Un blog de actualidad, periodismo, cultura, salud., ciencia, investigación, arte... y la vida

Etiqueta: pandemia

Reflexionando sobre El Día Mundial de la Salud

Fotografía: @pixabay

El pasado jueves día 7 de abril celebramos el «Día Mundial de la Salud», una fecha que nos debe llevar a una reflexión seria y profunda. La pandemia de la Covid-19 ha dejado al descubierto no sólo lo frágil que es una sociedad, sino la carencia y el déficit que tiene en innumerables aspectos de su día a día que nos pasan totalmente desapercibidos.

El año pasado, el propio día 7 de abril publiqué en este mismo espacio un artículo titulado «En el Día Mundial de la Salud». En él ponía de relieve el trabajo que, desde que empezó la pandemia, estaban haciendo un grupo de urgenciólogos, epidemiólogos, cirujanos, inmunólogos, neumólogos, internistas, especialistas en atención primaria, y otros especialistas en diversas patologías en un programa de televisión en una hora de máxima audiencia. Fue un trabajo de divulgación científica, de comunicación médica y sanitaria, y de calidad médica y de investigación excelente. Ponían blanco sobre negro ante noticias poco dudosas, rumores de redes sociales, y titulares de esos nuevos divulgadores sin oficio ni beneficio que se cobijan bajo un perfil social y bajo una columna periodística, pero con poco rigor científico y menos clínico y sanitario.

Y no les dolían prendas en atizar a todo lo que se meneaba: desde el desaparecido y todopoderoso Fernando Simón hasta el primero que pasaba por la acera con la última tontería de turno.

Fotografía: @laSextaTV

Esta pandemia sanitaria no sólo ha dejado al descubierto a estos nuevos voceros a golpe de tweet sin oficio ni beneficio que tan maravillosamente este equipazo puso en su sitio con las armas de la evidencia científica y sanitaria, el respeto y la educación. Hay más. Esta pandemia ha dejado traspasar las gravísimas carencias de medios materiales, presupuestarios, y humanos que padece nuestro sistema sanitario y nuestros equipos de investigación.

Cuando observas que las enfermeras y las auxiliares se tienen que aprovisionar de bolsas de basura para protegerse, que en el mundo rural no hay un médico que atienda a esa población, o que el transporte sanitario, en ocasiones, brilla por su ausencia es evidente que algo falla en el sistema. Y es evidente también que esto no se resuelve saliendo al balcón cada tarde a las ocho de la tarde a aplaudir. Urge dotar económicamente a nuestro estado del bienestar para que nuestros servicios de salud tengan recursos suficientes para atendernos con los medios necesarios. Pero tampoco vale abrigarse con las mantas de que para eso hay que seguir subiendo los impuestos. Eso es palabrería barata y una absoluta carencia de voluntad de asumir responsabilidades.

Fotografía: @NiusDiario

Mención aparte merecen nuestros equipos de investigación que, a diario se dejan la piel en los laboratorios, buscando respuestas cuando la farmacología ya no tiene respuestas. Sin investigación no hay futuro. En el año 2021, en la ceremonia de entrega de los Premios Nacionales de Investigación Su Majestad don Felipe VI fue muy claro: «La ciencia supone un espacio para la esperanza. Representa una herramienta verdaderamente poderosa que nos permite acercarnos al conocimiento de la forma más fiel posible a través de un lenguaje universal que no conoce fronteras». Y es que para quienes padecen una enfermedad crónica o autoinmune, efectivamente, la ciencia es el espacio para la esperanza… prácticamente el único.

Hoy también quiero poner en valor el trabajo de una de “mis familias”: la familia de ANISALUD (Asociación Nacional de Periodistas Sanitarios).

Fotografía: @anisalud

Con motivo de esta efeméride, el Ministerio de Sanidad ha concedido y entregado a ANISALUD  la Cruz Simple por la labor de periodistas y comunicadores de salud durante la pandemia de la Covid-19. De nuevo se reconoce el trabajo bien hecho, especialmente cuando se comunica bien, cuando se desmontan bulos, cuando se arrinconan y se sepultan noticias falsas, y se ponen en valor noticias que aportan valor y rigor científico, clínico y sanitario. Un trabajo de todos y para todos.

El «Día Mundial de la Salud» deberían ser los trescientos sesenta y cinco días del año, porque la salud es un bien preciado que debemos cuidar individual y colectivamente. Pero especialmente debemos cuidar y atender a quienes se preocupan porqué nuestra salud esté bien atendida y para eso necesitan recursos. Nombres como el neurovirólogo José Antonio López Guerrero; el urgenciólogo César Carballo; el inmunólogo y catedrático Alfredro Corell; la neumóloga Olga Mediano; el cirujano Julio Mayol; el también urgenciólogo Juan Armengol; el internista Juan Torres Macho; el especialista en Atención Primaria Julián Ezquerra;  el también cirujano e investigador Francisco Vizoso; el oncólogo Luis Paz-Ares; el cardiólogo Josep Brugada; el también especialista en Atención Primaria Miguel Ángel Prieto; el ginecólogo Juan José Vidal Peláez; el oftalmólogo Luis Fernández-Vega Sanz; el traumatólogo Luis Ripoll Pérez de los Cobos; o el neurocirujano Luis Ley son una pequeña muestra de lo de lo que mejor que tenemos en nuestra sociedad: nuestra comunidad sanitaria y científica. Un inmenso colectivo que, literalmente, se están dejando ‘el alma, el corazón y la vida’ por ganar la guerra a la Covid-19.

Fotografía: @eldiarioes

Como bien dijo Aroa López, enfermera supervisora del Servicio de Urgencias del Hospital Valld’Hebrón de Barcelona durante la ceremonia de Homenaje de Estado a las víctimas de la Covid-19 «Quiero agradecer de corazón aquellos aplausos que nos dedicaba la ciudadanía, y quiero pedir, también, de corazón, que no se olviden de aquello, respetando las recomendaciones sanitarias. Quiero que piensen en los que fallecieron, y también en los profesionales sanitarios, que dejaron sus vidas en la lucha. Por favor, que su esfuerzo nunca sea en vano. Quiero pedir a los poderes públicos que defiendan la sanidad de todos, que recuerden que no hay mejor homenaje a quienes nos dejaron que velar por nuestra salud y garantizar la dignidad de nuestras profesiones, y que todos respondamos a una sencilla pregunta: ¿Quién cuidará de nosotros si la persona que nos cuida no puede hacerlo?» .

Impactos: 7

Aderezando los recursos humanos con una brizna de literatura

Fotografía: @joseajarne

El pasado viernes, el edificio gijonés de la antigua Escuela de Comercio acogió la presentación de un libro singular, tanto por su contenido como por su continente. «RRetos HHumanos. Tiempos de pandemia» (Editorial Kolima) es un libro escrito desde un prisma literario pero con la visión de la empresa; que es lo mismo que decir que estamos ante un libro escrito desde los ojos de la vida misma. Once directivos y su asesor literario se han sumergido en el mar literario para plasmar, a través de otros tantos relatos, situaciones reales de la vida desde el reflejo de la empresa.

La presentación fue innovadora, transgresora de principio a fin, fresca, motivadora, emotiva,  y, sobre todo, ágil. Los protagonistas fueron muy hábiles al juntar todos los ingredientes que debe tener un buen acto. Los batieron y lograron el objetivo primero y último: mantener viva la atención de los invitados y que el evento no se perpetúe en el tiempo. Ello, unido a la naturalidad de Covi Sánchez, presidenta de la Asociación de Escritores Noveles, que presentaba el acto, envolvió la escenografía en una diadema de sobriedad y atrevimiento, de realidad y meticulosidad, que pocas veces se vislumbra en el sector literario.

En medio de esta explosión de sabores y colores, hubo también un momento para la emoción. Como bien dice mi amigo Gerardo Correas, Presidente de la Organización Internacional de Ceremonial y Protocolo y de la Escuela Internacional de Protocolo, «un evento tiene que emocionar y comunicar». De lo contrario, «habremos perdido el tiempo y los recursos». La presentación del viernes no sólo emocionó y comunicó, sino que dejó un muy buen sabor de boca por los motivos ya expuestos, y otros muchos.

Fotografía: @joseajarne

Me reitero. Hubo un momento para la emoción. No estaban todos los que eran. Faltaba  Juan Antonio Esteban, director de Recursos Humanos de ALSA. Falleció de cáncer el pasado día 28 de agosto, y no llegó a ver este libro editado. Su relato es un homenaje a su mujer, Lourdes Dorronzoro, fallecida en 2020 tras luchar contra esa misma enfermedad. Muchas veces la vida es cruelmente caprichosa, y destroza familias, como en este caso. Pero Juan Antonio Esteban estuvo el viernes en la Escuela de Comercio. Además de la fotografía que presidía la mesa de presidencia (eso es cuidar los detalles de un evento), el presidente de su empresa, Jacobo Cosmen Menéndez-Castañedo acompañado de otros directivos de la empresa de viajeros por carreteras acudió, e intervino en el acto, homenajeando a su directivo.

Pero si el acto fue maravilloso en cualquiera de sus planos, el libro no se queda atrás. Doce directivos, doce relatos, doce historias de vida no es fácil combinar este triunvirato. Como bien decían en tono irónico, la disciplina castrense de Manuel Pozo se encargó del resto. Y de esa disciplina, de esas ganas de contar historias de vida desde los ojos de un directivo, vieron la luz doce magníficos relatos. Unos textos que nos hablan de la España de 2034, del paso de la vida laboral a la jubilación, de los retos sociales de la pandemia de la Covid-19, de los reencuentro con el pasado, de la discapacidad, del cáncer, del miedo escénico, de la búsqueda de empleo a partir de los 50, del voluntariado con gente mayor, del divorcio, de la adaptación de las nuevas tecnologías a los mayores… Con un prologuista de lujo: Antonio Garrigues Walker. Con estos ingredientes nada podía salir mal.

Fotografía: @elcomerciodigit

Lo mejor del libro, además del mensaje implícito de cada relato que es para saborear despacio, como se saborean los buenos platos de la variada gastronomía asturiana, es el mensaje implícito y explicito que extraes en cada conversación hablando ‘en las distancias cortas’ con cada uno de los autores. En definitiva, te tropiezas con directivos que, con una habilidad asombrosa, son capaces de ir cambiándose de ropa a la velocidad de la luz. Tan pronto te hablan desde su experiencia empresarial y directiva, como te dan una opinión acerca de su experiencia literaria. Eso no sólo enriquece la conversación y anuda la amistad, sino que te da diferentes perspectivas sociales, empresariales, económicas o políticas en las que merece la pena detenerse.

Fotografía: @joseajarne

Esta aventura literaria no puede acabar aquí. Tienen mucho más que aportar como directivos. El mundo de la empresa necesita mentes despejadas, personas con ideas claras como las de ellos. Pero también es necesario, en un plano literario, dar visibilidad, a estas nuevas voces narrativas que, desde su doble vertiente, tienen tanto que aportar al sector del libro. Y, sobre todo, darán tanto que hablar por la riqueza de sus textos, y por lo que transmiten.

No cabe duda que la calidad literaria es absolutamente necesaria para que un texto ‘sea redondo’. Pero si a eso le añadimos una visión profesional desacomplejada, objetiva, seria y rigurosa, el éxito está asegurado. Es lo que ha conseguido ‘Manuel Pozo y su ejército’ con este libro. Pero el viernes, cuando terminó la presentación nos quedamos con ganas de un nuevo libro. Sería justo y necesario.

Impactos: 123

Haciendo balance del año…

Fuente: @pixabay

Hoy acaba el año 2021, y mañana empieza el año 2022. Como siempre en estas fechas, es el momento de hacer balance, y analizar cómo ha pasado por nuestra vida, y por nuestro entorno más próximo, el año que ya pone punto final.

Es evidente que la pandemia de la Covid-19 ha seguido marcando el rumbo de nuestras vidas y de nuestra actividad social, profesional, familiar… La pandemia de la Covid-19 se ha transformado en la directora de orquesta de nuestras vidas. Hace varias semanas una persona ‘ilustrada’ de la sociedad gijonesa me decía que estaba plenamente convencido que esta pandemia estaba afectando a más de un 95% de la sociedad española; palabras que suscribo íntegramente. Poquísimas, por no decir ninguna, familias hay en España que está pandemia no les haya golpeado por medio de alguna de sus aristas: la sanitaria, la emocional, la familiar, la psicológica, la económica, la laboral… A todos nos ha golpeado esta pandemia de una forma u otra.

Por eso ahora, en el momento de mirar hacía adelante, y poner los ojos en el año nuevo que mañana estrenamos. Es el momento también de pensar qué queremos para los próximos trescientos sesenta y cinco días. Recogiendo las palabras de don Felipe VI en su discurso de Navidad: «debemos seguir teniendo cuidado, protegernos y actuar con la mayor responsabilidad individual y colectiva».

Es fundamental. Como individuos, pero también como sociedad, debemos ser responsables, porque la responsabilidad y el compromiso son los instrumentos más valiosos que tenemos para sumar junto a nuestros gobernantes, desde la sana y lógica discrepancia política e ideológica, en favor de una sociedad más justa y mejor.

Por tanto, dejando atrás este 2021, que tantas personas queridas quedaron en el camino, es imprescindible un notable ejercicio de responsabilidad individual y colectiva con los ojos puestos en 2022 para que cada cual aporte su granito de arena, y entre todos seamos capaces de construir una sociedad más equitativa.

Los años 2020 y 2021 quedarán intrínsecamente unidos a la pandemia de la Covid-19. Posiblemente el año 2022 también. Y eso nadie lo puede remediar. Como tampoco podremos remediar las vidas y vidas, de todo tipo y condición, que quedaron, y quedan, en el camino. Pero nuestra actitud proactiva o polémica, sí. La elección es nuestra. Y hay todo un año por delante para actuar y posicionarse. Pero la actitud hay que tenerla desde ya.

Impactos: 4

Es el camino

Me duelen las muñecas de tanto escribir en este portal que el político nunca puede ser el principal problema de los ciudadanos. Su función pasa invariablemente por resolver los problemas de sus vecinos, de todos: de quienes le votaron y de quienes depositaron el voto en otros cestos. Debe de trabajar para todos, siempre teniendo en cuenta que su objetivo es ‘morder’ electorado a la oposición mediante gestos y acciones que se guarden bajo un amplio paraguas.

Fotografía: @mil21tuits

Pero es lógico que esa manera de actuar tiene que sustentarse sobre los pilares de la sensatez, la escucha atenta, la moderación, la transversalidad y el respeto.

Ayer, el alcalde de Zaragoza visitó la farmacéutica Teva, una de las mayores empresas farmacéuticas españolas que se encuentra ubicada en la capital aragonesa. Esta multinacional ha anunciado una inversión de cuarenta millones de euros y una ampliación de su plantilla en más de sesenta personas hasta el año 2025.

Durante esa visita, Jorge Azcón hizo un llamamiento al sector empresarial para que sepa que en Zaragoza se quiere crear empleo y crear riqueza; y por esta razón anunció que las próximas ordenanzas serán atractivas para crear empleo, inversiones, y facilitar la creación de empresas, y por consiguiente, de empleo  en la capital del Ebro.

Es obvio que los impuestos y la fiscalidad resultan absolutamente necesarios para el mantenimiento de nuestros servicios públicos: para conservar una sanidad, una educación, una justicia o unos servicios sociales competitivos y de calidad. Pero también es absolutamente cierto que a los emprendedores y a las empresas hay que ayudarles y apoyarles porque son ellos la herramienta social que genera empleo. Por el mero hecho de ser empresario no se debe ‘crujir’ con impuestos y más impuestos. Considero que deben pagar lo que corresponda, pero no más de eso.

Fotografía: @CARTV_

Si machacamos a los emprendedores y a los empresarios con impuestos, lo único que conseguiremos es disminuir la generación de empleo, y éste creo que no es el camino adecuado. Hay que facilitar las cosas, hay que hacer que el empresario y el emprendedor no se eternice en una burocracia perpetua previa al inicio de la actividad. Una herramienta imprescindible, ya implantada en Aragón y en Galicia, es la Ley de Simplificación Administrativa, pero ésta tendría que ir acompañada de ayudas económicas y fiscales. Es el camino. No hay otro.

La pandemia de la Covid19 nos está dejando muchas lecciones sobre la mesa que debemos aplicarnos. A cuál más interesante. Una de ellas, pasa por unirnos en la recuperación de elementos absolutamente esenciales como es la creación de empleo. Si no somos capaces de generar empleo, el destruido y el nuevo, y no somos capaces mirar en la misma dirección en situaciones básicamente imprescindibles… mi madre nos diría: «mala burra hemos comprado». No existe una pócima mágica… o sí, la de ayudar a quien de verdad se arriesga para crear empleo. Si no creamos empleo, si no potenciamos la recuperación de lo que nos arrebató la Covid -al menos de aquello, que podemos recuperar-, ¿Qué nos queda?

Impactos: 15

Anatomia de los eventos

Afirma Gerardo Correas, Presidente de la Organización Internacional de Ceremonial y Protocolo y de la Escuela Internacional de Protocolo que «un evento tiene que comunicar y generar marca».

(Fotografía: @GrupoEIP)

Comparto íntegramente esta afirmación de mi amigo y maestro porque ciertamente si un evento, por minúsculo que sea, no comunica, el evento es fallido. El fracaso está asegurado. Desgraciadamente, cada vez nos encontramos con más eventos planos que no comunican, eventos fallidos, aunque llenen el aforo.

En reiteradas ocasiones durante la celebración de los cuatro congresos nacionales que ha organizado la Asociación de Escritores Noveles y que he tenido el privilegio de, con aciertos o chascos, de dirigir la orquesta, se ha felicitado  a la asociación por su organización y puesta en escena. Palabras y reconocimientos que, en el fragor de la batalla, puede dar la sensación de que se reciben con frialdad pero cuando llega “el día siguiente” y se visualiza la película de los hechos se agradecen porque son la recompensa a las horas, días y meses de trabajo encubierto.

La organización de un evento merece respeto. No es cualquier cosa. Y exclusivamente los profesionales del sector estamos capacitados para organizarlo en óptimas condiciones, sin errores, y, como decía Gerardo Correas, enviando un mensaje. Cualquier entidad, desde la asociación más invisible del pueblo más pequeñito de España hasta las Jefatura del Estado debe comunicar en sus eventos; debe generar marca. Se genera marca de mil formas diferentes: con la comunicación online y offline, con el vestuario de los equipos directivos, con los discursos, en la escenografía, en la gastronomía, en los pequeños detalles que generan valor añadido…

(Fotografía: @aenoveles)

El Prof. Emilio Lledó aceptó la Presidencia de Honor del III Congreso de Escritores, y confirmó su asistencia al acto de inauguración. Desde el Comité Organizador y desde la Junta Directiva se decidió ofrecer una cena de bienvenida a la que asistieron los ponentes, los patrocinadores del Congreso, los miembros de la Junta Directiva y del propio Comité Organizador. Con esa cena, a la que también asistió el consejero de Cultura del Gobierno de Asturias y la directora de la Oficina de Congresos del Ayuntamiento de Gijón, la asociación generó marca. Se ofreció un evento diferente. Lo fácil hubiera sido organizar una cena privada del propio comité organizador y la junta directiva con el Prof. Lledó. Al abrir el acto, generamos engagament que le dio valor a la marca de la asociación y a la del propio congreso.

Por otro lado, quienes acudieron al IV Congreso de Escritores, recordarán que en la imagen corporativa del congreso predominaba el color lila, o morado. Conforme avanzábamos en la organización, incluso planteamos con mi equipo de producción y coordinación, que las personas que componían la estructura orgánica de la asociación –es decir, la junta directiva- usaran obligatoriamente el color lila en su vestuario habitual durante los días del congreso, especialmente las mujeres.

(Fotografía: @aenoveles)

Era una manera de comunicar. En el último momento desechamos la idea por una cuestión práctica de ámbito económico y personal de las personas afectadas. Pero transformamos eso en comunicar a través del famoso ‘maletín del congresista’ que, aunque era en tonos azules, la etiqueta con el nombre del usuario era de color lila. El mensaje era claro. La comunicación, en primera línea.

Más allá de esta situación de pandemia mundial, a diario se convocan miles y miles de eventos de todo tipo y condición: eventos culturales, sociales, deportivos, gastronómicos, económicos, políticos… eventos a los que pueden acudir desde dos o tres personas a cientos. En la creatividad del organizador, pero también en el mensaje que se quiera transmitir reside la magia de que ese evento no pase desapercibo. Hay eventos que se sabe de entrada que nacen condenados al fracaso más rotundo –por circunstancias varias-, y, sin embargo, en el último momento, se transforman en un evento perfecto, cargado de éxito. Y, por el contario, otros eventos que, de salida, los organizadores están convencidos que va a ser un éxito absoluto y, una cosa tan simple como el hecho de irse un invitado se enfade por el aire acondicionado, da al traste todo el acto.

(Fotografía: @aenoveles)

Cualquier evento requiere cuidar pequeños detalles que, aunque nos parecen insignificantes, le dan valor al evento y, lógicamente, comunican. Por ejemplo, dependiendo del número de invitados, habilitar aparcamiento próximo al lugar de celebración; tener una perfecta señalización en el lugar del acto; puntualidad extrema para iniciar el acto y acabarlo; si acuden personas con movilidad reducida, habilitar espacio para ellos; facilitar la labor a los medios de comunicación; si tenemos la confirmación de asistencia de algún cargo institucional o de persona pública, ser prudentes y no airear su presencia; reservarles a estas personas espacio en las primeras filas; si vamos a utilizar más de un autocar, es recomendable, comunicarlo a la Policia Local (o Municipal) para que nos den las instrucciones necesarias con el fin de evitar problemas de tráfico; si al acto va asistir el Presidente, o miembros del Gobierno autonómico, Delegado del Gobierno en nuestra comunidad, el Alcalde de nuestra ciudad, u otras autoridades de primer rango, una vez confirmadas sus asistencia, es recomendable ponerlo en conocimiento del Cuerpo Nacional de Policía, o de la Policía Autonómica en su caso.

Otros detalles que generan engagament en los congresos de la asociación, pero también en otro tipo de eventos, es el hecho de que todos los ponentes y miembros de la junta directiva de la asociación, tengan ‘el maletín del congresista’ en sus respectivas habitaciones del hotel y no en la secretaría técnica del congreso, como el resto de los asistentes;  también es importante, en los grandes eventos, tener un contrato con una compañía de taxis; contratar el servicio de coche con conductor para determinadas personas que, por su profesión o por su rango social, procede ofrecerles un servicio de transporte más distinguido; contratar el servicio de lenguaje de signos para todas las intervenciones; tener un acuerdo con un restaurante cercano para poder resolver comidas o cenas imprevistas, que siempre surgen. Si organizamos un evento con una entidad de pacientes o con una asociación de personas con discapacidad, casi me atrevería a recomendar como obligatorio comunicar este evento al Servicio 112 de la comunidad autónoma respectiva. Nadie está libre de una incidencia de salud, y es mejor que quienes nos vayan a ayudar, llegado el caso, tengan comunicación de la celebración de nuestro acto que no lo tengan.

(Fotografía: @aenoveles)

Igual que estos detalles, podría seguir indicando muchas más recomendaciones que dan calidad y que, aunque nos parezcan ‘una tontería’, en realidad no lo son. Aportan un valor añadido increíble. Y, sobre todo, al acabar el evento, los asistentes se irán hablando bien, que es tan importante –o más., que el acto se desarrolle sin incidencias. Son gestos que enriquecerán el evento y que nos diferenciara del resto. Marcará la diferencia. Nos hará diferentes y, algo imprescindible en un mundo tan competitivo, fidelizará a nuestros asistentes y ponentes para futuros eventos.

Pero evidentemente esto no se hace gratis. Cuesta dinero, y es entonces cuando entra en escena la ingeniería diplomática. Dicho de otro modo: si la entidad organizadora, no dispone de muchos recursos, tendrá que llegar a acuerdos comerciales y publicitarios, para que los servicios contratados sean al menor coste posible a costa de publicidad.

(Fotografía: @aenoveles)

Por tanto, ver un cartel publicitario con muchos logotipos, no significa que todos le hayan aportado dinero. En muchas ocasiones, se trata de acuerdos por rebajas de precios, o apoyo a servicios. Por eso, la ingeniería para sacar adelante un evento, como es el caso de un congreso, no es nada fácil, y requiere mucho más tiempo, esfuerzo, y trabajo del que cualquiera se puede imaginar.

Actualmente nos encontramos con la eclosión digital de los eventos. Afortunadamente si algo positivo hemos de extraer de la pandemia de la Covid19 es el final de los eventos exclusivamente presenciales, para nacer los eventos híbridos, en dónde la parte digital tiene mucha fuerza y hay que tratarla con el mismo respeto y cariño que la presencial. La comunidad digital de nuestros eventos tiene tanta fuerza como la comunidad presencial, o posiblemente más. La inmediatez de un tweet, de un mensaje en facebook o en instagram se va a hacer mucho más viral y mucho más transversal que la presencia de un asistente en un acto. En un momento en el que las restricciones autonómicas son tan desiguales y, por tanto, la movilidad entre comunidades e incluso entre poblaciones próximas resulta tan complicada, es imprescindible la construcción de eventos digitales.

A través de plataformas cómo zoom o Skype, se pueden organizar eventos con igual seguridad y confianza que si fueran presenciales, apoyados siempre en las redes sociales que nos moverán al público con plenas garantías sanitarias y epidemiológicas. Hay que concienciarse que los eventos digitales, igual que el teletrabajo, han llegado para quedarse, y es imprescindible hacer eventos híbridos porque, de otra manera, por ejemplo, la comunidad de nuestra fans page, en nuestras redes sociales queda huérfana. Y no estamos ya para más orfandades.

Impactos: 8

Más Irene Vallejo y menos ruido…

Leo en el diario El País una entrevista que mantuvo recientemente la autora zaragozana Irene Vallejo en Matadero Madrid con la periodista Inés Martín. Como ya nos tiene acostumbrados la flamante autora de «El Infinito en un junco» no dejó indiferente a nadie, porque sus libros y sus palabras siempre calan como cala la lluvia en los eternos inviernos asturianos.

Fotografía: @madeinzaragoza

Entre otras muchas perlas, la premiada con el Premio Aragón 2021 y también galardonada con el Premio Nacional de Ensayo dejó infinidad de ‘regalos’ en forma de palabra, entre los que cabe destacar: «El conocimiento es un enorme poder y muchas veces, cuando se intenta apartar, es para tener el control. Las lecturas permiten que el saber abandone los círculos privilegiados y que se extienda». Esta reflexión tiene su aquel, ya que existen colectivos a los que nos les interesa que coexista una sociedad y, lógicamente, unos individuos con el ‘pensamiento crítico’ que ofrece la lectura, con la capacidad de opinar por si mismos que nos brinda la cultura.

Hay un sector social que esto no lo digiere, se les indigesta, y luego se envuelven en banderas rancias más típicas de la calle Rue del Percebe que de un país en libertad como España. Una sociedad libre y con capacidad crítica, como hemos visto estos últimos meses, es capaz de reconducir su destino. Pero a algunos esto no les interesa. Pomadita.

Irene Vallejo tiene muy claro, y lo demuestra de palabra y de obra, su amor por la escritura: «En los momentos de catástrofe la gente sigue buscando los libros. Tendemos a pensar que la cultura es algo ornamental para tiempos prósperos. Pero en las cuevas ahuyentaban al miedo, a la oscuridad y a los depredadores con historias. Junto al calor del fuego encontraron las palabras, que es otra forma de protección». Efectivamente… los libros, las palabras son ese elixir de paz para los momentos más difíciles de la vida, cuando ésta te muestra su arista más punzante para dejar la cicatriz más profunda. De sobras es conocida la importancia de la biblioterapia en la vida de las personas… Por esta razón, y otras muchas, los libros no morirán nunca. Son ese flotador que necesitamos en los momentos difíciles.

Fotografía: @elcultural

Y esto ha quedado reflejado durante la pandemia. La cultura, los libros, han sido esenciales y absolutamente necesarios para que la población pudiera digerir el confinamiento, la enfermedad, los adioses, la ausencia de abrazos, y las distancias en paz.

Es evidente que la sociedad necesita muchas más Irene Vallejo. Autoras (y autores)  como ella son absolutamente necesarias. Sepultan el ruido, y lo alejan. Son un rayo de esperanza y una luz que ilumina el túnel del dia a dia de los individuos,  dando brillo y esplendor allí donde algunos se empeñan en pintar las paredes de negro. Pero la autora zaragozana, con sus libros y sus palabras,  ilumina todo con luz propia. Brilla por si misma. Y no todos los autores pueden decir lo mismo. Y además lo hace desde la humildad, la sencillez, y sin likes. El mérito aún es mayor. Pese a quien pese.

 

 

Se puede leer todo el artículo aquí. de referencia. Merece la pena.

Impactos: 18

Tecnología y pandemia

En mi reciente, y fugaz, viaje a Barcelona me entero que la Generalitat ha habilitado una app para que el personal pueda autoapuntarse para vacunarse. Me parece una medida muy acertada. Siempre es interesante aplicar la tecnología en favor del ciudadano, especialmente cuando vienen mal dada como ahora. Y, de nuevo, se evidencia que la tecnología es últil si sabemos aplicar con sensatez.

Hoy leo a través de Europa Press que diferentes comunidades autónomas (Andalucía, Aragón Baleares, Canarias, Comunidad de Madrid, Murcia… yo añado Cataluña) han tirado de tecnología e innovación para ponerla al servicio de sus ciudadanos. Pero vuelvo a ver, de nuevo, cómo Asturias no está en esa lista. Vuelvo a percibir cómo a Gobierno del Principado de Asturias sigue dejando atrás a sus vecinos, no utilizando algo tan elemental y tan fácil de aplicar cómo es la tecnología. Eso sí, mientras tanto seguimos telepredicando a través de YouTube para no decir nada. Bueno sí, tonterías sin fundamento.

La tecnología es la base esencial e imprescindible de una buena parte de nuestro día a día, sin el cual todo sería más complicado e incluso inaccesible. Por eso, no entiendo cómo en una comunidad como la asturiana, con un tejido industrial altamente tecnológico e innovador, no se ha habiltado ninguna herramienta digital para que los asturianos puedan auto apuntarse a la vacunación.

Hay que ser prácticos, hay que ser operativos, hay que ser sensatos, y no hacer uso de las tecnologías es hacer retroceder a la sociedad.  La obligación de la Administración es facilitar el día a día a los ciudadanos, y ponerles a su alcance todas las herramientas necesarias para que pueda gestionarlo de forma eficaz, rápida y cómoda. Todo lo contrario es poner barreras al campo, es perjudicar, obstaculizar. No es sensato, especialmente ahora, en pandemia.

La tecnología nos facilita la vida. Y la Administración tiene la obligación es ayudarnos que nos resulte todavía más fácil. Obstaculizar desde los despachos esta labor sólo tiene un nombre en el Diccionario de la Real Academia Española. Se abre por la página de la palabra «miopía». Y también «torpeza».

Impactos: 3

La estupidez del 2050

Llevamos cuarenta y seis años de democracia, y en este tiempo hemos pasado diferentes crisis de todo tipo y condición. Pero cómo esta crisis sanitaria, social y económica de la Covid19 creo que no hemos asistido a ninguna a otra. De igual manera que hemos visto en todos estos años ningún otro Gobierno tan nefasto ante una situación tan crítica como la actual.

Fotografía: @lavozdegalicia

Comparto íntegramente la teoría de que esta pandemia ha cogido a todos con el pie cambiado, sin hoja de ruta, sin experiencia, y durante las primeras semanas todo el mundo tuvo que improvisar. Pero de esa improvisación al carrusel de errores continuos y desatinos sin fin a los que nos ha sometido el Gobierno de Pedro Sánchez hay un abismo.

Su gestión es nefasta. No hay por dónde cogerla. No sólo han dejado abandonados a los sanitarios y a los médicos, sino que ya no hablamos de los autónomos, o de los discapacitados. Tampoco nombro a las residencias de mayores, en donde el ex vicepresidente a la fuga, ni siquiera puso los pies en ninguna. ¿Y qué me dicen ustedes del sector de la cultura, abandonado a su suerte o verdad? ¿o los transportistas, tirados en las carreteras y autovías, sin información, sin lugares acondicionados en donde asearse o en dónde comer o comer? Mientras tanto, naturalmente todo hijo de vecino tenía que seguir pasando por caja porque… ¿cómo íbamos a condonar a los autónomos cualquier impuesto? No, hombre, no…

Eso que decían que no iban a dejar a nadie atrás. Y en medio de todo eso, ni había comité de expertos, ni había coordinación, ni había decencia, ni había humildad… ni perspectivas de que lo hubiera. Y cómo guinda de este pastel, el carrusel de mentiras del Presidente del Gobierno y sus acólitos se cuentan por miles.

En medio de este panorama tan bucólico cuyo despropósito más absoluto está siendo el final del Estado de Alarma y la vacunación en dónde las comunidades autónomas se han encontrado abandonadas a su suerte, confiando en si mismas y en sus homónimos, ya que de La Moncloa no podían esperar ni “los buenos días”.

Fotografía: @elespanolcom

En medio de todo esto, ahora Pedro Sánchez nos presenta un Plan de Recuperación con los ojos puestos en 2050. Hay que ser torpe y incompetente. No ha sido capaz de gestionar la pandemia y sus efectos sociales y económicos en el 2021, ¿y me viene a hablar del 2050? ¿Se cree que los españoles tenemos el mismo nivel intelectual que él?

Pedro Sánchez pasará a la Historia de España por ser el Presidente más mediocre y más imprudente. Le falta humidad, decencia, respeto, y responsabilidad, entre otros muchos valores. Le sobra chulería y ego. En otras palabras, estamos ante el peor Presidente de las últimas décadas. Lo del 2050 es un insulto, una falta de respeto a los españoles, a todos los que de una manera u otra nos hemos visto afectados por la pandemia, a la vez que abandonados por el Gobierno; un Ejecutivo únicamente preocupado por su ombligo. Una indecencia. Como para hablar del 2050. ¿Por qué no se preocupan de los verdaderos problemas de los españoles? Sencillamente… porque no saben. Ni cuáles son ni cómo gestionar.

Impactos: 17

Cuando se quiere, se puede

Fotografía: @periodicodearagon

Leo en la edición de ayer de El Periódico de Aragón cómo a partir de hoy el Gobierno de Aragón comenzará a vacunar en cinco comarcar aragonesas a más de dos mil temporeros que tienen por delante toda la ‘temporada de la fruta’ en Aragón. Varias de las comarcas aragonesas, muy fértiles en fruta, necesitan de los temporeros en estas fechas para recoger la fruta. Y el Gobierno de Aragón quiere evitar problemas y vacunará a esta mano de obra para garantizar un trabajo esencial seguro y con garantías. Es decir, cuando se quiere, se puede. Es cuestión una vez más de voluntad de política.

El Gobierno de Aragón, pilotado por el socialista Javier Lamban, vuelve a ejercer su responsabilidad, su sentido de Estado, y su sentido común ante uno de los recursos económicos –y agrarios- más fuertes de la comunidad autónoma. Y no le han dolido prendas por hacer las filigranas que hayan tenido que hacer para conjugar la vacunación de estos temporeros con la vacunación correspondiente a la franja de edad que toque. Sabe positivamente lo que supone económica, social y laboralmente la ‘temporada de la fruta’ en Aragón.

Fotografía: @elconfidencial

La gestión será tan eficiente que han combinado la inmunización para que se realice en los centros de salud y en las propias empresas, al objeto de realizarla a la mayor brevedad posible y con la mayor seguridad posible. Y todo coordinado desde Atención Primaria, desde dónde debe pilotarse este tipo de actuaciones.

En muchas ocasiones los gobiernos tienen que tomar decisiones ágiles, rápidas, de respuesta eficaz, que miren en una única dirección: la población, y garanticen su seguridad. Pero debe existir una voluntad para llegar allí, porque si no hay voluntad de gestión no hacemos nada.

El caso de Javier Lamban y el Gobierno de Aragón es un claro ejemplo de voluntad política. Y el caso del Presidente de Asturias, de Adrián Barbón es el más claro ejemplo de la inoperancia.

Fotografía: @consalud_es

Y esta ineficacia Adrian Barbón la demuestra diariamente con las conexiones aéreas, con el Plan de Vías, con el empleo, con la fiscalidad,… ¡con mil asuntos!

Cuando hay voluntad para gestionar se buscan los recursos, se sortean las dificultades legales, se coordinan acciones conjuntamente con el sector privado, la administración se organiza y actúa rápida y eficaz. Cuando no hay voluntad y somos inoperantes, nos dedicamos a pisar moqueta en Youtube.

 

Impactos: 3

Los desmanes de RENFE

Fotografía: @lavozdeasturias

Recientemente he realizado un viaje en tren desde Asturias a Barcelona. De nuevo he visto como RENFE cabalga desbocadamente sin que nadie le ponga un mínimo de condiciones. Sigue actuando a su modo y semejanza, y el Ministerio de Transportes Movilidad y Agenda Urbana calla y otorga. Una indecencia más.

De la llegada de la Alta Velocidad a Asturias no hablaré porque eso da para una sesión de artículos continuados durante dos meses consecutivos. Pero si me voy a hacer eco de las manifiestas faltas de respeto de la empresa pública a los usuarios de forma descarada y manifiesta. También he de dejar claro que los trabajadores no tienen la culpa, y que, como en otras ocasiones de la vida, hacen su trabajo de la mejor manera posible. Dan la cara y se llevan los ‘bofetones’ que, en realidad, se tienen que llevar los granujas que desde los despachos toman decisiones de forman desvergonzante.

La excusa de la pandemia de la Covid19 no puede soportar todo, para ampararse en ella, y servir de disculpa para los desmanes de RENFE.

Fotografía: @el_pais

No es de recibo, es una desvergüenza y hasta un atropello que trenes de largo recorrido (Asturias – Levante) vayan sin servicio de cafetería y, en consecuencia los usuarios no tengan acceso a una triste botella de agua siquiera en un trayecto tan largo. La Covid19 no puede ser el pretexto para que en clase Preferente no se atienda el servicio de prensa y de auriculares a bordo. Lo mismo sucede en los AVE’s.

¿Me quiere decir RENFE que con el potente tejido empresarial español no existe ninguna empresa en España capaz de fabricar máquinas expendedoras de alimentos, prensa o auriculares? Se llama voluntad.

Ya que RENFE si tiene la voluntad de cobrar la diferencia de precio entre un billete de Turista y Preferente, aunque ahora no haya ningún tipo de diferencia. Bueno, sí, una: una diferencia entre 10 y 15 € por billete, que se embolsa la empresa pública “por el articulo 23”.

Fotografía: @YouTubeEspanol

Es una manifiesta falta de respeto, una autentica desvergüenza oficial dirigida desde una empresa pública. No se puede tratar así a los ciudadanos, ya que este comportamiento sólo tiene un nombre y no es el de la decencia, precisamente.

Y lo más grave y preocupante a la vez es que esta situación está generalizada en los trenes de largo recorrido y Alta Velocidad, y ante este desmán el Ministerio de Transportes Movilidad y Agenda Urbana mira para otro lado. Para el ‘vocero’ de Ábalos, como diría mi madre, “este zapato no le aprieta”. A muchos españoles sí nos aprieta. Y nos apretará más el día que tengamos que pasearnos por las urnas. Cada cual llevará su merecido, y el valenciano no se irá de vacío. Tampoco sus colegas del Consejo de Ministros.

Impactos: 17

La penitencia de los miércoles

Fotografía: :@el_pais

Resulta una indecencia y una desvergüenza que cada miércoles la Ministra de Sanidad, Carolina Darías, acompañada de su colega. el Ministro de Administraciones Públicas Miquel Iceta, convoque al Consejo Interterritorial para reírse en su cara de forma descara, con el beneplácito intramuros desde el Palacio de La Moncloa de Pedro Sánchez.

¿Quién es la Ministra de Sanidad para tomar decisiones políticas sobre la salud de los ciudadanos, desoyendo a la comunidad científica, médica y sanitaria? ¿Dónde está el comité científico independiente que asesora al Gobierno? Lo lógico, lo sensato, lo honrado, lo decente, hubiera sido que al comenzar la pandemia, el Gobierno hubiera activado un comité de expertos sanitarios, médicos y científicos independientes –y subrayo este adverbio-. Con un Gobierno como tal, este comité tendría la obligación de asesorarle en todas las materias relacionadas con la pandemia.

Pero esta tropa, que diría el Conde de Romanones, que cada martes se apoltroma en la mesa del Consejo de Ministros ha triturado las páginas del diccionario en las que se encontraban las palabras «decencia», «ética», «responsabilidad» y «honradez».

Fotografía: @antena3com

Un ministro no tiene conocimientos científicos, ni inmunológicos, ni sanitarios. Menos todavía médicos. ¿Por qué toma decisiones unilaterales sin escuchar a los profesionales del sector, que si están formados y preparados para estas situaciones? Es obsceno que un ministro sin formación sanitaria y conocimientos médicos ni epidemiológicos tome decisiones de forma unilateral, especialmente cuando estas decisiones afectan a derechos y libertades del individuo. ¿Quién es ella? ¿Con qué poder se atribuye esas decisiones para adoptarlas, volviendo la espalda a la comunidad científica, médica y sanitaria. Para hacer lo que le dé la gana y balancear a los ciudadanos al compás de decisiones políticas, y no sanitarias o epidemiológicas, no es necesario que cada miércoles haga el ridículo en el Consejo Interterritorial.

Han transcurrido ya casi cinco décadas desde que España dejara atrás una de sus épocas más negras y oscuras. Desde entonces han pasado muchos Gobiernos. Nuestra democracia ha subsistido. Pero las cotas de indecencia, de falsedad, de hipocresía, de narcisismo y de manipulación de Pedro Sánchez y sus muchachos jamás lo hemos visto. Afortunadamente, el 4 de mayo cambiaron muchas cosas. Ese cambió empezó en Madrid, y esa ola de esperanza y de libertad se va a extender por todos los rincones de España más pronto que tarde. Va a ser un tsunami. Y para otros pomadita.

Impactos: 7

En el Dia Internacional de la Enfermera

En el sector sanitario y médico, una de sus columnas verticales es la enfermería. Es el núcleo central del sistema sanitario –sin despreciar al resto, evidentemente-, que pivota toda la maquinaria del sistema. Aunque en el gran traslatlántico del sector sanitario y médico, todo el mundo es imprescindible para que la nave haga una buena travesía, sin duda el colectivo de enfermería es el eje central de todo el sistema.

Fotografía: @ICNurses

Sobre este colectivo gira una gran parte de todo el trabajo sanitario. Hagamos un ejercicio literario por un instante. Pensemos en un hospital sin enfermeras. ¿Verdad que sería un caos? Imaginemos un centro de salud sin enfermeras. ¿Alguien se imagina una pandemia, como la que estamos viviendo de la Covid19 sin enfermeras? ¿Impensable, verdad?

Este colectivo es absolutamente imprescindible siempre, pero especialmente cuando vienen mal dadas como ahora. Las enfermeras son necesarias para miles de procesos sanitarios, cuya formación, experiencia, metodología, y trato con el paciente son imprescindibles para salvarle la vida. Las enfermeras son esa primera línea de fuego ante las urgencias sanitarias y médicas; son ese cortafuegos que tan maravillosamente tiene articulado el sistema sanitario para llegar al paciente cuanto antes. Con las enfermeras somos todo. Sin ellas, no somos nada.

Fotografía: @ICNurses

Y este colectivo, muchas veces abandonado a su suerte o verdad (como hemos visto en las primeras olas de la pandemia), calla y otorga; y siguen estando en la cabeza del paciente, porque tienen vocación de servicio –público o privado, eso es lo de menos-, de ganar batallas a la enfermedad, de adelantarle sin intermitentes, de procurar el bienestar de los pacientes, de ser esa mano amiga, esa sonrisa eterna, y esas palabras de ánimo cuando la luz se intenta apagar al final del túnel. El colectivo de enfermería es mucho que un conjunto de profesionales que desarrolla su trabajo. Además de vocación y servicio, es alegría, es vida, es esperanza… Sacrificio, ganas de trabajar y profesionalidad y dedicación a partes iguales.

En el Día Internacional de la Enfermera, es el momento de visibilidad es papel primordial que vienen desarrollando desde siempre, pero especialmente desde el inicio de la pandemia. En hospitales, en centros de salud, en residencias, en los servicios médicos de urgencias y emergencias…  Han sido, siguen siendo, serán indispensables para que la sociedad siga rodando.

Fotografía: @ICNurses

Desde que nací estoy vinculado a la enfermería, y es un colectivo al que admiro, respeto, y mucho más que aprecio desde siempre. Más que nunca hay que reconocer su trabajo, su esfuerzo, su dedicación de servicio y su vocación. Sin este magnífico colectivo de profesionales seríamos mucho más débiles como sociedad, y como seres humanos, Gracias a estos profesionales, estamos más y mejor protegidos. Nos sobran los motivos para admirarles y quererles, aunque desde algunos despachos se les menosprecie y se les ningunee. Pero el tiempo pondrá a cada uno en su sitio. Hoy mejor que mañana.

#IND2021

Impactos: 6

El Día de Europa

Cuando en 1950 dio sus primeros pasos el embrión de lo que hoy todos conocemos como Unión Europea, nadie se imaginaba que a la vuelta de varias décadas, esta arquitectura supranacional iba a ser tan necesaria y tan útil. El mundo se enfrentaba a una pandemia global, ante un enemigo desconocido e invisible y los países debían enfrentarse al reto económico y geopolítico de proporcionar material sanitario en cantidades gigantescas para hacer un cortafuegos a su sanitarios. Eso solo se podía hacer desde la unidad internacional. Y para eso sirvió la Unión Europea. Igual que sirvió posteriormente para llegar al mercado de la vacunación.

Fotografía: @el_pais

Hoy es el Día de Europa. Es el día de la reflexión de los éxitos alcanzados, y los errores que hayamos cometido. Hoy, el Parlamento Europeo, el Consejo y la Comisión Europea lanzan juntos la Conferencia sobre el Futuro de Europa: se invita a todos los ciudadanos a que se expresen acerca de su futuro y el que desean para la UE. Las conclusiones se darán a conocer durante la presidencia francesa, a partir del 1 de enero de 2022.

Estas setenta décadas de unión entre europeos han dado lugar a la época de paz más larga de la historia del continente, a la etapa de solidaridad entre Estados más fértil.

Hace unas semanas, se resentían los cimientos europeos, cuando Reino Unido abandonó esta casa común, pero el mundo siguió girando y la economía europea siga siendo robusta y respetada más allá de sus fronteras.

Fotografía: RAISG

Pertenecer a la Unión Europea es un privilegio. Es una herramienta imprescindible. Es la herramienta política, geoplítica y economía, a pesar de sus debilidades, perfecta que nos sustenta a todos los europeos con seguridad y firmeza. Ayer sin ir más lejos, la Unión Europea anunció la compra de novecientos millones de dosis de la vacuna de Pfizer hasta el año 2023. ¿Qué país de forma individualizada es capaz de gestionar una compra de estas características?

Hoy, en el Día de Europa es el momento de celebrar todo lo que une, y reflexionar sobre todo lo que podemos mejorar bajo esa bandera azuk que une a tanto millones de personas en el viejo continente. Gracias a la Unión Europea como España, hemos sido capaces de despegar y alcanzar el vuelo. Fuera de Europa no hubiéramos sido nada. Por eso, sobran los motivos para celebrar el Día de Europa, siendo conscientes que siempre hay que hacer camino al andar. Tal y cómo decía Machado.

Impactos: 4

El ‘Amazon’ de los monasterios

Fotografía: Ayuntamiento de Dueñas

De siempre se tiene la idea de que los monasterios, y quienes los habitan, son lugares como mínimo varados en la época del Císter. Lugares y moradores que no han evolucionado, y que puertas adentro de esos robustos muros el mundo se detiene, y no existe más realidad que el silencio y la oración. Y una parte, ciertamente es así. Pero otra no. En España, los monasterios, alrededor de ochocientos, ciertamente son lugares de culto y de silencio. Pero también son lugares de arte, de gastronomía, de Historia… Y ahora, gracias a la implicación de la Fundación Contemplare, también de venta online.

Como no podía ser de otra manera los monasterios españoles, gracias a la Fundación Contemplare, se han subido al tren de la tecnología y de la innovación. Han puesto en marcha una plataforma de venta online (muy similar a Amazon) en la que están aglutinados todos los monasterios que promueven productos artesanos y de gastronomía, aunando esfuerzos y sumando recursos.

Fotografía: @eswikipedia

La idea me parece espectacular. Y lo es por varios motivos. En primer lugar, moderniza y transforma a esa parte de la Iglesia que está tan unida con la clausura y la artesanía en todas sus variantes. Pero también posibilita que estas comunidades religiosas sean visibles en un mundo en el que si no estás presente en el escaparate online, no existes. Ellas por sí mismas, no cuentan ni con las herramientas ni con la capacidad, ni con los recursos para llegar al mundo digital. Gracias a la Fundación Contemplare son visibles en el mundo 5.0, y su proyección exterior se catapulta.

A su vez, esta proyección digital les permite una generación de ingresos que les ayuda a sujetar su frágil economía. Hace más de veinte años conocí un monasterio en la provincia de Zaragoza, cuya ínfima comunidad de religiosos (apenas cuatro frailes de clausura) hacían pastas y las vendían a través de una página web muy precaria que había activado uno de ellos, que tenía unos conocimientos muy elementales de creación de páginas web. Pero aquella aventura apenas duró cinco años. Por diversos avatares, aquella comunidad desapareció… ¿Nos imaginamos que hubiera sido de aquella aventura si aquellos religiosos hubieran tenido a su alcance una plataforma como ésta?

Fotografía: Extremadura

Es absolutamente necesario que cualquier tipo de proyecto tenga su visibilidad en la red. Y el hecho de que más de un centenar de monasterios españoles se hayan aglutinado bajo el paraguas una fundación como Contemplare es imprescindible para dar a conocer su trabajo y sus productos. De otra forma, su proyección sería ridícula. Con la pandemia de la Covid-19, su futuro correría serio peligro.

A veces los grandes proyectos, pasan por ideas sencillas que tienen una gran notoriedad y efecto, La idea de Contemplare es un lujo; ayudar a estas comunidades, un orgullo, y apoyar a la artesanía en todos sus niveles, una obligación de todos. Si tanto nos envolvemos en palabras como «patria» o «pais», hagámoslo siempre. No sólo en un mitin electoral o para echar de un estudio de radio a un rival político. Siempre.

 

 

 

 

Impactos: 16

Sánchez y Aragonés, Aragonès y Sánchez

 

Fotografía: @elconfidencial

La discriminación que está ejerciendo el Govern de la Generalitat de Cataluña con los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil destinados en Cataluña sobre la vacunación no tiene un pase. Es una vergüenza en toda regla. Mientras a los agentes de los Mossòs los están vacunando con total naturalidad, los primeros están siendo discriminados de forma torticera, aberrante, y desvergonzada. No soy jurista, pero posiblemente, algún jurista sí me diría que Aragonés, Junqueras, Borras y demás comparsa, con estas actitudes barriobajeras, están rozando la línea del delito.

Si esta circunstancia es humillante y aberrante a partes iguales, aún es más, que el Presidente del Gobierno, el omnipotente Pedro Sánchez y su palmero Fernando Grande-Marlaska, ante esta situación que no haya activado los mecanismos necesarios para vacunarlos de inmediato. ¿Qué función tiene la Delegación del Gobierno en Cataluña, más allá de pasear a éste y otros palmeros por territorio catalán? ¿Por qué desde el Ministerio del Interior no se ha recurrido al Ministerio de Defensa para vacunarlo, a través de Sanidad Militar? Intuyo que en sede parlamentaria, unos y otros tendrán que dar muchas explicaciones…

Fotografía: @ecd_

Nadie puede abrigarse en la falta de vacunas ni en otro tipo de excusas baratas para no tomar decisiones. Si no protegemos a quienes a diario velan por nuestra seguridad y nuestra propia protección, mal camino hemos tomado. Nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado deben vacunarse ya. Y resulta un insulto que en Cataluña intencionadamente no se les vacune y el Gobierno de España antes que defenderlos y exigir al Govern que cumpla de inmediato sus obligaciones, se ponga de perfil.

El gobierno de Pedro Sánchez no puede mirar a otro lado ante este grave problema que afecta a este colectivo absolutamente imprescindible, necesario y querido, pese a quien le pese.

Si el Presidente del Gobierno conociera el significado de palabras como ‘ética’, ‘dignidad’ y ‘decencia’, ya hubiera exigido a sus socios de coalición que cumplieran con sus obligaciones. Pero prefiere mantener el sillón y evitar conflictos con quienes en 2017 dinamitaron la Constitución y el Estado de Derecho en Cataluña. Y se han atrevido a decir que volverían a hacerlo.

Fotografía: @YouTubeEspanol

Un Gobierno no sólo no es decente ni ejemplar por el mero hecho de que sus miembros no cometan delitos. Un Gobierno debe ser decente siempre. Cuando sus compañeros de viaje no lo son, lo sensato es alejarse de ellos, tomar distancias, y mantenerse en la línea de ejemplaridad y la honradez. El escritor francés Jules Renard decía que es más difícil ser un hombre honrado ocho días que un héroe un cuarto de hora. Jamás he leído mejor definición de Pedro Sánchez.

Según el diccionario de la Real Academia Española, la segunda acepción de la palabra «venganza» dice: ‘castigo, pena’. Más claro no puede ser el tema. ¿Quién se enfrentó a los rebeldes aquel famoso 1 de octubre? ¿Qué hace ahora el Govern como venganza? Hay que ser mediocre, miserable, mala persona, indeseable… porque esto no va de política, ni de ideologías, ni de credos. Esto va de salud, de vida, de virus, de infecciones masivas. Y hasta dónde yo sé, la Covid-19 no distingue entre partidos políticos, ideologías y siglas. Aunque alguna mente anodina crea que sí.

Fotografía: @elmundoes

Llegados a este punto, quizás sería bueno que Pedro Sánchez y su cuchipanda cambiara su servicio de seguridad. Dejaran de prestar servicio de escoltas los miembros de Guardia Civil y Policía Nacional, y se encargaran de la seguridad del Presidente y de sus palmeros aquellos Cuerpos de Seguridad que el Govern vacuna sin objeciones.

Pero claro, hay un problema. A leales, responsables, honrados, éticos, y ejemplares, como los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional no hay nadie. Son un ejemplo y un orgullo para muchos españoles. A pesar de Sánchez y de Aragonès.

 

 

 

 

Impactos: 7

La voluntad política

Fotografía: @rtve

La semana pasada se publicaba la noticia de que el Gobierno de España había destinado en Aragón alrededor de setecientos millones para trabajadores en desempleo o en ERTE desde abril del año pasado a marzo de este año. Al leer esta noticia, lo primero que he sentido, es una mezcla de rabia y de envidia.  Precisamente, como dicen en Aragón, ‘pelusa’. Al comprobar cómo gestionan dos presidentes de un mismo partido político. Mientras uno se preocupa por los problemas de sus ciudadanos, otro, el presidente de Asturias sigue en su particular Castelgandolfo asturiano, enviando videos cada fin de semana para no decir ni hacer nada.

Esta noticia me lleva a otra reflexión más seria y más profunda. Lo he repetido infinidad de veces. Pero vuelvo a insistir. La pandemia cogió con el pie cambiado a todo el mundo, sin excepción. Pero después de más de un año de pandemia, muchas autoridades locales, autonómicas, algunas nacionales (las menos), y supra nacionales, se han activado y han reaccionado para dar respuesta a la sociedad.

Que nadie pierda la perspectiva. Estamos ante la mayor y peor crisis sanitaria, económica, social, y geo política de las últimas décadas. Ante una crisis así, los ciudadanos quieren respuestas, nunca gresca. Necesitan soluciones, jamás polarización. Esto sólo se logra con un ingrediente: la voluntad. Dejando a un lado, la pelotera política y las luchas políticas. Siempre poniendo en el eje de todas las políticas a los ciudadanos. Pero con el mismo denominador común: la voluntad de que querer resolver los problemas, al margen de quien es tu interlocutor. Incluso de querer adelantarse a los posibles problemas que pueden llegar.

Pero no. Para muchos representantes de nuestra clase política eso no va con ellos. Para algunos se gestiona dependiendo de quién es mi interlocutor político. Eso no es ético. No tiene nada de decente.

Fotografía: @El_Plural

Podría poner evidentes ejemplos que nos ilustrarían de quien muy decentemente está poniendo en el centro de sus políticas a los ciudadanos por encima de sus ideologías, y quien gestiona al margen de los ciudadanos. Éstos últimos miran a quienes están enfrente, y dónde se sitúan ideológicamente en el mapa político, anteponiéndolos a los ciudadanos. Eso se llama egoísmo en estado puro.

La voluntad política es esencial para resolver los problemas de los ciudadanos. Y esto debe ser una prioridad absoluta por delante de la ideología política. La voluntad política es parte de la solución de los problemas de los ciudadanos. Nunca se puede convertir en el propio problema de los problemas. Pero lamentablemente a diario nos enfrentamos a esta situación. La voluntad es el problema de todos los problemas, y eso no puede ser. No tiene sentido. Pero para muchos es así. Y es así, porque como diría mi madre «tienen el riñón bien cubierto».

Fotografía: @heraldoes

A lo largo de este año largo que llevamos de pandemia, el mejor ejemplo de cómo algunos líderes políticos se han convertido en el problema de todos los problemas, es la gestión de la pandemia por parte de los diferentes presidentes autonómicos. Mientras los presidentes de Aragón o Castilla-La Mancha se han remangado, y han sumado al margen de quien tenía enfrente, otros, como el Presidente de Asturias se han dedicado a hacer crucigramas y hacer sopas de letras. Eso no tiene nada de ético, y menos de decente.

El tiempo pondrá a cada uno en su sitio. Pero es evidente que, después de tantos meses de pandemia, con los miles y miles de fallecidos, y familias damnificadas a todos los niveles, nadie puede negar que un cargo institucional, (un alcalde, un presidente autonómico o un ministro) tiene la obligación de dar respuesta los problemas de la sociedad. De lo contrario, como dice el Profesor Emilio Lledó, nos encontramos  ante «indecentes con poder». Y esta especia tan común que pisa moqueta, resulta tan inmoral como degradante.

Impactos: 1

Dinamitados todos los puentes

Fotografía: @elperiodoco

Las campañas electorales suelen ser ‘calentitas’. Especialmente, cuando los vientos, como el cierzo, arrecian, y la tormenta cae con fuerza. Es justamente lo que estábamos viendo en las Elecciones a la Comunidad de Madrid hasta ayer. A pesar de eso, habíamos visto rifirrafes duros, fuertes; cruce de golpes al más puro estilo Muhammad Ali. Y a pesar de eso, todas las encuestas seguían dando una clara vencedora. A pesar de sus adversarios, que no son pocos. Pero son más sus fieles escuderos.

Sin embargo, ayer se reventó, al más puro estilo de matonismo indecente, cualquier forma de debate político ético, honrado, y transparente. Es precisamente lo que pide el personal, harto de discusiones, del más que ajado  «y tú más», agotado de las peloteras baratas bajo carpas de arena, sujetadas en manos de candidatos de telenovela. En el peor año de la vida de muchos ciudadanos, el personal necesita por parte de sus futuros gobernantes –y aspirantes- un mensaje esperanzador, pero real. No mensajes gloriosos ni triunfadores al más puro estilo alfombra roja de Hollywood. Los ciudadanos necesitan un rayo de esperanza en medio de la tormenta de haber perdido a sus seres queridos, su trabajo, su futuro, y casi sus propias vidas.

La sociedad actual es una sociedad madura, desarrollada, culta. No se puede mercadear con su pensamiento. Aún menos con su futuro.

Lo que vimos ayer en la Cadena Ser por parte de dos niños de parvulario fue vergonzoso y nada ético por parte de ninguno. Cuando estás en un debate, debes aguantar la situación. Hay que tener ‘aguante’. Te va en “la nómina de candidato”. Si no te gusta o no lo entiendes, dedícate a hacer punto de cruz, a hacer crucigramas, o retírate a un monasterio cisterciense. En el caso que alguien atraviese líneas indebidas, lo sensato es acudir a los órganos judiciales y policiales correspondientes. Es el único lugar para denunciarlo. Ese es el escenario, para actuar en consecuencia. El único democrático que nos permite y nos concede un Estado de Derecho como el nuestro. Pero marcharse de un debate electoral al estilo ‘rabieta de patio de colegio’ es pueril, narcisista, y de poca calidad democrática.

Y con esto no justifico que el envío de cartas con amenaza de muerte sea algo banal o intrascendente. Ni mucho menos. Es gravísimo. Son gestos que dinamitan cual ambiente democrático. Pero tenemos un sistema juducial y policial que son los competentes en la materia para actuar. Qué actúen. Y llegado el momento que el peso de la ley caiga sobre quien tenga que caer.

Pero también resulta incalificable, por no decir pueril, rastrero, de baja catadura moral e indecente, acudir a un debate electoral sólo con el ánimo de provocar y generar polémica gratuita. Para buscar titulares, y conseguir likes en redes sociales está la prensa rosa y Tinder.

Fotografía: @el_pais

Lo sucedido ayer en los estudios de la Cadena Ser fue de una inmoralidad absoluta por parte de los dos candidatos. Una ausencia total de valores democráticos y de decencia por parte de ambos. Hace años, muchos, que quedó atrás la época de la bravuconería y la chulería por parte de la clase dirigente española. Eso forma parte de la España más gris y más oscura. Y muchos de nosotros ya ni nos acordamos de esta etapa. Por tanto, resulta humillante que unos aprendices a políticos vengan ahora a refrescarnos la memoria con escenas más típicas de cervecerías del Bronx que de un país moderno y democrático como España.

Y es en este momento cuando no puedo por menos que volver a traer a escena al Profesor Emilio Lledó, Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades y miembro de la Real Academia Española, cuando afirma que «son muy peligrosos los indecentes con poder». Uno de ellos tuvo poder, y fue indecente en sus actos y en sus palabras. La otra no tuvo poder, y también es indecente en sus actos y en sus palabras.

Dinamitados todos los puentes de la decencia y la ética en política, sólo cabe esperar a mañana. Un mañana que conceda a la sociedad políticos cultos, decentes, con capacidad crítica, pero capaces de saber cuándo no se debe entrar en el fango. Y no precisamente por ellos mismos, sino por los ciudadanos que, en definitiva, son los que mantienen ese sillón con sus impuestos.

Afortunadamente, la clase política la constituyen un gran ejército de hombres y mujeres decentes, valientes y comprometidos con España. Con su trabajo diario y discreto, sólo buscan un futuro mejor para ellos y para su entorno. Pero estos dos y sus palmeros hacen más ruido, y cunden más. Como el arroz. Sólo espero que la opinión pública madrileña haya tomado buena nota del bochornoso espectáculo de ayer. Con ejemplares como estos advenedizos, a los madrileños les sobran los motivos para ir a votar el día 4 de mayo.

 

Impactos: 6

Aragón es tierra de Reyes

Fotografía: @zgzguia

Hoy es el Día de Aragón. Como de costumbre, el Patio de Santa Isabel del Palacio de la Aljaferia será el escenario elegido conjuntamente entre Gobierno de Aragón y las Cortes de Aragón para convocar a las principales autoridades de la Comunidad Autónoma y a lo más granado de la sociedad aragonesa. El objetivo no es otro que hacer entrega del Premio Aragón 2021 y de la Medalla de las Cortes de Aragón.

Desde que en el año 2020 se decretara el primer Estado de Alarma muchos aragoneses han partido a causa de la pandemia, entre ellos los Presidentes Santiago Lanzuela y Juan Antonio Bolea Foradada. Otros se han visto azotados de forma cruel por la crisis social y económica que se deriva de la crisis sanitaria. Pero en ningún caso, nadie ha reblado ante el chandrio que el virus ha dejado desde los Pirineos al Matarraña, desde Cerler a Sarrión. Si algo predomina en la personalidad de los aragoneses es su terquedad. Se han propuesto (nos hemos propuesto) que la Covid19 y sus efectos colaterales no va a poder con ellos. Por eso, y ante la magnitud de lo que se venía encima, lo primero que hicieron fue ejercer otra de sus virtudes: pactar. Ponerse de acuerdo para llegar a acuerdos, y controlar más pronto que tarde la pandemia.

Cuando el Presidente Bolea impulsó el mejor aragonesismo, y ‘utilizó’ los pactos para dar sentido al más amplio significado de las palabras «consenso» y «concordia», no se imaginaria que esa reivindicación de territorio era la simiente del mejor Aragón.

Fotografía: @periodicoaragon

El año 2018 fue un año mágico para la Historia de Aragón. Se cumplían cuatro décadas de la constitución de la denominada ‘Diputación General de Aragón’, hoy Gobierno de Aragón.  Se organizó un acto para celebrar el arranque de la pre autonomía aragonesa. En ese contexto el Presidente Bolea Foradada explicó a los medios de comunicación lo que sintió al poder lucir la bandera de Aragón por primera vez en Calatayud. Sus palabras en este video, gentileza de Heraldo de Aragón, son más que expresivas y transmiten un mensaje aragonesista y de pacto:

https://www.heraldo.es/multimedia/videos/aragon/bolea-poner-aragon-en-marcha-fue-lo-mas-emocionante-para-mi/

Hoy, en 2021, Aragón mira al futuro con ilusión. En el Año de Goya, en el que desde Sus Majestades don Felipe y doña Letizia hasta el último aragonés pusieron en valor al pintor más universal. Un futuro que también se escribe a golpe de líneas de ferrocarril. No en vano, hace pocos días la comarca de Canfranc vibraba y se alteraba. Sus gentes recibían emocionados la llegada del primer tren a su nueva estación de pasajeros.

Fotografía: @MagicosPirineos

Los aragoneses siguen escribiendo su Historia a base de logros históricos. Pasó hace dos siglos y vuelve a pasar ahora. Es una puerta abierta al futuro de la comarca Canfranc, de Jaca, de Aragón, de España, y del mundo porque como decía un oriundo en la propia estación «Canfranc es Europa».

Hoy, en el Patio de Santa Isabel, la escritora Irene Vallejo entrará en ese club ilustre de personas e instituciones galardonadas con el Premio Aragón, los mejores embajadores de la marca. Lo más granado. La flor y nata del mejor aragonesismo.

Aragón es tierra de Reyes, de bosques y de desiertos. Es la tierra del Tambor y el Bombo, del Jamón de Teruel, de la Jota, y de la Virgen del Pilar… Es tierra de agua y de viento, de castillos, que hicieron Historia, y de blasones…Son cumbres nevadas y valles verdes… Digitalización y tecnología… Es economía verde, pero también tradiciones y cultura.

Fotografía: @eswikipedia

Es tierra de Francisco de Goya, Fernando el Católico, de Joaquín Costa, de Ramón de Pignatelli, de Miguel Fleta, de Baltasar Gracián, de Juan de Lanuza, de Luis Buñuel, de María Moliner, de Ramón J. Sender, de José Antonio Labordeta, de Joaquín Carbonell… de miles de aragoneses. Desde la época de Ramiro I ellos y muchos más hacen (hacemos) camino al andar.

Un Aragón hospitalario que promete. El mejor Aragón está todavía por escribir. Sin duda no faltan voluntarios desde todas las capas sociales. De forma anónima, silenciosa y discreta.  Y hoy es el mejor momento para empezar a redactar el primer capítulo de ese libro. Un libro sin final. Un libro del que muchos estaremos orgullosos en aportar siquiera una linea.

Impactos: 17

‘Jaca, mi ciudad, mi gente’

Fotografía: @periodicoaragon

La ciudad de Jaca es el centro del Pirineo aragonés; polo de atracción para el turismo de nieve y también para el turismo de verano. Punto neurálgico para las unidades especiales de nuestro Ejército de Tierra y también de la Guardia Civil. Tiene todo que puede tener una ciudad media, pero con sabor a  mundo rural. Una ciudad apacible y acogedora, que con un rico pasado histórico que mira al futuro con fuerza. Es una ciudad con embrujo. Enamoran sus callejuelas alrededor de su catedral románica; te atrapa su naturaleza salvaje; te cautivan sus gentes de palabra y de pacto. Te envuelve toda ella como ciudad, santo y seña del turismo aragonés. También del turismo de otras comunidades y de otros países. Apenas le separa 50 kilómetros de la recién resucitada estación de Canfranc, salvoconducto de tierras francesas.

Jaca es la cuna de los Reyes de Aragón, que reposan en el Monasterio de San Juan de la Peña. Y también es arte a través de diferentes templos como San Adrián de Sasabe en Borau; Santa María de Iguácel, en Castiello de Jaca; la Iglesia de San Caprasio en Santa Cruz de la Serós… La lista es interminable.

Es el Camino de Santiago, a través del Camino Francés. Jaca es la Ciudadela y el Fuerte de Rapitán. Por encima de todo, la capital del Alto Aragón: es naturaleza en estado puro, a través de Parque Cultural de San Juan de la Peña y Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte Oroel. Y también hay una ciudad modernista del siglo XX, sustentada económicamente en el turismo. A ella se acude durante todo el año de forma diversa y transversal.

Fotografía: @TripadvisorES

Metrópoli cosmopolita y plural, cuenta con un intangible desde hace muchos años: el colegio Escolapios. Un centro concertado, en dónde forman a nuestros más jóvenes para que construyan una sociedad más equilibrada y mejor.

Dicen que los niños no se enteran de lo que ocurre en su entorno. Que sólo se preocupan de sus asuntos, pero la realidad es bien distinta. En este colegio, la chavalería es consciente de lo que está suponiendo la crisis de la Covid-19. No solo desde un punto de vista sanitario, sino desde una perspectiva económica. No en vano, muchos de ellos, residentes en la capital jacetana o en su entorno han sido testigos de cómo la pandemia y los sucesivos confinamientos que, entre otras medidas, han obligado al Gobierno de Aragón, a prohibir la apertura de las estaciones de esquí. Esta medida tiene un hondo calado en la comarca. Todas las estaciones de esquí están próximas a Jaca. Su cierre ha dado al traste a todo un sector económico muy potente durante el invierno y ha puesto en serio riesgo a muchas economías y a muchas familias.

Los chavales del colegio de Escolapios se han activado de inmediato para aportar un grano de arena y ayudar a la economía de la zona.

Fotografía: @eswikipedia

Han puesto en marcha una campaña bajo el lema ‘Jaca, mi ciudad, mi gente’. Mediante este proyecto pretenden activar y apoyar el comercio local. Así, han activado un mapa interactivo para dar a conocer a los comercios, y comerciantes de Jaca. A la vez que están realizando una actividad de gamificación para potenciar la compra en el comercio local, y el consumo de productos de proximidad. Dicen ellos mismos que con  esta idea pretenden potenciar consumo en el comercio local y visibilizar estos comercios, con el fin de «poner cara y nombre a las personas y familias que hay detrás de cada uno de ellos».

Desde Escolapios hacen un llamamiento para todo aquel que tenga un negocio abierto en Jaca, se ponga en contacto con el centro educativo, y colabore en esta campaña de concienciación y visibilizarían del comercio local. Una vez recibida la solicitud, el centro escolar contacta con cada establecimiento y los comerciantes reciben la visita de los propios estudiantes en su lugar de trabajo para contar quiénes son, a qué se dedican, un poco de su historia… A veces, los jóvenes nos dan lecciones de responsabilidad y de ética. Los alumnos de Escolapios de Jaca son un claro ejemplo.

Impactos: 11

Miguel, Tamara y otros chicos del montón

Estos últimos días hemos visto con cara de bobalicones cómo personajes de la vida pública española se pronunciaban abiertamente en contra de la vacunación. Personas con altavoz propio gracias a su posición social y a sus apellidos, que arrastran miles de palmeros detrás de ellos. Me refiero a Miguel Bosé y a Tamara Falcó que, en diferentes cadenas de televisión, se han proclamado abiertamente en «anti vacunas». Posicionamientos tan graves como irresponsables, y no sólo por su parte, sino por parte de quien permite que voceen lo que no deben, cuando no deben y lo que no deben.

Fotografía: @elperiodico

En España con más de cien mil personas fallecidas a causa de la Covid-19, alrededor de cuatro millones de casos de personas infectadas, y cerca de doscientas mil empresas cerradas a causa de la pandemia, este tipo de apologías son insulto.

Vivimos en un país afortunado. Un país con un sistema sanitario resistente, que ha soportado ya tres olas de la pandemia, y mira al precipicio de una cuarta. Un país que dispone de cuatro vacunas, a pesar de los pesares, para poner a su población. Mientras otros muchos países no tienen ni una solo dosis de una vacuna, dos de sus  ciudadanos más famosos, por su apellido, se permiten licencias muy poco éticas y con muy pocos escrúpulos.

Pero todavía me resulta más sorprendente que a estas personas se les permita hacer este tipo de declaraciones en unas televisiones en su momento más estelar de prime time. Es obvio que no tengo nada en contra de que se les entreviste, ya que para eso existe la libertad de prensa. Pero precisamente bajo ese paraguas, se les tenía que haber obligado a firmar un contrato mediante el cual quedase prohibido hablar de ciertos temas, especialmente conociendo su opinión acerca de la pandemia, en el caso de Miguel Bose. O en el caso de Tamara Falco, conociendo su ‘simpatía’ por la vacunación.

Fotografía: @20m

Hace pocos días, en este mismo portal decía que los medios de comunicación tienen tres funciones: formar, informar y entretener. Debo reconocer que no he visto ninguna de las dos entrevistas, pero sí puedo decir que los programas que entrevistaron a Miguel y a Tamara no cumplieron con ninguna de estas funciones tan importante del  periodismo. Sobraban las dos entrevistas. Y la de hoy, también.

En el momento que estamos viviendo de nerviosismo, dudas e inquietudes ante la vacunación, un medio de comunicación no puede ser el altavoz de anti vacunas ni de negacionistas. Eso no es periodismo. Eso es cotilleo barato de tasca de barriada. En un momento en el que desde diferentes ámbitos de la sociedad, especialmente desde el mundo sanitario y de la comunidad científica, están diciendo que vacunarse es seguro y es la única solución para protegerse del virus, Miguel y Tamara hacen un flaco favor a la sociedad. Callados estarían mejor. Cada vez que se pronuncian  sobre este asunto siembran la confusión y la duda. En este momento sobran las dudas, y hace falta rigor, seguridad, y confianza.

Ni vi los programas anteriores. ni voy a ver el de esta noche. Me parece un gravísimo error que se mantenga por parte de Atresmedia. Anoche en la Sexta Noche, científicos de la talla de José Antonio López Guerrero (JAL) o el catedrático Alfredo Corell fueron muy tajantes. También lo fueron el urgenciólogo César Carballo y el cirujano y actual director médico del Hospital Clínico San Carlos, Julio Mayol.  Sobran este tipo de mensajes. Hacen un flaco favor a la sociedad española. Pero yo voy más allá. Es una vergüenza que haya personal (Miguel Bose, sin ir más lejos), que se aprovechen de su apellido para faltar el respeto a la sociedad española. El mejor favor que nos podían hacer es que cerraran la puerta de los Pirineos o de Portugal al salir. A ser posible para siempre. Muchos nos alegraríamos.

 

Impactos: 7

Un año sin Lanzuela

Fotografía: @abc_es

Hoy hace un año que Aragón perdía a uno de sus hombres más útiles, que diría el periodista Lisardo de Felipe. Hoy hace un año que Aragón perdía al Presidente Santiago Lanzuela, un hombre moderado, un Presidente necesario, un político de altura. En resumen, un gestor eficaz que durante su trayectoria política e institucional le tocó lidiar en no pocas plazas complicadas. Siempre puso la decencia, la ética, la política con mayúsculas, a Aragón y a España por delante cualquier otro interés.

Éste era su ADN político. Su modo de entender la gestión política tanto a nivel autonómico como a nivel nacional. Bajo estos parámetros estuvo al frente del Gobierno de Aragón entre 1995 y 1999. Fue el gran impulsor del desarrollo económico y social de la comunidad y. más particularmente, el propulsor más tenaz de la tan famosa y más que necesaria Autovía Múdejar entre Zaragoza, Huesca y Teruel; un nudo de comunicaciones por carretera que vertebra la comunidad y la transforma, sacando a la provincia de Teruel del ostracismo que supone el hecho de estar aislada por autovía.

Como se dice vulgarmente, Lanzuela no daba puntada sin hilo, y cualquier acción siempre la encaminaba al mismo objetivo: Aragón y España. En su prolífica hoja de servicios podemos destacar para Aragón y los aragoneses que fue fundador del Instituto Aragonés de Fomento en 1990, del que fue su primer presidente. Impulsó y presidió el Centro Europeo de Empresas e Innovación de Aragón. También fue el primer presidente de la Fundación Santa María de Albarracín. Entre otros reconocimientos, fue nombrado Hijo adoptivo de Albarracín, recibió la Orden del Mérito Civil (Encomienda de número) y la Orden de Rubén Darío de Nicaragua.

Fotografía: @heraldoes

No hay ninguna duda de que este cellano es lo que popularmente se llama “un hombre bueno”, un tipo dialogante. No en vano, Aragón es tierra de pactos. El pacto es la identidad de los aragoneses y él lo llevaba en los genes. Un año después de su partida se le sigue echando de menos porque Lanzuela pertenecía a ese club exclusivo de personas que dejaban huella allí por dónde pasaran debido a su talante, a su forma de trabajar, de entender la política, el territorio, su partido, el Partido Popular que llegó a presidir en Aragón, y por otras muchas cuestiones cuya lista sería interminable. Como decía el Presidente Lambán en su perfil de twitter con motivo de su fallecimiento «fue con mucha dignidad el Presidente de todos los aragoneses».

La pandemia de la Covid19 nos ha arrancado infinidad de personas de nuestro entorno, unas muy próximas y otras no tanto. Pero, en términos generales, siempre nos unían vínculos afectivos, familiares, profesionales… de cualquier índole. A mí, con el Presidente Lanzuela me unió un vínculo profesional. Y, aunque parecía una persona distante, la verdad es que no lo era. Ya lo he comentado, y no me duelen prendan en repetirlo. De él, guardo en mi retina una imagen para el recuerdo.

Fotografía: @periodicoaragon

Fue en el año 1996, durante la riada del camping Las Nieves, en la localidad oscense de Biescas. Recibió a Sus Majestades don Juan Carlos y doña Sofía en mangas de camisa y, como se dice coloquialmente, ‘de barro hasta las orejas’. Lo importante, las victimas, sus familias y la magnitud de catástrofe, que se había cobrado alrededor de noventa victimas mortales y doscientos heridos.

Hoy, un año después de su adiós es importante reivindicar la figura política y el legado de Santiago Lanzuela. Su impronta ha quedado bajo las paredes del Edificio Pignatelli, esa antigua Casa de Misericordia, luego transformada en Hospital Real, y hoy convertido en la sede institucional del Gobierno de Aragón.

Nuestra memoria es frágil. Pero no conviene perder la perspectiva del tiempo. En el año 1982 se aprobó el Estatuto de Autonomía de Aragón. Entonces, como decía Machado, no había camino, sólo estelas en la mar. Hoy, gracias a hombres como Santiago Lanzuela, los aragoneses tienen el compromiso de hacer camino al andar.

Impactos: 755

Las enfermeras de Urgencias y Emergencias

Fotografía; @YouTubeEspanol

Leí una columna de opinión de Jorge Andrada, Presidente del Colegio de Enfermería de Madrid en la cual, de nuevo volvía a reivindicar la Enfermería de Urgencias y Emergencias como un reconocimiento profesional, elevándolo al rango de especialización. Esta reivindicación no es nueva. De hecho, hace ya muchísimos años le escuche a mi madre –de profesión enfermera durante casi cuatro décadas de su vida- preguntarse por qué la enfermería de urgencias no era una especialidad en sí misma. Era la década de los ochenta y noventa del siglo XX. Por tanto, esto es una reivindicación ya antigua y que no es ningún capricho de los profesionales del sector ni de los colegios oficiales.

Fotografía: @redaccionmedica

De hecho, cuando Carolina Darias tomó la cartera de Ministra de Sanidad, muchos agentes del sector sanitarios ya pusieron sobre la mesa esta cuestión como una cuestión prioritaria, urgente, y de vital trascendencia tanto para los profesionales como para los pacientes. Cuestión que, por otro lado, su antecesor. Salvador Illá ni siquiera se había preocupado.

Como perfectamente señala el propio Andrada en su artículo publicado ayer en Redacción Médica, esta reivindicación profesional pasa por poner en valor el papel imprescindible que desarrolla este colectivo. La responsabilidad que demuestra,  y no exclusivamente en su compromiso profesional adaptándose día a día a los avances en ciencia, salud, tecnología y cuidados. También, en la atención de calidad, con responsabilidad, autonomía, autoridad y liderazgo, que prestan a diario a los usuarios de la sanidad universal, quienes sí reconocen los cuidados que prestan nuestros profesionales.

Por esta razón llama aún más la atención si cabe que este reconocimiento, esta profesionalidad y esta valía sean reconocidos más por la ciudadanía, por los propios usuarios, que por los propios gestores. Gestores, en muchas ocasiones, inexpertos, inoperantes, y, sobre todo, actuantes a golpe de ocurrencia política y no de escucha atenta al sector profesional de su ámbito competencial.

Fotografía: El Mira

Bien es cierto que el trabajo que ejercen las enfermeras –y enfermeros- de los servicios de Urgencias y Emergencias no es baladí. Y no se aprende durante la carrera. Estamos frente a un área de especialización de la disciplina enfermera que requiere un desarrollo y reconocimiento, en los cuales hay que destacar habitualmente estándares de calidad y precisión que se exhiben a diario con extrema meticulosidad y no poca dedicación. En este contexto, el personal de enfermería de Urgencias y Emergencias se enfrenta a diario a la toma de decisiones rápidas, y ultrarrápidas, muy versátiles, en dónde entran en juego técnicas de muy alta precisión porque, en muchas ocasiones, de estas decisiones depende la vida de un ser humano. Por eso, la eficacia, la profesionalidad, la rapidez son los signos de identidad de este colectivo.

Y bajo de estos parámetros aún se entiende menos que no se reconozca esta especialidad. No tiene ningún sentido. Y ningún argumento que ‘nos vendan’ será justificable.

Fotografía: @elimparcialcom

La pandemia de la Covid ha dejado latente la importancia de contar con unos servicios sanitarios robustos, bien dotados desde un punto de vista humano. También desde un punto de vista material, económico y formativo. En un Estado de Derecho, como España, la sanidad pública y universal, es uno de sus buques insignia. No da lugar a discusión. Ni tendría que entrar en el debate político. Menos en el argumentario económico o profesional.

Esta pandemia también nos está dando otra lección. Una sanidad, que en su base tenga unos profesionales de Urgencias y Emergencias, suficientemente adaptados desde todas las ópticas –profesional, formativa, económica, material- será un escudo más potente y menos lesivo frente a situaciones como la Covid-19. Dicho de otro modo, si nuestros sanitarios están suficientemente preparados desde todos los planos, ello beneficiará en la atención al paciente en el día a día. También en situaciones excepcionales como la actual.

En muchos sectores sanitarios  sigue sin entenderse cómo todavía a estas alturas de la película se sigue debatiendo sobre la necesidad de elevar la práctica de Urgencia y Emergencia a categoría de especialidad enfermera. También los colectivos de pacientes están estupefactos ante esta discriminación.  Esta situación debería ser una realidad hace años. Como muy acertadamente señala el propio Andrada, «una actuación a tiempo acorta estancias y mejora el pronóstico». Por eso, por su especialización, y ser la primera línea frente al paciente igual que la Atención Primaria, las enfermeras –y enfermeros- de los Servicios de Urgencias y Emergencias deberían estar reconocidos en su especialidad. Lo demás es marear la perdiz sin sentido, y una discriminación absoluta.

 

 

Impactos: 2

No se puede hacer experimentos

Fotografía: @DiarioSUR

Ayer leí en el portal médico ‘Redacción Médica’ una noticia que nos debe llevar a una serie reflexión. En un momento de caos absoluto con la vacuna AstraZeneca, la viróloga, inmunóloga e investigadora del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, Margarita del Val, ha avisado de que “no se puede hacer experimentos” combinando dosis de vacunas diferentes. Un toque de atención de una autoridad sanitaria en medio de una contienda de «sálvese el que pueda». Y la científica aún ha ido más allá en un ejercicio de responsabilidad absoluta. Ha pedido “tranquilidad” respecto a la vacuna contra el coronavirus desarrollada por AstraZeneca.

La científica ha recordado que la EMA no se ha pronunciado sobre la administración de la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca, después de que señalara que existe una “posible relación” entre esta vacuna y los coágulos sanguíneos con niveles bajos de plaquetas.

Dicho de otro modo, las autoridades sanitarias vienen a hacer lo que otros deberían hacer. Esta pugna absurda de ‘yo sí vacuno’ y ‘yo no vacuno’ resulta una manifiesta falta de responsabilidad política, cuya culpa no es de los presidentes autonómicos, que bastante tienen, en muchos casos al encontrarse, como diría Miguel Delibes ‘más solos que la una’.

El problema es otro. Urge un plan de vacunación único para todo el país, con un mando único para la pandemia. Y esto, a su vez, pasaría, por una Ley de Pandemias con una serie de condicionantes sanitarios, con las medidas ya propuestas por un partido político. Concretamente, por el Partido Popular. Éstas son las medidas propuestas: https://www.pp.es/sites/default/files/documentos/propuestas_activemos_espana.pdf

Fotografía: @elconfidencial

Da la sensación de que se está perdiendo la perspectiva. Estamos polarizando la pandemia. La estamos radicalizando casi a unos extremos peligrosos de ‘buenos’ y ‘malos’. Y esto lleva implícito tanto de peligroso como de trasnochado. Con las cosas del comer no se juega. Una pandemia mundial es un problema muy grave con el que no se debe mercadear electoralmente como lo están haciendo algunos. Un líder político no puede salir en televisión a anunciar el fin de la pandemia sólo en momentos electorales, como ha sucedido ya en vísperas de las elecciones gallegas y vascas, en vísperas de las catalanas, y ahora al alba de las madrileñas. Nos toma por tontos o por analfabetos. Y no se da cuenta que la sociedad, piensa, razona. Y vota.

La advertencia de la viróloga Margarita del Val es un aviso muy serio. No  podemos enredar con la vacunación. Es asunto para tomarlo con sensatez. Muy en serio, aunque algunos crean que es un producto electoral. Nos falta un plan, nos falta un líder que esté al frente de la situación y tenga conocimientos para afrontar esta crisis.

Hoy, nuestros gestores han perdido la credibilidad. Mientras tanto, los científicos predicando en el desierto. Y Sánchez tocando el arpa mientras mira por la ventana de Moncloa. Todo muy bucólico. Pero el desastre cada vez es mayor. La gente sigue cabreada y descantada. Y la economía cayendo. Pero sin salud no hay economía. Algunos no se dan cuenta. Siguen vendiendo la piel del oso antes de cazarlo. O como diría mi madre: «echan los perros antes que el ganado». Luego pasa lo que pasa. Seguimos en el juego de la oca. De desastre en desastre.

Impactos: 8

El valor de la comunicación

Resulta más que habitual el hecho de encontrarnos a cargos institucionales que se quitan la mascarilla para pronunciar discursos, para entrevistas en televisión, o incluso en muchos otros momentos de su vida pública. Y estas situaciones me parecen un error estratosférico, Desde el Presidente del Gobierno, e incluso el propio Rey don Felipe VI, hasta el concejal del pueblo más pequeño que podamos imaginar, todos ellos comunican a través de sus actos. También comunican con sus actos los presidentes y secretarios generales de las formaciones políticas a nivel nacional, autonómico y local. Hoy día, los actos de nuestros representantes institucionales son un mensaje de comunicación en sí mismo. Por esta razón se deben cuidar todos los detalles por insignificantes que sean, desde el vestuario hasta el lenguaje no verbal pasando por nuestra expresión corporal lógicamente y también lo que decimos y cómo lo decimos.

Fotografía: @laSextaTV

Pero hay que tener cuidado con lo que se pide, y con lo que se cumple. Dicho de otro modo, no se le puede exigir a toda la población el uso obligado de la mascarilla para todas sus actividades cotidianas en todas sus actividades, y los gestores públicos, quienes marcan estas directrices a la sociedad civil, en muchas ocasiones, no las cumplen bajo subterfugios totalmente huecos. Y ya no digamos nada los programas de televisión que, en la mayoría de los platós no se utiliza. Me parece de una irresponsabilidad absoluta.

Cuando un gestor pide una exigencia a la sociedad, él es el primero que debe ser ejemplar absolutamente en todas sus actividades, y ser el primero en cumplir esa exigencia. Si él no es ejemplar y no acata la norma, ¿Qué argumento utilizará para que la sociedad cumpla esa medida?  En este portal lo he dicho varias veces, y no me duelen prendas en repetirlo. El político debe ser ejemplar y ejemplarizante, y especialmente los que ocupan cargos de responsabilidad.

Fotografía: @abc_es

No me sirven excusas baratas para no utilizar la mascarilla en una rueda de prensa, o en el momento de pronunciar un discurso. Me cansa, me desilusiona, y me harta el hecho de ver al político de turno cómo llega al escenario y, ante los micrófonos y frente a los fotógrafos y periodistas, se quita la mascarilla. Y tampoco me sirve la manoseada excusa de que ‘la mascarilla dificulta la expresión de lo que se dice’. Hay que ser ejemplares y ejemplarizantes para que así podamos exigir ejemplaridad a la población. No podemos exigir lo que no cumplimos.

El valor de la comunicación es esencial en el mensaje, y se comunica con todo. Con el vestuario, con el lenguaje verbal y no verbal, con la escenografía, con los horarios y la contextualización del acto, y también con el uso de la mascarilla. Por eso, el hecho de quitarla ante un micro o en un plató lo considero una falta de respeto, para empezar. Para seguir, una manifestación latente de soberbia y de prepotencia. «Como soy yo, puedo hacer lo que quiero». Eso no me vale. Si no cumplimos la norma, no podemos exigir que los ciudadanos la cumplan. Es así de fácil.

Impactos: 8

‘Yo vendo Zaragoza online’

Ayer, El Periódico de Aragón publicaba una noticia más que interesante relacionada sobre la venta online del pequeño comercio, en particular del pequeño comercio de Zaragoza. Pero está situación, y las medidas adoptadas, se pueden extrapolar a cualquier otra ciudad. Es cuestión de voluntad politica. Un elemento esencial para resolver problemas y buscar soluciones más allá de ideologías y siglas.

Fotografía: @periodicoaragon

Desde el año 2019 está quedando claro que el gobierno municipal de Zaragoza que tan acertadamente está liderando Jorge Azcón lo está haciendo magníficamente bien. Basta ver cómo está la ciudad, sus cifras macro económicas, la opinión de sus habitantes, y, algo fundamental desde un plano de comunicación política: cómo es recibido allí en dónde hace acto de presencia: sea una empresa, una asociación cultural, un hospital, o una tienda de barrio. No en vano, el ciudadano de a pie, el votante anónimo, no es tonto y reconoce la buena gestión política de la gestión política beligerante, radical, mentirosa y mugrienta.

Con la situación catastrófica de la pandemia, el pequeño comercio se ha reinventado, y ha aprovechado la visibilidad que le ofrece a diario las redes sociales para catapultar sus productos de forma online, y posibilitar así también un nuevo modelo de negocio que es perfectamente compatible con la tienda física, a pesar de las dificultades que esta opción le plantea. Las cifran hablan por sí mismas.  Según el informe Digital In 2020, 29 millones de personas en España -más de la mitad de la población- utilizan diariamente las redes sociales y pasan unas seis horas al día en internet. Hasta el punto que resulta complicado encontrar a una persona que no tenga presencia en alguno de los canales social media. No cabe ninguna duda que para el pequeño comercio es una puerta abierta de posibilidades estratosféricas para hacer llegar sus productos a sus clientes de forma rápida y eficaz sin perder en ningún momento recursos ni estrategia empresarial. Este nuevo nicho de negocio, que en el fondo no es tan nuevo –y si alguien tiene dudas, que pregunte en plataformas como Amazon, El Corte Inglés, o Fnac-, ha venido para quedarse.  Pero sobre todo para facilitar las cosas al pequeño comercio que no tiene la logística de las grandes plataformas y que, por tanto, le impide competir en igualdad de condiciones.

Fotografía: @camarazaragoza

Y justamente por estas desigualdades, el Ayuntamiento de Zaragoza junto a la Cámara de Comercio ha dado un paso más en un proyecto novedoso, atractivo, y útil. A través de la iniciativa ‘Yo vendo Zaragoza online’, se espera atraer a los negocios y comercios locales al entorno digital. Una apuesta firme y decidida por el pequeño comercio que está resultando tan mal parado en esta crisis sanitaria. A través de este proyecto se les está intentando preservar su seguridad económica. Nadie tiene la culpa de que está pandemia esté tan desbocada, pero los que menos culpa tienen son los autónomos. Por eso, medidas así sólo contribuyen a seguir incentivando la actividad económica de los zaragozanos y a evitar más sangrías en el tejido productivo de la ciudad, combinando así salud y económica de forma modulada y eficiente.

Esto, sencillamente, es hacer políticas poniendo a los ciudadanos en el centro de las decisiones. Sin estridencias ni griterío. Actuaciones así sólo ofrecen confianza y seguridad en el gestor, y refuerza su imagen pública e institucional. Los comerciantes de Zaragoza están de enhorabuena. ‘Yo vendo Zaragoza online’ es una muestra más de un buena gestión del gobierno municipal de Zaragoza. ¡Qué envidia!

 

Impactos: 5

Lo que no se entiende, no se entiende

Resulta cuando menos curioso, por llamarlo delicadamente, la cantidad de estupideces que pueden llegar a parir desde el Ministerio de Sanidad. Todo el mundo está ya en modo Semana Santa. Ahora Darias y sus muchachos nos salen con una propuesta insostenible, y digo insostenible porque lo que no se entiende, no se entiende, y además es imposible.

Fotografía: @redaccionmedica

Darias nos ilumina con otra de esas ideas brillantes que paraliza el aliento. No se le ocurre otra magnífica idea que proponer que en Semana Santa haya un cierre perimetral de todas las Comunidades Autónomas, a excepción de Canarias y Baleares. Pero no contentos con eso, la estupidez la han rubricado anunciando que las fronteras no las van a cerrar y los aeropuertos tampoco. O sea, dicho en cristiano, un ciudadano de Aragón no se podrá desplazar a Jaén a ver a sus padres, ni un de Toledo podrá viajar a Valladolid, ni uno de Burgos podrá ir a Ourense.ñ, aunque en todos los casos sea para ver a sus padres o a familiares próximos. Eso sí, podremos viajar a Londres, a Italia o a Hong-Kong con total libertad y cualquier ciudadano del mundo podrá viajar a España con total naturalidad. Habemus caos. Otra patochada versus Sanchez & Darias. ¿Serán conscientes de que en la actualidad más de un 70% de los positivos son casos de la cepa brasileña y británica? ¿Sabrán que hay comunidades, como Asturias, que la mayor parte de sus casos son de las cepas? De nuevo, el caos, de nuevo, el desastre. Una nueva demostración del desastre manifiesto que es ese ministerio. Ni Illá ni Darias ni Fernando Simón. Ni el que asó la manteca.

Fotografía: @rtve

Una vez más vuelven a liarla. Nos vuelven a demostrar que no saben gestionar, que no tienen plan, no saben lo que hacen, no hay rumbo, no hay respeto, no hay nada de nada. Por no haber no hay ni siquiera un general que mande las tropas. Hay que recordarle a Pedro Sánchez que hace ya muchos meses que nuestros a sanitarios pidieron que un general se pusiera al frente de las tropas porque “estábamos en un Guerra y no podía haber 17 generales al mando de las tropas”. Pero Sanchez ni ve ni oye. Prefiere seguir tocando el arpa y no se da cuenta que el agujero cada vez es mayor Tiene al enemigo dentro de casa. Aunque lleve coleta. O Moño.

Fotografía: @expansioncom

Impactos: 1

Un día de reconocimientos, reivindicaciones… y faltas de respeto.

Como esperábamos, hoy, el Congreso de los Diputados ha sido el escenario para conmemorar el cuarenta aniversario del golpe de Estado del 23F, sucedido a las 18:23 h del 23 de febrero de 1981.

En el acto de hoy, dominado por las restricciones que impone la pandemia de la Covid19, estaban las más Altas Instituciones del Estado, encabezadas por S.M.. el Rey Felipe VI, y con una ausencia más que significativa: la de su padre, S.M., el Rey Juan Carlos I, artífice, junto al general Sabino Fernández Campo, secretario general de la Casa del Rey, de que aquella “locura” fracasara a la vuelta de unas pocas horas.

Fotografía @joseajarne

Y, hoy, como no podía ser de otra manera, el Rey Felipe Vi ha reivindicado el papel de su padre aquella noche «por su firmeza y su autoridad» de defensa de la democracia. Y esto, más allá de las palabras del propio monarca, hay que ponerlo en valor, y reconocerlo. Aquel 1981 la democracia española era aún muy frágil y don Juan Carlos sabía perfectamente que, con un gobierno y un parlamento secuestrados, él, en su calidad de Capitán General de las Fuerzas Armadas y como Jefe del Estado-junto a la Comisión de Subsecretarios que presidió Francisco Laína- tenía el difícil papel de parar la intentona golpista sin derramamientos de sangre. Y a pesar de los minúsculos ruidos de sables que en paralelo al Congreso se dieron en Valencia, el trabajo que se hizo entre bastidores de la Jefatura del Estado fue imprescindible, impecable, absolutamente necesario y, sobre todo, rápido, y coordinado. En dieciocho horas todo había acabado.

Cómo ha dicho Miguel Roca, uno de los padres de la Constitución, y aquel día diputado en el Congreso, hoy conmemoramos un hecho histórico; el fracaso de una intentona golpista contra la democracia, y el triunfo de la libertad.

Y justamente por eso, porque conmemoramos el triunfo de la libertad y democracia, personalmente el acto me ha resultado pequeño. Reitero mi comprensión de las limitaciones que exige la pandemia. Dicho esto, si conmemoramos el triunfo de la democracia y de la libertad deberían haber estado los ex Presidentes del Gobierno y la Presidenta de la Comunidad de Madrid y el Alcalde de Madrid en nombre de todos los Presidentes autonómicos y de todos los alcaldes de España. E insisto, también S.M. don Juan Carlos I acompañando a su hijo. Basta ya de fariseismo con los temas de la Corona. La sociedad española, el pueblo español, le debe, a quien fue su Rey casi durante cuatro décadas que hoy viva en una democracia plena (aunque algunos necesiten gafas), en paz, y libertad. Qué las instituciones y la Carta Magna pueden renovarse, nadie lo discute. Pero si aquel fatídico 23 de febrero el Rey don Juan Carlos no desmonta de raíz la intentona, ¿de verdad nos creemos que hoy viviríamos en democracia? Por eso hay que dejar a un lado los argumentarios bolivarianos y respetar y poner en valor su trabajo como Jefe del Estado y Capitán General de las Fuerzas Armadas.

Fotografía: @joseajarne

Por esta razón, me parece una desvergüenza y un despropósito absoluto, el hecho de que en un acto como en el de esta mañana se hayan dado gestos de menosprecio y faltas de respeto y educación al Rey Felipe VI. Revolviendo en el diccionario de mi madre me tropiezo con una frase que viene como anillo al dedo «para estas albardas no necesitamos mulas». Pues eso… Pero algunos, que hace muy pocos años creían que iban a asaltar los cielos y hoy pisan coche oficial con escolta, deberían saber que cuando ocupas un cargo institucional, el respeto a la figura del Jefe del Estado se aprende en Primero. Y si no se quiere aprender, como ellos mismos dicen «cierren la puerta al salir». Pero beber y sorber, no. O lo que es lo mismo: no puede ejercer de Judas y de Pedro a la vez. Aunque ellos estén mas cómodos siendo Judas.

Impactos: 0

En el Dia Mundial de la Radio

Hoy celebramos el Dia Mundial de la Radio.

La radio, como cualquier otro medio de comunicación, tiene que cumplir tres objetivos fundamentales: informar, formar y entretener.

Fotografía: GNRadio

Informar desde la libertad de prensa, con pluralidad, respeto, y profesionalidad; formar para lograr una sociedad y, en consecuencia, unos ciudadanos, más formados, más cultos, con voz propia: y entretener como medio de comunicación capaz de acompañar a la sociedad y, particularmente, al individuo en muchos momentos de su vida.

Así, la radio se ha convertido, en ese inseparable compañero de viaje del hombre en su hogar, en su trabajo, en su coche, en sus actividades de ocio y tiempo libre, en sus momentos de soledad y tristeza, en sus momentos de diversión, en el coche… en infinidad de momentos las ondas han sido ese inseparable compañero que nos acompaña y logra que el camino sea más fácil de recorrer.

La radio es el medio de comunicación más difundido a nivel mundial, y tiene una capacidad especial de erigirse como altavoz para llegar a la más amplia audiencia que podamos imaginar, y para que todas las voces se expresen, estén representadas y sean escuchadas. Éste es precisamente el verdadero poder y el valor intrínseco de la radio.

Las emisoras de radio deben ser un escaparate variado, plural, diverso de organizaciones, personas y entidades públicas y privadas que exhiban al gran público lo mejor de si mismos, de sus estructuras y de sus marcas.

La sociedad ha cambiado, especialmente desde la llegada de la pandemia del Covid19, y hemos visto cómo la radio se ha readaptado, ha evolucionado, y se ha transformado para llevarnos a nuestros hogares en cada momento lo que necesitamos: información real, profesional y puntual de la evolución de la pandemia; pero también ha innovado, teniendo presencia en el mundo social media e informando a través de diferentes plataformas digitales. Esta innovación y evolución ha hecho que la conexión con el ciudadano, especialmente, ante situaciones críticas, catástrofes, emergencias,  u otras situaciones delicadas sea mucho más rápida, eficaz y próxima a la sociedad.

Fotografía: @eswikipedia

La importancia que tiene la radio lo pone de manifiesto la Sra. Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO, con motivo del Día Mundial de la Radio con estas palabras: «Porque  necesitamos  más  que  nunca  este  medio  de  comunicación  universal,  humanista, portador de libertad. Porque, sin la radio, el derecho a la información, la  libertad  de  expresión  y,  con  ella,  las  libertades  fundamentales,  se  verían  debilitados; también la diversidad cultural, ya que las radios comunitarias son las voces de quienes no tienen voz».

Felicidades a todos los hombres y mujeres que a diario hacen posible que dispongamos de este medio de comunicación, universal, humanista y, sobre todo, portador de la libertad de prensa; algo fundamental en cualquier democracia. En la española también.

Impactos: 0

Coherencia, coherencia… y decencia

Hace pocos días hablaba en este mismo espacio de la ejemplaridad que deben demostrar todas las personas que ejercen cargos de responsabilidad pública, sea en entidades públicas o privadas.

Pero esta ejemplaridad va más allá del hecho de vacunarse o no, o de “atizar” una mordida a una comisión. Va de esto, y de mucho más.  Dice el Profesor Emilio Lledó que «lo triste es un indecente con poder». Y no le falta razón al académico y Premio Princesa de Asturias porque un indecente con poder no tiene escrúpulos. Los estamos viendo a diario desde el día 13 de enero del año 2020.

La decencia tiene que empezar por la responsabilidad, la ética y la dignidad. Y lamentablemente hay muchas personas que desconocen el significado de estas palabras.

Pero no voy a hablar de estas cuestiones. Hoy quiero abrir otro melón.

Fotografía: @20m

Hace pocos días, el portavoz del Partido Popular, y alcalde de Madrid, José Luis Martinez-Almeida, un referente y un decente de la política española, decía en relación al carrusel de vacunados a dedo con derecho a coche oficial, que era partidario que la cúpula del Estado se vacunara, porque el Estado no podía estar descabezado, y teníamos que tener una estructura de Estado segura y fuerte. No puedo estar más de acuerdo con este planteamiento. Es evidente, que el concejalillo de turno, el cura de no sé dónde, o el alcalde de yo qué están fuera de toda cúpula del Estado y, en consecuencia, si se cuelan, si se saltan la fila, me parece perfecto que los metan en cintura y que los pongan  en orden.

Pero, lo lógico, es que S.M., el Rey, Felipe VI, el Presidente del Gobierno, la Presidenta del Congreso, la del Senado, las Ministras de Sanidad, y de Defensa, y los Ministros de Transportes, Interior, y Política Territorial, así como la Vicepresidenta Primera deberían vacunarse. De igual modo que deben vacunarse el Presidente del Partido Popular, la de Ciudadanos y los Portavoces de los Grupos Parlamentarios del Congreso y del Senado.

Pero, como siempre hacemos las cosas por el tejado, y en vez de hacer una propuesta parlamentaria, nos cruzamos de brazos, y luego el fango rebosa, las redes sociales sentencian estúpidamente, y los platós de televisión echan humo.

Si las cosas se explican con sentido común, consenso, y coherencia, la gente lo va a entender, pero no sé puede ir siempre de guapo por la vida, tocando el arpa, y haciendo el ridículo. Sigue sin darse cuenta que el enemigo lo tiene en casa, y cada martes se sienta a su lado en la mesa del Consejo de Ministros. Así nos va.

Impactos: 0

La ejemplaridad

La llegada de la vacuna de la Covid19 ha supuesto una muy buena noticia para la sociedad española, tan necesitada de un rayo de esperanza en medio de tanto caos y tanto desorden institucionalizado desde el Palacio de la Moncloa.

Pero la vacuna también ha traído otro problema no menos importante, y que merece, como sociedad, pararnos en seco, reflexionar severamente, tomar decisiones drásticas y comenzar a caminar de nuevo.

Fotografia: @elcorreo_com

En esta semana que está concluyendo, hemos visto, con cara de bobalicones, como empezaba a proliferar la lista de cargos institucionales (concejales, alcaldes, consejeros de comunidades autonomas) que en el ejercicio de su cargo, pero a la vez, demostrando que son descendientes directos del Lazarillo de Tormes, comenzaban a vacunarse de forma indisciplinada, y acogiéndose a escusas absurdas, tontas, y baratas. Abrazados a motivaciones disparatadas intentando justificar lo injustificable, alegando todo lo que no se sostiene y mintiendo de forma descarada con el único propósito de mantener el sillón.

Lo hemos visto con varios alcaldes de diferentes partidos y con dos consejeros de sendas comunidades autónomas, que, en un caso concreto, su argumentación se diluye en la absurdez como se pierde el agua de la playa en la arena de sus playas. Al final, inexorablemente, ha tenido que dimitir.

Ayer jueves, leí en un perfil de twiiter una reflexión que comparto íntegramente, y que se puede aplicar a todos los representantes institucionales de los partidos políticos que se han vacunado indebidamente, y también a la cúpula militar. Esta reflexión, que la hace un profesional de la comunicación, viene a expresar, con infinita más pena que alegría,  que produce tristeza que algunos representantes públicos que han trabajado por combatir la pandemia hasta la extenuación hayan cometido este error, pero la ejemplaridad debe ser el emblema que envuelva el comportamiento de cualquier representante institucional –yo añado, sea del partido que sea-, y puesto que se han equivocado y han cometido un error, deben marcharse. Sí, es duro, pero es así. Deben dimitir.

Y luego te encuentras con la otra cara de la moneda. Ese alcalde, mi paisanico,  manchego –de La Roda- que padece la enfermedad de ELA, con una dependencia de más de un 65%, y que tiene miedo que le llamen para vacunarse porque alguien pensará que se está beneficiando de su cargo. ¿Nos estamos volviendo locos? ¿O ya lo estamos? Un poco de sentido común, por favor.

La ejemplaridad no sólo debe ser un lema en el que cobijarse nuestros representantes institucionales en su vida diaria pública y privada, sino que deben ejercitarla con todas las consecuencias. Y nadie está exento de cometer un error en un momento dado, nadie, pero lo que la sociedad ya no perdona son las faltas, totalmente voluntarias, de sentido de la responsabilidad, del deber y de la ejemplaridad. Y sólo por mantener el sillón. Como dice un empresario «por calentar el asiento».

Si a un representante institucional “lo pillan con el carrito del helado”, el mejor servicio que puede hacer a España es presentar su dimisión de manera inmediata. Eso se llama coherencia, respeto, credibilidad, sensatez, y ejemplaridad; banderas que, tristemente muchos representantes institucionales no enarbolan, aunque a diario trabajen de sol a sol por sus ciudadanos. Pero no sólo hay que ser ejemplar de palabra. También con los hechos.

Impactos: 0

Joe y Kamala

Fotografía: @DiariodeNavarra

Desde hace un rato Estados Unidos tiene un nuevo Presidente y una nueva Vicepresidenta.

La llegada de Joe Biden y de Kamala Harris a la Casa Blanca no sólo supone un mero cambio de rumbo en la política norteamericana de los próximos años, sino que implica una estrategia en la política internacional, especialmente en las relaciones comerciales entre Oriente y Occidente, con la Unión Europea, y en todo lo que rodea a lo relativo en la relaciones con las grandes entidades supranacionales, como la Naciones Unidas o la Organización Mundial de la Salud.

Pero antes de llegar a ese punto, el nuevo Presidente debe ajustar cuentas de puertas adentro del país, y debe hacerlo con anestesia para cauterizar las profundas heridas y las graves hemorragias sociales abiertas por su antecesor. Y, de entrada, en sus palabras pronunciadas durante el acto de su toma de posesión, ya se ha vislumbrado un nuevo camino que apunta a un horizonte completamente alejado al que siempre impuso Donald Trump. Un llamamiento al entendimiento, al consenso, a la escucha activa, y sobre todo, al dialogo.

Fotografía @vanitatis

Toda una declaración de intenciones que no quedará en eso, sino que se aplicará desde el primer segundo, tras sentarse en el famosísimo despacho oval.

Toda la tierra quemada, destruida, fragmentada, polarizada, y crispada que dejó Trump dentro y fuera de los Estados Unidos, Biden y Harris están decididos a reconstruir desde el dialogo y desde el consenso. Sin duda, es una más que acertada decisión para empezar a trabajar durante este tiempo. Ambos son conscientes han iniciado su mandato en medio de una gravísima crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia de Covid-19 que intentan contener con un carrusel sin final de órdenes ejecutivas.

Una demostración de que las cosas van a empezar a cambiar ya en el país más poderoso del mundo fue la escenografía de la toma de posesión. Todas las tomas de posesión de cualquier mandatario son un mensaje de por dónde va a ir su mandato. En el año 2014 las palabras del rey Felipe VI fueron un anunció del camino por dónde discurriría su reinado. Y así está sucediendo. Las imágenes a las puertas del Capitolio ya han dado la vuelta al mundo, y nos han enviado un claro mensaje. Atentos.

Impactos: 0

Blanca y radiante…

Zaragoza. (Fotografía: @abc_es)

Más de tres cuartas partes de la geografía española se ve afectada por una gélida borrasca que deja un manto blanco de nieve y hielo en más de media España, unas temperaturas históricas que han descendido hasta niveles nunca vistos, y un país semi paralizado.

Y ante esta situación cabe una reflexión seria y profunda en diferentes direcciones.

Lo primero que sorprende ante este contexto es la ausencia total de la cúpula del Gobierno: tanto del Presidente como de los vicepresidentes. Apenas se vio unos segundos a Pedro Sánchez pero ni rastro de Carmen Calvo, de Pablo Iglesias, de Nadia Calviño o de Teresa Ribera. Esto, para empezar, es vergonzoso, y, para seguir, es una manifiesta falta de respeto a todos los españoles. Durante meses, Pedro Sánchez nos amargó cada fin de semana, diciéndonos que teníamos que ser limpios y lavarnos las manos, con eternos sermones televisivos con indiscutible complejo de aprendiz malo de telepredicador, y, sin embargo, ante una emergencia  meteorológica se esconde en Moncloa y enmudece. Y lo más grave y más indecente sucedió  ayer domingo. Presidió la reunión del gabinete de crisis en el Ministerio del Interior, y, en vez de comparecer a continuación ante los medios de comunicación, vuelve a desaparecer. Me voy a ahorrar lo que pienso, porque en este momento me acuerdo de una frase que siempre decía mi madre: «la mejor palabra, siempre es la que queda por decir». Muy cierto.

Madrid. (Fotografía: @elconfidencial)

En una ocasión escuché decir a la Presidenta de la Comunidad de Madrid que «Madrid es España», y en esta ocasión Isabel Díaz-Ayuso lleva toda la razón del mundo porque las consecuencias del azote que ha  sufrido la Comunidad de Madrid a causa de la borrasca Filomena ha afectado a toda España, con independencia de los daños directos que la propia Filomena ha dejado en la propia Comunidad y en la capital.

Cierto es también que esta borrasca está resultando excepcionalmente brusca y dura, pero ello no es obstáculo para poner sobre la mesa las muchas cosas que se han hecho bien y analizar aquello que se debe mejorar para el futuro.

No es fácil, desde ningún punto de vista, gestionar una crisis así, en la que te encuentras una ciudad arrasada por la nieve, bloqueada, colapsada por tierra y aire, con cerca  de cinco millones de habitantes, en donde desde el primer momento de la crisis se suceden las emergencias y los problemas como un carrusel de un parque de atracciones.

Zaragoza (Fotografía: @arainfonoticias)

Lo cierto es que nadie lo ha gestionado perfectamente, pero nadie lo ha gestionado de manera pésima; dicho de otro modo. Ha habido errores y aciertos por parte de todas las Administraciones Públicas: por parte del Ayuntamiento de Madrid, al timón de Martinez-Almeida, evidentemente hubo más aciertos que errores; por parte de la Comunidad, al frente de Diaz-Ayuso también hubo bastantes aciertos, y por parte de la Administración del Estado, con un “Presidente a la fuga”, que pone “frente a los leones” a dos de sus ministros, el de Interior y de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, cuyas gestiones han demostrado ser manifiestamente mejorables. No así, la gestión de Margarita Robles, ministra de Defensa, y, por tanto, máxima responsable de Unidad Militar de Emergencias que, de nuevo, vuelve a estar a la altura y limpia el polvo y tachones de sus compañeros de Gobierno.

Pero hay dos elementos fundamentales que debemos poner de relieve, una vez más.

Madrid. (Fotografía: @elconfidencial)

Por un lado, el papel de nuestros servicios de emergencia y protección civil que, a pesar del colapso de la situación, están dando lo mejor de sí mismos para devolver la normalidad a ciudades y pueblos, para que los ciudadanos recobren su cotidianeidad. Se están dejándose la piel para España vuelva a la normalidad sin descanso, empalmando un día con otro, la mañana con la tarde, la noche con el día… Son nuestros héroes sin capa y sin espada.

Y en estas situaciones es cuando demostramos que somos un gran país, y los ciudadanos estamos dónde tenemos que estar. Y nos arremangamos y sumamos junto a nuestros servicios de emergencia y protección civil dando lo mejor de nosotros mismos para ayudar, para sumar, para remar en la misma dirección. Y eso lo hemos visto, en claros ejemplos, como las brigadas vecinales que se han organizado para quitar la nieve y evitar las placas de hielo o la plataforma SOS4x4 que han invertido su tiempo, sus recursos, y sus vehículos para hacer servicios de todo tipo de transportes y traslados, o los taxistas que se han brindado voluntarios para también de realizar gratuitamente traslados.

En resumen, el paso de Filomena no va a dejar indiferente a nadie. Lo importante es pensar muy seriamente que se ha hecho mal, muy mal, pesimamente mal, y no repetir errores, Errores haberlos hailos diría Núñez Feijoó pero sólo citaré la hazaña de Barajas, dejando gente tirada hasta 3 días, aunque José Luis Ábalos ensanche pecho diciendo lo contrario. Pero ya sabemos que él atiende a la voz de su amo. Y es que Iván Redondo todavía tiene mucho poder dentro y fuera de Moncloa. A las pruebas me remito.

 

 

 

Impactos: 0

Prudencia prudencia, prudencia.

(Fotografía: @abc)

Hoy, en toda España nos hemos levantado como si no hubiera un mañana, como si la llegada de la vacuna de Pfizer a España y, con ella, la implementación del plan de vacunación (si es que existe este plan) supusiera el fin de la epidemia del Covid19. Y para colmo de irresponsabilidades, hoy, de nuevo, ha aparecido Salvador Illá haciendo una apología babosa y sin sentido «al principio del fin» de la epidemia. Creo que en los cuarenta y cinco años de democracia nunca tuvimos un ministro de sanidad tan nefasto.

Ayer noche, en un programa de televisión de máxima audiencia varios médicos y otros tantos científicos de reconocido prestigio en el sector a nivel nacional (e incluso internacional) fueron rotundos. Reclamaron un plan de vacunación único, y no diecisiete dependiendo de los gustos de los diferentes presidentes autonómicos como hay actualmente. E hicieron un llamamiento a la responsabilidad y la sensatez, considerando que la llegada de la vacuna, ¡por supuesto que es una buena noticia!, pero para nada estamos ante el final de la pandemia. Es un paso, exclusivamente uno, porque mientras siga habiendo ciudadanos irresponsables, mientras no haya un plan único para combatir al virus, mientras se siga desoyendo a la comunidad científica, y a las sociedades médicas y sanitarias, todo esto se traduce en pasos de tortuga.

(Fotografía:
@infosalus_com)

Es el momento de la responsabilidad por parte de todos, en especial de los ciudadanos. Somos los primeros que estamos obligados en comprometernos dando un paso adelante, a escuchar más a nuestras sociedades médicas, científicas y sanitarias. Olvidarnos de las telepredicaciones “made in Sanchez, Illá y Simón”, y escuchar a los integrantes de nuestro último  Premio Princesa de Asturias de la Concordia.

Y a esa caterva de covidiotas, como los llamaba el otro día un prestigioso urgenciólogo., que se dedican a negar lo evidente, a achacar la pandemia a no sé qué estrategia internacional, y no sé cuántas estupideces más… pues eso, los covidiotas, pero a la vez que se paseen por alguna UCI y se tomen un café con algún neumológoco y con algún urgenciólogo.

Estamos ante una pandemia global y la llegada de la vacuna de Pfizer es una buena noticia pero, como decía un reconocido cirujano madrileño, director médico de un conocido hospital, hay que llegar a la inmunidad de rebaño a nivel mundial. Y de momento, ningún país del tercer mundo ha comprado vacunas.

Seamos prudentes, y, como diría mi madre, no echemos los perros antes que el ganado.

 

(Fotografía: @20m)

Impactos: 0

Si volviera a nacer, sería profesor.

Hoy os traigo esta entrevista de un grande la educación, y de la cultura en España, porque en los momentos tan difíciles como el actual, remansos de paz cómo produce escuchar al Profesor Emilio Lledó, académico de la Real Academia y Premio Princesa de Comunicación y Humanidades.

Hay que leerle y escucharle:

Impactos: 8

Una burla

Partiendo de la base de que el comercio y la industria son pilares esenciales para que la economía de un territorio no quiebre, sí es cierto que la situación económica a la que nos está llevando esta segunda ola en España es realmente muy preocupante.

(Fotografía: @voz_populi)

La cifra de afectados que se publicó ayer fue demoledora, y nuestros servicios sanitarios se encuentran cada vez más colapsados. Por eso, creo que sólo queda un camino a pesar de que el Gobierno chapucero de Sánchez se resiste. Entiendo que volver a confinar a todo un país, y volver a echar el candado a toda la economía no es una decisión sencilla, y arrastra unas repercusiones de diferente índole que hay que analizar muy fríamente. Pero a la vez también muy fríamente debemos analizar qué queremos: seguir eternamente “de ola en ola” porque la pandemia no tendrá fin hasta que no haya una vacuna en condiciones, a pesar de los cantos de sirena de Pfizer, o escuchar a las sociedades médicas que saben mucho de ciencia y de medicina.

No podemos seguir así. El Gobierno tiene que dejar de mirar de perfil a la pandemia, y coger las riendas de la pandemia. Tiene que tomar decisiones, tiene que escuchar que escuchar a la comunidad científica, y olvidarse de comités científicos fake que sólo sirven para alimentar la llama de la propaganda oficial “Redondo & Oliver and cia”.

Hay que ser serios, y pensar en la comunidad científica y sanitaria, y en la sociedad, porque Sánchez y sus ministros ahora sólo piensan en compartir mesa y mantel con independentistas, y blanqueadores de terroristas. Toda una burla para los españoles de bien.

Impactos: 1

Amistades peligrosas

Hoy no pensaba escribir, pero ayer leí una noticia en twitter, y creo que por la trascendencia que tiene merece una reflexión.

(Fotografía: (Republica.com)

La Organización Medica Colegial, la entidad nacional que agrupa a los colegios profesionales de médicos de España –más de 52 colegios-, ha aprobado solicitar el cese inmediato de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, por su incapacidad manifiesta y prolongada a lo largo de la evolución de la pandemia por Covid19, a la vez que le piden una rectificación pública de sus últimas declaraciones.

El caso es que la decisión de la Organización Medica Colegial no me extraña porque el carrusel de despropósitos del zaragozano es interminable. El director de máximo organismo de alertas y emergencias sanitarias convertido en todopoderoso portavoz sanitario del Gobierno ha ido de chapuza en chapuza, de desvergüenza en desvergüenza, de desmentido en desmentido, de mentiura en mentira… Pero ya sabemos que está respaldado, y bien, por otro todopoderoso, llamado Iván Redondo. Y, por tanto, haga lo que haga y diga lo que diga, le aplaudirán hasta con las orejas. Todo muy enmugrecido.

Los médicos, nuestros sanitarios, son nuestra primera barrera en esta pandemia, y el Ministerio no puede dejarlos a su suerte bajo el paragüas de “sálvese el que pueda”.  Y no vale eso de que las competencias sanitarias están transferidas a las comunidades autónomas. En una pandemia de estas dimensiones, el mando único, y la coordinación ministerial son imprescindibles. Pero no. Desde febrero, a Simón y a Illá les ha podido las órdenes dadas desde Moncloa y desde Ferraz antes que los consejos y opiniones de las sociedades médicas y de los colegios profesionales.

Resulta vergonzoso que el director de alertas y emergencias sanitarias el pasado jueves se expresara en estos términos: “ahora los profesionales sanitarios tienen un aprendizaje con respecto a la primera ola. Los gestores hacen mejores circuitos de asistencia en los hospitales. Y obviamente, los sanitarios tienen un mejor comportamiento evitando contagiarse fuera de su espacio de trabajo”.  No sólo es una falta de respeto, sino que es una desvergüenza y una deslealtad hacía todo el colectivo médico y sanitario, y ya no digo nada de lo que significan estas palabras hacía las familias de los 72 médicos fallecidos desde el pasado mes de febrero. En resumen, una desvergüenza sin paliativos que algún día este  elemento tendrá que dar ante quien corresponda.

(Fotografia: @libertaddigital)

La profesión médica es imprescindible en este momento, y siempre,  y no puede quedar a merced de un Gobierno ineficaz, torpe, incompetente, y radical.

La calidad humana, profesional, y académica de este colectivo está muy por encima del manoseo absurdo y estúpido que está sufriendo por unos gestores que prefieran acariciar su sillón antes que pensar por el colectivo sanitario y por el bien común de la sociedad.

Fernando Simón se ha granjeado muy pocos amigos en esta pandemia. Con una credibilidad nula entre los profesionales sanitarios, si tuviera un mínimo de dignidad y decencia debería de dimitir, y dar paso a otro profesional acreditado y con credibilidad. Pero me temo que no va a ser así. Claro que, a su vez, tampoco le queda un ápice de dignidad ni de decencia. Como a cualquier mercenario.

 

Impactos: 0

Dia de las librerias

Popular Libros (Albacete)

El huracán #Covid19 es poliédrico. La arista más dura es la sanitaria y de salud, que está dejando en España, a fecha de hoy, cerca de setenta mil vidas en el camino y miles de personas afectadas.

Pero esta borrasca tiene otras facetas, como la económica, que posiblemente tenga consecuencias tan dramáticas como las sanitarias. No en vano, hay muchos sectores profesionales, muy diversos, que se han visto afectados de forma directa o indirecta por las consecuencias de esta pandemia.

Hoy es el Dia de las librerías. Y este sector es uno de los más perjudicados. Cuando me refiero a librerías, me estoy refiriendo a pequeñas librerías de barrio que tienen que hacer auténticos malabarismos para llegar a fin de mes, y para cubrir gastos. En su inmensa mayoría son autónomos, cuyos establecimientos no están considerados esenciales, aunque el libro sea un “producto esencial” desde la óptica psicológica y de salud.

Roy Librería (Gijón)

Partiendo de la base de que las librerías se nutren de otro sector no menos dañado que ellos, que son las editoriales, y cuya cartera anual de productos quedó totalmente congelada a principios de 2020.

Lógicamente, si las editoriales no apuestan por autores, y no editan, tampoco distribuyen, y en consecuencia, las librerías no pueden vender. La ecuación es muy simple y muy sencilla.

Las librerías son esos pequeños oasis en medio del caos,  en donde el librero se convierte en tu amigo, y te conoce, y le conoces. Y conoce tus gustos de lectura, y antes que le preguntes, te recomienda el libro correcto, y puedes cambiar impresiones sobre novedades editoriales o sobre críticas literarias.

Pero ahora, en este momento en el que las nuevas tecnologías se convierten en compañero inseparable e imprescindible de viaje de las librerías, este sector ha levantado la voz para visibilizarse más si cabe y poner sobre la mesa los graves problemas que este sector tiene sobre la mesa.

Que nadie pierda la perspectiva de que estamos ante un sector que facturó en España en los nueve primeros meses del año 232 millones de euros.

Librería Paris (Zaragoza)

Por estos datos, y el papel sociológico tan decisivo que juegan las librerías, es imprescindible volver a recuperar el hábito de compra en la librería de barrio. Este gesto tiene su trascendencia. Por un lado, ayudas al pequeño comercio; por otro, potencias el hábito de lectura como instrumento de formación del individuo; y tener un buen libro entre las manos es el único ejercicio de libertad que hoy por hoy le queda al ser humano.

En consecuencia, apoyar hoy, Dia de las liberias, pero también mañana y dentro de un mes, y dentro de un año, a estos comercios no sólo es un acto de compromiso con la lectura y la cultura, es la mejor manera que existe para culturizarse y para evitar que estos comercios echen el cierre, y así evitamos que las ciudades sean más tristes.

Impactos: 0

Irresponsables…

Me cuentan que hoy han hecho uso del trabajo público de una ciudad asturiana unos irresponsables trumpisstas con aires de superioridad moral. Dos tipos indecentes que deberían hacer un trabajo social de apoyo a los médicos y sanitarios de una UCI de Covid para que aparecieran con sus propios ojos las consecuencias de hacer el imbécil al más puro estilo Donald Trump pero en Asturias en época de Covid.

Me explico. Iban en el transporte público con la mascarilla de bufanda uno y el otro sin ella porque estaba al teléfono, como si hablar por teléfono fuera incompatible con el uso de la mascarilla.

En esto, al parecer ha subido al autobús una persona con varias enfermedades crónicas a sus espaldas que no estaba dispuesta a permitir que dos irresponsables la contagiara el Covid, y con un más que correcto tono se ha dirigido a los interfectos indicándoles que se pusieran bien las mascarillas. Uno se ha reído jocosamente al más puro estilo Trump chuleándose de su interlocutor; el segundo, en un tono de evidente mala educación le ha preguntado si ella nunca expulsa otro tipo de efluvios. Si, tal cual lo oyen.pepteguntado si ellappregunta

A la vista de la situación y que la persona que ha recriminado la situación no ha recibido el apoyo de nadie, ha optado por abandonar el autobús en la primera parada que se ha detenido mientras los maleducados seguían haciendo comentarios absurdos.

La verdad es que el académico Pérez-Reverte lleva razón cuando afirma que el día que en España se constituya el «día del gilipollas» no vamos a caber… Hay que ser maleducados, irresponsables, chulos, prepotentes, ignorantes, y no sé cuántas cosas más para actuar así.

Así, con actitudes de esta calaña, ni doblegaremos la curva, ni somos responsables, ni demostramos educación, ni nada de nada. Simplemente ejercemos de lo que demostramos que estamos siendo unos groseros maleducados. Y, como dice Mafalda, tengamos cuidado porque quedan muchos irresponsables despiertos…

Seguir leyendo

Impactos: 0

Margarita Salas

(Fotografía: @rtve)

Hoy hace un año que el mundo de la ciencia en España y en más de medio mundo enmudecía. El corazón de Margarita Salas se paraba para siempre y, con la humildad y discreción que siempre le caracterizó, emprendió su último viaje.

Esta científica de raza, intelectual de denominación de origen y asturiana y española por encima de otros apelativas, dejaba huérfanos a cientos de investigadores que de este a oeste de España y, también, en el resto del mundo, cada mañana al poner los pies en el suelo, tenían en ella, en sus trabajos, en su forma de vida, en su forma de entender la ciencia y las enfermedades, el mejor espejo en el que fijarse.

(Fotografía: @elespanolcom)

Margarita Salas, junto a su maestro Severo Ochoa, junto a Ramón y Cajal o Blas Cabrera, es de esa terna selecta de científicos que han pasado a la historia de la ciencia y, en consecuencia, a la Historia de España por todo lo que hicieron en vida y por las consecuencias que día a día sus trabajos y sus investigaciones repercuten en la medicina y en la ciencia.

¿Alguien se imagina hoy día, en medio de esta segunda ola del Covid19, a Margarita Salas en su laboratorio del CSIC, junto a Severo Ochoa y Ramón y Cajal debatiendo acerca de cómo encontrar respuestas para atajar esta pandemia de forma definitiva?  A más de uno se le acabarían los argumentos de barra de bar que a diario nos escupe, creyéndose en autoridad moral y científica por ser la cara visible de una institución.

La sociedad está hambrienta de ciencia, pero de ciencia de verdad. De esa ciencia que ofrece respuestas sinceras. No podemos perder la perspectiva que los enfermos crónicos necesitan respuestas, pero respuestas auténticas, sinceras. Respuestas basadas en ciencia, no en argumentos para conformar a los propios enfermos, y taparles la boca.

(Fotografía: @lavozdeasturias)

Margarita Salas fue imprescindible en el CSIC, en la Real Academia Española, en the American Society for Microbiology, en The American Academy of Arts & Sciences, y en cientos de instituciones más. Sus trabajos, su docencia, su pensamiento y su forma de entender la ciencia son eternos.

Margarita Salas hace un año que nos dejó, pero su estela perdurará durante años y años. De eso se están encargando sus discípulos. Su manera de vivir la ciencia sigue vive porque sus trabajos y sus investigaciones siguen de candente actualidad. Igual que lo hicieron Severo Ochoa o Ramón y Cajal. En resumen, Margarita Salas sigue viva en la ciencia. Y si hay dudas, pregunten en el CSIC o en Asturias… por ejemplo.

Impactos: 0

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: