la izquierda. Y está ventaja el partido de Errejón la ha aprovechado consciente de que tanto PSOE como UP no terminaban de conectar con el electorado y la sociedad madrileña.

Fotografía: @EconomiaED_

Pero goleada, el tsunami ha llegado de la mano de Isabel Díaz Ayuso. Tras una campaña en la que ha sido objeto de todo tipo de zancadillas,  criticas, insultos, y diana de lo mejorcito de cada casa, anoche arrasó. Llegó 65 diputados de los  de los 136. Así, Ayuso podrá gobernar sin Vox. La goleada fue en los 21 distritos de la capital, en los de alta renta y en los de media y baja. Este tsunami también trajo otra ventaja importante: reforzar la ‘marca PP’ y el liderazgo del Presidente Pablo Casado, especialmente después de abortar las intentonas golpistas de Murcia y Castilla y León.

Por contrapartida, la figura de Pedro Sánchez ha quedado muy dañada y puesta en evidencia. Los próximos días serán claves para comprobar el futuro político del Gobierno de Sánchez y su liderazgo dentro del partido.

Sin ninguna duda, la estrategia política de Díaz-Ayuso activando el botón electoral el mismo día que se presentó la moción de censura en Murcia ha sido fundamental para recuperar la marca y el liderazgo del centro derecha español.

Fotografía: @telemadrid

Queda una incógnita por resolver en este puzzle. Si los resultados son la sentencia de Pedro Sánchez como Secretario General y como Presidente del Gobierno. El hecho de no salir del Palacio de la Moncloa para seguir la noche electoral desde Ferraz es un gesto que indica que las aguas bajan turbias. Tan obscuras  que cada vez se ve más próxima la entrada en la Moncloa de Pablo Casado. Ahora el bloque de la derecha vapuleó al de la izquierda, al que superó en más de 15 puntos. Hace dos años, la diferencia fue de tres puntos a favor de la derecha.

Dicho de otro modo, el tsunami Ayuso le ha abierto las puertas a Sánchez para que las cierre al salir. A su vez, se las ha abierto a Casado para que entre en el Palacio de la Moncloa más pronto que tarde. Otro tsunami que se acerca. De norte a sur de España.

Impactos: 11

Sánchez y Aragonés, Aragonès y Sánchez

 

Fotografía: @elconfidencial

La discriminación que está ejerciendo el Govern de la Generalitat de Cataluña con los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil destinados en Cataluña sobre la vacunación no tiene un pase. Es una vergüenza en toda regla. Mientras a los agentes de los Mossòs los están vacunando con total naturalidad, los primeros están siendo discriminados de forma torticera, aberrante, y desvergonzada. No soy jurista, pero posiblemente, algún jurista sí me diría que Aragonés, Junqueras, Borras y demás comparsa, con estas actitudes barriobajeras, están rozando la línea del delito.

Si esta circunstancia es humillante y aberrante a partes iguales, aún es más, que el Presidente del Gobierno, el omnipotente Pedro Sánchez y su palmero Fernando Grande-Marlaska, ante esta situación que no haya activado los mecanismos necesarios para vacunarlos de inmediato. ¿Qué función tiene la Delegación del Gobierno en Cataluña, más allá de pasear a éste y otros palmeros por territorio catalán? ¿Por qué desde el Ministerio del Interior no se ha recurrido al Ministerio de Defensa para vacunarlo, a través de Sanidad Militar? Intuyo que en sede parlamentaria, unos y otros tendrán que dar muchas explicaciones…

Fotografía: @ecd_

Nadie puede abrigarse en la falta de vacunas ni en otro tipo de excusas baratas para no tomar decisiones. Si no protegemos a quienes a diario velan por nuestra seguridad y nuestra propia protección, mal camino hemos tomado. Nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado deben vacunarse ya. Y resulta un insulto que en Cataluña intencionadamente no se les vacune y el Gobierno de España antes que defenderlos y exigir al Govern que cumpla de inmediato sus obligaciones, se ponga de perfil.

El gobierno de Pedro Sánchez no puede mirar a otro lado ante este grave problema que afecta a este colectivo absolutamente imprescindible, necesario y querido, pese a quien le pese.

Si el Presidente del Gobierno conociera el significado de palabras como ‘ética’, ‘dignidad’ y ‘decencia’, ya hubiera exigido a sus socios de coalición que cumplieran con sus obligaciones. Pero prefiere mantener el sillón y evitar conflictos con quienes en 2017 dinamitaron la Constitución y el Estado de Derecho en Cataluña. Y se han atrevido a decir que volverían a hacerlo.

Fotografía: @YouTubeEspanol

Un Gobierno no sólo no es decente ni ejemplar por el mero hecho de que sus miembros no cometan delitos. Un Gobierno debe ser decente siempre. Cuando sus compañeros de viaje no lo son, lo sensato es alejarse de ellos, tomar distancias, y mantenerse en la línea de ejemplaridad y la honradez. El escritor francés Jules Renard decía que es más difícil ser un hombre honrado ocho días que un héroe un cuarto de hora. Jamás he leído mejor definición de Pedro Sánchez.

Según el diccionario de la Real Academia Española, la segunda acepción de la palabra «venganza» dice: ‘castigo, pena’. Más claro no puede ser el tema. ¿Quién se enfrentó a los rebeldes aquel famoso 1 de octubre? ¿Qué hace ahora el Govern como venganza? Hay que ser mediocre, miserable, mala persona, indeseable… porque esto no va de política, ni de ideologías, ni de credos. Esto va de salud, de vida, de virus, de infecciones masivas. Y hasta dónde yo sé, la Covid-19 no distingue entre partidos políticos, ideologías y siglas. Aunque alguna mente anodina crea que sí.

Fotografía: @elmundoes

Llegados a este punto, quizás sería bueno que Pedro Sánchez y su cuchipanda cambiara su servicio de seguridad. Dejaran de prestar servicio de escoltas los miembros de Guardia Civil y Policía Nacional, y se encargaran de la seguridad del Presidente y de sus palmeros aquellos Cuerpos de Seguridad que el Govern vacuna sin objeciones.

Pero claro, hay un problema. A leales, responsables, honrados, éticos, y ejemplares, como los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional no hay nadie. Son un ejemplo y un orgullo para muchos españoles. A pesar de Sánchez y de Aragonès.

 

 

 

 

Impactos: 7

¿Y ahora, qué?

Fotografía: @publico_es

Quedan pocos días para que finalice el Estado de Alarma. Desde hace varios días no son pocos los presidentes autonómicos, alcaldes, y otros cargos institucionales que han puesto en la mesa esta pregunta. ¿Y ahora qué? Es evidente que el Gobierno de Pedro Sánchez no tiene un plan, salvo coartar los derechos fundamentales de los españoles.

Es evidente que la pandemia de la Covid-19 cogió con el pie cambiado a todos. Pero un año después es tiempo para aprender la lección, especialmente cuando se observa que otros países se han aplicado y están gestionando bien esta pandemia.

Sánchez y su muchachada está gobernando a golpe de lo que el sociólogo polaco Zygmunt Bauman definió como «política líquida»: es decir, una política sin valores, sin programa, sin proyecto, sin rumbo, sin liderazgo. Que nadie se llame a engaño. Pedro Sánchez no lidera su Gobierno. Es un peón más dentro del tablero del Gobierno que preside él. Pero que gestiona de forma omnipotente el Doctor Bacterio.

Esta forma de gobernar, muy típica de los gobierno sin estructura y sin proyecto, exige que las comunidades autónomas se vean obligadas a gestionar en solitario. No hay nada de co gobernanza. Esa tan manoseada expresión a la que tanto aluden Sánchez y Montoro.

Fotografía @elperiodico

No perdamos de vista que estamos en plena pandemia mundial, y, por tanto, las medidas a adoptar no pueden mantenerse al margen de otras administraciones. Tampoco a espaldas de Bruselas. La sociedad ha quedado muy herida a consecuencia pandemia. Ha sufrido daños de salud, pero también daños, morales, sociales, económicos, cuya reconstrucción económica y social requiera una unidad institucional que va más allá de las siglas políticas. Pero Pedro Sanchez esto no lo entiende. Y emplea aquello de «o conmigo o en contra de mi». No se da cuenta de que un país no se reconstruye entre buenos y malos, o altos y bajos. Se repara entre todos, y aportando cada uno lo mejor que puede aportar.

Desde el año 2020, Pedro Sánchez se ha dedicado exclusivamente a escuchar sólo a los suyos, despreciando todo lo que procedía del resto de partidos. Ya no hablemos de sectores como el sanitario, con el que ni siquiera ha tenido el gesto de crear un comité técnico de expertos independientes que pudieran asesorarle, como han hecho la mayoría de los países. Su prepotencia y su despotismo le impiden ver el bosque.

Fotografía: @rtve

El resultado lo hemos visto todos. Las consecuencias están ahí. Una dejación absoluta de funciones que aboca a la pérdida de derechos fundamentales en el propio Estado de Derecho. No legislar en condiciones implica esto. Y legislar ‘medidas cuquis’ para captar votos también. No sirve con legislar sólo para limpiar la imaginar y en un plano electoral. En una situación de pandemia mundial, hay que legislar en clave sanitaria, social y económica. Siempre con el mismo objetivo. Qué tus ciudadanos no se hundan más de lo que les hunde la propia pandemia sanitaria y económica.

Ha quedado evidentemente demostrado que el Gobierno de Pedro Sánchez es un manifiesto fracaso sin futuro y sin proyecto. Como decía antes, política líquida. Ni siquiera han sido capaces de crear un marco jurídico para legislar ante nuevas emergencias sanitarias.

Ante esta situación, el próximo día 9 que finalizará el Estado de Alarma, muchos españoles se preguntan eso: ¿y ahora, qué? Como decía antes, esta misma pregunta se la hacen presidentes autonómicos, alcaldes, y otros cargos institucionales. Observan cómo han muerto más de cien mil españoles a causa de la pandemia, más cien mil empresas cerradas, el número de autónomos que han tenido que cerrar se ha disparado… pero el Gobierno de Sánchez sigue jugando al Candy Crush de forma miserable.

Ha quedado demostrado que no hay una autoridad sanitaria responsable que coordine esta pandemia a nivel territorial, tanto entre comunidades autónomas como a nivel internacional.

Fotografía: @elespanolcom

En medio de todo ello, no atienden propuestas sensatas realizadas, por ejemplo, desde el Partido Popular. Propuestas que pasan, en el plano sanitario, por la creación por una agencia nacional de salud pública o la transformación del Sistema Nacional de Salud, que pase inexorablemente por su digitalización. Y así se de lugar a la historia clínica digital y única. A la población hay que hacerle la vida fácil. No tiene ningún sentido que en una situación de normalidad, haya movilidad entre comunidades y, ante un problema de salud, un médico no tenga acceso a la historia clínica de un paciente por no encontrase en su ciudad de empadronamiento.

El día 9 acabará el Estado de Alarma y si Pedro Sánchez no reacciona antes, España, de nuevo, se enfrentará a un nuevo caos jurídico, sanitario, y económico sin precedentes. Será una anarquía absoluta. Con un protagonista principal: Pedro Sánchez, cuya gestión es una demostración de desvergüenzas, torpezas y fracasos absolutos. Y le seguirán votando. Siempre hay un ofuscado para un inservible.

Impactos: 4

Siete años sin Adolfo

Hoy se cumple el séptimo aniversario de la desaparición del arquitecto de nuestra democracia. Hoy hace siete años que España perdió a Adolfo Suarez, el primer presidente de nuestra democracia.  Es en este momento de tanta polarización política e institucional siempre desencadenada por los mismos, cuando urge más que nunca reivindicar su legado político y su figura histórica. Adolfo Suárez fue un gran político, un Presidente ejemplar, que junto a Su Majestad Juan Carlos I no le tembló el pulso para transformar el país: de la España más oscura a la España del progreso, las libertades y de la democracia.

No lo tuvo (tuvieron) fácil. Había demasiados obstáculos en el camino; dificultades ideológicas, sociales, políticas, económicas, culturales… Pero su objetivo era claro y su hoja de ruta también. Así aplicaron la ley, siguiendo el consejo de otra figura imprescindible de la Transición, Torcuato Fernández-Miranda: «de la ley a la ley pasando por la ley». De esta manera, paso a paso, ladrillo a ladrillo, Adolfo Suárez fue desmontando el régimen franquita para abrir las puertas a un régimen en el que nadie se sintiera extraño debajo de un paraguas llamado Constitución de 1978.

Uno de los obstáculos más conflictos que debió sortear fue el del Ejercito. Unas Fuerzas Armadas muy pobres en cuanto a recursos, formación y estructura pero con una filosofía y una lealtad absolutas a todo lo que aún quedaba del régimen franquista. Por ello, tuvo que lidiar con no pocos problemas ante una cúpula militar que no concebía un nuevo modelo social y, mucho menos, una regeneración y una transformación total en el propio seno de las Fuerzas Armadas. Gracias a aquello, hoy el Ejército Español es un ejército moderno, avanzado, plural, desarrollado, tecnológicamente innovador y, sobre todo, renovado que no tiene absolutamente nada que ver con aquel Ejercito del año 1976 y anteriores.

El denominador común de la gestión de Adolfo Suárez pasa por una sola palabra: consenso. Suárez fue un hombre de palabra, y esta forma de actuar la llevó hasta sus últimas consecuencias. Hoy, la reivindicación de su figura es más importante que nuca. España necesita hombre como él, que sepan consensuar, que sepan pactar, que sepan dialogar; hombres que les preocupen los problemas de la sociedad… que sepan  llegar a acuerdos en beneficio de España y de los españoles.  Por desgracia, hay demasiada polarización y crispación que, casualidades o no, siempre llegan desde el mismo lado.

La figura de Adolfo Suárez es imprescindible. Es un espejo perpetuo, en el que tendrían que mirarse muchos gobernantes, de un lado y de otro. Pero también otros aprendices a políticos que, aunque pisan moqueta, no saben ni quieren saber cuánto sudó el Presidente abulense para lograr una Transición pacífica, sin derramamientos de sangre, cicatrizando las tan manoseadas “dos Españas” para abrir las puertas a una nueva España prometedora, llena de libertades, de prosperidad, y de un futuro en paz. ¿Con errores? ¡Por supuesto! Pero el papel que jugó fue absolutamente imprescindible y necesario. Su figura hay que recordarla siempre. Hoy, siete años después de su marcha, la elección no es dudosa. Mucho más Adolfo Suárez y mucho menos Echenique, Rufián, Borràs, y Otegui. Éstos representarán el fracaso. Suárez el futuro. Siempre.

Impactos: 2

Un portazo en la cara sin anestesia

Creía Pablo Iglesias que iba a seguir siendo el eje de todas las políticas, sobre quien iba a girar todas las decisiones del mundo. Pero me temo que va a ser que no.

Fotografía: @elperiodico

Pensaba que su huida por los cloacas, su medio natural, huyendo como rata por la alcantarilla le otorgaba el don mágico de poder hacer y deshacer en el Gobierno de Pedro Sánchez y en el Díaz-Ayuso. Vaselina. Va a ser que no. De entrada, el Presidente le agradeció su marcha y con diplomacia dijo que ya se pensaría si  aceptaba o no la propuesta del podemita. Sedal. Eso de mover peones en un tablero que no es el tuyo, y hacerlo de manera mamporrera y mafiosa no es ético ni decente. Lo acabamos de ver en Ciudadanos, y el de Vallecas pretendía hacer lo mismo. Pero el disparo le ha salido por la culata. Ya sacó sus mugrientos cascos del Consejo de Ministros y ya es tarde, muy tarde, para que puede manosear cualquier decisión suya o ajena en esa mesa. Las barreras ya están puestas para que cada vez tenga más limitaciones. Aunque tarde, Sánchez se ha dado cuenta de que dormía con su enemigo; ha reaccionado, y ahora ya no le deja ni moverse. Menos todavía decidir quien sí quien no.

Pero Iglesias es testarudo. Le da igual que Moncloa lo considere ya casi “un jarrón chino”, y al estilo de las películas de Paco Martínez Soria sigue que erre que erre… Y la siguiente ha sido llamar a su ex compañero Errejón para ir de la mano a por Díaz-Ayuso. ¡Qué ingenuo!

Fotografía: @el_pais

El ex vicepresidente creía que Errejón se iba a tirar en plancha en sus brazos, mientras tarareaba aquello de “si tu me dices ven”. Pero basta muy poco para ser bastante más inteligente que Iglesias. Y el líder de Más Madrid lo es. Sabe que no necesita ‘tiralevitas’ que le pongan el café cada mañana cuando llegue a la Asamblea de Madrid, ni necesita a su lado mafiosos que presumen de igualdad ante las mujeres, y en público dice que las azotaría hasta sangrar… A Errejón les sobran estos canallas. Basta ver el número de escaños que tienen unos y otros en el parlamento autonómico.

Cuando menos se lo esperaba, ha llegado su ex compañero de partido y le ha dado un portazo sin anestesia en toda la cara. El macho alfa herido en lo más profundo de su ser. Errejón ha sido un gran estratega, porque ha preferido que sea una mujer la que le argumente la negativa con contundencia y serenidad. El portazo es gigantesco.

Fotografía: @heraldoes

Mónica García le dice que Madrid no es ninguna serie de Netflix; le dice, y no le falta razón, que las mujeres están hartas de que hagan el trabajo sucio y se tengan que quitar de en medio en momentos históricos; le dice que las mujeres no necesitan que nadie les tutele, entre una retahíla de lecciones sin pomadita que el ex vicepresidente tendrá que aprender a digerir. Una bofetada de verdades que el vallecano no se imaginaba que una mujer le iba a atizar, con verdades como panes. Hoy, la diputada de Más Madrid le ha dado toda una lección de decencia, que tendrá que aprender a digerir. Ya lo decía Ana María Matute, “en la vida hay que ser humilde, antes que la vida te obligue a serlo”. Y Pablo Iglesias necesita una buena dosis de humildad.

La descomposición de Podemos ya ha empezado. Iglesias es un clon de Arrimadas. Igual que la andaluza ha sido capaz de clavar un cuchillo en el corazón del partido naranja, y ella sigue echando la culpa al cha-cha-chá, ahora Pablo Iglesias huye de Moncloa y del partido morado. Todo muy indecente. Pensaría que después de emponzoñar Moncloa, iba a contaminar la Asamblea de Madrid. Evidentemente, no puede infectar la sede de la Comunidad de Madrid porque, echando mano del refranero español, la miel no está hecha para la boca del asno.

 

Impactos: 1

Gracias Isabel

Ni en el sueño más húmedo de Pedro Sànchez, podía soñar que un día Isabel Día-Ayuso iba a golpear con los nudillos en la puerta de Moncloa y le iba a a dejar en la alfombra una bandeja de plata con la cabeza de Pablo Iglesias. El favor que la Presidenta le ha hecho al PSOE ha sido de dimensiones estratosféricas. Desde que Iglesias se subió a los altares de la oposición desde dentro del Gobierno, Sànchez no dormía en paz al ver que tenía al lobo cuidando de sus ovejas. Pero hoy todo ha cambiado gracias a Diaz-Ayuso. Hoy, ¡por fin!, Sànchez dormirá mejor. Iglesias saldrá de la Moncloa. Iglesias saldrá del CNI. Iglesias sacará sus sucias manos del destino de los españoles. Afortunadamente.

Fotografía: @mundodeportivo

Pero no se va con la humildad y la tranquilidad que se va un servidor público, que ha hecho bien su trabajo y que la vida le lleva por otros derroteros. Que va. Se va al más puro estilo manporrero y mafioso barato, imponiendo su criterio y decidiendo quién, dónde cuándo y por qué. Se cree el amo del Gobierno. Pero Sánchez ya le ha abierto la puerta de Moncloa aunque, sin embargo, su silencio es una evidencia de que lógicamente no va a permitir que siga mangoneando el Gobierno desde la Asamblea de Madrid. Por una vez, Sànchez ha demostrado que es un poco -sólo un poco- más inteligente que Iglesias.

Fotografía: @elperiodico

¿Os acordáis de aquella frase que pronunció en el Congreso de los Diputados? Pues eso… “cierre la puerta al salir”. El descalabro social va a ser como un pan porque en un pispas va a pasar a ser un diputado de a pie; dicho de otro modo, de ser un seudo todopoderoso vicepresidente a un diputado autonómico que, si nos descuidamos un poco, no lo conocerán ni en Galapagar.

El golpe de la presidenta madrileña ha sido mayúsculo; y, de entrada, la irrupción del podemita le otorga al Partido Popular como 6 ú 8 escaños más porque la movilización del centro derecho va a ser histórica, máxime después de las posturitas de ayer de Cruella de Vil y su matón, porque ella no tuvo ni la decencia de dar la cara ante la opinión pública y los medios de comunicación.

Dicho en cristiano, si Ayuso ha logrado sacar al monstruo de la Moncloa y ponerlo a entrenarse en la limpieza de los retretes de la Asamblea de Madrid, es porque Iglesias tiene miedo a que Sànchez lo eche del Gobierno y huye como rata de alcantarilla.

Fotografía: @LaVanguardia

Que nadie se llame a engaño. Diaz-Ayuso va a pulverizar a Iglesias y al candidato (o candidata) naranja. La talla política, su experiencia personal, su formación y su trayectoria política son evidentes. Son demostrables frente al papel mojado de Iglesias y Ciudadanos. Hoy es uno de esos días que pasará a la historia de España, en la que cada cual ha quedado retratado. Díaz-Ayuso, una política de raza y comprometida; Arrimadas, la nueva Judas de la política española y Pablo Iglesias sigue con su papel de Vito Corleone pero maloliente y sudoroso.

No cabe duda. Sànchez dormirá a pierna suelta. No vivirá suficiente para agradecerle a la presidenta Diaz-Ayuso su trabajo y su audacia. Aunque queda mugre aún en Moncloa. Demasiada.

Impactos: 1

O limpieza o desaparición

Cada día que pasa vemos que el partido naranja se despedaza más rápida y profundamente, a la espera de lo que suceda mañana lunes en la reunión de su comité ejecutivo. Ayer, un histórico del partido dijo adiós a la vez que decía hola al Partido Popular. Fran Hervías lo ha sido todo en el partido naranja, primero en los días de sol de Albert Rivera, y después junto a la nociva y perversa Inés Arrimadas.

Fotografía: @elCorreoWeb

Ciudadanos tiene una herida abierta hasta lo más profundo de su ser. Una llaga que no tiene otra cura que no pase por la dimisión  de la presidenta del partido y sus lacayos, y a continuación la disolución del partido. En este momento el partido naranja es parte del problema y no la solución. Vinieron a lo que vinieron pero desde la marcha de Rivera nos han dejado un carrusel indecente de impresentables que, desde la propia cabeza del partido, sólo se han preocupado de mirarse su ombligo y su cuenta corriente. Me vienen a la cabeza demasiados nombres de jetas e indocumentados que, abrazos al color naranja, han resultado un verdadero fiasco y un fraude para la sociedad. Decía Adenauer que hay tres tipos de enemigos; los enemigos a secas; los enemigos mortales y los compañeros de partido.

Fotografía: @elperiodico

No le faltaba razón al político alemán porque los militantes decentes que hubiera en el partido naranja, que como en toda organización no me cabe duda de que también allí los hay, se han encontrado con su enemigo dentro de casa. La marcha de Fran Hervías es solo una gota en el océano porque ya se habla también de que Luis Salvador, el alcalde de Granada, también está negociando pasarse al Partido Popular. Y esto es sólo el principio del carrusel, porque aún quedan muchos nombres por pronunciarse. Como he dicho, la herida es muy profunda, y la hemorragia, abundante. Pero, lo más grave es que no hay cirujano que sea capaz de cauterizar la contusión. Por eso, Ciudadanos está clínicamente muerto, a la espera de que el lunes lo ingresen en la UCI como última alternativa posible. En el fondo y en la forma no será una alternativa. Será su sentencia final, afortunadamente.

Queda claro que en política para generar la confianza del electorado hay que ofrecer credibilidad, y Arrimadas no lo ha ofrecido nunca. Más bien, desde el principio ha abocado al partido a un carrusel de bandazos sin criterios ni orden bajo la batuta falsa de la moderación sin sentido ni criterio. No se puede tomar café con el Casado, y levantarte de la mesa para tomar otro café con Sánchez, teniendo en cuenta que Sánchez siempre irá acompañado de Echenique, Otregui y Rufian. Eso es indigno. Es inmoral y traidor. No se puede ni tomar un vaso de agua con un partido que se mantiene en el Gobierno con los votos de la izquierda republicana catalana que propulso el 1 de octubre, y con quienes vitorearon los tiros en la nuca de ETA. Eso no tiene calificativo.

Fotografía: @rtve

Y Arrimadas pretendía sentarse (que de facto ya lo ha hecho) con Sánchez y sus secuaces.  Qué pronto se le han olvidado las víctimas del terrorismo a la andaluza. La militancia de Ciudadanos tiene memoria y dignidad. Por eso consideran que la invasión que se pretendía hacer al Gobierno de Murcia no tiene ni medio pase, máxime cuando estábamos ante una bomba de racimo muy bien teledirigida para hundir todo lo que oliera y representara al Partido Popular en España, y cuyo elefante blanco era precisamente ella. O sea la tonta útil del PSOE.

Nada me daría más alegría que el lunes, el comité ejecutivo obligara a dimitir a Arrimadas y la largara a su casa. El partido necesita una catarsis. O limpieza o desaparición. Pero el lunes mejor que el martes. Y empezando por su presidenta. La culpable. La que desguazó el partido. No es decente. No merece estar en política. Y detrás de ella, los palmeros. Todos.

Impactos: 2

El final de la indecencia

Decía José Luis Sampedro que era más fácil divulgar la inmoralidad que la decencia. No le faltaba razón al malogrado economista y académico barcelonés, si nos atenemos a la concatenación de desvergüenzas e intrigas barriobajeras de Arrimadas y Ábalos (dirigidas en la sombra por el doctor Bacterio), a la que hemos asistido esta semana.

Fotografía: @A3Noticias

El intento de desestabilización de todo lo que oliera al Partido Popular por parte del partido naranja es inmoral, obsceno, y una desfachatez. Un iceberg que pretendía desestabilizar gobiernos autónomos y municipales de forma mafiosa e irresponsable. Y esta gesta se ha hecho en plena pandemia, por detrás, a oscuras, haciendo un mataleón al Partido Popular, traicionando los principios de Ciudadanos. La decencia de Arrimadas está por los suelos y el nivel de traición a los suyos ha llegado a cotas inescrutables.

Un intento de efecto domino que se neutralizó de forma impecable desde el corazón del PP, porque en política no vale todo. Cuando las cosas se hacen bien, como en los Ayuntamientos de Zaragoza o de Madrid, en la Xunta de Galicia, en el Gobierno de Aragón, en la Junta de Castilla de Castilla y León o en la Junta de Andalucía hay que decirlo sin pudor y con contundencia. Pero cuando nos tiramos a la piscina de la mugre, de la hipocresía, de la mafia más sucia y más oscura, hay que denunciarlo con contundencia.

Fotografía: @elespanolcom

El vodevil de esta semana ha resultado una tragicomedia con diferentes personajes cinematográficos a cual más variopinto. Desde Cruella de Vil personificada en Arrimadas hasta Vito Corleone representado en la figura de José Luis Ábalos. Y en  medio, Pedro Sánchez, que seguía tocando el arpa desde La Moncloa. Pero no se daban cuenta de que ‘el ayusazo’ les iba a salir rana. El hecho de que Diaz-Ayuso apretase el botón electoral, al margen de Aguado, iba a desestabilizar más y mejor a los naranjas, cuyo final está cada vez más cerca. Es evidente que con esta maniobra, y las corruptelas de Arrimadas, la Presidenta Diaz-Ayuso ha ganado en un pispas más 8 ó 9 diputados más de los que tiene actualmente en la Asamblea de Madrid.

La gente busca decencia y responsabilidad en la vida y en la política. Algo que sí ha demostrado el Partido Popular y Diaz-Ayuso y no Inés Arrimadas y su banda. La moción de censura de Murcia está desactivada y en Madrid es una quimera de un sueño húmedo de alguna que se creyó la reina de Saba y, en realidad es la tonta útil del PSOE. Pero esta cuadrilla de facinerosos no cayó en la cuenta de algo importante: cada cuatro años los ciudadanos están convocados a las urnas, y los ciudadanos se acuerdan de quien ha hecho algo por ellos y quien sólo se ha preocupado por imitar a tipos como Al Capone, Frank Costello, Don Carlo Gambino o Charlie “Lucky” Luciano.

Espero impaciente al lunes y tengo especial interés en conocer las explicaciones que dará Inés Arrimadas ante su Comité Ejecutivo. Mucho tiene que explicar. Más tendrá que aclarar, porque no tiene un pase lo q ue ha hecho. Igea, Toni Canto, Villacis, Marin le tienen muchas ganas. Y junto a ellos, otros muchos nombres vinculados a Ciudadanos desde Irún a Huelva y desde el Ferrol a Almería están esperando las explicaciones de Arrimadas para tomar decisiones.

Fotografía: @el_pais

En política no vale todo. Pactar con el PSOE hoy implica compartir mesa y mantel cada día con Rufián, con Otegui y con Echenique. Esto no entra en los valores de ningún demócrata de verdad. Estamos esperando las explicaciones de Arrimadas. Las últimas. Las definitivas.  Nadie se llame a engaño. El partido naranja está en sus últimos estertores. El mejor servicio que puede hacer Arrimadas a España es dimitir y presentar su baja en el partido. Eso limpiaría un poco su  imagen. Si no se va, será una demostración más de su catadura moral y de su talla política. La indecencia personificada. Y un partido o una institución no puede tener una presidenta indecente, aunque haberlos hailos. En Ciudadanos y en el Parlamento de Cataluña.

Impactos: 3

Dignidad no es sinónimo de gobernar

Fotografía: @bbcmundo

Hoy se cumplen 17 años de los trágicos atentados terroristas de Madrid; atentados que la explosión de diez mochilas bomba en coches de pasajeros de la red de Cercanías. Ocasionaron el fallecimiento de 192 personas y más de 1800 resultaron heridas.

Aquel atentado fue el más brutal que ha padecido España en toda su historia, y mira que hemos sufrido atentados.

En un acto así es necesario recordar la unidad y la solidaridad del pueblo español (salvo evidentes excepciones de todos conocidas), frente a la barbarie terrorista, frente a la sinrazón de las armas, y a la inquina del tiro en la nunca o del coche-bomba.  La piel de los españoles está más que curtida en estas lindes. Son innumerables las lágrimas vertidas ya de la década de los sesenta ante estos crímenes repugnantes y salvajes. Y siempre la sociedad española ha reaccionado de forma unánime y sin fisuras.

Pero los atentados de Madrid sobrepasaron cualquier experiencia anterior. ¿Se imaginan lo que significa para una red de hospitales públicos la llegada en avalancha de casi dos mil personas en estado sumamente grave? ¿y qué me dicen de los casi doscientos muertos?

Fotografía: @el_pais

De nuevo la sociedad española, en este caso la madrileña, volvió a mostrar lo mejor de sí misma, y a remar juntos, unidos, dando lo mejor de cada individuo y de sus posibilidades junto a los servicios de emergencias y cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Unidos frente a las instituciones del Estado.

Somos un gran país. Una gran nación que se reinventa día a día, especialmente en sus momentos más difíciles, como lo fue aquel día aciago de marzo de 2004, o en 2020 cuando la pandemia de la Covid19 golpeó en el alma de su sociedad.

Fotografía: @elmundoes

Es el momento de recordar a todas las víctimas del terrorismo. No en vano, hoy es el  Día Europeo de las Victimas del Terrorismo. Y esta efeméride nos tiene que llevar a una reflexión muy profunda y sincera como nación. Durante décadas España fue golpeada de manera indiscriminada por la banda terrorista ETA, y también por su primos, el GRAPO y el FRAP. Dejaron tras de sí un eterno reguero de mil víctimas, infinidad de heridos, huérfanos a puñados, viudas y padres y madres hartos de llorar perdidas injustificadas, familias rotas, almas resquebrajadas, destrozos y vidas resquebrajadas, hechas añicos… En resumen, una sociedad herida en lo más profundo de su ser.

Ahora, a la vuelta de años y años de aquel carrusel de víctimas, de esas viudas, de esos padres y esas madres, de esos huérfanos, de esas familias observan con rabia, impotencia, y dolor cómo un Gobierno que se autodenomina ‘demócrata’ y apoya la Monarquía Parlamentaria y la Constitución del 78, pacta lo que sea y al precio que sea con los herederos de los asesinos de sus familiares. Su objetivo no es otro que perpetuarse en el Gobierno sin escrúpulos, sin memoria, sin decencia, olvidándose del pasado, y, lo peor, sin dignidad y sin escrúpulos. Es una desvergüenza total de principio a fin.

Fotografía: @LaVanguardia

En el  Día Europeo de las Victimas del Terrorismo hay que reconocer y dar visibilidad a las familias de las víctimas del terrorismo que se ven despreciadas y humilladas por un Gobierno  que situado en la peana de los bilduetarras, independentistas y republicanos no hace ascos a nada con tal de calentar el asiento. ¿Dónde quedaron los pactos constitucionales del 78? ¿Y el trabajo de Pérez Rubalcaba? ¿Y la memoria de Ernest Lluch?

También es el momento de reconocer y poner el valor a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que, muchas veces con medios más que precarios, hacen un trabajo excepcional y brillante por defender las libertades, la democracia y la Constitución.

Fotografía: @elmundoes

Hace 17 años que España padeció en su alma el peor atentado terrorista de su Historia. Como país debemos dar toda una lección de sensatez, responsabilidad y democracia. Las urnas deben hablar más pronto que tarde. La decencia debe ocupar de nuevo el banco azul del Congreso de los Diputados cuanto antes. Se lo debemos a las víctimas y a sus familias. También a los españoles que a diario se dejan la piel por sacar a adelante el país. Son muchos más de los que nos creemos. Y mucho mejores que algunos de los que hoy pisan moqueta. No basta con ir cada miércoles a la sesión de control. En política hay que tener dignidad. Y muchos no la conocen. Ni la conocerán.

Impactos: 0

Judas tiene nombre de mujer

Fotografía: @larazon_es

Cuando pensábamos que ya habíamos visto todo, Inés Arrimadas, en una maniobra rastrera, barriobajera, y ruin, se ha convertido en el nuevo Al Capone de la política española. La supuesta Agustina de Aragón que huyó de Cataluña a hurtadillas, aquella que enarbolaba la bandera de la decencia y de la dignidad, ¿Dónde está? La defensora a ultranza de los valores democráticos se ha volatizado para dar paso a la abanderada de la desvergüenza y la desfachatez. La abogada de la decencia se ha transformado en la líder de la hipocresía.

De facto, da asco. De facto, es vergonzoso. De facto, ayer quedó claro que Inés Arrimadas no es de fiar. Ha dinamitado todos los puentes existentes con el constitucionalismo, y se ha situado en un extremo peligroso. ¿No era ella el azote de Sánchez e Iglesias en el Congreso? En resumen, desde ayer  Judas tiene nombre de mujer.

La gesta que cometió ayer Ciudadanos, con la venia del Doctor Bacterio y los aplausos de Echenique y Errejón, no tiene ni medio pase. ¿A qué juega el partido naranja? La decencia y la dignidad la han perdido. Se le escurrió de las  manos especialmente  a la andaluza, la noche del 14 de febrero, porque tras los pésimos resultados de Cataluña no tuvo la dignidad ni la decencia de cerrar la puerta del partido por fuera. Su ego le impide ver el horizonte.

Fotografía: @NoticiasNavarra

La explosión que ha activado en Murcia, con efectos en Madrid y en Castilla y León pretendía, de forma torticera y barriobajera, un efecto dominó. Su objetivo: Génova 13 y todo lo que huele al Partido Popular. Pero no contaba con varios granos. Desde Castilla y León ya le han advertido que se olvide de maniobras mamporreras. Y en Madrid, la presidenta Díaz-Ayuso es más inteligente; y ha convocado elecciones, aunque la decisión final la dirima el Tribunal Superior de Justicia. Con la convocatoria electoral, no cabe ninguna duda que la presidenta popular saldrá muy reforzada políticamente, a pesar de la moción de censura de los Errejón, Echenique y Gabilondo madrileños. Y Andalucía, otra fortificación que pretendía derrumbar, ya le han cantado aquello de “adiós con el corazón”.

Fotografía: @rtve

¿Cómo explicará Arrimadas a su ejecutiva, que se ha enterado por twitter de  sus gestas, y a su militancia, que desde ahora aquellos que iban a asaltar los cielos, que veían con buenos ojos que las  hordas de la CUP quemaran furgonetas de los Mossos, y saquearan comercios e intentaran machacar a los agentes de la UIP, ésos, ahora son sus amigos y comparte mesa y mantel en Murcia? ¿Cómo va a justificar eso? No tiene ni medio pase. ¿Y cómo va a explicar a sus militantes que a partir de ahora, los que defienden el Estado de Derecho y la democracia, -o sea el Partido Popular- para ella, ahora son sus peores enemigos?  Muchas explicaciones tiene que dar. Mucho tiene que argumentar. Un peso pesado ya se ha posicionado: Toni Cantó ha sido contundente. No me extrañaría que moviera ficha. Y tampoco sería novedad que, junto a él, hubiera un exilio de militantes y de altos cargos desde Cs al PP, siguiendo las palabras de García-Egea. Pero sobre todo, porque la jugarreta de Arrimadas no se sujeta por ningún sitio. Es una vergüenza absoluta. Una inmoralidad.

La jugada de ayer es el principio del fin. La hemorragia está abierta. Será difícil cauterizar la herida, sobre todo porque la opinión pública y la militancia están hartas de Judas. Se llamen Luis Bárcenas o Inés Arrimadas. Al final, son igual de peligrosos y de crueles.

Impactos: 1

No toca

Fotografía: @larazon_es

Estos días estamos asistiendo a un debate estúpido, a polémicas innecesarias, a discusiones bizantinas en torno al tan manoseado 8M.  Dimes y diretes perfectamente articulados por aquellos que sustentando a Sánchez en el Gobierno, echan gasolina al fuego cada día y encienden la mecha de la desestabilización, y la anarquía en la mesa del Consejo de Ministros. Ya han asaltados los cielos del Palacio de La Moncloa, y lo demás les importa un bledo, por no decir un comino.

Me parece muy acertada la decisión del delegado del Gobierno en Madrid, y ésta debería haber sido la tónica en el resto de comunidades. Pero da la sensación que si el 8M no salimos a la calle y no reivindicamos el papel de nuestras mujeres en la sociedad no somos demócratas ni estamos a la altura. Fariseísmo en estado puro. Hay que ser serios y consecuentes con nosotros mismos. Los derechos de las mujeres –igual q           ue los derechos de los hombres, que nadie se llame a engaño-, hay que defenderlos los trescientos sesenta y cinco días al año, no sólo un día. Pero está comprobado que si el 8M no salimos a la calle, al precio que sea, no somos referentes de democracia y de modernidad. Vaya gilipollez.

Fotografía: @diariolaopinion

Sin embargo, este año no toca. Hay que ser prudentes y responsables. Toca activar las máximas dosis de sensatez, respeto y compromiso en todos los ámbitos para no caer en los errores que se tropezó en Navidad. Las consecuencias de una eclosión multitudinaria de contagios a causa de manifestaciones las pagaríamos la sociedad en global, y a los profesionales sanitarios en particular; y éstos son peajes que como nación no podemos permitirnos el lujo de pagar.

Por esta razón es el momento de la responsabilidad como sociedad. Tenemos que alejarnos de los voceros que están buscando la polémica gratuita y las barricadas desde la moqueta. La sociedad tenemos que demostrar nuestra madurez y, como diría mi madre, ponerlos «a los pies de los caballos», y atender a las voces que, desde la moderación, la profesionalidad y la prudencia, hablan con sensatez y respeto. Basta ya de tonterías con tal de ocupar un titular en un periódico o en twitter.

Fotografía: @sevilla

Me parece una desvergüenza absoluta y una falta de respeto a los sanitarios, y a todos los españoles que, de una forma u otra se han visto afectados por la pandemia de la Covid, el que determinados colectivos feministas hayan presentado recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad de Madrid ante la prohibición del delegado del Madrid. Son tribus urbanas que necesitan su autoafirmación reivindicativa en la calle para subsistir; lógicamente, alimentadas por Iglesias, Echenique, Montero, Vera, y compañía. ¡Qué tropa! Sólo espero que el TSJ demore al máximo su resolución. Una falta de respeto y una desvergüenza mayúscula.

Está comprobado. Los demócratas no necesitamos arriesgar nuestra vida, y las de los demás para reivindicar los derechos de las mujeres. Por eso, los moderados, los sensatos, los prudentes, el lunes reivindicaremos el papel de nuestras mujeres, de nuestras madres, de nuestras hermanas, de nuestras hijas… desde nuestras redes sociales. Desde casa. Sin aspavientos. Los datos epidemiológicos mandan. Pero otra tropa que va al más puro estilo kamikaze necesita la polémica para subsistir y alimentar los demonios y bilis que llevan dentro. Otra medalla en la hoja de servicios de esa banda que no tienen calificativos. Yo lo dijeron hace más de dos mil años. Y claro que se les conoce por sus obras. Y éstas dan mucha antipatía. Y también mucha vergüenza.

Impactos: 0

Haciendo el ridículo

Fotografía: @europapress

Parece ser que Sánchez es de memoria frágil. Ayer volvió a demostrar que las victimas del terrorismo y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado le importan un comino. Va de guapo útil. Por no decir que es el tonto útil –y apuesto- de Pablo Iglesias.

Seria importante saber, a cuenta de qué venía la tontería de ayer de que una apisonadora machacara las armas  que nuestras fuerzas de seguridad habían capturado a ETA en medio de una escenografía de los Oscar de Hollywood, máxime cuando no existía unanimidad política ni institucional para celebrar ese acto.

Las victimas de la barbarie terrorista, sus familias, los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, la sociedad española merecen un respeto y una consideración que hoy, Pedro Sánchez ha dinamitado y ha volado por las aires. A Sánchez sólo le importa tocar el arpa en Moncloa mientras permite que Pablo Iglesias incendie twitter y la moqueta. Pero da igual. El arpa y la música es lo primero.

Fotografía: Noticias para Municipios

El acto de ayer no tenía ningún sentido, y parafraseando al gran Jiménez Losantos, el doctor Bacterio ha vuelto a fracasar, a meter la pezuña hasta el fondo creyendo que su “amado jefe” iba a salir triunfador. De nuevo, más de cincuenta mil votos que ayer se fueron por las letrinas. Y es que en Moncloa todavía siguen sin enterarse que hay temas con los que no se juega. La sociedad los lleva tan tatuados en su piel y en su alma que el primer tonto que pasa por la esquina y pretende hacer juegos malabares con ellos, se le sacude hasta en el carnet de identidad. ¿Se habrán dado cuenta de la estupidez que hicieron?

Fotografía: @elindepcom

Si te pones a pensar fríamente, cuesta creer esta retahíla de estupideces que está haciendo Sánchez. Da la sensación que ninguna víctima del terrorismo haya sido militante del PSOE, porque el desprecio y la chulería que fluyen desde Moncloa son absolutos. Como bien dijo Pablo Casado en su perfil de twitter, a ETA se le venció con la ley. Y lo hizo la sociedad española con el apoyo inquebrantable de la Policía Nacional y de la Guardia Civil. Las tonterías para otros. Por eso tan significativa ayer fue la ausencia de los partidos de la oposición como de los ex Presidentes, y de algunas asociaciones de víctimas; es decir, un nuevo fracaso del Gobierno de Sánchez. Y aunque siga tocando el arpa, los errores cuentan, y el enemigo sigue en su casa. Un futuro prometedor para fracasar. Que sea hoy mejor que mañana. Aplaudiremos cuando cierren la puerta de Moncloa por fuera. Promete la escena.

 

Impactos: 0

Judas tiene nombre de mujer

Fotografía: @larazon_es

Ayer asistimos a la penúltima desvergüenza de Ciudadanos. Cuando pensábamos que ya lo habíamos visto todo, Inés Arrimadas ejerce de trilera al muro estilo de Al Capone, Pablo Escobar o Paul Castellano. A elegir. Es que, hay que ser rastrera, desvergonzada, y de muy pocos escrúpulos políticos y personales para hacer lo que hizo ayer la andaluza, con las bendiciones del Doctor Bacterio y la supervisión de quien venía a asaltar los cielos, y ahora lo único que asalta cada miércoles es el escaño de su banco azul en el Congreso de los Diputados.

Lo que sucedió ayer en Murcia no tiene ni medio pase. Fue una explosión controlada, sabiendo que sus efectos iban a suponer otras explosiones en Madrid, Castilla y León, y a ser posible, en Andalucía. El objetivo estaba claro: Génova 13, y todo lo que oliera al Partido Popular. Pero Castilla y León les ha salido rana, y en Andalucía les han dicho que se vayan por el camino que han venido. Lo curioso del caso es que “la” cerebro de esta patraña es la misma que esta mañana, en una maniobra nauseabunda de caciquismo y de hipocresía sublimes exigía al Gobierno de Sánchez planes para autónomos y pymes como si estuviera en la oposición. Hipocresia maquillada de cinismo.

¿Qué se puede esperar de una política que cada convocatoria electoral en Cataluña es un varapalo en votos y en escaños? Albert Rivera se fue dignamente, muy dignamente, porque había perdido unas elecciones. El día 14 de febrero, Arrimadas tenía que haber cerrado la puerta de su partido por fuera y haber dejado su escaño del Congreso, si hubiera tenido decencia, dignidad, y vergüenza. Pero queda claro que para ella, ninguno de estos tres valores forman parte de su ADN.

De facto, Judas tiene nombre de mujer. De facto, desde ayer Judas es la acepción masculina de Inés. Para saber cómo está el patio dentro de la ejecutiva del partido naranja, basta con que echemos un vistazo a la cuenta de twitter de Toni Cantó. La radiografía es absoluta, y me temo que va a suceder en las próximas horas. Ciudadanos se va a desangrar, y no sé si lentamente, o la hemorragia que se abrió ayer en Murcia va a reventar por todo su organismo. Lo cierto es que, poco a poco, esto ha sido el principio del fin. Los que iban a regenerar el país, se han convertido en mayor banda de perjuros políticos que jamás se ha conocido en el panorama político español.

Fotografía: @NoticiasNavarra

Y en medio de este fragor, otra mujer con mucha más decencia, dignidad, raza y talla política se va a convertir en la ganadora del pulso político en la Comunidad de Madrid. Ante la situación que se avecinaba, la presidenta Díaz-Ayuso ha convocado elecciones, a la vez que cesaba a su vicepresidente, Ignacio Aguado y al resto de consejeros naranjas. En paralelo, Más Madrid y el PSOE de Madrid se unen para presentar otra moción de censura. Como decía don Quijote “ladran, luego cabalgamos”, porque si pretendían echar un pulso a la presidenta madrileña, la maniobra les va a salir mal. Un adelanto electoral la va a reforzar políticamente. La Comunidad de Madrid no es plaza para los secuaces de Errejón ni de Echenique. Otros que van a pinchar en hueso. Y Diaz-Ayuso, otra que esta maniobra torticera de Arrimadas le va a servir para crecer como política y como presidenta. La convocatoria electoral, aunque se resuelva en el Tribunal Superior de Justicia, será un boletón para esta tropa. Hay Isabel Díaz-Ayuso para rato.

Fotografía: @rtve

Lo de Inesita, que diría Jiménez Losantos, no tiene ni medio pase. Y la que tanto ha escupido en contra de Podemos, ahora tendrá que tragarse sus propias bilis, y también las de sus nuevos socios, del PSOE. Donde dije digo… Veremos qué acontece estos próximos días, cómo reacciona la militancia, y los cargos institucionales. Se notan convulsiones de puertas adentro. No está todo el pescado vendido. Arrimadas lo va a tener muy difícil. Tiene que convencer a la militancia de una cambio de rumbo inexplicable, de un cambio de cromos que no tienen sentido, y que le hacen sentarse en la misma mesa con Sánchez y con Iglesias, dejando tirado a Casado. Esta ruptura, esta obscenidad tiene que explicarla muy claramente ante la opinión publica y ante los militantes. La vía de agua ya está garantizada después del ofrecimiento de García-Egea.

A la vez tendrá que dar explicaciones muy masticadas a su ejecutiva porque Toni Cantó hay muchos. El cabreo es manifiesto. El personal está muy hartito de traidores. Da igual que se llamen Luis Bárcenas o Inés Arrimadas.

 

 

Impactos: 0

Incendios desde la moqueta

Fotografía: @antena3com

Ayer, en el Congreso de los Diputados, el Presidente Sánchez confirmó que la situación del Gobierno de coalición era cuando menos complicada. A veces, no hay que decir, y si hay que insinuar. Las palabras que dirigió al portavoz parlamentario de Unidas Podemos fueron concluyentes: “bajar los decibelios”.  Una manera discreta de decir al de Rosario y a su panda –también a su jefe, al de Galapagar-, que se dejaran de estupideces y remaran en la misma dirección que el PSOE. Pero todo hacer pensar que esto va a ser sólo un espejismo parlamentario, porque quien no tiene cultura constitucional, quien no tiene cultura política, quien no sabe estar en la instituciones, y quien desconoce las más elementales reglas de respeto, educación, decoro y democracia, sólo hace lo que hace: incendiar las calles, poner piedras en la rueda de la gestión del PSOE en el Gobierno y hacer la mejor oposición. En una palabra, hacer buenas a las juventudes de Arran.

Soplan malos vientos en el entorno del Palacio de la Moncloa.

Fotografía: @20m

Pedro Sánchez no lo tiene fácil. Lo vengo anunciando desde hace días, y hoy ha quedado clarísimo. Pero exclusivamente en la mesa de su despacho está la solución, y tampoco le valdrá los consejos del Doctor Bacterio

La Covid, UP, y el propio Sánchez se han convertido en los peores enemigos de Pedro Sánchez. Ha sido tan ingenuo que no ha puesto cortafuegos, y ahora las llamas le llegan ya a las inmediaciones de la puerta de su casa; pero tampoco dispone de brigadas anti incendio que le ayude a controlar el fuego. Y sólo tiene un camino, duro, difícil, pero no le queda alternativa.

Fotografía: @abc_es

O toma medidas drásticas pese a quien le pese, o el propio ciclón populista le arrastrará a él y a la parte socialista del Gobierno a la tumba política. UP tiene todo perdido. Por eso, llama a las barricadas dialécticas, a las discrepancias, a las estupideces, y aplaude hasta con las orejas la guerra de guerrillas y la violencia de estos últimos días. Iglesias y sus ministros ya han pisado alfombra y llevan escolta. Han logrado su objetivo; el resto les importa poco. Ahora su objetivo es otro: acabar con el Gobierno y poner la cabeza de Sánchez en una bandeja de plata. Y esto lo ve hasta el que asó la manteca… Pero el propio Sánchez aún está a tiempo de evitar que las llamas entren en su casa, aunque cada vez las tenga más cerca.

Las diferencias son muchas, y nadie va a bajar los decibelios, porque la roña  y la mezquindad de los morados es superlativa. Y esto hará que el tercer actor entre en juego. Una oportunidad que el centro derecha moderado no desaprovechará.  Las cartas están echadas y las apuestas abiertas. Y el fuego avanzando.

Impactos: 0

Violencia institucionalizada con una Policía desbordada y desprotegida

Adelanto unas horas la columna que debería salir mañana por la mañana. Los graves incidentes que sucedieron anoche, especialmente en Madrid y Barcelona así lo exigen.

Fotografía: Facebook

Apenas levantaba yo tres palmos del suelo que ya acompañaba a mi padre al vetusto acuartelamiento de la antigua Policía Armada en la zaragozana calle General Mayandia, hoy sede de Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana.

Desde el principio me acuerdo de aquel patio lleno de los famosos coches zeta, las furgonetas (llamadas en el argot, Avias), y de los coches de los propios agentes arremolinados en los rincones, o aparcados dónde podían, dependiendo de las circunstancias. Lógicamente, la prioridad eran los primeros, y éstos se podían contar por docenas. En otro rincón, los talleres; enfrente, las caballerías, y alrededor de aquel entorno,  balcones de las viviendas de los agentes que vivían en el propio recinto policial. Para ubicarnos, estábamos en la década de los setenta.

También recuerdo más de una vez, de dos y de tres, cómo mi padre me ubicaba en un rincón de ese patio junto a una de las puertas de acceso al edificio. Y con aquella voz que tenía de “mando en plaza” tanto en aquel territorio como de puertas adentro de casa, me conminaba: «¡Ni te muevas de aquí, eh!, pero ni te muevas». Aseguro que el tono de sus palabras y su mirada clavaban en el suelo a cualquiera.

Recuerdo que a los pocos minutos de aquello, aparecía, en perfecta formación, la entonces denominada 4ª CRG (4ª Compañía de Reserva General; conocida en el argot, como los ‘Pegasos’), hoy llamadas UIP (Unidades de Intervención Policial). Y comenzaban los entrenamientos de todo tipo… una preparación muy útil para después, cuando las circunstancias así lo exigieran, que entrenamientos sirviera en sus intervenciones en la calle.

Fotografía: @AragonSup

En más de una ocasión también en mitad de esos ensayos, terminaba la parte representativa, y en menos de 5 minutos se enfundaban la indumentaria correspondiente, cogían el material necesario, y a los coches sirena abierta, con las luces encendidas… En las mayoría de las ocasiones con destino a la ciudad universitaria o alrededores. Los universitarios zaragozanos estaban haciendo de las suyas. En muchas ocasiones, en paralelo a la salida de los Pegaso, salían también unidades de Caballería, y otras dotaciones policiales.

Por aquellos años precisamente vivíamos en las inmediaciones de la ciudad universitaria, muy cerca de la famosísima Plaza de San Francisco. Para ver las carreras entre estudiantes y policías ni teníamos que salir de casa; bastaba salir al balcón a modo de ‘familia Alcántara’ en la serie Cuéntame de Televisión Española, y perfectamente veíamos las algaradas, las carreras, los estudiantes corriendo delante la Policía.

Fotografía: @heraldoes

Y estas situaciones la vi muchísimas veces durante mi infancia y, posteriormente durante, mi juventud. Con los años viví otras situaciones delicadas de orden público por razones profesionales, pero jamás, insisto, jamás,  he vivido situaciones cómo las que han sucedido estos últimos días en distintos puntos de la geografía española, especialmente en Madrid y Barcelona.

Es manifiestamente grave, serio, y delicado los hechos sucedidos ayer. Son hechos sumamente graves porque cuando el resultado de unos incidentes en la calle asciende, a 50 detenidos, 35 policías heridos, y sólo en Barcelona, más de cien contenedores incendiados, la gravedad de los hechos es más que manifiesta.

Fotografía: @LaVanguardia

Espero que a partir de aquí la Justicia haga su trabajo con los detenidos, y rápido, los agentes heridos se recuperen cuánto antes. Confío que  tanto las unidades de UIP de Policía Nacional como los Mossòs se reorganicen bien para que, si se repiten los incidentes, la calle siga siendo de los demócratas, y no de los salvajes. Y con esto no estoy diciendo que ayer ni los días anteriores Policía y Mossòs no estuvieran bien organizados –al contrario-, pero en este tipo de situaciones, y tras el resultado, es normal que el ánimo de nuestra Policía flaquee. Los videos de Youtube hablan por sí solos.

Queda claro que detrás de estas turbas callejeras hay grupos antisistema, anticapistalistas, gente muy joven, muy incultos, muy bravos, extremadamente radicales, muy organizados, con un elevadisimo nivel de impunidad y de jactancia. O sea, grupos que están profesionalizando la violencia, ya desde antes de la mayoría de edad.  No es normal que haya gente que vaya a una manifestación con martillo y con otros instrumentos para picar adoquines y piedra.

Fotografía: @EconoiaED_

Esto nos está diciendo que son grupos organizados y perfectamente adiestrados para la guerra de guerrillas. Y en el fondo les da exactamente igual que sea una manifestación para pedir la libertad de Pablo Hasél, que para pedir que se cultive el arroz… ¡Les da exactamente lo mismo! Su objetivo es el mismo: tomar las calles perfectamente organizados y con una violencia extrema.

Todo esto es extremadamente grave, pero al final va a llevar un camino judicial, tan pronto como la Brigada de Información de la Policía Nacional culmine su trabajo, a pesar de que se haya dejado en libertad sin medidas cautelares a 13 de los detenidos en Madrid. Me parece un gravísimo error por parte de Su Señoría, porque al más puro estilo catalán  “lo volverán a hacer”.

Pero, colateralmente, hay otro problema que ya se vio ayer en el hemiciclo del Congreso, y que es extremadamente grave. Ante los hechos sucedidos, el que uno de los partidos que sustenta el Gobierno no condene los actos violentos y sus miembros salgan en defensa de los manifestantes, a la vez que aprovechándose de su cargo institucional (me da igual que seas vicepresidente del Gobierno que portavoz del grupo parlamentario), lleven de escoltas agentes de policía o guardia civil, me parece de un cinismo y de una hipocresía absolutos.

Igual que me resulta absolutamente impresentable el hecho de que el Presidente del Gobierno no haya condenado los hechos. Hoy tenía que haber aparecido en cualquier acto público –aunque hubiera sido en el Congreso de los Diputados-, y expresar públicamente su condena –que es la del PSOE-, a los actos violento y su apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Pero esta deriva de ponerse de lado, y dejar que la vicepresidenta Calvo se enfrente a los leones no es nueva. Pone de manifiesta la deriva absolutamente indecente a la que nos ha conducido este Gobierno botarate, incongruente, mediocre, y, sobre, fracturado.

Fotografía: @voz_populi

Y en medio de todo, Pablo Iglesias sigue incendiando las calles desde Galapagar, a través de diversos medios. Sus voceros, haciéndole el eco. Echenique y Mayoral no han podido hacer mejor el ridículo y quedar como lo que son: unos perfectos revolucionarios antidemocratas. Pero esto no es grave porque no han engañado a nadie: ni Iglesias, ni Montero, ni Echenique, ni el resto de la banda.

El problema es el propio Pedro Sánchez y está en Ferraz. ¿Hasta cuándo va a seguir aguantando humillaciones y desprecios? ¿Hasta cuándo Sanchez va a tolerar maltratos de sus socios a las Instituciones del Estado, como son la Casa Real, la Constitución, o nuestras Fuerzas Armadas y nuestros Cuerpos de Seguridad del Estado? ¿Hasta cuándo tolerarán desde Moncloa tropelías, dimes y diretes, a cambio de un titular en la prensa nacional?

Ha quedado claro que los experimentos ni con gaseosa. Y el de PSOE-Podemos ha sido un fracaso garrafal ya antes de su nacimiento. Nunca pueden compartir mesa y mantel un partido constitucionalista con otro revolucionario y anticonstitucionalista. Eso es antinatural. Es una anormalidad democrática. Las consecuencias  las pagamos todos los españoles.

Pedro Sánchez, con el cese de Illá,  perdió una oportunidad de oro para haber hecho una jugada maestra en su tablero de Gobierno. Tenía asegurada la legislatura con unos PGE que, nos gusten más o menos, los tiene aprobados, y tiene otros dos temas aprobados en los que no necesita a Podemos ni para que le encienda la luz en su despacho cada mañana: La ley de la Eutanasia y los 140 mil millones del Fondo de Recuperación de la Unión Europea.

Ante esta situación, ¿por qué Sánchez no rompe su pacto de Gobierno con Iglesias, y compone con un Gobierno mucho más reducido, acorde con las circunstancias sociales y económicas que estamos viviendo los españoles? ¿Acaso piensa que García-Page, Lambán o Fernández Vara y le van a poner problemas? Al contrario. Están lo deseando. Moncloa necesita abrir ventanas, sacudir el polvo y ventilar la casa…

Un Gobierno no se puede sustentar con posiciones totalmente dispares, y está claro que España necesita a un Partido Socialista constitucionalista, totalmente cohesionado, fuerte, con una hoja de ruta en condiciones, y sobre todo, sin que nadie en su propia casa le diga lo qué tiene qué hacer, cuándo tiene que hablar y cuando tiene qué callar.  Y es exactamente lo mismo que necesita España del Partido Popular. Son los dos únicos partidos que pueden dar estabilidad a España.

Fotografía: @LaVanguardia

El Presidente del Gobierno de España no puede ser rehén de sus propios ministros, menos todavía de quienes alientan en la calle, y en twitter, manifestaciones y algaras públicas. Y su silencio, es presa de su propia complicidad. En resumen, una vergüenza absoluta que no corresponde con el Partido Socialista de Felipe González y del malogrado Pérez Rubalcaba.

Veremos cómo acaba, y estamos pendiente de la tensión que a esta horas se estas horas ya se cociendo en Valencia. Las primeras algaradas ya se han producido. Me temo que detrás llegarán otras en Madrid. Barcelona y otros puntos de España.

Espero que nuestra Policía, de la forma tan profesional que siempre hace su trabajo, mantenga el orden en las calles españolas para que esta gentuza no se salgan con la suya.

Qué los agentes heridos se recuperen hoy mejor que mañana porque los demócratas les necesitamos.  La violencia no conduce a nada y cuando el personal rompe los limites de los valores constitucionales a través del terror organizado en nuestras calles, la respuesta debe ser doble y sin tonterías. En una primera instancia, contundente, en el plano policial para restituir el orden en las calles, y a continuación, también categórico en el plano judicial. Quien se pase un pelo en la calle, “al trullo” –utilizando el lenguaje policial- durante una buena temporadita y además que pague los desperfectos de mobiliarios urbano. Al personal hay que espabilarlo y meterlo en cintura con o sin anestesia. A elección cada uno.

Impactos: 0

Pablo Iglesias, Pablo Hásel, y el arte de incendiar las calles

Fotografía: @LaVanguardia

Hace ya varios días que quien se supone ocupa la vicepresidencia segunda del Gobierno viene haciendo llamamientos incendiarios y guerrilleros sobre la calidad democrática de nuestra sociedad y de nuestra Constitución. No entraré a fondo en la cuestión porque el tema requiere un titular y una columna, y cómo decía no sé quién, ‘hoy no toca’. Aseguro que tocará en breve.

Pero al hilo de estas sandeces, por llamarlo suavemente, o al hilo de ellas, ayer varias ciudades catalanas, y otras de diversas comunidades autónomas asistieron a una guerra de guerrillas a la más pura imagen y semejanza del País Vasco en las décadas de los años setenta y ochenta.

Barcelona, Girona, Lleida, Vic y Valencia vivieron el pasado martes enfrentamientos entre los manifestantes y la policía de forma ingobernable y sin medida. El motivo ya lo sabemos.

España es un país democrático, robusto, serio, y sobre todo, cohesionado, aunque la imagen sea otra. Y sobre estos cimientos se sustenta nuestro Estado de Derecho, nuestra separación de poderes. Por tanto, si la Justicia manda “al cuarto de pensar” a alguien por decir lo que no debe decir en sus canciones, una cosa es manifestarse pacíficamente y, si me apuran, exigir su liberación, y otra, muy diferente, completamente distintas, reventar la vida de las ciudades, quemando contendores, poniendo barricadas, reventando cristales, echando abajo semáforos, intentando asaltar comisarias, llevándote por delante todo el mobiliario urbano que está a tu alcance (y el que no también) y lanzando piedras y objetos contundentes contra las fuerzas de orden público de tamaño más que considerable. Sr. Iglesias, ¿cómo llamaría usted a estos sucesos vandálicos? No es necesario que me responda. Su cinismo y su ineptitud es el mejor ejemplo de la peor imagen de nuestro país.

Fotografía: @LaVanguardia

Las consecuencias una noche de carreras, incidentes, destrozos y violencias se puede cuantificar numéricamente. Más de una treintena de protestas en Cataluña por el encarcelamiento de Hásel que se saldaron con 25 policías y 30 manifestantes heridos, 18 manifestantes detenidos y desperfectos y saqueos en sedes bancarias y tiendas de varias ciudades.

Y estos datos que cuantifican la gravedad de lo sucedido, máximo cuando en varios casos, los Mossos tuvieron que recurrir a las unidades de UIP de Policía Nacional, porque se encontraban desbordados, aún resultan más graves y más preocupantes cuando leemos que el conseller d’Interior de la Generalitat de Catalunya, Miquel Sàmper indica que “la violencia no es el camino”; la líder de Compromís, Mónica Oltra, nos vende que “no es un buen síntoma para una democracia que se encarcele a la gente por sus creaciones artísticas”; o la alcaldesa de Barcelona dijera textualmente que «hubo manifestaciones multitudinarias pacíficas». Lamentablemente estas declaraciones en boca de representantes institucionales son manifiestamente indecentes, máxime cuando ninguno condena la violencia máxima sucedida en las calles, considerando que hubo 17 agentes heridos, y un intento de asalto a la comisaria de los Mossos en Vic. Esto es inaceptable en unos cargos institucionales, y lo es porque vienen con el aval de Pablo Iglesias y el beneplácito del doctor Bacterio, que diría Federico. O sea, con las bendiciones de Ferraz. Un despropósito sublime y una desvergüenza institucional de primer orden.

Fotografía: @elmundoes

Confiemos que el Estado de Derecho funcione y no se amilane ante las presiones de desvergonzados, y Pablo Hasel siga a la sombra. Todos somos de responsables de nuestros actos. Él también. Y sus cachorros, que intentaron el martes reventar la convivencia en nuestras calles, espero que le acompañen por una larga temporada.

A ver si de una vez por todas nos enteramos que cuando se hacen tonterías y cuando se cruzan líneas que no se deben cruzan, hay que asumir responsabilidades. Y me importa poco si te apellidas Echenique, Montero, Monedero, Hásel, o Iglesias. Lo dijo el Rey Juan Carlos I, y es una verdad absoluta: La Justicia es igual para todos. También para los delincuentes reconvertidos a ninis que se creen que la calle es suya. Debajo de un pasamontañas son muy valientes, pero frente a un juez o a un fiscal necesitan un Dodotis… o quizás muchos.

 

Impactos: 1

En el quirófano de las elecciones catalanas

Fotografía: @elperiodico

Ayer, toda España volvió sus ojos a Cataluña. No en vano, los catalanes estaban llamados a las urnas en una convocatoria electoral, marcada por el Covid19 y en la que pasó prácticamente de todo. Aunque la jornada transcurrió con varios denominadores comunes: una más que elevada abstención, que denota el hartazgo de una sociedad fracturada y empachada de delirios rupturistas y de una economía más que empobrecida; un llamamiento de todos los candidatos a la participación, que nos indica que, efectivamente, hay que volver a inyectar la ilusión en la sociedad catalana y a comprometerla en los grandes retos que tiene desde antes del año 2017; y la absoluta normalidad de la jornada, que nos da la pauta de qué hasta qué punto la sociedad catalana es una sociedad madura, seria y responsable que no quiere volver a repetir los sucesos de octubre del 2017, a pesar de los mensajes apocalípticos del independentismo y del republicanismo catalán; mensajes, dicho sea de paso, caducados como los yogures, que diría el niñato Gabriel Rufián.

Pero hay un dato que es importante analizar porque pone sobre la mesa un problema, no menos  importante. Me refiero al índice de participación, que a las  18:00 horas de la tarde no llegaba al 50%. Una participación muy baja que demuestra la desafección de la sociedad civil con la clase política catalana, especialmente con las entelequias independentistas y republicanas de algunos, que sólo les ha dejado en sus casas más paro, más pobreza social, y más crisis socio económica. Eso unido a una convocatoria electoral en medio de una pandemia, en la que han primado las encuestas a la salud.  Y en medio de todo esto, se han encontrado con un ex ministro de sanidad, que no ha sabido gestionar la pandemia, y de que de repente, a modo de guinda de un pastel, cae en medio de la Plaza Cataluña, y aterriza a modo de Mesías para salvar a los catalanes. Y se ha encontrado con dos cordones: uno de todo el independentismo, y el otro del constitucionalismo. La jugada de Sánchez ha sido maestra. Mientras tanto, en la Moncloa,  él sigue tocando el arpa, y, como dice Jiménez Losantos, el doctor Bacterio, preparando su próximo rito sátrapa, a la vez que la fosa de su jefe cada vez se hace mayor.

La primera lección que tenemos que sacar de la jornada de ayer resulta tan seria como preocupante. El hecho de que a las 18:00 horas la participación se desplomase 22 puntos es una seria advertencia a la clase política catalana, especialmente al sector independentista y republicano, únicos culpables de la realidad social económica, y política de la sociedad catalana. Los de “lo volveremos a hacer”, en el fondo han pagado su cuota de responsabilidad por parte del electorado que, siempre pone en su sitio a cada partido, en cada convocatoria electoral.

Los primeros resultados, las primeras encuestas que ofrecieron a las ocho de la tarde las diferentes consultoras investigación sociológica y de comunicación estratégica ofrecían un Parlament más que fragmentado que nunca y condenado obligatoriamente a pactar y al diálogo para constituir un Govern serio y estable, que evitará la repetición electoral, que se atisbaba en la lejanía a la vista de los diferentes cordones sanitarios que habíamos escuchado en los diferentes debates electorales.

Fotografía: @elmundoes

Pero también trajeron otras dos noticias destacadas para el tablero político catalán: la desaparición política de Ciudadanos, antesala de lo que va a suceder en un futuro próximo en el Congreso de los Diputados; y la irrupción de Vox como grupo parlamentario propio, que recoge el voto de los centristas, y sobre todo, su irrupción territorial en las cuatro provincias catalanas.

Y tal es la debacle en el cuartel naranja, que para hoy Inés Arrimadas ha convocado a todo su buro político a una reunión de urgencia. Desde ayer a las 8 de la tarde se escuchan tambores de guerra. Se masca la tragedia. Estamos ante el fin del partido, y no me extraña porque como diría mi madre, Ciudadanos ha sido ese partido que tanto a nivel nacional como autonómico y municipal, que han llevado como bandera  ese lema de que nunca sabes si va o viene, si está o no está, si puedes o no contar con él. si es fiel a sus principios (por lo general, nunca) hasta sus máximas consecuencias. O dicho en cristiano, con un ejemplo: En una sesión de control puedes tropezarte con que  Inés Arrimadas ha sido capaz ponerle ojitos a Pablo Casado y hacerle guiños, y escupir parlamentariamente a Pedro Sánchez, y al acabar la sesión parlamentaria, tirarse en los propios brazos de Sánchez y pactar lo que sea necesario con él, con tal de incendiar las naves de Partido Popular. Realmente me alegro mucho de este debacle y sólo espero que los cuatro o cinco  amigos que hoy, erróneamente visten de naranja, reflexionen severamente, y mañana vistan de azul.

Y otra reflexión que debemos diseccionar hoy es la irrupción territorial de Vox en todas las provincias catalanas. El ataque sistemático de los cachorros de la CUP en Vic y en otros puntos de Cataluña en plena campaña fue un punto conexión hacia el electorado que Garriga y su equipo han sabido revertir notablemente, y lo han rentabilizado en escaños. El voto desencantado de Ciudadanos no se ha transferido al Partido Popular, sino a Vox. Y esto tiene a partes iguales tanto de peligroso como de novedad. Ciudadanos no ha sido capaz de retener a sus votantes, ni siquiera han sido capaces de unir fuerzas con el Partido Popular, y Vox ha sabido aprovechar esa vía de agua.

El resultado de las elecciones lo definió anoche perfectamente Teodoro García-Egea, Secretario General del Partido Popular: «El independentismo, hoy está más fuerte, y el constitucionalismo más débil».

Fotografía: @elperiodico

Y al final, salió Salvador Illá en olor de multitudes como claro vencedor de la noche. Pero no está todo el pescado vendido. El PSC necesita pactar para que el ex ministro de sanidad se convierta en Presidente de la Generalitat, y tanto Pere Aragonès como Laura Borràs ya han anunciado públicamente que no iban a pactar con el PSC. Claro que tampoco es de fiar estas negativas, dado que ya sabemos que tanto el republicano como la independentista con extrema facilidad conjugan ciertos verbos, y luego ya sabemos… «dónde dije digo…». Por eso, y porque el PSC no suma con los Comunes, no termino de creerme que al final no haya un pacto, a cambio de concesiones, con Junt y ERC.

Se presentan unos días intensos en los que la palabra será el principal instrumento de trabajo, sin vetos, porque si la sociedad catalana percibe vetos, y consecuencia de esas trabas se le conduce a una nueva convocatoria electoral, las consecuencias serán nefastas.

Que tanto Sánchez como el doctor Bacterio tomen buena nota, porque, a pesar de su inutilidad, lo cierto es que aunque el PSC sea la primera fuerza política hasta el rabo todo es toro. Lo dicen los taurinos. Y en política también.

Pero que nadie pierda de vista la imagen de otro escenario. Una mesa en la que se sienten ERC, Junts, la CUP, y los Comunes. Sería tan peligroso como factible. Es cuestión de días, y de diálogo independentista, muy fácil de que se produzca.

Fotografía: @abc_es

Aunque sinceramente, yo pintaría otro cuadro. Entre el espectáculo malo y el peor, yo siempre me quedo con el malo. No tengo que reafirmarme en mis antipatías hacía Salvador Illá, pero antes que ERC comparta mesa con la CUP, y con los Comunes, hay que buscar alternativas. Por eso espero que Illá se desgañite en dialogar con Pere Aragonés y con Laura Borràs para llegar a un pacto amplio de gobierno que evite que la CUP pise moqueta en el Palau de la Generalitat. Y me reitero en las tirrias hacía el ex ministro. Pero, al menos salvemos los muebles. Se abren las apuestas.

Impactos: 0

La voz de los catalanes

Hoy los catalanes están llamados a las urnas, El delirio y el frenesí al que últimamente nos tienen acostumbrados desde el Palau de la Generalitat de la icónica Plaza Sant Jordi de Barcelona y desde los jardines del Palacio de La  Moncloa han coincidido en un punto de irracionalidad y locura sin límites. Han exigido que la sociedad ejerza uno de los mayores derechos que tiene democráticamente: el derecho al sufragio. Pero la quimera no acaba ahí, la paranoia no tiene límites. Aunque de puertas afuera y frente a los medios de comunicación se incendien las naves, dentro, en privado, Pere Aragonès comparte mesa y mantel con Salvador Illá, Se necesitan. Se quieren. Y lo saben. Igual que Sánchez sabe que necesita al niñato Rufián y tiene que aguantar cada miércoles su escenografía más estúpida, más perversa y más cretina que se puede escenografíar en el hemiciclo del Congreso, Pero a Sánchez y a Lastra les da igual porque son conscientes que si no quieren convocar elecciones anticipadas, necesitan a Rufian y a la tropa de Otegui en su misma mesa. Las naves con Pablo Iglesias están todas quemadas, y no les queda otra que salvar los muebles, poco a poco, cada semana el resto de tiempo que quede de legislatura. Ambos, Pedro y Pablo, están mirando, uno al norte y el otro al sur.

Fotografía: @Consalud_es

En medio de este panorama tan bucólico, los gallegos y los vascos sí pudieron aplazar sus elecciones autonómicas, y las dos sociedades y su clase política lo entendieron y lo asumieron sin debate de ninguna clase.. La salud era prioridad a cualquier otro interés partidista, pero los catalanes no. Se vuelve a imponer el criterio descebrado de Iván Redondo, intentando catapultar hasta el Palau de la Generalitat a un ex ministro quemado, sin otra salida política, y, lo peor, cada vez más solo frente a la jauría separatista catalana que encabeza Laura Borras, por un lado, y frente al dique constitucionalista, serio, moderado, eficaz que ofrece Alejandro Fernández, por otro.

En cualquiera de los escenarios que hoy puedan darse, lo cierto es que al caer el día, nos vamos a encontrar con un Parlament más polarizado que nunca; previsiblemente con nueve formaciones políticas, y un galimatías tremendo para la formación de un Gobierno estable, sensato, y serio que es, en definitiva, lo que quieren los catalanes de verdad. Lo que buscan los de la pandereta, “los que aprietan”, y otras víboras importa poco, porque tarde o temprano tendrán que volver a pasar por un 155, con o sin anestesia.

Y en medio de todo esto, tenemos un nuevo invitado a la mesa: Ignacio Garriga, que en vez de bajar el nivel de intoxicación, reducir el volumen e intentar acercarse a la zona moderada, se dedica a atacar de forma miserable a Pablo Casado, Alejandro Fernández, y el Partido Popular, además de a todo lo que huele a separatismo. No es acertada esta política. Tampoco es decente. Hay que ser prudente, y evitar volver a reabrir viejas heridas del pasado que sólo conducen al odio, a la fragmentación social  y a la polarización más extrema de la sociedad y, en consecuencia de las familias. Los errores, los problemas, las faltas de decencia y las irresponsabilidades hay que denunciarlas, ¡por supuesto que sí!, pero en esa denuncia no vale todo, como se vio en el debate de La Sexta el pasado jueves. Uno de los candidatos que se equivocó, insultando públicamente a sus rivales, fue Garriga. No fue el único. Sin embargo, Alejandro Fernández dio toda una lección de moderación, respeto, constitucionalismo, y decencia. El único, porque Carlos Carrizosa, como diría Sabino Fernández Campo, ni está ni se le espera. Ciudadanos es un partido cada vez más minúsculo y, en consecuencia, más insignificante. Como dicen en Aragón, terminará esbafándose. Y más pronto que tarde.

Fotografía: @eswikipedia

Esperemos que no hayas graves consecuencias a causa de la convocatoria electoral. Y esperemos que la Incidencia Acumulada en Cataluña, los servicios de Urgencias, y las UCI no vuelven a dispararse como consecuencia de esta insensatez fruto de una locura política y del delirio irrefrenable del poder. En ese caso, esta responsabilidad tendría nombres y apellidos y sólo espero que alguien de la sociedad civil catalana hiciera lo que le corresponde.

De igual manera que espero que en una sociedad tan polarizada como ésta, con sus múltiples virreyes, la jornada se desarrolle de forma pacífica, y ya que no queda otra, los catalanes puedan ejercer su derecho en paz y libertad, y puedan poner a cada candidato en el sitio que le corresponde. A los moderados y constitucionalistas, al frente de la Generalitat, y a los que se envuelven en la bandera de que “lo volverán a hacer” en el rincón de pensar. O sea, en sus casas, que es el sitio de dónde nunca tenían que salido. Mucho antes del año 2017. Mejor hubiera ido a toda España.

 

Impactos: 0

En el Día de la Mujer y la Niña en la Ciencia

Fotografía: @elCorreoWeb

Un día para reflexionar muy severamente sobre algunas cuestiones. Estoy cansado, fatigado más bien, de ver que estos “días mundiales” se utilicen de forma torticera y malintencionada. Sirven para darnos golpes de pecho, y para que salgamos en estación de penitencia, y hasta nos canten saetas desde los balcones, por aquello de que somos los mejores del mundo, y defendemos lo indefendible. Pero lo somos hoy, y apostamos por la visibilidad de la mujer en la ciencia hoy. Pero, ¿y mañana? ¿y pasado? ¿y dentro de 20 días? Ya nadie se acordará de ellas. En mi tierra y en cualquier hogar decente sólo tiene un nombre; oportunismo. En cierto chalé de Galapagar quizás lo llamen de otra forma. Acostumbrados nos tienen a sus ridiculeces populistas.

El brote de la pandemia por COVID19 ha demostrado claramente el papel crucial de las científicas en los diferentes frentes en la lucha contra la pandemia, desde los avances en el conocimiento del virus hasta el desarrollo de técnicas para las pruebas de COVID19 y las vacunas contra el virus. A la vez, la pandemia ha tenido un impacto negativo muy significativo en las mujeres científicas. Ha afectado especialmente a las que se encontraban al comienzo de sus estudios, de sus carreras; lo que ha contribuido a que se ensanche la brecha de género existente en la ciencia.

Esta contextualización me lleva a otro estadio. La importancia de la ciencia en nuestro entorno, en nuestro día a día. El otro día, en este mismo espacio, ponía en valor unas palabras acertadísimas el bioquímico y oncólogo Mariano Barbacid, que en un programa de televisión hacía un  canto a la ciencia, y pedía un pacto por la ciencia y la investigación. Cualquier excusa es buena para dar un paso adelante y apostar por la ciencia y la investigación. Cualquier país tiene que apostar por la ciencia y la investigación como polo de desarrollo y riqueza del país, más allá de otros condicionamientos y circunstancias, pero sobre todo por responsabilidad social. Lo he dicho varias veces, y me reitero: los enfermos crónicos no entienden de cuitas políticas ni económicas. Quieren respuestas, especialmente cuando la industria farmacéutica ya les da la espalda y no les ofrece ninguna respuesta válida.  Como Estado, como país, tenemos que darles una respuesta eficaz, rápida, ágil y contundente. (ahora que algunos manchan tanto esta palabra al pronunciarla en sus bocas mugrientas). Y esto sólo puede venir de la mano de la ciencia.

Fotografía: @LaVanguardia

Ahora nos vienen contando que Pedro Duque, el que colgó el traje de astronauta para ponerse el de ministro sin saber muy bien cómo ponérselo ni a que “luna” viajar con él puesto, parece ser que ha firmado un Pacto por la Ciencia y la Innovación, pero, para no variar, han vuelto a meter la pata. Ante un pacto de estas características al que se han sumado más de sesenta entidades, como Gobierno no puedes soltar perlas cargadas de roña. Un ministro, con la que está cayendo, ante un documento de estas características, no puede decir que este pacto “es un acto de solidaridad con las generaciones venideras”. Estas palabras son indecentes.

No quiero ahondar en chismes absurdos, ni propagandas baratas para satisfacción de cierta ministra, pero voy a insistir más que cualquier día es importante para reivindicar el acceso y la participación plena y equitativa en la ciencia para las mujeres y las niñas, y además para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas. Por supuesto, cualquier día es válido para tener presentes a los enfermos crónicos y sus problemas, un colectivo social (en sus mayoría dependientes y grandes dependientes), muy frágiles desde un punto de vista social, económico, cultural, y, a veces, hasta familiar. Vuelvo al principio de la película, como Estado tenemos una responsabilidad contraída con ellos. Responsabilidad que en muchas ocasiones vendrá de la mano de grandes científicas como Margarita del Val, María Blasco, o la ya fallecida, la grandísima bióloga Magarita Salas. Hoy es día. Pero también lo son los restantes 364 días. No perdamos esta perspectiva. Cuidado.

Impactos: 0

Cabreo tuitero

El personal lleva un cabreo del once, no del diez, ante el despropósito de las elecciones catalanas el próximo día 14 de febrero. Dicho en español puro y duro, cada vez hay más ciudades y pueblos perimetradas, y, en consecuencia, la gente apenas puede moverse de su entorno más cercano, pero sin embargo, sí o sí, a los catalanes se les obliga a estar presentes en las mesas electorales.

Fotografía: @BarcelonaInfoES

A dos mentes “ilustradas” en Moncloa y en el Palau de la Generalitat se les ha ocurrido que sí, que había que ir a votar en febrero. Las elecciones vascas y gallegas se aplazaron con todo el sentido común, pero las catalanas no se pueden aplazar, y luego dice Pedro Sánchez que él no tiene que ver. Se cree que todos los españoles tenemos el mismo nivel de ignorancia que tiene él y su cuchipanda.

Resulta absolutamente normal que la gente se niegue en masa a formar parte de mesas electorales. La gente teme contagiarse, porque las consecuencias del paso por una UCI a causa de un contagio no son baladí, y, por tanto, el personal, con todo buen criterio del mundo se revela ante la estupidez patológica de algunos.

Ayer, en un programa de televisión, una de las voces más autorizadas de la comunidad médica y científica de España fue más que rotundo. El doctor César Carballo no se mordió la lengua, y dijo las cosas muy claras, pero como otras muchas veces, me temo que volvió a predicar en el desierto. Alertó del gravísimo riesgo que suponen las elecciones, porque, “¿cómo se va a controlar e el hecho de que en una habitación de un colegio electoral se junten 20, 30, 50…. ó 200 personas a la vez?” se ha preguntado el Adjunto a la Jefatura de Urgencias del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Y mostró su preocupación por el hecho de la dificultad que implica quitar y poner un EPI, así como llevar mascarillas FFP2 durante un largo periodo de tiempo, dado que pederán su efecto preventivo.

Y lleva razón, porque a pesar de los EPI y cualquier otra medida preventiva que se ponga a disposición de los miembros de las mesas electorales y cualquier otro colectivo profesional afectado por el proceso electoral, ciertamente el riesgo de contagios puede ser elevadísimo.

Y luego nos encontramos con otra cuestión que me llama poderosamente la atención. ¿Por qué no se ha aprovechado la tecnología para implementar el voto telemático? Sabemos que hay un porcentaje de la población que es totalmente inculto tecnológicamente hablando pero, sin embargo, tenemos un nicho de población muy elevado que si lo es, y con el voto telemático, evitaríamos su desplazamiento a los colegios electorales y, en consecuencia, posibles contagios. Por cierto, que nadie me diga que  jurídica y administrativamente no se puede hacer, porque le restregaré en la cara aquella famosa frase que en su día Torcuato Fernández-Miranda le dijo al Rey Juan Carlos para comenzar a desmontar las estructuras franquistas: «De la ley a la ley a través de la ley».

Estamos en nuevo despropósito que traerá consecuencias, y todo por no hacer un uso sensato y racional de la tecnología, pero sobre todo por la sandez patológica de algunos. Será cuestión de sentarse y ver cómo acaba este sainete, aunque ya se sabe: algunos hospitalizados, muchos; otros, pulverizados en el plano político, mientras Sánchez seguirá tocando el arpa, aunque siga sin darse cuenta que el socavón cada vez es más grande.

Impactos: 0

Coherencia, coherencia… y decencia

Hace pocos días hablaba en este mismo espacio de la ejemplaridad que deben demostrar todas las personas que ejercen cargos de responsabilidad pública, sea en entidades públicas o privadas.

Pero esta ejemplaridad va más allá del hecho de vacunarse o no, o de “atizar” una mordida a una comisión. Va de esto, y de mucho más.  Dice el Profesor Emilio Lledó que «lo triste es un indecente con poder». Y no le falta razón al académico y Premio Princesa de Asturias porque un indecente con poder no tiene escrúpulos. Los estamos viendo a diario desde el día 13 de enero del año 2020.

La decencia tiene que empezar por la responsabilidad, la ética y la dignidad. Y lamentablemente hay muchas personas que desconocen el significado de estas palabras.

Pero no voy a hablar de estas cuestiones. Hoy quiero abrir otro melón.

Fotografía: @20m

Hace pocos días, el portavoz del Partido Popular, y alcalde de Madrid, José Luis Martinez-Almeida, un referente y un decente de la política española, decía en relación al carrusel de vacunados a dedo con derecho a coche oficial, que era partidario que la cúpula del Estado se vacunara, porque el Estado no podía estar descabezado, y teníamos que tener una estructura de Estado segura y fuerte. No puedo estar más de acuerdo con este planteamiento. Es evidente, que el concejalillo de turno, el cura de no sé dónde, o el alcalde de yo qué están fuera de toda cúpula del Estado y, en consecuencia, si se cuelan, si se saltan la fila, me parece perfecto que los metan en cintura y que los pongan  en orden.

Pero, lo lógico, es que S.M., el Rey, Felipe VI, el Presidente del Gobierno, la Presidenta del Congreso, la del Senado, las Ministras de Sanidad, y de Defensa, y los Ministros de Transportes, Interior, y Política Territorial, así como la Vicepresidenta Primera deberían vacunarse. De igual modo que deben vacunarse el Presidente del Partido Popular, la de Ciudadanos y los Portavoces de los Grupos Parlamentarios del Congreso y del Senado.

Pero, como siempre hacemos las cosas por el tejado, y en vez de hacer una propuesta parlamentaria, nos cruzamos de brazos, y luego el fango rebosa, las redes sociales sentencian estúpidamente, y los platós de televisión echan humo.

Si las cosas se explican con sentido común, consenso, y coherencia, la gente lo va a entender, pero no sé puede ir siempre de guapo por la vida, tocando el arpa, y haciendo el ridículo. Sigue sin darse cuenta que el enemigo lo tiene en casa, y cada martes se sienta a su lado en la mesa del Consejo de Ministros. Así nos va.

Impactos: 0

Consumada la sentencia

Hace unos minutos hemos asistido a la rueda de prensa desde el Palacio de la Moncloa en la que el Presidente Pedro Sánchez ha anunciado los cambios en el Ejecutivo tras la fuga de Salvador Illá al circo catalán. Por cierto, una rueda de prensa al estilo norteamericano pero evidentemente sin conseguirlo. A propósito, quienes eran aquellos que tanto criticaron taa Mariano Rajoy cuando no concedía preguntas en sus ruedas de prensa…

Pedro Sánchez no ha informado de ninguna ninguna noticia que no supiéramos ni ha descubierto ningún nombre que no llevara circulando días y días por las redacciones y por twitter.

Dos nombres son los protagonistas de la tarde. Carolina y Miquel.

La primera porque no va a gestionar nada de la pandemia que el omnipresente Ivan Redondo se lo ordene. Antes que intentar revertir los enfrentamientos que ha mantenido su antecesor con el sector -colegios profesionales, sociedades médicas y sindicatos-, No habrá nada nuevo debajo del cielo del Paseo Del Prado. En Moncloa siguen manteniendo el porcentaje de títeres que maneja a su libre albedrío mientras Sanchez sigue tocando el arpa.

La llegada de Iceta al Gobierno tiene una lectura evidente. Tejer puentes y lograr negociar “con pomadita” que la tropa santiaguera de politicos presos estén en la calle más pronto que tarde. ¿O acaso creen que un catalanista convicto como él será capaz de gestionar algo en materia de política municipal en comunidades como Madrid, Galicia, o Castilla y León? Igual que Darias ha dejado abandonados a los ayuntamientos, éste seguirá su mismo camino.

En resumen, Sanchez ha perdido una oportunidad excepcional para remodelar a fondo el Gobierno, reducirlo considerablemente y librarse de la metástasis que le está invadiendo, y no silenciosamente, dicho sea de paso. Una demostración más de su inutilidad, de su torpeza y su mediocridad.

Impactos: 0

Illá y el arpa

Para ningún cargo institucional resulta fácil gestionar una crisis sanitaria como la crisis de la Covid19. Una crisis global sin precedentes, sin final a medio plazo—o largo-, que afecta a todos lo elementos de la sociedad a nivel mundial. Todas las crisis, de la clase que sea, siempre dejan cadáveres en el camino.

España no es una excepción en este sentido. El Gobierno de Pedro Sánchez sacrifica al Ministro de Sanidad, Salvador Illá, y lo envia directamente a las mismísimas mazmorras catalanas para que se enfrente en el circo catalán con lo peor de la política catalana. Si tan seguro estaba Sanchez de que la gestión de Illá ante la pandemia era un éxito, no lo hubiera tirado a una pelea de gladiadores al más estilo hollywoodiense de Ben-Hur.

Fotografía:, @VanityFairSpain

En Moncloa lo saben. Son conscientes de que este tiempo, al frente del Ministerio, Illá se ha granjeado el cabreo generalizado de la sociedad española; pero también de colegios profesionales, sindicatos, sociedades médicas, medios de comunicación y todos los partidos del arco parlamentario del Congreso de los Diputados y del Senado, a los que ha conseguido unir frente a su nefasta gestión. Se ha convertido en un ministro a la fuga, sin comparecer por su gestión antes de marchar a la guerra.

Una crisis sanitaria de estas dimensiones no se aborda sólo sin entrar en grandes broncas. Hace faltar escuchar a los profesionales del sector, que están siendo los grandes ultrajados de esta crisis.

Dentro de un rato, los tambores de guerra del Palacio de la Moncloa anunciarán el nombre de su sucesor. Todo apunta a que va ser sucesora. Los mentideros políticos miran a Carolina Darias como heredera al sillón del Ministerio de Sanidad. Por muy mal que lo haga, esperamos que pueda hacerlo apenas un uno por ciento mejor que su antecesor. Pero, sobre todo, sea ella o quien sea, urge que el heredero de Illá se siente con los colegios profesionales y con las sociedades médicas y atienda de una puñetera vez sus palabras y sus necesidades, que hoy son las palabras y las necesidades de una buena parte de la sociedad española.

Fotografía: @elespanolcom

Cuando Salvador Illá salga del Ministerio, en pocos minutos se habrá convertido en un fugaz recuerdo de los funcionarios y del sector, y dentro de quince o veinte días, cuando se celebren las elecciones catalanas previsiblemente será un apunte en Wikipedia.

Y será entonces cuando volveremos a ver al Emperador Pedro Sánchez tocar el arpa, mirando al trasluz desde La Moncloa, mientras fuma un puro en el sofá, y se carcajea. Habrá ganado otra batalla. Pero no se dará cuenta que cada vez esta más cercano el día que perderá la guerras definitivamente. Aunque siga tocando el arpa.

Impactos: 0

Blanca y radiante…

Zaragoza. (Fotografía: @abc_es)

Más de tres cuartas partes de la geografía española se ve afectada por una gélida borrasca que deja un manto blanco de nieve y hielo en más de media España, unas temperaturas históricas que han descendido hasta niveles nunca vistos, y un país semi paralizado.

Y ante esta situación cabe una reflexión seria y profunda en diferentes direcciones.

Lo primero que sorprende ante este contexto es la ausencia total de la cúpula del Gobierno: tanto del Presidente como de los vicepresidentes. Apenas se vio unos segundos a Pedro Sánchez pero ni rastro de Carmen Calvo, de Pablo Iglesias, de Nadia Calviño o de Teresa Ribera. Esto, para empezar, es vergonzoso, y, para seguir, es una manifiesta falta de respeto a todos los españoles. Durante meses, Pedro Sánchez nos amargó cada fin de semana, diciéndonos que teníamos que ser limpios y lavarnos las manos, con eternos sermones televisivos con indiscutible complejo de aprendiz malo de telepredicador, y, sin embargo, ante una emergencia  meteorológica se esconde en Moncloa y enmudece. Y lo más grave y más indecente sucedió  ayer domingo. Presidió la reunión del gabinete de crisis en el Ministerio del Interior, y, en vez de comparecer a continuación ante los medios de comunicación, vuelve a desaparecer. Me voy a ahorrar lo que pienso, porque en este momento me acuerdo de una frase que siempre decía mi madre: «la mejor palabra, siempre es la que queda por decir». Muy cierto.

Madrid. (Fotografía: @elconfidencial)

En una ocasión escuché decir a la Presidenta de la Comunidad de Madrid que «Madrid es España», y en esta ocasión Isabel Díaz-Ayuso lleva toda la razón del mundo porque las consecuencias del azote que ha  sufrido la Comunidad de Madrid a causa de la borrasca Filomena ha afectado a toda España, con independencia de los daños directos que la propia Filomena ha dejado en la propia Comunidad y en la capital.

Cierto es también que esta borrasca está resultando excepcionalmente brusca y dura, pero ello no es obstáculo para poner sobre la mesa las muchas cosas que se han hecho bien y analizar aquello que se debe mejorar para el futuro.

No es fácil, desde ningún punto de vista, gestionar una crisis así, en la que te encuentras una ciudad arrasada por la nieve, bloqueada, colapsada por tierra y aire, con cerca  de cinco millones de habitantes, en donde desde el primer momento de la crisis se suceden las emergencias y los problemas como un carrusel de un parque de atracciones.

Zaragoza (Fotografía: @arainfonoticias)

Lo cierto es que nadie lo ha gestionado perfectamente, pero nadie lo ha gestionado de manera pésima; dicho de otro modo. Ha habido errores y aciertos por parte de todas las Administraciones Públicas: por parte del Ayuntamiento de Madrid, al timón de Martinez-Almeida, evidentemente hubo más aciertos que errores; por parte de la Comunidad, al frente de Diaz-Ayuso también hubo bastantes aciertos, y por parte de la Administración del Estado, con un “Presidente a la fuga”, que pone “frente a los leones” a dos de sus ministros, el de Interior y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, cuyas gestiones han demostrado ser manifiestamente mejorables. No así, la gestión de Margarita Robles, ministra de Defensa, y, por tanto, máxima responsable de Unidad Militar de Emergencias que, de nuevo, vuelve a estar a la altura y limpia el polvo y tachones de sus compañeros de Gobierno.

Pero hay dos elementos fundamentales que debemos poner de relieve, una vez más.

Madrid. (Fotografía: @elconfidencial)

Por un lado, el papel de nuestros servicios de emergencia y protección civil que, a pesar del colapso de la situación, están dando lo mejor de sí mismos para devolver la normalidad a ciudades y pueblos, para que los ciudadanos recobren su cotidianeidad. Se están dejándose la piel para España vuelva a la normalidad sin descanso, empalmando un día con otro, la mañana con la tarde, la noche con el día… Son nuestros héroes sin capa y sin espada.

Y en estas situaciones es cuando demostramos que somos un gran país, y los ciudadanos estamos dónde tenemos que estar. Y nos arremangamos y sumamos junto a nuestros servicios de emergencia y protección civil dando lo mejor de nosotros mismos para ayudar, para sumar, para remar en la misma dirección. Y eso lo hemos visto, en claros ejemplos, como las brigadas vecinales que se han organizado para quitar la nieve y evitar las placas de hielo o la plataforma SOS4x4 que han invertido su tiempo, sus recursos, y sus vehículos para hacer servicios de todo tipo de transportes y traslados, o los taxistas que se han brindado voluntarios para también de realizar gratuitamente traslados.

En resumen, el paso de Filomena no va a dejar indiferente a nadie. Lo importante es pensar muy seriamente que se ha hecho mal, muy mal, pesimamente mal, y no repetir errores, Errores haberlos hailos diría Núñez Feijoó pero sólo citaré la hazaña de Barajas, dejando gente tirada hasta 3 días, aunque José Luis Ábalos ensanche pecho diciendo lo contrario. Pero ya sabemos que él atiende a la voz de su amo. Y es que Iván Redondo todavía tiene mucho poder dentro y fuera de Moncloa. A las pruebas me remito.

 

 

 

Impactos: 0

Prudencia prudencia, prudencia.

(Fotografía: @abc)

Hoy, en toda España nos hemos levantado como si no hubiera un mañana, como si la llegada de la vacuna de Pfizer a España y, con ella, la implementación del plan de vacunación (si es que existe este plan) supusiera el fin de la epidemia del Covid19. Y para colmo de irresponsabilidades, hoy, de nuevo, ha aparecido Salvador Illá haciendo una apología babosa y sin sentido «al principio del fin» de la epidemia. Creo que en los cuarenta y cinco años de democracia nunca tuvimos un ministro de sanidad tan nefasto.

Ayer noche, en un programa de televisión de máxima audiencia varios médicos y otros tantos científicos de reconocido prestigio en el sector a nivel nacional (e incluso internacional) fueron rotundos. Reclamaron un plan de vacunación único, y no diecisiete dependiendo de los gustos de los diferentes presidentes autonómicos como hay actualmente. E hicieron un llamamiento a la responsabilidad y la sensatez, considerando que la llegada de la vacuna, ¡por supuesto que es una buena noticia!, pero para nada estamos ante el final de la pandemia. Es un paso, exclusivamente uno, porque mientras siga habiendo ciudadanos irresponsables, mientras no haya un plan único para combatir al virus, mientras se siga desoyendo a la comunidad científica, y a las sociedades médicas y sanitarias, todo esto se traduce en pasos de tortuga.

(Fotografía:
@infosalus_com)

Es el momento de la responsabilidad por parte de todos, en especial de los ciudadanos. Somos los primeros que estamos obligados en comprometernos dando un paso adelante, a escuchar más a nuestras sociedades médicas, científicas y sanitarias. Olvidarnos de las telepredicaciones “made in Sanchez, Illá y Simón”, y escuchar a los integrantes de nuestro último  Premio Princesa de Asturias de la Concordia.

Y a esa caterva de covidiotas, como los llamaba el otro día un prestigioso urgenciólogo., que se dedican a negar lo evidente, a achacar la pandemia a no sé qué estrategia internacional, y no sé cuántas estupideces más… pues eso, los covidiotas, pero a la vez que se paseen por alguna UCI y se tomen un café con algún neumológoco y con algún urgenciólogo.

Estamos ante una pandemia global y la llegada de la vacuna de Pfizer es una buena noticia pero, como decía un reconocido cirujano madrileño, director médico de un conocido hospital, hay que llegar a la inmunidad de rebaño a nivel mundial. Y de momento, ningún país del tercer mundo ha comprado vacunas.

Seamos prudentes, y, como diría mi madre, no echemos los perros antes que el ganado.

 

(Fotografía: @20m)

Impactos: 0

Tumores que hay que extirpar

Un partido que forma parte de un Gobierno a nivel nacional tiene que tener sentido de Estado. Eso implica una responsabilidad, y un respeto hacia las Instituciones del Estado. Por todas. Sin excepción.

(Fotografía: @lasprovincias)

La deriva que durante los últimos meses ha cogido Podemos, dentro y fuera del Gobierno, resulta tan grave como preocupante. Y la guinda del pastel ha sido el video que han colgado en sus redes sociales acusando a la Familia Real de corruptos. Si la Fiscalia no fuera la que es, ya tendría que haber instruido diligencias, pero ya conocemos cómo está el patio.

Resulta gravísimo el comportamiento de este partido político. No es de recibo porque, que nadie se olvide, en medio de todo esto, está el vicepresidente segundo del Gobierno al que se le supone decencia, honorabilidad, respeto y, sobre todo, sentido de Estado. Pero no, él a su “lío”, que parece ser no tiene absolutamente nada que ver con una buena parte del Gobierno. Eso sí, está haciendo una grandísimo favor a republicanos, separatistas, filoetarras, y otras especies para que Pedro Sánchez siga tragando y aguantando todo lo que se les antoje.

Lo que previsiblemente nadie se ha dado cuenta de la imagen tan vergonzosa que estamos ofreciendo en Bruselas, en Washington y en mil lugares más a lo largo y ancho de los cinco continentes.

Un ejemplo. ¿Por qué se suspendió la cumbre Marruecos – España que se iba a celebrar en Rabat y a la que iba asistir Pedro Sánchez? Pablo Iglesias largó lo que no debía y sus palabras incomodaron a las autoridades marroquíes. Lo mejor, la suspensión de la cumbre. O sea, España importa cada vez menos en el Exterior. Y ésta es una prueba, aderezada por las declaraciones de Gabriel Rufián y Pablo Echenique, palanganeros oficiales del vicepresidente.

Está comprobado que todo lo que tocan lo destruyen. La pregunta es: ¿hasta cuándo el PSOE y, lógicamente, Pedro Sánchez y los ministros socialistas aguantarán estar manoseando tanta basura por mantener un Gobierno inerte, hueco, sin rumbo  y con tan corto recorrido? Y voy a ir más allá, ¿hasta cuándo durará la paciencia de los barones del partido como Lambán, García-Page o Fernández Vara, que ya han mostrado su descontento con la deriva del Gobierno a consecuencia de las cesiones podemitas. Atentos.

Está claro. Podemos, y quienes lo dirigen, solo buscan algo inalcanzable: cargarse el Régimen del 78 y construir un nuevo Régimen “a su medida”. Pero los números no les salen. La sociedad está cabreada y hartita de sus mangoneos. Las cuatro décadas de paz y prosperidad del grandísimo reinado de Juan Carlos I pesan mucho más que el nuevo mundo que estos iluminados quieren hacernos creer. Y como saben que la sociedad, pasito a pasito, los está devolviendo al lugar del que nunca debieron salir, a sus casas, actúan  en modelo psicópata. Las encuestas cada vez son más evidentes.

Sólo espero que Pedro Sánchez caiga pronto del árbol y se dé de bruces con la realidad para que ponga a cada cual en su sitio. Si él no lo hace, quizás otros lo harán por él. Pero que Sanchez tenga cuidado porque sdi alguien agita el nogal no será el de Moncloa, sino el de Ferraz, y se repetirá la historia. Como dicen en Aragón, no le arriendo las ganancias,

Resulta evidente, que Podemos es un tumor para el Gobierno, para la sociedad y para España. Un buen amigo mío, cirujano de profesión, siempre dice que los tumores hay que extirparlos de raíz antes de que se conviertan en metástasis. En este caso, que hay, este tumor hay que extirparlo antes que gangrene a toda la sociedad. Y además, hay que hacerlo sin anestesia y, a ser posible, sin “pomadita”.

Impactos: 0

Funcionarios expertos por su expertitud

Ciertamente este Gobierno absolutamente incalificable, nos da titulares a diario, y nos posibilita una retahíla inmensa de tweets y de post en facebook que darían para una Larousse de ni se sabe cuántos tomos, desde el propio Presidente hasta el que pone los cafés y apaga la luz en La Moncloa mientras deja de pagar los impuestos correspondientes a la Tesorería de la Seguridad Social. Cómo diría el conde de Romanones, «¡joder, qué tropa!».

Hace muy pocos días la vicepresidenta primera del Gobierno nos ha aparecido en los medios de comunicación con un galimatías que ni ella misma se aclaraba. Mucho menos el periodista que le preguntaba. ¿Qué se puede esperar después de ver estas palabras? Y ya no quiero pensar lo que habrán pensado en algunos lugares emblemáticos de Madrid como la Real Academia Española…

Juzguen ustedes mismos…

https://www.youtube.com/watch?v=_FbViPYBLNQ

 

Impactos: 0

En el cuarenta y dos cumpleaños de la Constitución

Conmemoramos el cuarenta y dos cumpleaños de nuestra Carta Magna, de nuestra Constitución, de ese texto que une a todos los españoles desde Cataluña a Galicia, desde el País Vasco a las Islas Canarias.

Pero hoy es una conmemoración especial. Ha sido un año más que difícil por esta cruel y devastadora pandemia del Covid que ha dejado miles de fallecidos, miles de afectados, y cientos y cientos de miles de afectos en las diferentes aristas que nos muestra a diario esta epidemia. Sin embargo a esta situación tan caótica, hay que añadir un hecho inusual, desatinado, mezquino, y cruel haya dónde los haya. Recientemente se acaban de aprobar los Presupuestos Generales del Estados cuya tramitación está en el Senado. Y el Gobierno no ha tenido escrúpulo alguno ni pudor para apuntalarlos con el apoyo de aquellas fuerzas políticas cuyo objetivo prioritario es precisamente es volar por los aires el consenso y el abrazo que se dieron los padres constituyentes para dar paso a la Constitución que nos abocara a los mejores años de paz, progreso, libertades, y democracia que jamás vivió España en el último siglo.

(Fotografía: @el_pais)

¿Dónde quedó la decencia del PSOE para afianzarse en la poltrona de La Moncloa y de los ni se sabe cuántos ministerios? ¿Tan pronto se les ha olvidado el dolor de las víctimas de ETA y la fragmentación social, económica, y política vivida en Cataluña en el año 2017? ¿Dónde está el PSOE que fue capaz de consensuar con todas las fuerzas políticas del Congreso de los Diputados la abdicación a la Corona de España de S.M. don Juan Carlos I y la proclamación al Trono de S.M., don Felipe VI en la normalidad democrática más ejemplar?

Es absolutamente indecente la actitud del actual Gobierno, que les ha importado muy poco la más reciente Historia de España para llevar de compañeros de viaje a la banda que tienen, despreciando todo y a todos los que no piensan como ellos.

(Fotografía: Hispagenda)

Hoy es el día para reivindicar la figura de hombres imprescindibles como Gabriel Cisneros, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, José Pedro Pérez-Llorca, Gregorio Peces-Barba, Jordi Solé Tura, o Miguel Roca… Pero también es el día de reivindicar el papel que jugaron los arquitectos de nuestra Constitución: S.M. don Juan Carlos I y Adolfo Suárez. Sin su proyecto institucional y su legado político, hoy los españoles no disfrutaríamos –a pesar de la Covid19-, del estado del bienestar que disfrutamos.

Todo gracias a la Constitución de 1978, y al impecable trabajo de sus padres que supieron aparcar sus posicionamientos políticos para pensar en el bien común y en el futuro de España. Eran tiempos convulsos como ahora. Pero con una notable diferencia. Entonces teníamos políticos decentes que nos les importaba renunciar a lo propio en favor de la colectividad. Ahora prefieren hundir a la colectividad con tal de mantener su despacho, su secretaria, su coche oficial y su escolta. Vergüenza, si la tuvieran, tendría que darles. A los españoles nos produce asco, porque se les llena la boca con la palabra “Constitución”, y en realidad la están abandonando. De palabra y de obra.

Impactos: 0

Cortesía institucional

Hoy el Presidente del Gobierno, Pedro Sànchez, acompañado de los Ministros de Sanidad y de Ciencia, ha visitado el Hospital Universitario de La Paz. Pero lo ha hecho de forma torticeramente, ruin, soberbia y arrogante. Nada nuevo bajo el sol.

Hace 9 meses largos que empezó esta eterna travesía del desierto de pandemia del Covid que estamos atravesando y durante este tiempo no ha sido capaz de visitar ni un solo hospital de la Comunidad de Madrid. Y ahora cuando se digna a poner los pies en el mejor hospital de España tiene la indignidad (por no llamarlo desfachatez, que también) de hacerlo en una fecha en la que la Presidenta de la Comunidad de Madrid no se encontraba en Madrid, pero no contento con ello, su osadía va más allá, y es incapaz de invitar a ese acto al alcalde de Madrid, que es éste el que tiene que, tras tener información por el exterior de dicha visita, contacta con Presidencia de Gobierno para conocer los detalles de la misma, y confirmar su presencia en la misma.

Esto no tiene nombre. Que el alcalde de Madrid tenga que llamar a Ptesidencia del Gobierno para auto invitarse a un acto, porque no le han invitado ni le han comunicado esta visita es incalificable pero aún es más incalificable que esto se programe en unas fechas en las que la Presidenta Diaz-Ayuso se encuentra fuera de la Comunidad. Es una desvergüenza en toda regla.

¿Alguien se imagina al Presidente Felipe Gonzàlez haciendo una “hazaña” similar al fallecido Presidente de la Xunta Manuel Fraga… por ejemplo?

La cortesía institucional es imprescindible entre Gobiernos con independencia de las siglas y las ideologías. Y la educación también. Pero Sanchez y sus muchachos prefieren venderse por u puñado de monedas aunque sean unas monedas manchadas de sangre como sucede con los PGE, en manos de Bildu, ERC y Podemos..

La deriva populista y rancia que está adoptando este Gobierno pinta muy feo. Y urge más que nunca que alguien con criterio, sentido común y responsabilidad dentro del partido levante la voz y de un golpe en la mesa. Los barones territoriales están muy mosqueados. Mucho más de lo que dicen ante las cámaras. Veremos.

Impactos: 0

Ernest Lluch

(Fotografía: @LaVanguardia)

Hoy se cumplen 20 del asesinato de Ernest Lluch a manos de la banda terrorista ETA. Catedrático de Economía en la Universidad de Valencia y de Historia de Doctrinas Económicas de la Universidad Central de Barcelona, fue una persona de grandes valores humanos que siempre antepuso a su ideología. Ministro de Sanidad de 1982 al 1986 con un Gobierno presidido por Felipe González, fue el artífice del actual Sistema Nacional de Salud.

Y hoy, veinte años después, sus compañeros de partido pactan con sus verdugos con tal de mantenerse en la poltrona al precio que sea. La decencia y la dignidad que siempre demostró Ernest por desgracia ya no tienen hueco en el PSOE de Lluch, de Mújica o de Pérez Rubalcaba Sólo tiene cabida la indecencia y el mantenimiento del caos y de la butaca.de Pedro Sánchez y sus palmeros apoltronados

(Fotografía : @NoticiasNavarra)

¿Alguien se hubiera imaginado que hubiera sucedido en esta pandemia con un sistema de salud como estaba concebido con anterioridad al año 1980? Si ayer, en este mismo foro, hablaba de que la autora asturiana Verónica García-Peña había afirmado  que Amazon había democratizado el sector del libro, el malogrado Ernest Lluch democratizó el Sistema Nacional de Salud universalizando y haciéndolo posible para todos los ciudadanos sin distinciones sociales o económicas. Éste es un hito de la grandeza de la democracia. Y sobre todo es un paso de gigante en la universalización del Estado de Derecho.

Por desgracia, ahora unos voceros de su partido, sin oficio ni beneficio, carentes de escrúpulos, y sin el más mínimo atisbo de dignidad intentar pulverizar su legado y su recuerdo. Pero no lo conseguirán. Son más los españoles decentes que, sin tardar mucho, a esta caterva de forajidos los pondrán en su sitio. Pomadita, diría alguno.

 

Impactos: 0

Una burla

Partiendo de la base de que el comercio y la industria son pilares esenciales para que la economía de un territorio no quiebre, sí es cierto que la situación económica a la que nos está llevando esta segunda ola en España es realmente muy preocupante.

(Fotografía: @voz_populi)

La cifra de afectados que se publicó ayer fue demoledora, y nuestros servicios sanitarios se encuentran cada vez más colapsados. Por eso, creo que sólo queda un camino a pesar de que el Gobierno chapucero de Sánchez se resiste. Entiendo que volver a confinar a todo un país, y volver a echar el candado a toda la economía no es una decisión sencilla, y arrastra unas repercusiones de diferente índole que hay que analizar muy fríamente. Pero a la vez también muy fríamente debemos analizar qué queremos: seguir eternamente “de ola en ola” porque la pandemia no tendrá fin hasta que no haya una vacuna en condiciones, a pesar de los cantos de sirena de Pfizer, o escuchar a las sociedades médicas que saben mucho de ciencia y de medicina.

No podemos seguir así. El Gobierno tiene que dejar de mirar de perfil a la pandemia, y coger las riendas de la pandemia. Tiene que tomar decisiones, tiene que escuchar que escuchar a la comunidad científica, y olvidarse de comités científicos fake que sólo sirven para alimentar la llama de la propaganda oficial “Redondo & Oliver and cia”.

Hay que ser serios, y pensar en la comunidad científica y sanitaria, y en la sociedad, porque Sánchez y sus ministros ahora sólo piensan en compartir mesa y mantel con independentistas, y blanqueadores de terroristas. Toda una burla para los españoles de bien.

Impactos: 1

Amistades peligrosas

Hoy no pensaba escribir, pero ayer leí una noticia en twitter, y creo que por la trascendencia que tiene merece una reflexión.

(Fotografía: (Republica.com)

La Organización Medica Colegial, la entidad nacional que agrupa a los colegios profesionales de médicos de España –más de 52 colegios-, ha aprobado solicitar el cese inmediato de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, por su incapacidad manifiesta y prolongada a lo largo de la evolución de la pandemia por Covid19, a la vez que le piden una rectificación pública de sus últimas declaraciones.

El caso es que la decisión de la Organización Medica Colegial no me extraña porque el carrusel de despropósitos del zaragozano es interminable. El director de máximo organismo de alertas y emergencias sanitarias convertido en todopoderoso portavoz sanitario del Gobierno ha ido de chapuza en chapuza, de desvergüenza en desvergüenza, de desmentido en desmentido, de mentiura en mentira… Pero ya sabemos que está respaldado, y bien, por otro todopoderoso, llamado Iván Redondo. Y, por tanto, haga lo que haga y diga lo que diga, le aplaudirán hasta con las orejas. Todo muy enmugrecido.

Los médicos, nuestros sanitarios, son nuestra primera barrera en esta pandemia, y el Ministerio no puede dejarlos a su suerte bajo el paragüas de “sálvese el que pueda”.  Y no vale eso de que las competencias sanitarias están transferidas a las comunidades autónomas. En una pandemia de estas dimensiones, el mando único, y la coordinación ministerial son imprescindibles. Pero no. Desde febrero, a Simón y a Illá les ha podido las órdenes dadas desde Moncloa y desde Ferraz antes que los consejos y opiniones de las sociedades médicas y de los colegios profesionales.

Resulta vergonzoso que el director de alertas y emergencias sanitarias el pasado jueves se expresara en estos términos: “ahora los profesionales sanitarios tienen un aprendizaje con respecto a la primera ola. Los gestores hacen mejores circuitos de asistencia en los hospitales. Y obviamente, los sanitarios tienen un mejor comportamiento evitando contagiarse fuera de su espacio de trabajo”.  No sólo es una falta de respeto, sino que es una desvergüenza y una deslealtad hacía todo el colectivo médico y sanitario, y ya no digo nada de lo que significan estas palabras hacía las familias de los 72 médicos fallecidos desde el pasado mes de febrero. En resumen, una desvergüenza sin paliativos que algún día este  elemento tendrá que dar ante quien corresponda.

(Fotografia: @libertaddigital)

La profesión médica es imprescindible en este momento, y siempre,  y no puede quedar a merced de un Gobierno ineficaz, torpe, incompetente, y radical.

La calidad humana, profesional, y académica de este colectivo está muy por encima del manoseo absurdo y estúpido que está sufriendo por unos gestores que prefieran acariciar su sillón antes que pensar por el colectivo sanitario y por el bien común de la sociedad.

Fernando Simón se ha granjeado muy pocos amigos en esta pandemia. Con una credibilidad nula entre los profesionales sanitarios, si tuviera un mínimo de dignidad y decencia debería de dimitir, y dar paso a otro profesional acreditado y con credibilidad. Pero me temo que no va a ser así. Claro que, a su vez, tampoco le queda un ápice de dignidad ni de decencia. Como a cualquier mercenario.

 

Impactos: 0

La cumbre del clima, Greta y otros circos

Partiendo de la base que el cambio climático es un hecho, y que nadie con dos dedos de frente lo puede negar, también es un hecho innegable que España ha hecho un inmenso ridiculo en la Cumbre del Clima celebrada estos días en el recinto de IFEMA.

Una vez más, España ha demostrado que es un gran país con unas capacidades impresionantes y unas posibilidades de reacción incomparables, que ha logrado, en tiempo récord, organizar una cumbre mundial en donde todos los elementos básicos de la organización de cualquier evento de estas características estuvieron perfectamente encajados: logística, alojamientos, transportes, seguridad…

Sin embargo, hemos vuelto a hacer el mayor de los ridiculos mundiales con este evento, en el que perfectamente «podríamos ensanchar pecho» y hemos sido burdos, grotescos e irrisorios.

Con la Constitución en la mano, una de las funciones del Rey es representar a España en aquellas situaciones, actos y eventos que por su importancia y trascendencia, nacional e internacional, así se requieran.

Me encantaría que alguien en el Palacio de la Moncloa explicase a todos los españoles qué motivos existieron para que SM, el Rey Felipe VI , en calidad de Jefe de Estado del país anfitrión de la cumbre, no presidiera la ceremonia inaugural de dicho acto, y si lo hizo el Presidente en funciones Pedro Sánchez, atribuyéndose él y su mujer unas prebendas que para nada les correspondían. Y, lo más grave, ninguneando la figura del mismísimo Rey Felipe VI. Sencillamente, indecente, rastrero y de una ínfima catadura moral, humana e institucional.

Pero no contento con esta «hazaña», nuestro ‘héroe’ permite que una adolescente cursi, progre, manipulada y manipuladora, y muy ignorante se pasee por la cumbre a coste del bolsillo de todos los españoles.

De nuevo Moncloa se cubre de gloria.

Estas situaciones, la humillación al Rey y el peloteo a Greta, son una demostración más de la ignorancia y la falta de respeto institucional que reina puertas adentro de Moncloa.

Hace unos minutos he escuchado decir a la vicepresidenta en funciones Carmen Calvo que «claro que hay que hablar», en evidente referencia a las conversaciones que están teniendo PSOE y ERC para que Sánchez, “y su banda” que diría Albert Rivera, mantengan el pesebre. Claro que hay que hablar, vicepresidenta, pero no vale todo ni ceder a todo con tal de mantener el sillón. Y menos con quienes volaron por los aires la Constitución en su comunidad, y están dispuestos a repetir, y con quienes han aplaudido hasta con las orejas cada vez que ETA regaba de sangre inocente nuestras plazas y calles. Así nunca. Memoria, Dignidad y Justicia.

Es evidente que en la cumbre del clima nuestro Rey fue vilipendiado y la niñata ésta subida a los altares. Y todo esto perfectamente orquestado en una operación dirigida desde Moncloa con el visto bueno de Pablito e Irenita. Todo muy indecente.

Si Pedro Sánchez consigue la investidura, solo le deseo una cosa: que cuando presente el proyecto de presupuestos toda la oposición se lo eche atrás y no se los apruebe. Igual viene Greta a salvarlo. A ver…

Impactos: 0

El futuro más inmediato de Cataluña

Quedan 3 días para que se constituya el Parlament de Cataluña, y arranque una nueva legislatura tras las elecciones dsl 21D, consecuencia de la aplicación del arrículo 155 de nuestra Constitución, a raíz de las troplías e ilegalidades cometidas por las hordas independentistas.

Pero las aguas bajan revueltas entre la amalgama de grupos parlamentarios catalanes. Si bien es verdad que quien verdaderamente se merece ocupar el sillón del Palau de la Generalitat es Inés Arrimadas por número de votos obtenidos, por credibilidad, por frescura, por sensatez, y por muchos otros motivos sobradamente conocidos, ciertamente no lo tiene fácil. Nadie le va a allanar el camino y, si pueden, le podrán toda clase de barricadas y obstáculos para que no logre su objetivo. Tanto Junts per Catalunya como ERC harán lo posible y lo imposible porque la jerezana continue en la oposición, con las indecentes y barriobajeras bendiciones de los Comunes, que nunca se sabe cuál es su verdadera posición, aparte de la de emponzoñar todo lo que tocan.

Como se ve, los aires soplan muy fríos para Arrimadas, sobre todo porque tampoco suma con socialistas y populares a fin de lograr un posible pacto de gobierno, que restaure la normalidad en Cataluña.

Ante este panorama tan desangelado y sin que en Moncloa nadie hable de desactivar el 155, no sólo es importante reflexionar sobre la composición del nuevo Govern, sino sobre la constitución de una institución imprescindible en cualquier conunidad autónoma: me refiero, en este caso, a la Mesa del Parlamet, un órgano con capacidad para tomar decisiones vinculantes que pueden afectar no sólo a la Cámara o al Govern, sino al conjunto del Estado Español, como sucedió el pasado mes de septiembre.

Por este motivo es imprescindible que la Presidencia del Parlament la ocupe alguien responsable, con sentido de Estado, que abrace la Constitución del 78 y con verdaderos dotes de consenso, que diría el tan recordado Presidente Adolfo Suárez.

Ni Cataluña ni España están preparados para otra película similar a la del #1O y similares. Esa barbarie ha costado muchos miles de millones de euros que los españoles, y los catalanes en particular, no podemos, permitirnos otro desastre de esas características. Al contrario, hay que intentar que los ‘huidos’ regresen, pero para ello tiene que haber una gran dosis de confianza y credibilidad dentro de la Constitucón del 78.

La sensatez, el respeto, la concordia y el civismo deben volver a ser denominador común en calles, plazas, pueblos, ciudades, familias, empresas, y colectivos, que han visto como el fanatismo iluminado de unos pocos ha resquebrajado su sociedad , hiriéndola de muerte. Urge cicatrizar desde un Parlament unido, civilizado, y constitucionalista, con independencia de que el diálogo es imprescindible.

Pero lo mismo que necesita la Presidencia del Parlament, lo necesita la Presidencia de la Generalitat. En Cataluña se necesita con urgencia un Govern con credibilidad, serio, que gobierne desde Barcelona y no en la distancia, que vuelva a crear riqueza, constitucionalista, y con buenas relaciones tanto con Moncloa como con Zarzuela. A partir de este escenario, y bajo estas reglas de juego todo lo demás es susceptible de ser negociado. ¿Quien es el único cabdidato o candidata que  hoy puede lograr esto en Cataluña? Que cada cual se responda asi mismo.

Impactos: 1

Elecciones en Cataluña

Hoy, que nació el verano, los catalanes estaban llamados a las urnas. Pero en esta ocasión, estábamos ante una convocatoría con garantías y unas urnas, censo y escurtinio de verdad. Todo lo contrario a la pantomima que presenciamos el pasado 1 de octubre.

Y la ciudadanía se ha expresado a través de las urnas, aunque lo ha vuelto hacer muy desacertadamente.

Si la candidata naranja, Inés Arrimadas, ha arrasado en muchos pueblos y ciudades, con más de un millón de votos y 37 escaños en el Parlament, lo cierto es que ni su grupo individualmente ni uniendo sus fuerzas a las del PSC y PPC, van a ser capaces de entrar y sentarse en el sillón de la Presidencia de la Generalitat. Es obligado felicitarla, tanto a ella, a su equipo, como a Albert Rivera, por el revulsivo que han dado a la sociedad y a la política catalana, tan hambrientas de mensajes constitucionalustas, de sensatez, respeto y, sobre todo, de honradez. Hay descubrirse por el trabajo realizafo a pie de calle. Algunos deberían tomar buena nota. Comparecer ante los medios después del varapalo de lograr solamente 3 escaños, y osarse a afirmar que «salía con la cabeza bien alta» resulta cuando menos un insulto a sus votantes.

El problema está servido en la cena de Nochebuena y en la conida del día de San Esteve. El bloque independentista, con las bendiciones de la CUP, alcanzan la mayoría absoluta, y volvemos a la casilla de salida; ya he oído a alguna mente preclara anunciar la nueva república catalana y la restitución de su presidencia en la fogura del ex President Carles Puigdemont.

El nuevo escenario es tan grave como preocupante, pero en España ni sentimos ni padecemos, en especial el Presidente del Gobierno, que, sin perder sus costumbres, sigue atrincherado en Moncloa lanzando a los leones a los suyos, como pasó esta noche con Pablo  Casado. A la vista de estos resultados, Mariano Rajoy deberia haber comparwcido ya ante los duyos y ante los medios de conunicación.

Cataluña, y por ende España, no se puede permitir un presidente huido que no puede pisar suelo español, una continua fuga de empresas, una fractura social y familiar tan grande como la actual, y lo peor, continuar en una burbuja de mentiras, desastres y errores sociales que únicamente conducen al mundo de la nada.

No tengo una varita mágica para encontrar una solución al problema, y nada desearía más a estas horas que pudiera decir que mañana por primerq vez la Presidencia de la Generalitat la va a ocupar Inés Arrimada, aunque tuviera que ser con un pacto con el PSC y con el PPC. Pero la realidad no es  ésa.

La realidad es nucho más grave y sus consecuencias se reflejarán en las otras 16 conunidades autónomas.

Confío que las mentes preclaras que gestionan la fontanería de La Moncloa medite muy seriamente los nuevos escenarios que se plantean porque, desde el respeto a las urnas, ahora urge más que nunca una buena ración de diálogo, sensatez, mesura y responsabilidad por parte de todos para evitar un cataclismo de consecuencias incalculables. Pero la primera llamada hay que hacerla desde Madrid. No sirve de nada la indeferencia y la altaneria, menos todavía con 3 diputados.

A Ine Arrimadas le espera unas semanas complicadas si quiere evitar un nuevo choque de trenes. Pero es una mujer valiente y muy capacitada; hoy lo demostró. Los datos hablan por sí mismos.

 

Impactos: 0

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad